impuestos-y-boom-minero

INTRODUCCIÓN

El presente estudio analiza un periodo reciente de la historia del Perú, durante el cual sucedieron acontecimientos económicos y sociales que reflejan los problemas estructurales del país, como la presencia de grupos económicos que distorsionan el mercado, la predominancia de una estructura económica primario-exportadora, la fragilidad institucional, los aún altos niveles de pobreza, entre otros.
El principal objetivo de esta investigación es analizar la política fiscal implementada en el sector minero en la década 2003-2012, durante la cual el alza sostenida de los precios internacionales de los metales generó un periodo de bonanza económica en el país, que paradójicamente se desarrolló en medio de conflictos socioambientales. El documento se concentra en investigar cómo evolucionaron los ingresos fiscales derivados de la renta minera, y en determinar cómo y cuánto el país ganó o dejó de ganar durante dicho periodo.
El estudio consta de tres capítulos. En el primero se presentan algunas variables económicas que revelan la importancia del sector minero en la economía nacional y se analiza el incremento del precio internacional de los metales como principal determinante de una década de bonanza económica.
Además, se presentan los principales instrumentos fiscales (impuestos y regalías) que aplica y ha aplicado el Estado como medios de apropiación de la renta minera.
En el segundo capítulo se revisa la política fiscal implementada en un contexto de bonanza, con énfasis en el sector minero. Si bien el éxito de la política de ingresos públicos depende de una adecuada política tributaria, la eficacia de la administración tributaria es clave. Por ello, se analizan los instrumentos fiscales adoptados con el objetivo de procurar que el Estado y las poblaciones mineras alcancen una mayor participación en las ganancias extraordinarias del sector. Asimismo, se evalúan las decisiones de política fiscal que se tomaron para administrar el fin de la bonanza minera.
En el tercer capítulo se busca responder si la política fiscal y los instrumentos, tributarios y no tributarios, implementados durante la década de bonanza para gravar la renta minera, fueron lo suficientemente eficaces para generar
recursos adecuados para el desarrollo del país. En particular, interesa conocer si las poblaciones mineras —representadas por sus gobiernos regionales y locales— lograron una mayor participación en los ingresos extraordinarios del sector. Desde esta perspectiva, este capítulo intenta hacer un balance de los temas abordados en los dos primeros capítulos.
Finalmente, se presentan las principales conclusiones del estudio.


En la provincia de Celendín en dónde se pretende acentuar proyectos de muerte, como los mineros e hidroeléctricos que  amenazan la subsistencia y supervivencia de la población, se ha generado una fuerte resistencia a este modelo extractivista que hasta el momento ha logrado detener la construcción del proyecto minero Conga de minera Yanacocha y de Centrales hidroeléctricas como Chadín 2 y Río Grande de Odebrecht.  Sin embargo, vivimos un escenario en dónde el Estado peruano ha sido capturado por las grandes corporaciones nacionales y extranjeras, en el que, además, estos grupos económicos han colocado en el gobierno, no a un advenedizo, sino a uno de entre sus propias filas para profundizar el modelo extractivista que tiene como características principales el despojo de territorios, la criminalización de la protesta, el asesinato de líderes ambientales, la destrucción y contaminación del agua y la tierra, afectación diferenciada a varones y mujeres, además de la implementación de fuertes sistemas de corrupción; con la finalidad de seguir enriqueciendo a los grupos de poder. Por ello se hace imprescindible el fortalecimiento y articulación del movimiento social de las distintas resistencias en nuestro país. Con esta finalidad el pasado 11, 12 y 13 de noviembre, la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC) ha desarrollado la segunda jornada de la Escuela de Líderes y Lideresas denominado “Hitler Rojas Gonzales” en memoria a uno de los principales defensores del Río Marañón asesinado.

Esta escuela tuvo como participantes a líderes y lideresas de las comunidades afectadas por el proyecto minero Conga y proyectos hidroeléctricos Chadín 2 y Río Grande, provenientes de los distritos de Sorochuco, Huasmín, Oxamarca, Sucre, Cortegana, Chumuch de la provincia de Celendín-Cajamarca; así como las provincias de Bolívar y Luya de las regiones de La Libertad y Amazonas, respectivamente. Este evento contó también con la participación de delegaciones como Cotabambas en Apurímac, Cañaris en Lambayeque y de Ayabaca en Piura, que compartieron experiencias de fuerte resistencia a proyectos mineros que amenazan sus territorios.

El tema principal de esta segunda jornada fue las Rondas Campesinas y la defensa del territorio; para ello se contó con la participación de Oscar Sánchez y Juana Vásquez provenientes de la hermana provincia de Chota; lugar en el que, hace 40 años, se fundó esta importante organización social. También tratamos los límites de la participación de las mujeres en las comunidades, los procesos organizativos y luchas ecoterritoriales, identificando estrategias y compromisos para superarlos. El equipo pedagógico que coordina y facilita la escuela está conformado por dirigentes de la PIC y cuenta con la colaboración del equipo de educadores y educadoras populares del Programa Democracia y Transformación Global, Docu Perú y Común Espacio.


Luego de la denuncia realizada por redes sociales, respecto a la violenta agresión de Minera Yanacocha a Máxima Acuña y su familia, esta empresa minera difundió un comunicado en la que manifiesta que sólo a hecho uso de su derecho a la  “defensa posesoria pacífica de sus derechos”.

Aquí mostramos la fotografía en la que se puede apreciar el furibundo ataque de los miembros de seguridad de Yanacocha a Maxima Acuña y su familia.

