Por: Mirtha Vásquez

Si al país le escandaliza que una empresa como Odebrecht haya llegado a ser beneficiada con tantos millonarios megaproyectos en el Perú solo por corrupción, a la gente que vive en estos lugares donde se ejecutaban o se tenía previsto hacer los mismos, los indigna profundamente.

dsc_0067

Pobladores de Celendín, amenazados por hidroeléctricas en el Río Marañón concesionadas a Odebrecht 

Así, con una frase los campesinos y pobladores de las comunidades en Cajamarca han resumido el escandaloso caso de corrupción de la empresa Odebrecht.

Desde hace años la gente afectada por los megaproyectos mineros, energéticos y viales, cuestiona la imposición de los mismos dados sus altos costos territoriales, ambientales y sociales. El discurso de cada gobierno ha sido prácticamente el mismo: Desarrollo y crecimiento para el país. La población por supuesto nunca se ha creído este discurso, más bien siempre ha sospechado de los intereses empresariales y corrupción detrás de ellos; sin embargo, la magnitud y las conexiones en las que se sostenía, apenas se empiezan a descubrir ahora.

Si al país le escandaliza que una empresa como Odebrecht haya llegado a ser beneficiada con tantos millonarios megaproyectos en el Perú solo por corrupción, a la gente que vive en estos lugares donde se ejecutaban o se tenía previsto hacer los mismos, los indigna profundamente.

En Cajamarca apenas se empieza a atar cabos. Se sabía de la empresa Odebrecht y sus millonarios contratos con su principal socia en la región, Minera Yanacocha, a quien le ha hecho múltiples trabajos de infraestructura minera desde el año 1996. Le construyó obras en cada una de sus minas, accesos, y se había hecho de la construcción de la primera etapa del proyecto minero Conga por más de 500 millones de dólares. Simultáneamente a este último encargo, en junio del 2010 el ex Presidente Alan García firmaba el acuerdo hidroenergético Perú-Brasil, con el que se autorizaba el represamiento de varios ríos. Incluso emitió antes de irse del gobierno el Decreto Supremo 020-2011-EM, que declara de interés nacional y social la construcción de 20 centrales hidroeléctricas en el río Marañón.

Por supuesto la población se preguntaba por las razones de este acuerdo, los objetivos del mismos, ¿sería acaso que estos represamientos y las hidroeléctricas resolverían el problema de los miles de pueblos que aún carecen de electricidad? porque el costo iba a ser alto, poblaciones desplazadas, actividades económicas tradicionales eliminadas, pueblos inundados, pérdida de recursos ambientales valiosos, y finalmente la muerte del río.

Pronto se fueron absolviendo tímida y solapadamente estas interrogantes. La energía no era para resolver las carencias energéticas del país, era para exportarla al Brasil; la energía no era para los pueblos, era para proveer mega proyectos como Conga y otros que se encuentran en el norte del país. El sucesor de Alan García, Humala, lo confesó abiertamente en la 39va. Convención Minera Perumin.

dsc_0035

Los nexos se empezaban a notar, los intereses empresariales salían a la luz, los beneficios mutuos y trueques de los grandes socios (Odebrecht- Yanacocha) se evidenciaban ¿Era por el desarrollo del país que a estas transnacionales querían construir estos proyectos?

Así como descubrimos que, los famosos proyectos de la IIRSA que promovían una supuesta integración vial, no partieron de una necesidad del Estado sino de una propuesta de Odebrecht, hoy tenemos más claro que las hidroeléctricas o proyectos mineros como Conga también partieron de este interés particular de empresas hoy altamente cuestionadas.

El costo, social y ambiental de la imposición de estos proyectos no importaba, la gente puede ser desplazada, puede quedarse sin tierra, sin agua, los ríos pueden ser destruidos, las fuentes de agua desaparecidas. Y todo, absolutamente todo, por la corrupción.

