Archivos para 16 agosto, 2012


 

Por Raphael Hoetmer*

15 de agosto, 2012.- Al concluir su primer año de gestión el gobierno del presidente Ollanta Humala parece encontrarse en una crisis permanente a raíz de su incapacidad de resolver un conjunto de conflictos y demandas sociales. La represión brutal de protestas en torno a la minería en los departamentos de Cusco y Cajamarca en los últimos meses sugiere una tendencia autoritaria dentro del gobierno, y apunta al abandono de la agenda de cambios con la que ganó las elecciones el líder nacionalista.Por el contrario, el deseo de una “gran transformación” aún está presente en las protestas difundidas por todo el país. Por lo tanto el cambio de gabinete no resolverá el escenario de conflictos sociales si no viene acompañado por una serie de políticas distintas.

Aunque en los últimos meses se han movilizado profesores, pesqueros, trabajadores, mujeres y estudiantes, las protestas que tuvieron mayor impacto fueron las relacionadas con las industrias extractivas. En el departamento norteño de Cajamarca, las movilizaciones en contra del megaproyecto Conga ya se han prolongado por más de ocho meses. El proyecto, impulsado por el consorcio Yanacocha -con participación de Newmont de Canadá y de la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial- amenaza un sistema de lagunas y fuentes de agua en las alturas de Cajamarca, mientras que la mayoría de la población afectada no ve beneficios reales en la actividad minera.

Las protestas en Cajamarca han persistido tras la ruptura del diálogo, a finales de 2011, entre el gobierno nacional y las autoridades regionales, quienes se oponen al proyecto, inclusive después de que el gobierno de Humala impusiera una serie de exigencias adicionales a Yanacocha, entre otras la de asegurar el acceso de agua a la zona, reemplazando las lagunas afectadas con reservas adicionales. En respuesta a las protestas, el gobierno ha declarado ya dos veces estado de emergencia, decenas de líderes sociales y políticos se encuentran enjuiciados (inclusive el presidente regional Gregorio Santos), los fondos del gobierno regional han sido bloqueados por el gobierno central, y se han reportado continuamente casos de represión por parte de la policía.

Al inicio del mes de julio, la polarización del conflicto desembocó en enfrentamientos entre policías, militares y la población local, dando paso a una violenta represión que dejó cinco personas muertas. El líder ambientalista Marco Arana fue detenido de manera violenta (y liberado pocos días después), y de nuevo se decretó estado de emergencia. Las protestas continuaron, y el gobierno nacionalista optó por retroceder de manera temporal, pidiendo al Monseñor Cabrejos y al Padre Garatea facilitar un diálogo con las autoridades políticas y dirigentes sociales de la zona. Sin embargo, hasta ahora ambos campos han persistido en su posición particular frente al proyecto, y los facilitadores insisten en que una solución va a demorar y que no depende de ellos.

La violencia en Cajamarca vino poco después de que protestas masivas en contra de la contaminación ambiental y el aporte deficiente de la minera Xstrata al desarrollo local en la provincia de Espinar en Cusco resultaron en enfrentamientos con la policía, dejando dos personas muertas y decenas de heridos. Una vez más el gobierno central declaró estado de emergencia, bloqueó los fondos del gobierno provincial, y el alcalde provincial Oscar Mollehuanca fue detenido de manera violenta por decenas de policías.

Al mismo tiempo fueron detenidos los dirigentes principales de la protesta, y dos defensores de derechos humanos de la Vicaría de Solidaridad Sicuani (1). Pese a la demanda de prisión preventiva, fueron liberados en las semanas posteriores a los enfrentamientos. En Espinar fue instalada una mesa de diálogo con los dirigentes y autoridades locales para buscar una salida al conflicto.

Protestas contra Conga marcan un hito dentro del gobierno y los movimientos sociales

Desde hace algunos años las disputas por el territorio y el control de los bienes comunales – a los que llamamos conflictos eco-territoriales (Svampa 2011) – representan la mayor parte de los conflictos sociales en el país. (2) Su impacto en la agenda política y social se ha encontrado en aumento durante los últimos meses. El analista y ex viceministro del ambiente en el gobierno de Humala, José de Echave, plantea que los conflictos se han vuelto más intensos en varios sentidos:

“Las consecuencias políticas de los conflictos son mayores que antes. Nunca se había caído un gabinete por un conflicto minero, y ya vamos dos en el Perú, entendiendo que el premier Valdés también ha sido reemplazado por no haber podido resolver al caso Conga. A raíz de Espinar, se rompió la bancada oficialista. (3) A la vez, las protestas plantean una agenda más programática. No rechazan sólo un proyecto determinado, sino plantean cada vez más la necesidad de políticas distintas.”