Roberto del Águila, funcionario de minera Yanacocha,  declaró para el diario El País que sólo fueron unos 15 elementos de seguridad los que intervinieron en la remoción, más los encargados de la limpieza. Esta empresa otra vez miente, aquí podemos apreciar una fotografía realizada por los miembros de la familia de Máxima en la que se muestra más del doble del número de efectivos que indica el mentiroso funcionario.

No es la única oportunidad que la empresa minera Yanacocha emite comunicados falseando información, y tampoco es la primera vez que no pasará nada. La prensa en Cajamarca y Celendín se dedicará a difamar a Máxima y a todo aquél que se opone al proyecto minero Conga, como parte de su modus operandi para callar voces disidentes.

¿Qué debería ocurrirle a una empresa que use con sus miembros de seguridad, escudos de la Policía Nacional del Perú para reprimir a Máxima y su familia? Nada, pues sólo le basta colocarle una cinta negra o blanca para ocultar a la “policía” y listo. Ya hace un buen tiempo existe una denuncia por este hecho, pero ¿qué dice el ministro del interior? Nada, porque Yanacocha viene estrenando nuevo gobierno.

 

No queremos ser pesimistas, pero realmente no pasará nada; desde el inicio de las operaciones de Yanacocha se vienen registrando denuncias por daños ambientales por parte de Yanacocha, desaparecen lagunas, desaparecen ríos, contaminan el agua, violación de los derechos de las comunidades, pero no hay ningún funcionario de Yanacocha en la cárcel por estos hecho, ninguno. ¿Porqué debe ocurrir lo contrario en un gobierno minero?

Lo que si es cierto es que la población Cajamarquina ya no soporta más sus abusos.


Decenas de hombres con escudos destruyen el sembrío de Máxima Acuña, quien al intentar detenerlos fue agredida

El País / JACQUELINE FOWKS

Una vez más la empresa minera Yanacocha destruyó sembríos en el terreno deMáxima Acuña, la agricultora peruana que recibió este año el más importante galardón medioambiental, el premio estadounidense Goldman, por defender su propiedad frente a la compañía que ansía su terreno hace cinco años para el proyecto minero Conga, encarpetado por la matriz Newmont desde mayo. Su esposo e hijos reportaron que debido a los golpes que sufrió la mañana del domingo, por parte de trabajadores de la minera, requería urgente atención médica en la ciudad.

Yanacocha compró tierras colindantes a las de Acuña en la última década en la región Cajamarca para extraer oro y cobre, la concesión minera que logró incluye varias lagunas que surten de agua a comunidades.

“Solo estaban mis padres en casa, ellos no manejan bien los celulares, pero la empresa está allí a diario con su personal de vigilancia y detectan cuando no hay más personas. A las 10 de la mañana entraron (al terreno) a destruir la siembra y cuando se han acercado a reclamar, la han agarrado a ella de las manos y con los escudos la han golpeado”, relató por teléfono a EL PAÍS Ysidora Chaupe Acuña, hija mayor de la agricultora.

La familia Chaupe-Acuña ha sido objeto de numerosas agresiones por parte de Yanacocha

“A mediodía, un policía de Huasmín (uno de los distritos de la provincia de Celendín) pasó por allí de rutina y entonces le han pedido prestado su teléfono móvil para llamarme. Mi papá me dijo remítanse a enviar una movilidad para llevar a su mamá porque está grave”, añadió desde la ciudad de Cajamarca, adonde la activista medioambiental debe llegar la noche del domingo, luego de cuatro horas de viaje.

Horas después de la agresión, el hijo menor de los Acuña Chaupe, Daniel, publicó en Facebook: “hoy es un día más de dolor en Tragadero Grande-Laguna Azul (distrito de Sorochuco, Celendín) donde nos ataca Minera Yanacocha. Máxima Acuña de Chaupe se encuentra muy mal de salud y necesitamos una ambulancia de emergencia para trasladarlo al hospital”.

Según Ysidora Chaupe, unos 60 empleados de seguridad uniformados y decenas de ingenieros y trabajadores del proyecto de crianza de alpacas de la minera Yanacocha invadieron la mañana del domingo el terreno de sus padres. “Deben haber sido 100 o 150 personas”, añadió.

Sin embargo, en un comunicado difundido la tarde del domingo, la empresa afirma que realizó la “defensa posesoria pacífica de sus derechos”, removiendo “unos sembríos ubicados en un área de 200 metros cuadrados, dentro de la propiedad de Yanacocha y a 300 metros de la casa que actualmente ocupa la familia”.

La familia Chaupe-Acuña ha sido objeto de numerosas agresiones por parte de Yanacocha y la Policía Nacional desde 2011, debido a que los agentes del orden prestaban servicios remunerados de seguridad a la compañía minera gracias a un convenio. Esta vez, no participaron policías.

La empresa ha perdido el caso en el Poder Judicial pues Acuña y su esposo probaron con documentos la propiedad de su terreno de 18 hectáreas, adquirido en 1994. Sin embargo, continuamente realiza acciones de intimidación a la familia Chaupe-Acuña, alegando que la familia siembra en su propiedad. Una malla divide el terreno de las partes en conflicto, y desde el lado de Yanacocha, trabajadores con binoculares y linternas vigilan a quienes ingresan al terreno de la ganadora del premio medioambiental Goldman.