Ver también:

Levantan monumento a Hitler Rojas guardián del Río Marañón Asesinado

Una visita a Máxima

Publicado: 18 enero, 2017 en NOTICIAS

Máxima Acuña y Mirtha Vásquez

“Es sábado 13 de enero y Máxima Acuña me pide ir hasta su casa en Tragadero Grande. Hace días le llegaron unas cartas de la empresa minera y como no sabe leer necesita consultarme lo que hay en esas comunicaciones. Quisiera venir a Cajamarca pero ha estado trabajando estos días en Sorochuco (un pueblo cercano a su predio) y no puede dejar más días sola su pequeña casita y su terreno en disputa, porque siempre hay la posibilidad de que ingresen los mineros y le destruyan lo que tiene.

CÓMO LLEGAR HASTA LA CASA DE MÁXIMA?

Hay dos maneras de llegar a Tragadero, la primera es la carretera de Combayo a Santa Rosa, por la que se llega directo a la casa de Máxima en dos horas, pero esta vía se encuentra tomada por la empresa Yanacocha quien aduce que es de su propiedad y por ello ha colocado tranqueras por varios puntos para controlar quien pasa y quien no. La segunda es una trocha bastante insegura, larga, que pasa por varios distritos y caseríos y toma casi seis horas y media llegar a la entrada a Santa Rosa. Allí también la empresa tiene otra tranquera, sin embargo la ventaja es que aún cuando en ese punto no te dejen pasar en la movilidad, existe la alternativa de caminar por el cerro hasta la casa de Máxima.

La espesa neblina no deja ver con claridad el sendero

Casi siempre decidimos ir por el segundo camino, el primero está prohibido para cualquier persona que se sepa que va a ver a Máxima, mucha gente amiga, familiares, incluso autoridades al ser detectadas de que van a visitar a los Chaupe son impedidas de pasar, el argumento es el mismo siempre “están en propiedad privada y necesitan autorización previa de la empresa”. La propia familia tiene restringido el transito por esa vía, y muchas veces les impiden el paso, con lo cual tienen que caminar por la montaña varias horas para llegar a su domicilio. Por ello este último sábado decidí ir al lugar por la segunda vía.

EL TRAYECTO Y LA LLEGADA A TRAGADERO

Es época de lluvias y la carretera está llena de lodo, huecos, hay deslizamientos en varios tramos, y rocas grandes han caído impidiendo el paso regular, la espesa neblina no deja ver con claridad el sendero y los abismos al borde del camino son parte del paisaje que acobarda mirar.

Siete horas después llegamos a la tranquera “Santa Rosa”, donde como es usual sale un vigilante de la empresa y nos pide identificarnos, yo voy acompañada de dos amigos.

Son ordenes superiores

Nos pregunta a dónde nos dirigimos y por supuesto decimos la verdad, vamos a ver a Máxima. Registra nuestra movilidad y luego toma un teléfono reportando a su supervisor nuestras identidades. Se acerca después de varios minutos y nos comunica que No podemos pasar. Le pregunto la razón, me dice que son órdenes superiores y que para poder pasar yo tendría que haber pedido permiso previo a la oficina de Relaciones comunitarias de la empresa, le pido me explique el porqué, si no voy a la mina, voy a la casa de una persona particular, pero no me da ninguna razón. Le pido el nombre del supervisor o la persona que negó mi ingreso, me dice que no lo puede decir, le pregunto su nombre y dice que no está autorizado a darlo, entonces procedo a tomarle una fotografía para registrarlo y no me queda más que dejar la movilidad y caminar para llegar a la casa. Una camioneta blanca con personal de la empresa dentro que nos sigue en todo el trayecto.

Una camioneta blanca con personal de la empresa, nos sigue en todo trayecto

Al llegar a la pequeña casa de Máxima la encontramos a ella y su nuera Maribel bastante decaídas, el frio intenso del tiempo ha provocado más que un resfriado, Maribel está tirada en la cama sin poder caminar por el dolor del cuerpo, tiene fiebre y una intensa tos. Conversamos de atender con urgencia la salud de ambas porque no pueden estar así.