Una reconstrucción del primer año de gobierno de Humala revela que su administración ha sido determinada, en gran medida, por la relación con las empresas mineras. En uno de los primeros actos del gobierno, se anunció públicamente un aumento en los impuestos del sector minero para respaldar los programas sociales que Humala pretendía impulsar. Sin embargo, todo indica que el presidente se comprometió a un respaldo firme a favor de la minería, inclusive en casos de proyectos controversiales que se encontraban postergados o en problemas de implementación. Bajo los gobiernos de Toledo y García, proyectos en Ayavaca, Huancabamba, Tambogrande, Cajamarca e Islay no lograron prosperar por la oposición de las poblaciones locales. En este contexto, Conga se presenta como una prueba para que el gobierno nacionalista pueda mostrar su compromiso con el modelo económico actual, desplegando una serie de estrategias distintas que permitan un avance en donde los gobiernos de derecha no pudieron.

A la vez, la oposición a Conga marca un hito para el proceso de reconstrucción de la organización social peruana. Aparte de la duración y fuerza de la lucha, se destaca que las distintas tendencias políticas dentro de la protestas han sabido mantener la unidad en la acción durante meses. El Comité Unitario de Lucha garantizó, además, un escenario de protestas ejemplarmente pacíficas, simbólicas y controladas, evitando confrontaciones directas con las fuerzas del orden, pese a provocaciones de todo tipo.

También se ha mantenido un nivel de coordinación entre los dirigentes sociales, la mayoría alcaldes de la zona de influencia del proyecto y el propio presidente regional (el ex dirigente social Gregorio Santos), quienes se han sumado continuamente al campo opositor del proyecto. Y con la Marcha Nacional por el Agua (que se realizó en febrero) y una iniciativa de ley para declarar el agua como un derecho humano y proteger las cabeceras de Cuenca, la lucha cajamarquina se volvió nacional y ahora encierra un fuerte contenido programático.

Además, para respaldar la protesta social, fueron realizadas investigaciones, publicaciones y campañas mediáticas que cuestionaron de manera contundente el discurso del gobierno que afirma que la disponibilidad del agua no se encuentra en peligro por el proyecto. Todo esto muestra la lucha de Cajamarca como un enorme avance cualitativo para los movimientos sociales peruanos en términos organizativos, políticos y programáticos.

¿Gobierno minero-militar?

Lo ocurrido en los últimos meses presenta grandes interrogantes sobre el rumbo del gobierno nacionalista. El reconocido analista político Santiago Pedraglio se preguntó, tras el violento arresto del alcalde de Espinar Oscar Mollehuanca, si estábamos viendo la conformación de un gobierno minero-militar (4), mientras que José Carlos Ubilluz de la Universidad Católica planteó de manera provocadora que nadie debería sorprenderse, y que más bien era hora de despertarse del sueño democrático: “Todo aquél que se oponga al avance del capital, incluso si lo hace en nombre del medio ambiente y la salud de las comunidades, es enemigo del estado y será tratado como tal” (5).

Sin lugar a duda, Cajamarca y Espinar parecen indicar una forma de tratar las protestas y los conflictos sociales como algo que se debe criminalizar y reprimir. Esto va más allá de la judicialización de los líderes sociales o de la construcción de marcos legales que lo facilitan. También incluye las declaraciones de estados de emergencia, el amedrentamiento a las autoridades locales y regionales por parte del gobierno central, y las campañas de deslegitimación (hasta satanización) de las protestas en los medios masivos de comunicación y por políticos oficialistas y de derecha. A ello se suma la creciente militarización de las protestas, el uso de seguridad privada por parte de las empresas, y los convenios que facilitan que la policía preste servicios de seguridad a empresas extractivas. Esta política ya ha costado la vida de quince ciudadanos partícipes de las protestas desde que Ollanta Humala asumió la presidencia.

Por esto no resulta exagerado que Pablo Sánchez de Grufides (6) de Cajamarca sostenga que: “Hay un accionar y pensar militar que sostiene la intervención del gobierno, y que pone a la institucionalidad democrática misma en juego”. Sánchez llamó la atención a los maltratos e insultos cotidianos por parte de la policía y los militares durante las protestas en Cajamarca. Los vídeos de una policía pateando una olla común y golpeando a las mujeres que preparaban comida para los manifestantes, y de otro policía respondiéndole a una mujer campesina que exigía una explicación a la violencia ejercida contra ella: “porque son perros, concha su madre”, son sólo dos de decenas de ejemplos. Jaime Borda, activista de la Vicaría de Solidaridad Sicuani, quien fuera detenido arbitrariamente en un puesto policial dentro de una propiedad de la empresa XStrata, plantea: “me ha sorprendido y preocupa enormemente que diez años después del fin de la dictadura, la policía sigue actuando de la misma manera.”