El vocero de Yanacocha, Roberto del Águila, indicó a este diario que unos 15 elementos de seguridad intervinieron en la remoción, más los encargados de la limpieza, aunque no precisó el número de personas del segundo grupo.

“Esta nueva invasión fue detectada el 5 de septiembre y, amparada por la ley, Yanacocha realizó la defensa posesoria retirando lo sembrado de manera pacífica con presencia de su personal de seguridad”, refiere el comunicado.

Dada la falta de señal de telefonía móvil en la zona por donde se traslada Acuña, aún no es posible saber su condición de salud, hasta que llegue a la ciudad de Cajamarca.

Fuente: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/09/19/actualidad/1474243756_657060.html


maxima

Máxima Acuña. Foto: The Guardian

Publicado por Conga Conflict

Acaba de comunicarse conmigo Ysidora Chaupe, hija de Máxima Acuña y Jaime Chaupe, y me informó lo siguiente:

Hoy día, a las 9.30 am., gente contratada por la empresa minera Yanacocha, entró en el terreno de la familia Chaupe sin ninguna autorización y empezaron a alterar su terreno con diversas herramientas. Cuando la señora Máxima y su esposo Jaime se acercaron a reclamar por la invasión y pidieron que se detenga esta irrupción en su terreno, el personal de seguridad de la minera impidió que la familia avanzara para dialogar. Fue en este momento que atacaron violentamente a Máxima y a Jaime. Con un arma han golpeado a Máxima en su cabeza y cuerpo y la han dejado gravemente herida.

El celular del señor Jaime no estaba funcionando, estaban solos y heridos sin poder denunciar el ataque, hasta las 12 pm. cuando llegó la delegación policial de Huasmín, que vino haciendo una inspección de rutina. En este momento pudieron comunicarse con su hija Ysidora para hacer la denuncia. Máxima y Jaime están en necesidad urgente de atención médica.

Si requirieran mayor información, por favor comunicarse directamente al celular de Ysidora.

Cajamarca
18.09.2016


Este power point recoge una amplia gama de indicadores socioeconómicos y ambientales que reflejan las paradojas de la minería en la región Cajamarca.


Mina Los Bronces de Anglo American

Por Aidée Tassinari

Una de las peculiaridades del extractivismo contemporáneo es la integración de un selecto grupo de burguesías latinoamericanas al club de megaconsorcios mundiales. La estrategia principal de estos conglomerados transnacionales ha sido el despojo y apropiación de las tierras en las que se encuentran los recursos minerales y garantizar, al menos por varias décadas, que esa posesión no será modificada. En América Latina fueron tres los grupos empresariales que, al igual que los consorcios canadienses, obtuvieron concesiones para explorar más yacimientos.

En marzo de 2015 se anunció que, de acuerdo con la lista de multimillonarios de Forbes, tres latinoamericanos están entre los 10 empresarios de la industria minero metalúrgica más ricos del mundo. Germán Larrea Mota Velasco, dueño del Grupo México, detenta 13.9 billones de dólares, lo que lo posiciona como el tercer hombre más rico de la lista. Junto con el control de gran parte de las minas de cobre y carbón de México, este millonario posee inversiones en infraestructura y transportes. En el cuarto lugar está la familia chilena Luksi, dueña de Minerales Antofagasta, quienes detentan 13.5 billones de dólares. Además, otro mexicano entró en el noveno lugar de la lista de los diez exclusivos, Alberto Bailleres González, dueño de Industrias Peñoles, con 10.4 billones de dólares.

La riqueza de estos grupos se explica por la transnacionalización de sus operaciones de despojo, en las que el saqueo de los minerales trasciende a sus países de origen. El Grupo México de Germán Larrea se ha asentado en Perú y Estados Unidos. Los activos de la empresa incluyen la propiedad de Southern Copper Corp, la cual tiene dos minas a cielo abierto en Perú: Toquepala y Cuajone, así como un complejo metalúrgico. También es propietaria de Tía María, una mina de cobre al sur de Perú. Invirtió 1.4 billones de dólares en ésta y 1.7 billones en la expansión de Toquepala. Tía María no ha iniciado operaciones y enfrenta la mayor resistencia social contra el extractivismo en toda la región.

Los otros dos grupos extractivistas latinoamericanos, la familia Luksic y Alberto Bailleres, presentan la misma característica. Son grupos empresariales asociados a capitales transnacionales, dueños de un número considerables de minas que además poseen el control de bancos, empresas manufactureras, de comunicaciones y de transportes. Todas ellas están presentes en varias ramas económicas. Son consorcios monopólicos.

Industrias Peñoles, de Bailleres, configura un gran conglomerado. Es el primer productor de plata de México y el segundo de oro. Posee concesiones para la realización del “proyecto polimetálico” Rey de Plata en el que ha invertido 268 millones de dólares y producirá a inicios de 2016. Además, controla la empresa Fresnillo y es dueño de la empresa de seguros GNP, el Palacio de Hierro, entre otros.

Ni hablar de Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo. Aunque su incursión en la minería es relativamente reciente y su portafolio minero todavía es minoritario en comparación con el resto de sus inversiones, Slim empieza a pisar fuerte. Recientemente se hizo con la concesión de la mina de cobre Salaverna, en Zacatecas, con una de las más grandes reservas del mundo. El pueblo de Salaverna será demolido en su totalidad para dar paso a la explotación del yacimiento.

Estos monopolios de empresarios latinoamericanos concentran tierra y, con ello, vastas reservas de los minerales a fin de garantizar la explotación de los minerales por décadas.