Pronto vuelve la intensa lluvia esta vez acompañada de granizo y el viento de los 4000 metros nos hiela los huesos. Con la poca señal de comunicación que tenemos llamo al chofer y le pido insistir en la tranquera que lo dejen pasar, tenemos personas enfermas y no podemos caminar en estas condiciones hasta allá. Me comunica que le dicen que no es posible.

SOLO QUEDA PRESIONAR AL MAS ALTO NIVEL

Decido llamar al Ministerio del Interior, y logro comunicarme con un funcionario, le explico la situación y me dice que verán qué pueden hacer, aunque no me aseguran nada. La señal del celular nos deja por largos ratos debido al tiempo, tengo que subir a lo alto de una loma para seguir buscando conexión; la neblina se pone más intensa y pienso que aunque quisiéramos no podemos llegar así hasta la movilidad, y menos trasladar a Maribel en esa situación. Peor aún, es muy riesgoso regresar por la carretera que hemos usado para venir, debido a los deslizamientos que pueden haberse empeorado.

Al cabo de un buen tiempo, tras varias llamadas, me dicen del Ministerio del Interior que han conseguido comunicarse con un funcionario de la empresa en Estados Unidos y que acaba de dar la autorización de que nuestro vehículo pueda pasar a recogernos y de salir por lo que llaman “su carretera” hasta Cajamarca. Por fin llega la movilidad cerca de la casa y sacamos con dificultad a Maribel, Máxima a pesar que también está mal decide no venir con nosotros, “los mineros se darían cuenta que dejamos solo el terreno y pueden hacer cualquier cosa aquí”, “yo no estoy tan mal, llévensela a ella, yo me quedo aquí”. No podemos convencerla y ya es muy tarde, tenemos que salir del lugar para llevar a Maribel a un servicio médico. Nos dejaron salir pero no sin antes pasar por sus controles en donde nos vuelven a pedir identificación y registrar qué llevamos dentro del vehículo.

EL SENTIMIENTO DE MÁXIMA Y LA IRONÍA DE LA EMPRESA

Duele, sí duele en lo más profundo del alma. Cómo es posible que se haga vivir a una familia en tan miserable situación, donde su vida, su libertad, sus mínimos vínculos sociales dependen de una empresa y su pervertido poder. Nadie puede imaginar la impotencia y la rabia que se experimenta a cuatro mil metros, cuando el temor y la desesperación se conjugan, cuando solo el inclemente clima acompaña, cuando sabes que dependes de una decisión que estúpidamente la tiene que tomar alguien que está cómodamente en otro país .

Antes de salir y durante todo este lapso de tiempo de espera, podemos escuchar a Máxima es sus reflexiones y lamentos a lado de sus ollas y su fogón: “como ven estamos casi secuestrados, si algo nos pasa nadie nos puede ayudar” “el clima no nos asusta, estamos acostumbrados a vivir así, pero a lo que no nos acostumbramos es a lo que éstos nos hace, ahora mi vida depende de ellos”, “tan miserables pueden ser, qué podemos hacer caminando o pasando en un carro sobre su carretera”, “ahora me insisten con diálogo, cómo puedo dialogar con una maldita empresa que desde que llegó no me deja libre” Máxima llora amargamente.

En el camino de regreso abro las cartas que la empresa le mandó a Máxima, me llama la atención sus frases principales “.. queremos enfatizar en el dialogo como mecanismo para hallar una solución(..) reducir tensiones y promover un diálogo honesto y transparente (…)”. Tiene que ser una broma me digo.”


Yagén es uno de los pueblos en dónde se concentra una de las resistencias más importantes frente al intento de Odebrecht de ejecutar una millonaria Central Hidroeléctrica denominada Chadín II. Yagén también es uno de los pueblos más alejados en el norte de la provincia de Celendín, para llegar hay que tomar una combi que nos trasladará durante tres horas y media por una carretera agreste hasta un pequeño pueblo llamado Bella Aurora, a los 3500 msnm; desde aquí, por la inexistencia de una carretera se tiene que subir y descender 6 horas por escarpadas montañas, caminos de piedra y abundante barro producto de las lluvias que arrecian durante esta época.