El reemplazo del Primer Ministro Oscar Valdés por el Ministro de Justicia Juan Jiménez – quien tiene un perfil más abierto al diálogo – es un claro reconocimiento del agotamiento del camino de la fuerza como método único para viabilizar los grandes proyectos de inversión. Sin embargo, transformar el escenario de conflictos sociales en el país requiere de políticas distintas que permitan que el Estado asuma su rol de garante de derechos por encima de su papel de facilitador de inversiones.

Las propuestas para estas políticas están presentes en las agendas y plataformas de la sociedad civil y protestas como las de Cajamarca y Espinar. Sin embargo, su ejecución requiere de una voluntad política firme de la que parece carecer el presidente Humala. La detención arbitraria y violenta del periodista cajamarquino Jorge Chávez el 28 de julio indica más bien la continuidad de la política de criminalización de las protestas.

¿Conga va o no va?

Mientras tanto la gran pregunta “Conga va o no va” sigue sin respuesta. Una perspectiva histórica al conflicto da indicios de que puede ser muy difícil que el proyecto prospere, por lo menos durante los próximos años, principalmente por tres razones. Primero, la brutal actuación de la policía y la prepotencia de los representantes de la empresa minera en sus actuaciones públicas. Las protestas ya no sólo son en contra del proyecto Conga, sino para defender la dignidad regional, como evidencian las impresionantes imágenes de los funerales de las víctimas de la represión. Este tipo de lucha tiene una base social mayor, y se nutre de una identidad e indignación colectiva difícil de quebrar.

En segundo lugar, las rondas campesinas – el eje vertebral de la protesta cajamarquina – siguen ejerciendo un control territorial significativo en la zona de influencia de la minera. En décadas pasadas lograron derrotar al abigeo y luego impidieron que la organización Sendero Luminoso entrara al norte del país. En palabras del reconocido reportero Gustavo Gorriti: “La fuerza del campo en ese departamento donde se supone que hay mucho y falta tanto, es su organización. (…) Pensar que se los va a avasallar con prepotencia y amenazas es añadir la estupidez a la ignorancia” (7). Finalmente, contrario a lo que plantean los medios masivos en el país, tras décadas de minería, en Cajamarca (y particularmente en la provincia de Hualgayoc) la población sabe perfectamente porqué debe oponerse a nuevos proyectos mineros.

En este escenario vale la pena preguntarse si Newmont y particularmente la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial deberían persistir en el proyecto. ¿Cuáles son los costos económicos, sociales y de imagen que están dispuestos a asumir? ¿Debería permitirse la minería en zonas tan vulnerables y con poblaciones en contra de ésta? ¿No termina dañándose inclusive la imagen de la propia industria minera de esta forma? Queda claro que en realidad es el Estado peruano el que debería ofrecer los mecanismos y marcos políticos para tomar estas decisiones. El caso Conga deja en evidencia que los instrumentos que el Estado peruano maneja están claramente agotados.

Notas:

(1) Institución vinculada a la Iglesia Católica.

(2) La Defensoría del Pueblo habla de conflictos socioambientales. Para ver los informes: www.defensoria,gob.pe/temas.php?des=3.

(3) En protesta contra la violencia en Espinar renunciaron a la bancada oficialista de Gana Perú dos representantes de Cusco (Verónica Mendoza y Rubén Coa), uno de Cajamarca (Jorge Rimarachín), y los líderes históricos de la izquierda Javier Diez Canseco y Rosa Mavila. Ellos esperan constituir una bancada propia (para lo cual necesitan una adhesión adicional) que persiste en la agenda de la gran transformación.

(4) Ver: peru21.pe/2012/06/01/impresa/espinar-gobierno-minero-militar-2026735
(5) Ver: derechoshumanos.pe/2012/07/¡despierte-de-su-sueno-democratico/
(6) El Grupo de Información y Formación para el Desarrollo Sostenible
(7) Ver: www.idl.org.pe/notihome/notihome01.php?noti=278.

*Raphael Hoetmer es miembro del Programa Democracia y Transformación Global: www.democraciaglobal.org y colaborador con el Programa de las Américas: www.cipamericas.org
—-
Fuente: http://democraciaglobal.org/opinion/609-protestas-ponen-en-entredicho-el-futuro-del-proyecto-minero-conga-en-el-peru