America Latina se vende a las empresas multinacionales como la “tierra del éxito”. Los megaconsorcios mineros Barrik Gold, Goldcorp, BHP Billiton, Anglo American y Glencore son el ejemplo del éxito en el continente. “Los jugadores más ricos de América Latina tienen similitudes destacadas con los conglomerados mundiales de la minería: son conglomerados diversificados con un gran crecimiento potencial para alimentar a sus socios en el futuro. Tan sólo piénsese en Carlos Slim, dueño del imperio Telmex, Horst Paulmann de Cencosud y Jorge Paulo Lemann (…)”. Así explicó BNamericas, la fuente de noticias diseñada para los inversionistas de la era del extractivismo, en marzo de 2015. La lógica del saqueo ha tomado por el cuello a los recursos naturales de la región.

Crédito de foto: diarioUchile.


Aidée Tassinari es profesora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

Fuente: http://www.30-30.com.mx/los-magnates-latinoamericanos-de-la-mineria/

Celendín: Vigilia #NiUnaMenos

Publicado: 14 agosto, 2016 en NOTICIAS
Etiquetas:,

El día de ayer distintas organizaciones sociales se movilizaron por las calles de la provincia de Celendín y por la noche en la Plaza de Armas la Organización de Mujeres Defensoras realizó una vigilia en la que dieron a conocer un pronunciamiento frente a la violencia contra las mujeres.

 

PRONUNCIAMIENTO

La Organización de Mujeres Defensoras de la Pachamama, Celendín y la PIC rechazan todo tipo de violencia contra las mujeres peruanas.

¡NI UNA MENOS!, ni una mujer peruana violentada, criminalizada, con comunidades contaminadas ni inundadas o desplazadas.

Hoy 13 Agosto, se convierte en un momento histórico para el país porque es la primera vez en que millones de mujeres y varones, ciudadanas y ciudadanos, autoridades y familias de diversas regiones, se unen a la movilización  NI UNA MENOS.

Porque no queremos ni una mujer menos en nuestros hogares, en nuestros trabajos, en nuestras organizaciones, en nuestras luchas. No queremos ni a una mujer golpeada, violentada, violada, discriminada, excluida, con hambre, explotada, criminalizada, desplazada, despojada, contaminada, asesinada. Nos queremos libres de todo tipo de violencia, de la que viene del marido que golpea en algunos casos hasta matarnos, de los medios de comunicación que nos tratan como mercancía sexual, de las empresas que nos explotan y contaminan, de los policías que reprimen y maltratan a las que denuncian, del poder judicial que criminaliza y que no hace caso a las denuncias por violencias, del Estado que no ve a este problema como un problema urgente que atender, pese  a que afecta a más de la mitad de la población, generando con todo esto que las violencias se mantengan y se refuercen.

Lo decía una congresista que por denunciar también fue objeto de acoso político público, otro tipo de violencia. Indira Huilca, nos recordó que somos un “país de violadores” ya que ocupamos el segundo lugar en las estadísticas de violaciones sexuales contra las mujeres en América Latina y tercer lugar en el mundo. Una práctica violenta que se asemeja y se justifica de la misma manera como a las esterilizaciones forzadas implementada como política pública por el gobierno de Alberto Fujimori que tuvieron que pasar nuestras abuelas o madres en las regiones campesinas, indígenas y quechuahablantes del país; es decir porque, según ellos “son mujeres que no pueden y no deben decidir lo que quieren con sus vidas, sus cuerpos y su futuro”.

Somos además un país que se dice en crecimiento gracias al modelo de desarrollo basado en la extracción de nuestros recursos, ya sea el oro, el cobre, el agua, etc. Nosotras, las mujeres de Celendín, bien lo sabemos.

Tenemos gran parte de nuestro territorio cajamarquino concesionado y con explotación minera, y pronto quieren implementar proyectos hidroeléctricos. Cuando decimos que estos proyectos son también violencia contra las mujeres, nos preguntan y nos dicen por qué “politizan” este tema. La marcha de NI UNA MENOS en cualquier parte del país, es una marcha profundamente política, porque busca cambiar todo lo que nos afecta, cambiar nuestra sociedad. Es una marcha que está tejiendo más puntales al movimiento de mujeres y contra la violencia hacia las mujeres que existe desde muchos años atrás en el país. Es una marcha contra todas las violencias, nos solo la física, la verbal o la más terrible, la del feminicidio. Por eso nos sentimos incluidas y queremos dar nuestra voz para expresar que aquí también vivimos todas esas violencias, en nuestras vidas, en el día a día, desde mucho tiempo antes. ¿Acaso no fueron nuestras abuelas las primeras mujeres violentadas por la conquista colonial? Pero ellas también resistieron como nosotras lo hacemos ahora ante nuevos colonizadores que vienen por nuestros recursos naturales, arrasando nuestras tierras, lagunas y ríos, y dentro de ellas con nuestros cuerpos, nuestras vidas, familias y comunidades. ¿O es que acaso no es nuestra fuerza de trabajo, nuestra salud, nuestros proyectos de vida la que costean este crecimiento económico?, ¿no es a través de estas violencias por lo que ganan más dinero y se vuelven más poderosos?

Alzamos nuestra voz para decir que vivimos una violencia articulada: la que tenemos en casa, en las calles y por la defensa de nuestros territorios.  Pero no somos víctimas, somos sobrevivientes, somos resistencia, somos el otro poder. Desde ahí luchamos contra todo lo que nos violenta, despoja y oprime. Somos el legado de nuestras abuelas, de todas las mujeres que nos antecedieron, que nos querían libres, felices, en comunidad.