Este humilde pueblo acaba de demostrar un acto de enorme dignidad, el día 28 de diciembre los comuneros organizados levantaron un monumento en homenaje a Hitler Ananías Rojas González, uno de los principales defensores del río Marañón frente a las represas, que fue asesinado un 28 de diciembre del 2015. En su asesinato, refieren los pobladores, estuvo inmersa los intereses de Odebrecht, el fue victimado de ocho balazos por trabajadores de esta empresa; encontraron a Hitler tendido, ensangrentado, moribundo y casi sin poder hablar pedía que le pusieran su sombrero y lo llevaran a ver a sus hijos. Hitler Rojas era el vicepresidente del Frente de Defensa del Centro Poblado de Yagén y recientemente había sido elegido alcalde de su comunidad, no pudo gobernar, pues fue asesinado al día siguiente de haber recibido el cargo.

El monumento de Hitler Rojas, con un peso de aproximadamente 400 kilos, fue trasladado en carro desde Huambocancha, una comunidad de artesanos de Cajamarca, pasando por Celendín, hasta la comunidad de Bella Aurora, en dónde esperaba la comitiva que ayudados con maderos habían elaborado una especie de camilla para cargar al hombro de 16 personas que se turnaban durante el trayecto que inició a las ocho de la mañana y culminó en Yagén a las nueve y media de la noche del 18 de diciembre. La comunidad organizada diseño los jardines, bancas del la plaza principal del pueblo, recolectaron madera, piedra, arena, se convocaron carpinteros, maestros de construcción, prestaron varios días de trabajo comunitario, varios de ellos sin dormir con tal de dejar todo listo para la colocación del monumento que representa la dignidad del valiente pueblo de Yagén.

Pobladores y familiares invadidos por la tristeza de haber perdido a uno los suyos, contemplaban reflexivos su estatua; manifestaban que representa un ejemplo a seguir en la defensa de sus derechos.  Así como se lo pudo apreciar en vida, así se lo puede ver ahora a Hitler Ananías Rojas Gonzales, en el centro de la plaza de su pueblo, con su gorra característica y su puño en alto en clara señal de valentía y rechazo al abuso que representa la empresa corrupta Odebrecht y los Gobiernos de Alan García y de Ollanta Humala quien motivados por las millonarias coimas impulsaban la construcción de Chadín II, en nombre del “desarrollo”. “El Estado somos nosotros”, “En las orillas del Marañón nosotros no vamos a permitir, aunque se dé su audiencia…” “se tiene que respetar la voluntad del pueblo”, con estas palabras Hitler Rojas se dirigía al alcalde del distrito de Cortegana, quien sin consultar con los comuneros daba permiso a los operadores de la empresa Odebrecht para ingresar a su territorio y sembrar odio, división con mentiras de progreso.

La comunidad de Yagén ha marcado un momento importante en su historia, al monumento de Hitler Rojas Gonzales, quien pertenece a la estirpe de hombres que no mueren nunca porque se eternizan en el corazón de su pueblo, acompañaron delegaciones y defensores de derechos humanos que llegaron de distintos lugares de Cajamarca, Amazonas y la Libertad. El Presidente del Frente Defensa de Yagén fue el que dirigió la palabra, en presencia del actual Alcalde de Yagén, agradeciendo a todos los visitantes, entre ellos el Presidente del Frente de Defensa del Río Marañón, el Presidente de la comunidad Campesina Unión Marañón, Frente de defensa de Oxamarca, Frente de Defensa de Jerez y al Secretario General de la Plataforma Interinstitucional Celendina PIC, entre otros lideres sociales, manifestaron los siguiente:

“Saludo el gran entusiasmo del pueblo de Yagén para perennizar la imagen de Hitler Rojas como un ejemplo para las futuras generaciones” manifestó a su turno Elio Díaz, presidente del Frente de Defensa del Río Marañón, concluyendo con el llamado a articularse los pueblos del Marañón para hacer un solo frente desde sus nacientes hasta su desembocadura para su protección.