Trabajos en dique deja sin agua a Quebrada Chaylluagón y Río Grande

El último domingo 12 de agosto después del medio día se produjo la muerte de más de 30 mil truchas de la piscigranja “La Raimina”, aguas abajo de la laguna San Nicolás de Chaylluagón donde Minera Yanacocha a pesar de la oposición de la población realiza la construcción de un dique o represa del proyecto minero Conga.
La familia Tacilla Alvarado, responsabiliza directamente al proyecto Conga, toda vez que desde que empezaron  los trabajos en Chaylluagón para la represa también comenzó la disminución de las aguas en la quebrada Chaylluagón y el Río Grande que alimentaban a la piscigranja hasta que el río secó totalmente y las truchas murieron por falta de agua, sostienen en la denuncia por acta ante el fiscal Alex Torres Roncal de la Fiscalía de Medio Ambiente.
ANTECEDENTES
En el mes de agosto del año 2009 la familia Tacilla en el caserío Maraypata, distrito de la Encañada construyó una piscigranja denominada “La Raimina” con una cantidad de 30 millares de ovas nacionales, siendo que en el año 2010, ya tuvieron su primera  producción más o menos en un aproximado de cuatro toneladas de trucha la misma que fue vendida en los diferentes mercados de Cajamarca; en los meses de marzo y junio del 2010 compraron 40 mil ovas, y cada vez iban comprando más porque tenían más pozas, producción que también Salió al mercado, siendo que en el año 2011 se han comprado cerca de 50 mil ovas las mismas que se han empezado a vender al mercado desde el mes de febrero o marzo del año en curso hasta la fecha; en el mes de marzo de éste año compraron 30 mil ovas de Estados Unidos y a fines de julio se abastecieron de 30 mil ovas de Chile, con la intención de tener producción todo el año, ya que las ovas nacionales tienen tasa muy alta de mortalidad, siendo que a la actualidad se habría tenido un aproximado de ocho toneladas de trucha para consumo y murieron por falta de agua.
Según la denuncia de los propietarios las truchas de cuatro meses estaban muertas en un 90%, las que estaban listas para salir al mercado murieron un 80% y los alevines que tienen un mes han muerto un aproximado de 10%, se conoció.
El lunes 13 de agosto las autoridades del lugar el presidente de las Rondas Campesinas Idelso Quiroz Sánchez y el Teniente Gobernador Edilberto Morales Cerquín, hicieron una constatación en el lugar levantando una acta al promediar las 12 de la noche en presencia de algunos vecinos

Fuente: RED VERDE CAJAMARCA – http://caballeroredverde.blogspot.com/2012/08/muerte-masiva-de-truchas-en-chaylluagon.html

 

 
 


Lima.- Mediante informe solicitado por el congresista Mesías Guevara Amasifuen, el Ministerio de Cultura respondió  sobre las sanciones impuestas a la empresa Minera Yanacocha SRL por las infracciones realizadas contra el patrimonio arqueológico de Cajamarca, señalando que de las cinco resoluciones interpuestas, tres de ellas no fueron canceladas debido a que presentaron recursos de apelación para conseguir la anulación de las sanciones aplicadas.
Según  la Dirección de Defensa del Patrimonio (hoy Dirección general de Fiscalización y Control) la deuda total por las sanciones fue de 3,400 UIT y solo se canceló 1,100 UIT. De acuerdo a la Resolución Directoral 023/INC-DDPH del 17.12.07, se estableció la multa ascendente a      10 UIT (S/. 525,000.00 Nuevos Soles) por haber alterado muy gravemente los sitios arqueológicos YN -4, YN-5, ubicados en el Sector Yanacocha Norte B, Cajamarca, inmueble integrante del Patrimonio Cultural de la Nación. Asimismo, la R.D N° 017/INC-DDPH del 03.01.08, estableció una multa de 1000 UIT (3´500,000.00 Nuevos Soles (más 18,772.88 de interés por cobranza coactiva) por haber causado alteración muy grave y de forma continua al sitio arqueológico CA-18. Ambas multas  fueron canceladas.
De otro lado, mediante la R.D N°001/INC-DDPH del 03.01.08 se estableció la multa ascendente a 400 UIT, por haber alterado de forma muy grave y continua los sitios arqueológicos YN-1, YN-5, YN-27, YN-30, YN-34 en el sector Yanacocha Norte B. De igual forma, con R.D N° 002 , 003/INC-DDPH del 03.01.08 se estableció la multa de 1000 UIT y 900 UIT respectivamente, por haber alterado de forma muy grave y continua los sitios arqueológicos CA-3, CA-4, CA-5, CA-8, CA-9, CA-10, CA-10. CA-12, CA-13, CA-14, CA-15, CA-16, CA-17, CA-20 y CA-23; y SJ-3, SJ-5, SJ-7, SJ-7+, CA-6, CA-7, CA-8, CA-9, CA-10, CA-12, CA-13, CA-14, CA-15, CA-16, CA-17, CA-20 y CA-23, todos ubicados en el sector de Carachugo-Cajamarca.
Al respecto, el parlamentario señaló que este informe demuestra la irresponsabilidad de la empresa minera porque no solo ha alterado de forma muy grave y continua los sitios arqueológicos que son Patrimonio Cultural de la Nación, sino porque se ha valido de argucias legales para no reconocer sus faltas. “Debe considerarse, además, que los daños contra el patrimonio cultural son irreparables más allá de cualquier multa que pueda imponerse”, explicó.