Por eso hoy decimos:

¡NI UNA MENOS, si nos tocan a una, nos tocan a todas!

¡El Proyecto Conga, Chadín 2, Rio Grande 1 y 2, también son violencias contra las mujeres!

¡NO más violencias contra las celendinas, contra las peruanas!

DSC_0270DSC_0269DSC_0326DSC_0303DSC_0323DSC_0281DSC_0278DSC_0276

 


Se inauguró la Escuela de Líderes y Lideresas Hugo Blanco Galdos en Celendín, como un espacio para la  formación desde el compartir, el sentir y la articulación entre luchas de la provincia y más allá de ella.

La provincia de Celendín fue el escenario en donde los días 5, 6 y 7 de agosto se desarrolló la escuela de líderes y lideresas “Hugo Blanco Galdos”. Este encuentro albergó a más de cien participantes provenientes de 31 comunidades de la provincia de Celendín, San Marcos y Cajabamba en la región Cajamarca, provincia de Bolívar de la Región La libertad y de las provincias de Luya y Chachapoyas de la región Amazonas. Las delegaciones provienen de territorios en resistencia frente al proyecto minero Conga y a territorios en resistencia a la construcción de mega represas como Chadín 2 y Río Grande 1 y 2 en el Río Marañón.

Esta escuela es una iniciativa de la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC) que junta a distintas organizaciones, colectivos y personas que se han organizado para defender el medio ambiente y la vida en la provincia de Celendín. Originalmente nuestro proceso organizativo se ha enfocado en resistir al mega-proyecto minero Conga, a lo cual se ha sumado posteriormente la defensa del Río Marañón en donde numerosas comunidades se encuentran hoy en resistencia frente a las hidroeléctricas Chadín 2, Río Grande 1 y 2, hecho que ha significado la recurrente criminalización y la represión de la protesta y la organización social.

En la Escuela “Hugo Blanco” se ha trabajado de forma comunitaria, aprendiendo tanto de la teoría, como de la práctica. Por ello se ha contado con presentaciones de líderes(as) sociales y otros especialistas sobre su experiencia; se ha realizado intercambios entre procesos de lucha; se ha reflexionado sobre nuestra historia, sobre nuestros desafíos personales y colectivos para lograr los cambios anhelados;  se ha desarrollado una visión común y propuestas de alternativas al extractivismo; todo ello a partir de momentos de mística, de arte y cultura, de compartires y sentires colectivos, que refuerzan nuestra identidad y conexión con la tierra.

Hugo Blanco estaba presente en esta primera sesión de la Escuela, compartiendo sus experiencias y convocando a construir otro país desde abajo, desde una ética y práctica comunitaria. También participaron Eduardo Cáceres, Mirtha Vázquez y la dirigente Bambamarquina Blanca Llamoqtanta para comentar las temáticas del programa. El equipo pedagógico que coordina y facilita la Escuela está conformado por dirigentes de la PIC y cuenta con la colaboración del equipo de educadores y educadoras populares del Programa Democracia y Transformación Global.

publicar 9publicar 15publicarpublicar 14publicar 13publicar 12publicar 11publicar 10publicar 6publicar 11publicarpublicar 8


Ni Una Menos, las mujeres se organizan

(Claudia palomino)

Frente a los últimos casos de que el poder judicial liberó a los agresores de  Arlette Contreras y Lady Guillén, argumentando que fueron “lesiones leves” pese a las pruebas evidentes de su brutal violencia hacia ambas. Y frente a la creciente cifra de violencia familiar y sexual en nuestro país, como lo reportó el Ministerio de la Mujer que indicó que en los últimos cinco meses existen casi seis mil casos de violencia familiar y sexual.
Miles de mujeres de todas las edades, de identidades sexuales diversas, de distintos orígenes y de todos los estratos sociales, se han empezado a auto organizar, dejar el silencio y unir sus voces para frenar el maltrato y violencia. Esto empezó por las redes sociales donde se creó el grupo de Facebook ‘Ni Una Menos’, sin previa planificación y
sólo con indignación, mujeres diversas empezaron a contar los múltiples casos de agresión que han sufrido en toda su vida, sea física, psicológica o verbal. Con cada caso que se contaba, era otra mujer la que se animaba a contar su secreto que al parecer era el secreto de miles; generando así un espacio de complicidad, de apoyo mutuo y de solidaridad para decir Ni una Menos, este 13 de agosto en diversas ciudades del país. (Ver artículo completo descargando el documento)

DESCARGA LUCHA INDÍGENA:

 


Perú: nuevo ciclo político y punto de bifurcación Apuntes desde abajo por la izquierda, con la tierra y desde nuestros cuerpos…