“Desde Huasmín les manifestamos nuestro apoyo en la lucha contra el represamiento del Río Marañón, para nosotros luchar contra las represas es luchar también contra el proyecto Conga, porqué la energía que produciría no es para la población, sino para las mineras” manifestó Fredy García del distrito de Huasmín, territorios amenazados por proyectos me minera Yanacocha.

“Los oxamarquinos compartimos la esperanza de tener un territorio libre de la amenaza de las empresas transnacionales depredadoras” manifestaba Lidman Chávez del distrito de Oxamarca, quienes se encuentran también amenazados por la inundación de sus valles en el Río Marañón para desarrollar otra central hidroeléctrica impulsada por Odebrecht, denominada Río Grande 1 y Río Grande 2.

“Estamos luchando como ustedes para contra las represas de Río Grande por la empresa Odebrecht, mi vista es también para contagiarme del valor y coraje de esta comunidad para defender la vida para defender el medio ambiente, nuestro territorio”, indicó Ula Zelada de la Comunidad Campesina Unión Marañón, distrito de Longotea, Provincia de Bolívar de la región la Libertad.

“Están viniendo grandes capitales, grandes intereses con el apoyo de los gobiernos de turno, y están planificando en nuestra provincia, no el interés de nosotros, sino el interés de ellos y el interés de ellos, es ganar más dinero, acumular riqueza, no les interesa quienes viven en nuestros territorios”

Milton Sánchez (PIC)

Luego de la bienvenida y saludos de los visitantes se inició la ceremonia de levantamiento del monumento a Hitler Rojas, por la noche se realizó un Rosario, acto religioso que consiste en la elevación de oraciones y canticos en memoria de su líder caído por las balas del poder.

Convertido en Guardián eterno del Río Marañón símbolo de la lucha, el día 28 de diciembre de 2016, a un año de su vil asesinato, Hitler Rojas está más presente que nunca en el corazón y en la mente de su pueblo. Lejos de debilitar la resistencia de esta comunidad o de generar temor entre la población, lo que han logrado es unirlos más en la lucha en defensa del Río Marañón, de su dignidad y de su propia vida.

 

Ver también:

La muerte que busca justicia en el Marañón

Constructora brasileña Odebrecth reveló pagos a funcionarios peruanos en el acuerdo de colaboración suscrito con el Departamento de Justicia de los Estados Unido

La constructora brasileña Odebrecht reconoció ante el Departamento de Justicia de los Estados Unidos que pagó coimas por 788 millones de dólares a funcionarios gubernamentales en 11 países, incluyendo Perú, Venezuela, Ecuador, Angola Argentina, Colombia, Guatemala, México, Panamá y República Dominicana.
Respecto de Perú, Odebrecht revela que pagó coimas por 29 millones de dólares, en diversas obras, entre los años 2005 al 2014, lo que significa funcionarios de los gobiernos de los expresidentes Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala. Odebrecht dice haber ganado en esa época 143 millones de dólares.
 

El acuerdo suscrito con Estados Unidos incluye el compromiso de los representantes de Odebrecht de colaborar con los fiscales e investigadores de los países donde pagó coimas para que se investigue y sancione a los responsables de los actos de corrupción.
Odebrecht reciere un pago específico de 1,4 millones de dólares a un alto funcionario del gobierno del rubro de transportes y los miembros del comité seleccionador el año 2008 para un contrato que se firmó el 2009 que le permitió ganancias por 400 millones de dólares.  El acuerdo no da mayores detalles de que obra se trata.
El 2009 Odebrecht firmó el contrato con el Ministerio de Transportes y Comunicaciones para la construcción del Metro de Lima. Diversas investigaciones periodistas señalan que el contrato se negoció el 2008 con el gobierno de Alan García y que la constructora brasileña logró un beneficio extra de 400 millones de dólares, por los dos tramos adjudicados.
Los pagos se realizaron a través de intermediarios y compañías vinculadas a los funcionarios

Foto: Daniel Chaupe Acuña luego de caer de motocicleta

GRUFIDES.- El día martes 13 de diciembre, Daniel Chaupe Acuña, hijo de Máxima Acuña, fue nuevamente amenazado por personal de vigilancia de la empresa minera que se encuentra en inmediaciones del terreno de la familia: “Te vamos a encontrar en Santa Rosa y te vamos a pelar como a cuy”, le dijeron, mientras vertían una serie de insultos, pateando y destruyendo objetos descartables delante de él diciendo: “Ojalá éstos fueran tú”.