 

 Cordialmente,
Kelly Huamán Espejo
Despacho Congresista Mesías Guevara

Guerra ambiental en los Andes: Yanacocha, una mina de oro en el Norte del Peru, se va ampliar diez veces más. El nombre de este mega-proyecto de crecimiento se llama Proyecto Conga. “Conga” está generando luchas que el periódico “Neue Zürcher Zeitung” lo clasifica como una “guerra regional”. Mucho está en juego: Ya desde ahora la explotación a tajo abierto (se muele inmensas masas de piedra, a cerros enteros se les extiende sobre geomembranas y se saca los metales preciosos utilizando cianuro y mercurio) a 4 mil metros de altura es la segunda en tamaño de las minas de oro del mundo.

“Los campesinos trabajan sus minifundios en las laderas de la región aguifera que ahora se quiere sacrificar por la codicia del oro!” dice el teólogo de la liberación Marco Arana, conocido en Alemania porque recibió el premio de la Paz de Aachen. Hasta hace poco él ha sido sacerdote y párroco de una de las regiones más afectadas por la mina Yanacocha. Cuando el pueblo se la propuso a Arana como pre candidato a la presidencia de la República del Perú por el partido ecosocial “Tierra y Libertad” en el 2011, la jerarquía de la Iglesia Católica lo expulsó del sacerdocio. El obispo conservador encargado de administrar la diócesis de Cajamarca, un agustino recoleto venido del norte de España e impuesto por el Vaticano, en una de sus visitas Alemania habló con esta revista “Publik Forum”, dejando notar su satisfacción porque Arana ya no pertenezca al grupo de un promedio de 40 sacerdotes de su diócesis.

“Con cianuro envenenan a nuestra tierra y nos quitan todo el agua”, dice el campesinos Miguel Garcia a los reporteros de emisoras de Televisión de América del Norte y Sur que desde hace semanas están informando en forma directa de la ciudad de Cajamarca. Newmont Mining con sede en Denver, Colorado mantiene la mayoría de las acciones. Es la empresa minera más grande del mundo, fundada en 1916 y desacreditada por sacar la máxima ganancia de cualquier cerro sin desvíos sociales u ecológicos. “Hemos sido expuestos a vahos de mercurio venenoso sin ropa protectora” cuenta Percy Potilla, quien trabajó en un camión para la mina y ahora es inválido.

El 45% de las acciones de la mina Yanacocha (“laguna negra”) es dueña la empresa peruana Buenaventura, a la cual los empleados del estado han frenado durante algunos meses el inicio de la explotación por motivos ecológicos y falta de licencia social de la población, mientras que el precio del oro está subiendo en las bolsas del mundo de record a record. Por su parte Newmont Mining está haciendo todo lo imposible para que el proyecto aurífero se realice de todas maneras, incluso amenazando al estado de multar por no cumplir el contrato. Agregan que legalmente les corresponde ya que el tratado de libre comercio con Estados Unidos les favorece.

En los primeros dias de Julio de este año el ejército fusiló a cinco campesinos por protestar en manifestaciones no violentas contra este envenamiento que les quita la base de la vida. El segundo día de estado de emergencia Marco Arana en la plaza de armas de Cajamarca daba una entrevista a la prensa, llegaron treinta militares bien armados, lo maltrataron y lo metieron a la cárcel. Así se muestra en los videos y las fotografías de esta acción que gracias a YouTube giraron alrededor del mundo.

El obispo Carmelo Martinez ha viajado a Bambamarca en su carro al entierro de Joselito Vásquez. No se fue para solidarizarse con los deudos y campesinos afectados, sino “para insistir a la gente que no empleen la violencia”, así él mismo ha manifestado en una entrevista con activistas del trabajo de Partnerschaft de la Iglesia en Freiburg, a pocos días después de los acontecimientos dramáticos en la region de Cajamarca; además durante las semanas que desbordaba el movimiento social, el obispo daba su visto bueno a favor de la represión contra los activistas y criticaba las protestas contra el proyecto Conga.

No es usual que un obispo conservador en tiempos de conflicto durante más de dos horas se enfrente a las preguntas de cristianos críticos y movidos por la solidaridad. El obispo Martinez, ordenado obispo en 2002 y como tal un representante típico de la “iglesia triunfante” del papa popular polaco Juan Pablo II, no tiene opción preferencial por las pobres. Cuando el padre agustino habla del mundo en el que él tiene que actuar, los campesinos, es decir la inmensa mayoria de los 850 mil católicos de su obispado, sólo juegan un papel secundario. Su mundo está compuesto por autoridades, empresarios y otra gente de poder. Con todos ellos hay que armonizar para el bien de la iglesia y de la sociedad.