Después de un proceso electoral muy largo, absorbente y complejo, toca analizar sus implicancias,lecciones y las perspectivas que nos deja sobre el país para el periodo que se ha abierto con la instalación del nuevo gobierno. Una forma de comprender un proceso electoral es verlo como un momento de medición de fuerzas entre distintos bloques políticos-sociales-culturales que se cristalizan por un periodo determinado en torno de intereses y horizontes políticos futuros,representado por distintas opciones electorales. Las elecciones no cambian el país, ni agotan los esfuerzos para hacerlo, pero sí puedan traer a la luz procesos más profundos de cambio en las
correlaciones de fuerza y los imaginarios políticos, que se pueden expresar en otras relaciones dentro del espacio de la política institucional.
De hecho, la transferencia de gobierno y los primeros 100 días del nuevo gobierno son un nuevo momento de esta medida de fuerzas, ya que en ellos se instituyeran voluntades políticas, intereses y correlaciones de fuerzas para este nuevo momento político.
En este texto tratamos de comprender estos procesos más profundos, al nivel del poder y la subjetividad política en el país, desde el compromiso con una sociedad más justa, democrática y en equilibrio con la naturaleza. Por lo tanto, realizamos una Sociología de emergencias que busca entender los futuros potenciales presentes en las acciones actuales. Ello solo puede resultar en una serie de apuntes, de ideas en borrador sobre el momento histórico que vive el Perú para seguir discutiéndolas y convirtiéndolas en acciones políticas. Decimos en borrador, porque son inacabadas, inciertas, quizás optimistas, y a menudo conscientemente planteadas de forma un poco gruesa para provocar.
Sobre el resultado electoral…
1) El resultado electoral evidencia un momento complejo en la historia del país. De un lado, terminó instalándose en el Gobierno una propuesta de continuidad de la línea política de los últimos 15 años (con el breve intervalo del primer gabinete de Humala), de la tecnocracia neoliberal y extractivista. Pero a la vez, es evidente la polarización entre dos propuestas, prácticas e imaginarios del país opuestas, que buscan romper con este continuismo en dos direcciones contrarias, representadas por el Fujimorismo (y Alianza para el Progreso) de un lado, y del otro, por el Frente Amplio-FA (y Democracia Directa).
2) Una forma de caracterizar este momento histórico es como el fin de un ciclo político –que se inició con la transición a la democracia electoral– y el inicio de otro. Sin duda, este proceso electoral terminó con varias de las figuras políticas más importantes de este ciclo, como es el caso de Alejandro Toledo y Perú Posible, Susana Villarán, Lourdes Flores y probablemente Alan García. Mientras tanto, PPK realizará su etapa final en la política peruana como presidente, y el futuro del Nacionalismo y de la actual pareja presidencial, Humala y Heredia, es muy incierto por una larga lista de errores y una aparente perdida de……
DESCARGAR DOCUMENTO:

Imagen  —  Publicado: 11 agosto, 2016 en DOCUMENTOS, NOTICIAS
Etiquetas:, , ,


Gary Goldberg, CEO de Newmont Mining, tiene previsto visitar el Perú a finales de este año para reunirse con el gobierno entrante.

(Bloomberg).- La minera estadounidense Newmont Mining Corp. buscará conversaciones con el nuevo Gobierno del Perú para discutir las opciones para desarrollar su enorme proyecto aurífero de Minas Conga en Cajamarca, cuatro años después que una serie de protestas forzaron la paralización de la iniciativa, dijo el CEO Gary Goldberg.

“He oído cosas buenas del presidente entrante y sobre su enfoque de querer fomentar el desarrollo con el apoyo de las comunidades locales”, dijo en una entrevista desde Greenwood Village, Colorado, donde la segunda compañía minera de oro más grande del mundo tiene su sede.

Si bien Newmont no tiene planes para desarrollar el proyecto en un “futuro previsible”, la minera está trabajando para obtener el apoyo local, dijo Goldberg, que tiene previsto visitar el Perú a finales de este año para reunirse con el nuevo gobierno.

En el 2012 Newmont paralizó los trabajos en el proyecto de US$ 5,000 millones en la región Cajamarca después de violentas protestas por parte de agricultores que temen que la mina afecte los suministros de agua en la zona.

Los planes del presidente electo Pedro Pablo Kuczynski para reforzar la coordinación con las autoridades estatales podría allanar el camino para las conversaciones entreNewmont y las autoridades de Cajamarca, dijo Goldberg.

Kuczynski, quien asumirá la presidencia el 28 de julio, ha dicho que Minas Conga no es viable en tanto continúe el conflicto social.

Kuczynski, ex ministro de Finanzas y banquero de inversión, fue director ejecutivo de Halco Mining Inc. con sede en Pittsburgh hacia finales de la década de 1970. El miércoles PPK estuvo en La Oroya en el centro del Perú para visitar la fundición de zinc de Doe Run Perú, que fue cerrada en el 2009, y prometió hacer “el máximo esfuerzo” para reabrir el complejo.

Si bien el gobierno del presidente saliente Ollanta Humala ha visto un aumento de la inversión y producción minera por la puesta en marcha de proyectos de MMG Ltd. de China y de Freeport-McMoRan, otras empresas comoNewmont y Southern Copper Corp. han pospuesto sus proyectos debido a la oposición de la comunidades aledañas.

Fuente: Diario Gestion http://gestion.pe/empresas/newmont-quiere-reunion-ppk-discutir-viabilidad-conga-2164963


Servindi, 1 de julio, 2016.- El reciente libro de Francisco Durand ya se encuentra disponible para su libre descarga en internet. Se trata de “Cuando el Poder Extractivo captura el Estado. Lobbies, puertas giratorias y paquetazo ambiental en Perú”,

La publicación presentada esta semana cuenta con el auspicio de la organización de cooperación solidaria Oxfam y ha sido puesta a disposición del gran público gracia a su publicación virtual en formato PDF.

El libro ha despertado un gran interés debido a que aborda el delicado tema de las relaciones de poder e influencia que las empresas, principalmente las extractivas, ejercen sobre el aparato legal y del estado.