Otro hecho sucedió el reciente domingo, aproximadamente a las 9:30 a.m., mientras Daniel se dirigía de Tragadero hacia Cajamarca, conduciendo su motocicleta. A la altura del sector de Quinuapampa, fue cerrado abruptamente por una camioneta 4×4, que provocó la caída de Chaupe al costado de la vía causándole varias heridas en todo el cuerpo.  La camioneta se dio a la fuga sin prestarle ningún tipo de auxilio.

Fotos: Heridas en la pierna izquierda sufridas por Daniel Chaupe ocasionadas luego que una camioneta minera le cerró el espacio a la moto en que viajaba.

Máxima Acuña: ¨Temo por la vida de mis hijos¨

Máxima Acuña piensa que estos nuevos ataques pueden provenir de la empresa como represalia por haberse negado estos últimos días a hablar y recibir a funcionarios de la minera, que insisten en presionarlos para entrar en un supuesto diálogo.  “Ya hemos dirigido una carta formal a los directivos de Newmont en EE.UU. donde expreso cuál es nuestra posición como familia frente a este grave problema. Entonces no entiendo porqué la empresa sigue mandando a sus funcionarios a cada rato a molestar a mi familia ofreciéndole becas, dinero, terrenos,  como si esto fuera un negocio.  Que nos dejen de presionar, de amenazar, de atacar. Yo temo por la vida de mis hijos”, dijo ayer Máxima en Cajamarca, sumamente afectada por este último atentado contra su hijo Daniel.

Nuevo ingreso de trabajadores de minera

Asimismo, se reportó que los días 12 y 13 de diciembre trabajadores de la empresa ingresaron nuevamente al predio de Máxima,  y aunque no destruyeron nada, tomaron fotos en el lugar, puntos con GPs y salieron.  De la Carta enviada a Newmont ni una sola respuesta.

20 de diciembre de 2016


Amnistía Internacional realizó una intervención teatral por el Día de los Derechos Humanos (10 de diciembre) como parte de las acciones de la campaña global ‘Escribe Por Los Derechos’.

Todos los años durante el mes de diciembre, simpatizantes de la organización se movilizan a nivel global para escribir millones de cartas para defender a personas cuyos derechos fundamentales han sido violentados.

La intervención teatral denominada “Máxima No Está Sola” es dirigida por Claudia Tangoa y Rodrigo Benza y presentaron al público la situación de violencia e intimidación que sufre por parte de la empresa minera Yanacocha en Perú. Asimismo se desarrollaran otras actividades culturales y artísticas con la participación de activistas y público en general.

Este año el caso de Máxima Acuña fue elegido para ser parte de la campaña más grande de derechos humanos a nivel mundial. La performance busca que las personas se solidaricen con Máxima y su familia ante el hostigamiento, acoso y violencia que viene sufriendo.


 

Por el Día de los Derechos Humanos, un grupo de artistas peruanos se ha sumado a  #SuCasaMiCasa, movimiento que busca mostrar su apoyo a Máxima Acuña y su familia, quienes han recibido diversos ataques y amenazas.

Máxima defiende sus tierras pese a las amenazas constantes que recibe; sin embargo, el riesgo que corre alarma a más de un peruano. Acuña ganó el reconocimiento internacional Goldman por su defensa al medio ambiente.

Mónica Sánchez, Olenka Zimmermann, Magdyel Ugaz, Gustavo Bueno, Giovanni Ciccia, Claudia Cisneros, Paul Martin y Gianni Chichizola se unieron para apoyar a Máxima Acuña en el video que realizó Amnistía Internacional Perú.