El obispado de Cajamarca bajo el obispo José Dammert (muerto 2008 con 91 años de edad) seguía durante décadas el camino liberador de la “iglesia de los pobres” en sus comunidades de base. “Se ha dado mucha importancia a un trabajo pastoral social y de derechos humanos” se queja del obispo actual Martinez: “Pero adonde nos ha llevado? El trabajo de evangelización se ha quedado atrás y en consecuencia de los 150 mil ciudadanos de la ciudad de Cajamarca apenas un 55% hoy se confiesan católicos” Martinez quiere “superar de una vez por todas la discordia heredada desde generaciones atrás” con el medio de un seminario bueno y sano para formar buenos sacerdotes. ¿Cómo ve el futuro de la iglesia? Con “muchos buenos sacerdotes” el obispo quiere llevar a la región a nuevas alturas respecto a la vida eclesial.

¿Y el futuro del Peru? El obispo Carmelo explica con vistas a la ampliación Conga la perspectiva de los trabajadores de la mina – y no de las víctimas campesinas de esta empresa macro-industrial. “En caso que fracase el proyecto Conga”, entonces eso sería una señal para las empresas mineras internacionales para retirarse del Perú. “Entonces” -dice Carmelo- “25 proyectos de extracción de oro y plata no serán realizados. Y entonces “también dos docenas de proyectos de extracción de oro negro y de gas” en el Perú no van a ser realizadas. Eso sería una catástrofe para la nación y para el gobierno”. Naturalmente: el presidente populista y llamado de izquierda quiere realizar la gran transformación a favor de los pobres através de la ganancia mediante la exctracción y exportacion de materias primas. Como ejemplo habla a veces de Brasil, a veces de Venezuela. Acaso esta política es sostenible? Los campesinos desesperados en el campo de Cajamarca se hunden con eso. www.ecoportal.net

Una mina en Perú envenena el agua de los campesinos – Publicado en la revista alemana “Publik Forum” 2012, 10 de Agosto


 

Miércoles, 15 de Agosto 2012  |  10:31 pm

Fuente: http://www.rpp.com.pe

Facilitadores convocan reunión con la PCM, Cajamarca y Yanacocha

Señalan que ´buscan encontrar caminos que conduzcan a un proceso de búsqueda de solución a la problemática de Cajamarca´. Cita es para el viernes 17.

Miguel Cabrejos y Gastón Garatea, facilitadores del diálogo entre el Ejecutivo, autoriades de Cajamarca y la empresa Yanacocha, convocaron a una primera reunión conjunta para el viernes 17 de agosto.

En un comunicado señalan que “buscan encontrar caminos que conduzcan a un proceso de búsqueda de solución a la problemática de Cajamarca”, siendo necesario superar el entrampamiento que existe entre los actores.

“Urge conformar las comisiones de trabajo que representen a cada uno de los actores, para el proceso de entendimiento”, precisan.

En esa línea invitaron a todas las partes, de manera particular a la población de Cajamarca, “acoger con buena voluntad estos pedidos como una muestra de su compromiso hacia la solución de este problema”.


Miercoles, 15 de agosto de 2012 | 8:27 pm

Fuente: http://www.larepublica.pe

De izquierda a derecha: Gastón Garatea y Miguel Cabrejos.

La empresa minera aseguró que el objetivo del encuentro era conocer impresiones de los facilitadores y ratificar el compromiso con el diálogo.

El director ejecutivo de Newmont, Richard O’Brien, y un equipo de ejecutivosde la empresa minera sostuvieron una reunión hoy miércoles con los facilitadores de Cajamarca, el monseñor Miguel Cabrejos y el sacerdote Gastón Garatea, en la sede delPrograma de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Lima.

La cita tuvo como objetivo reconocer el trabajo que están realizando como facilitadores,recibir sus impresiones y ratificar el compromiso de la empresa para mantener el diálogo como la mejor herramienta para alcanzar entendimiento y soluciones, indicó la empresa minera.

O’Brien y los ejecutivos de Newmont se encuentran en Lima para revisar el estado de las operaciones de Minera Yanacocha, especialmente lo relacionado con el Proyecto Conga, en Cajamarca.


Por:

Juan Arribasplata

Los representantes de la Unidad de Ecología y Participación del Ambiente (UEPA) y la Dirección Ejecutiva de Salud Ambiental  (DESA), han emitido un informe, donde se señala que las aguas del manantial El Pescado, en la comunidad de Tumbacucho, Hualgayoc están contaminadas con altos índices de arsénico que superan el 356% del valor límite permisible, lo que hace que estas aguas no sean aptas para el consumo humano ni de los animales y tampoco para el riego. Por todo ello, la población de Hualgayoc ha solicitado determinar las fuentes contaminantes.