El texto de 95 páginas describe el fenómeno de la captura política del Estado y cómo tiene efectos diferenciados. Por un lado favorece y fortalece a la élite económica y por otro afecta negativamente a grupos sociales vulnerables.

Entre sus multiples consecuencias se encuentrann: debilita la neutralidad y la capacidad fiscalizadora del Estado y erosiona su legitimidad, fortalece la concentración de poderes políticos, impide al Congreso cumplir un rol legislativo proactivo, limita la deliberación democrática y afecta el acceso a recursos materiales y a oportunidades para los pobres.

El valioso documento concluye señalando que la sociedad podría evitar estos costos y funcionar mejor con menos concentración de riqueza, mayor equilibrio de poderes, acceso alternativo a los medios de comunicación y mayor vitalidad organizativa y capacidad propositiva de la sociedad civil.


Paquetazo ambiental

La publiicación dedica un capítulo al análisis de la ley 30230, conocida como “paquetazo ambiental”, un controvertido conjunto de normas de índole ambiental, social y tributario sobre las cuales diversos sectores afectados exigen su derogatoria.

Tal como señala un fragmento del libro: “Frente a la abundancia de zonas grises entre lo legal y lo ilegal, lo legítimo e ilegítimo, lo correcto y lo arbitrario, Durand aborda y analiza de manera detallada la captura política en el Perú a partir de un hecho concreto: la aprobación en el año 2014 de la Ley 30230, o el llamado “paquetazo ambiental”, durante el gobierno de Ollanta Humala”.

“A través de un detallado mapeo de actores, el autor explica el proceso de aprobación de dicha ley, develando la indebida influencia y las alianzas que se tejieron entre el poder económico, mediático y político, así como los costos para el Estado y la sociedad debido a la falta de transparencia y equidad en su aprobación” prosigue la presentación.

Para obtener el libro en su versión digital, debe ingresar al siguiente enlace:
https://peru.oxfam.org/sites/peru.oxfam.org/files/file_attachments/capturadurand%20VF.pdf

 

Por César Javier Palacios*

20 minutos, 2 de julio, 2016.- Ser ecologista sale caro, muy caro. Especialmente si eres indígena. Te puede costar la vida. Como los 185 activistas ambientales que fueron asesinados el año pasado en todo el mundo por defender su tierra, sus bosques y sus ríos frente a industrias destructivas, según un informe de Global Witness. Tres personas muertas a la semana. Una cifra sin precedentes.

Brasil, Filipinas o Colombia son los países más sangrientos. En el informe En terreno peligroso se documentan 185 muertes que se sabe acaecieron el año pasado por todo el mundo. Esta negra estadística supone, con mucho, la cifra anual de víctimas mortales más alta jamás registrada y representa más del doble del número de periodistas asesinados el año pasado.

Este escalofriante dato supone un aumento del 59 % respecto a la ya vergonzosa estadística de 2014. Pero pueden ser muchos más. Según la ONG Global Witness, las graves restricciones informativas que existen en muchos de esos países implican que, sin duda, la cifra real es aún mayor.

En 2015 los países más mortíferos para los activistas de la tierra y el medio ambiente fueron Brasil, con 50 muertes, y Filipinas con 33, que representan cifras nunca vistas en estos países, seguidos de Colombia (con 26 muertes), Perú (12), Nicaragua (12) y la República Democrática del Congo (11). Entre las principales causas de estos asesinatos se encontraban la minería (en 42 casos), la agroindustria (20), la tala (15) y los proyectos hidroeléctricos (15).

A través de un comunicado de prensa Billy Kyte, encargado de campañas de Global Witness, ha explicado:

“Con la continua demanda de productos como minerales, madera y aceite de palma, gobiernos, empresas y bandas de delincuentes están apropiándose de tierra haciendo caso omiso de la gente que en ella vive.

Cada vez es más común que las comunidades que toman cartas en el asunto se encuentren en el punto de mira de la seguridad privada de las empresas, las fuerzas estatales y un mercado floreciente de asesinos a sueldo. Por cada asesinato que documentamos hay muchos otros que no se denuncian. Los gobiernos deben intervenir urgentemente para detener esta espiral de violencia”.

En el informe de “En terreno peligroso” se destaca la notable vulnerabilidad de los pueblos indígenas, cuyos débiles derechos sobre la tierra y aislamiento geográfico los convierten en el objetivo habitual del acaparamiento de tierras y recursos. Casi un 40 % de las víctimas de 2015 pertenecía a grupos indígenas.


El asesinato de Berta Cáceres

Alrededor de la medianoche del 2 de marzo de 2016, unos hombres armados tiraron abajo la puerta de la casa en la que se hospedaba Berta Cáceres en La Esperanza (Honduras). Dispararon contra ella y la mataron. Berta era una prominente activista ambiental y defensora de los derechos de los indígenas sobre la tierra.

El año pasado, a Berta Cáceres le otorgaron el Premio Goldman de Medio Ambiente, un prestigioso galardón con el que se premia el activismo ambiental local de todo el mundo. En su discurso de agradecimiento, Berta habló sobre las amenazas de muerte y los intentos de secuestro que había sufrido debido a su oposición a la presa de Agua Zarca.

Global Witness puso de relieve la valentía de su labor en el informe titulado ¿Cuántos más?, en el que se describía Honduras como el país más peligroso per cápita del mundo para los defensores de la tierra y el medio ambiente.