Mediante el video publicado en Facebook, narrado por Mónica Sánchez, se busca crear conciencia ante la población y demostrarle a Máxima Acuña que no está sola.

“Esperamos que el ministro Basombrío responda de manera favorable para el bienestar de Máxima y su familia”, dijo Marina Navarro, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Perú.

Este sábado 10 se presentará la intervención teatral ‘Máxima no está sola’, dirigida por Claudia Tangoa y Rodrigo Benza. En la obra, se representará la violencia e intimidación con la que ha tenido que batallar Acuña durante años. Se realizará a las 3.45 p. m. en el Parque Municipal de Barranco. La entrada es libre. 

http://larepublica.pe/


impuestos-y-boom-minero

INTRODUCCIÓN

El presente estudio analiza un periodo reciente de la historia del Perú, durante el cual sucedieron acontecimientos económicos y sociales que reflejan los problemas estructurales del país, como la presencia de grupos económicos que distorsionan el mercado, la predominancia de una estructura económica primario-exportadora, la fragilidad institucional, los aún altos niveles de pobreza, entre otros.
El principal objetivo de esta investigación es analizar la política fiscal implementada en el sector minero en la década 2003-2012, durante la cual el alza sostenida de los precios internacionales de los metales generó un periodo de bonanza económica en el país, que paradójicamente se desarrolló en medio de conflictos socioambientales. El documento se concentra en investigar cómo evolucionaron los ingresos fiscales derivados de la renta minera, y en determinar cómo y cuánto el país ganó o dejó de ganar durante dicho periodo.
El estudio consta de tres capítulos. En el primero se presentan algunas variables económicas que revelan la importancia del sector minero en la economía nacional y se analiza el incremento del precio internacional de los metales como principal determinante de una década de bonanza económica.
Además, se presentan los principales instrumentos fiscales (impuestos y regalías) que aplica y ha aplicado el Estado como medios de apropiación de la renta minera.
En el segundo capítulo se revisa la política fiscal implementada en un contexto de bonanza, con énfasis en el sector minero. Si bien el éxito de la política de ingresos públicos depende de una adecuada política tributaria, la eficacia de la administración tributaria es clave. Por ello, se analizan los instrumentos fiscales adoptados con el objetivo de procurar que el Estado y las poblaciones mineras alcancen una mayor participación en las ganancias extraordinarias del sector. Asimismo, se evalúan las decisiones de política fiscal que se tomaron para administrar el fin de la bonanza minera.
En el tercer capítulo se busca responder si la política fiscal y los instrumentos, tributarios y no tributarios, implementados durante la década de bonanza para gravar la renta minera, fueron lo suficientemente eficaces para generar
recursos adecuados para el desarrollo del país. En particular, interesa conocer si las poblaciones mineras —representadas por sus gobiernos regionales y locales— lograron una mayor participación en los ingresos extraordinarios del sector. Desde esta perspectiva, este capítulo intenta hacer un balance de los temas abordados en los dos primeros capítulos.
Finalmente, se presentan las principales conclusiones del estudio.


En la provincia de Celendín en dónde se pretende acentuar proyectos de muerte, como los mineros e hidroeléctricos que  amenazan la subsistencia y supervivencia de la población, se ha generado una fuerte resistencia a este modelo extractivista que hasta el momento ha logrado detener la construcción del proyecto minero Conga de minera Yanacocha y de Centrales hidroeléctricas como Chadín 2 y Río Grande de Odebrecht.  Sin embargo, vivimos un escenario en dónde el Estado peruano ha sido capturado por las grandes corporaciones nacionales y extranjeras, en el que, además, estos grupos económicos han colocado en el gobierno, no a un advenedizo, sino a uno de entre sus propias filas para profundizar el modelo extractivista que tiene como características principales el despojo de territorios, la criminalización de la protesta, el asesinato de líderes ambientales, la destrucción y contaminación del agua y la tierra, afectación diferenciada a varones y mujeres, además de la implementación de fuertes sistemas de corrupción; con la finalidad de seguir enriqueciendo a los grupos de poder. Por ello se hace imprescindible el fortalecimiento y articulación del movimiento social de las distintas resistencias en nuestro país. Con esta finalidad el pasado 11, 12 y 13 de noviembre, la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC) ha desarrollado la segunda jornada de la Escuela de Líderes y Lideresas denominado “Hitler Rojas Gonzales” en memoria a uno de los principales defensores del Río Marañón asesinado.