El fiscal especializado en Medio Ambiente de Cajamarca, Roger Hurtado Sánchez, mediante Oficio Nº 767-2012-MP-FPEMA-C, solicitó al laboratorio Envirolab Perú, que se realicen los análisis. En una de las conclusiones se recomienda que las autoridades correspondientes tomen acciones, lo más pronto posible, para evitar daños en la salud de la población. Aunque todavía no se puede precisar las causas de la contaminación no se descarta que una de las empresas mineras que realiza operaciones en la zona como Tantahuatay y Gold Fields, sean las causantes, por lo que en los próximos días las instituciones correspondientes emitirán un informe.

El sub gerente de Saneamiento y Medio Ambiente de la Municipalidad provincial de Hualgayoc, Napoleón Gutiérrez, informó a Noticias SER, que la vertiente El Pescado se encuentra junto al río Hualgayoc, y que sus aguas son utilizadas por los moradores de la parte baja del caserío Taona y parte baja de Apan Alto. Además, indica que estas aguas se utilizaban antiguamente para darle funcionamiento a la central hidroeléctrica de Hualgayoc que actualmente ya no funciona. “Es cierto que las aguas están contaminadas con arsénico porque la Dirección General de Salud Ambiental nos ha alcanzado un informe donde se indica eso pero no se señala quién es el causante”, dijo.

Por otro lado, la Municipalidad de Hualgayoc ha enviado un informe a la Autoridad Nacional del Agua (ANA), con el objetivo de que determinen las fuentes contaminantes. También indicaron que aparte del arsénico habría contaminación de aluminio, cadmio y fierro y otros metales.

Napoleón Gutiérrez, señala que la ANA, en Lima, ha explicado que este tipo de metales pesados pueden estar ahí de forma natural, pero que aumentan cuando hay operaciones mineras cercanas. “Para salir de cualquier duda y no tener ningún problema estamos pidiendo que la Autoridad Nacional del Agua identifique los manantiales de donde está procediendo esta contaminación. Hay una sospecha que esta contaminación sea por la onda expansiva de la vibración que ocasionan las voladuras de las empresas mineras”, sostuvo.

Noticias SER intento comunicarse con los representantes de las empresas mineras Tantahuatay y Gold Fields para conocer sus versisones pero no obtuvo respuesta.