Tantos reconocimientos no le sirvieron a Berta para nada. Su muerte se sumará a la negra estadística del próximo año de Global Witness.


Muerte en Filipinas

El padre y el abuelo de la activista filipina Michelle Campos fueron ejecutados públicamente por defender su tierra ancestral frente a la minería, en un ataque que empujó a 3.000 indígenas del pueblo lumad a abandonar sus hogares. Su isla de Mindanao, rica en carbón, níquel y oro, es uno de los territorios más peligrosos del mundo para los activistas de la tierra y el medio ambiente, habiéndose registrado allí 25 muertes solo en 2015.

El testimonio de Campos es terrible:

“Nos amenazan, vilipendian y asesinan por enfrentarnos a las empresas mineras que operan en nuestra tierra y a los paramilitares que las protegen. Mi padre, mi abuelo y mi maestro fueron solo tres de un número incontable de víctimas. Conocemos a los asesinos; campan a sus anchas por nuestra comunidad. Estamos muriendo y nuestro Gobierno no hace nada para ayudarnos”.

Brasil y las talas ilegales de selva

Mientras, en Brasil, Global Witness denuncia que la lucha para salvar la Amazonía cada vez está convirtiéndose más en una lucha contra bandas de delincuentes que atemorizan a las poblaciones locales a instancias de las empresas madereras y los funcionarios a los que han corrompido.

Una de las últimas víctimas fue Isídio Antonio. Este líder de una comunidad de agricultores a pequeña escala del Estado de Marañón había sufrido durante años amenazas de muerte por denunciar la tala ilegal que se llevaba a cabo en su tierra. La Policía nunca ha investigado su asesinato.

En la Amazonía brasileña han surgido miles de campamentos de tala ilegal, asegura Global Witness. Allí, hombres armados con machetes y motosierras talan árboles de valiosa madera dura, como la caoba, el ébano o la teca. Se calcula que el 80 % de la madera de Brasil es ilegal y que ésta representa un 25 % de la madera ilegal de los mercados mundiales. Una gran parte de ella posteriormente se vende a compradores de Estados Unidos, Europa y China, contribuyendo a uno de los índices de deforestación más altos del mundo.

Como manifesta Billy Kyte,


“Los asesinatos que ocurren en aldeas mineras remotas o en el corazón de selvas tropicales y quedan impunes son fruto de las decisiones que toman consumidores de la otra punta del mundo. Las empresas y los inversores deben cortar sus vínculos con aquellos proyectos que pisotean los derechos que tienen las comunidades sobre su tierra. El calentamiento climático y el crecimiento de la población implican que habrá un aumento de la demanda de tierra y recursos naturales. Sin una intervención urgente, el número de muertes que estamos observando actualmente se considerará una minucia en comparación con las que están por venir”.

Global Witness destaca también la situación cada vez peor que viven los pueblos indígenas de Colombia y Nicaragua, cuya tierra y recursos naturales están siendo saqueados por poderosos intereses políticos y empresariales.

Los gobiernos deben actuar

Global Witness exhorta a los gobiernos de los países afectados a:

Aumentar la protección de los activistas de la tierra y el medio ambiente que están en peligro de sufrir actos de violencia, intimidación o amenazas

Investigar los delitos, incluyendo a sus cerebros corporativos y políticos aparte de a los asesinos, y llevar a los autores ante la justicia

Defender el derecho de los activistas a negarse a la realización de proyectos en su tierra y garantizar que las empresas pidan de forma proactiva el consentimiento de las comunidades

Solucionar las causas subyacentes de la violencia contra los defensores, reconociendo oficialmente los derechos de las comunidades sobre la tierra y combatiendo la corrupción y las actividades ilegales que afligen a los sectores de los recursos naturales.


*César Javier Palacios, es geógrafo, naturalista, escritor, periodista y miembro de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.
—-
Fuente: La Crónica Verde: http://blogs.20minutos.es/cronicaverde/2016/06/30/asesinados-185-ecologistas-en-un-ano-por-defender-la-naturaleza/


La Libertad, 29 de abril de 2016.

Con gente foránea trasladada desde Cajamarca y otros lugares, la empresa brasileña Odebrecht realizó su llamada “audiencia pública” en la comunidad de San Vicente, distrito de Longotea, provincia de Bolívar, región La Libertad.

Esta audiencia corresponde al proyecto denominado “Complejo hidroenergético Río Grande y línea de transmisión asociada”, implicaría la inundación de 3800 hectáreas de valles productivos y además el desplazamiento forzado de varias comunidades que viven a orillas del Río Marañón, entre las regiones de Cajamarca, La Libertad y Amazonas.

La empresa Odebrecht trasladó más de cien efectivos policiales para cuidar el orden justificaron los funcionarios. La fuerza policial fue usada para  dejar fuera de la audiencia a los principales actores: los propietarios de las riveras del río Marañón como La Pauca, Matibamba, Santa Luisa, Jecumbuy, Santa Rosa, José Sabogal y otras comunidades quienes reclamaban su derecho a participar.

Los pobladores que denunciaron irregularidades en la audiencia pública, se vieron obligados a reunirse en la plaza de armas de la comunidad de San Vicente para firmar un acta en la que acordaron desconocer esta audiencia pública por haberse desarrollado sin su participación.

DATO:

Esta empresa tiene a sus principales directivos presos por hechos de corrupción en las cárceles de Brasil, estos actos de corrupción se extienden hasta nuestro país e involucran a los gobiernos de Toledo, García y hasta del mismo Ollanta Humala.