 Una mina en Perú envenena el agua de los campesinos. El obispo no ayuda a los pobres, pero él contesta a preguntas de Thomas Seiterich (Publicado en la revista alemana “Publik Forum” 2012/15 del 10 de Agosto)
Guerra ambiental en los Andes: Yanacocha, una mina de oro en el Norte del Peru, se va ampliar diez veces más. El nombre de este mega-proyecto de crecimiento se llama Proyecto Conga. “Conga” está generando luchas que el periódico “Neue Zürcher Zeitung” lo clasifica como una “guerra regional”. Mucho está en juego: Ya desde ahora la explotación a tajo abierto (se muele inmensas masas de piedra, a cerros enteros  se les exteniende sobre geomembranas y se saca los metales preciosos utilizando cianuro y mercurio) a 4 mil metros de altura es la segunda en tamaño de las minas de oro del mundo.
“Los campesinos trabajan sus minifundios en las laderas de la región aguifera que ahora se quiere sacrificar por la codicia del oro!” dice el teólogo de la liberación Marco Arana, conocido en Alemania porque recibió el premio de la Paz de Aachen. Hasta hace poco él ha sido sacerdote y párroco de una de las regiones más afectadas por la mina Yanacocha. Cuando el pueblo se la propuso a Arana como pre candidato a la presidencia de la República del Perú por el partido ecosocial “Tierra y Libertad” en el 2011, la jerarquía de la Iglesia Católica lo expulsó del sacerdocio. El obispo conservador encargado de administrar la diócesis de Cajamarca, un agustino recoleto venido del norte de España e impuesto por el Vaticano, en una de sus visitas Alemania habló con esta revista  „Publik Forum“ ,  dejando notar su satisfacción porque Arana ya no pertenezca al grupo de un promedio de  40 sacerdotes de su diócesis.
“Con cianuro envenenan a nuestra tierra y nos quitan todo el agua”, dice el campesinos Miguel Garcia a los reporteros de emisoras de Televisión de América del Norte y Sur que desde hace semanas están informando en forma directa de la ciudad de Cajamarca. Newmont Mining con sede en Denver, Colorado mantiene la mayoría de las acciones. Es la empresa minera más grande del mundo, fundada en 1916 y desacreditada por sacar la máxima ganancia de cualquier cerro sin desvíos sociales u ecológicos. “Hemos sido expuestos a vahos de mercurio venenoso sin ropa protectora” cuenta Percy Potilla, quien trabajó en un camión para la mina y ahora es inválido.
El 45% de las acciones de la mina Yanacocha (“laguna negra”) es dueña la empresa peruana Buenaventura, a la cual  los empleados del estado han frenado durante algunos meses el inicio de la explotación por motivos ecológicos y falta de licencia social de la población,  mientras que el precio del oro está subiendo en las bolsas del mundo de record a record. Por su parte Newmont Mining está haciendo todo lo imposible para que el proyecto aurífero se realice de todas maneras, incluso amenazando al estado de multar por no cumplir el contrato. Agregan que legalmente les corresponde ya que el tratado de libre comercio con Estados Unidos les favorece.
En los primeros dias de Julio de este año el ejército fusiló a cinco campesinos por protestar en manifestaciones no violentas contra este envenamiento que les quita la base de la vida. El segundo día de estado de mergencia  Marco Arana en la plaza de armas de Cajamarca daba una entrevista a la prensa, llegaron  treinta militares bien armados, lo maltrataron y lo metieron a la cárcel. Así se muestra en los videos y las fotografías de esta acción que gracias a YouTubegiraron alrededor del mundo.
El obispo Carmelo Martinez ha viajado a Bambamarca en su carro al entierro de Joselito Vásquez. No se fue para solidarizarse con los deudos y campesinos afectados, sino “para insistir a la gente que no empleen la violencia”, así él mismo ha manifestado en una entrevista con activistas del trabajo de Partnerschaft de la Iglesia en Freiburg, a pocos días después de los acontecimientos dramáticos en la region de Cajamarca; además durante las semanas que desbordaba el movimiento social, el obispo daba su visto bueno a favor de la represión contra los activistas y criticaba las protestas contra el proyecto Conga.
No es usual que un obispo conservador en tiempos de conflicto durante más de dos horas se enfrente a las preguntas de cristianos críticos y movidos por la solidaridad. El obispo Martinez, ordenado obispo en 2002 y como tal un representante típico de la “iglesia triunfante” del papa popular polaco Juan Pablo II, no tiene opción preferencial por las pobres. Cuando el padre agustino habla del mundo en el que él tiene que actuar, los campesinos, es decir la inmensa mayoria de los 850 mil católicos de su obispado, solo juegan un papel secundario. Su mundo está compuesto por autoridades, empresarios y otra gente de poder. Con todos ellos hay que harmonizar para el bien de la iglesia y de la sociedad.
El obispado de Cajamarca bajo el obispo José Dammert (muerto 2008 con 91 años de edad) seguía durante décadas el camino liberador de la “iglesia de los pobres” en sus comunidades de base. “Se ha dado mucha importancia a un trabajo pastoral social y de derechos humanos” se queja del obispo actual Martinez: “Pero adonde nos ha llevado? El trabajo de evangelización se ha quedado atrás y en consecuencia de los 150 mil ciudadanos de la ciudad de Cajamarca apenas un 55% hoy se confiesan católicos” Martinez quiere “superar de una vez por todas la discordia heredada desde generaciones atrás” con el medio de un seminario bueno y sano para formar buenos sacerdotes. ¿Cómo ve el futuro de la iglesia? Con “muchos buenos sacerdotes” el obispo quiere llevar a la región a nuevas alturas respecto a la vida eclesial.
¿Y el futuro del Peru? El obispo Carmelo explica con vistas a la ampliación Conga la perspectiva de los trabajadores de la mina – y no de las víctimas campesinas de esta empresa macro-industrial. “En caso que fracase el proyecto Conga”, entonces eso sería una señal para las empresas mineras internacionales para retirarse del Perú. “Entonces” – dice Carmelo – “25 proyectos de extracción de oro y plata no serán realizados. Y entonces “también dos docenas de proyectos de extracción de oro negro y de gas” en el Perú no van a ser realizadas. Eso sería una catástrofe para la nación y para el gobierno”. Naturalmente: el presidente populista y llamado de izquierda quiere realizar la gran transformación a favor de los pobres através de la ganancia mediante la exctracción y exportacion de materias primas. Como ejemplo habla a veces de Brasil, a veces de Venezuela. Acaso esta política es sostenible? Los campesinos desesperados en el campo de Cajamarca se hunden con eso.

Los familiares de los fallecidos en Celendín a causa del conflicto, piden a las autoridades : presidente de la republica y alcalde de Celendín se responsabilicen por lo actuado , ellas esperan conocer las causas reales de los hechos e identificación de a los culpables, por lo que estarían dispuestas a llegar hasta las ultimas consecuencias. 14/08/2012