Esta escuela tuvo como participantes a líderes y lideresas de las comunidades afectadas por el proyecto minero Conga y proyectos hidroeléctricos Chadín 2 y Río Grande, provenientes de los distritos de Sorochuco, Huasmín, Oxamarca, Sucre, Cortegana, Chumuch de la provincia de Celendín-Cajamarca; así como las provincias de Bolívar y Luya de las regiones de La Libertad y Amazonas, respectivamente. Este evento contó también con la participación de delegaciones como Cotabambas en Apurímac, Cañaris en Lambayeque y de Ayabaca en Piura, que compartieron experiencias de fuerte resistencia a proyectos mineros que amenazan sus territorios.

El tema principal de esta segunda jornada fue las Rondas Campesinas y la defensa del territorio; para ello se contó con la participación de Oscar Sánchez y Juana Vásquez provenientes de la hermana provincia de Chota; lugar en el que, hace 40 años, se fundó esta importante organización social. También tratamos los límites de la participación de las mujeres en las comunidades, los procesos organizativos y luchas ecoterritoriales, identificando estrategias y compromisos para superarlos. El equipo pedagógico que coordina y facilita la escuela está conformado por dirigentes de la PIC y cuenta con la colaboración del equipo de educadores y educadoras populares del Programa Democracia y Transformación Global, Docu Perú y Común Espacio.


Luego de la denuncia realizada por redes sociales, respecto a la violenta agresión de Minera Yanacocha a Máxima Acuña y su familia, esta empresa minera difundió un comunicado en la que manifiesta que sólo a hecho uso de su derecho a la  “defensa posesoria pacífica de sus derechos”.

Aquí mostramos la fotografía en la que se puede apreciar el furibundo ataque de los miembros de seguridad de Yanacocha a Maxima Acuña y su familia.

Roberto del Águila, funcionario de minera Yanacocha,  declaró para el diario El País que sólo fueron unos 15 elementos de seguridad los que intervinieron en la remoción, más los encargados de la limpieza. Esta empresa otra vez miente, aquí podemos apreciar una fotografía realizada por los miembros de la familia de Máxima en la que se muestra más del doble del número de efectivos que indica el mentiroso funcionario.

No es la única oportunidad que la empresa minera Yanacocha emite comunicados falseando información, y tampoco es la primera vez que no pasará nada. La prensa en Cajamarca y Celendín se dedicará a difamar a Máxima y a todo aquél que se opone al proyecto minero Conga, como parte de su modus operandi para callar voces disidentes.

¿Qué debería ocurrirle a una empresa que use con sus miembros de seguridad, escudos de la Policía Nacional del Perú para reprimir a Máxima y su familia? Nada, pues sólo le basta colocarle una cinta negra o blanca para ocultar a la “policía” y listo. Ya hace un buen tiempo existe una denuncia por este hecho, pero ¿qué dice el ministro del interior? Nada, porque Yanacocha viene estrenando nuevo gobierno.

 

No queremos ser pesimistas, pero realmente no pasará nada; desde el inicio de las operaciones de Yanacocha se vienen registrando denuncias por daños ambientales por parte de Yanacocha, desaparecen lagunas, desaparecen ríos, contaminan el agua, violación de los derechos de las comunidades, pero no hay ningún funcionario de Yanacocha en la cárcel por estos hecho, ninguno. ¿Porqué debe ocurrir lo contrario en un gobierno minero?

Lo que si es cierto es que la población Cajamarquina ya no soporta más sus abusos.


Decenas de hombres con escudos destruyen el sembrío de Máxima Acuña, quien al intentar detenerlos fue agredida

El País / JACQUELINE FOWKS

Una vez más la empresa minera Yanacocha destruyó sembríos en el terreno deMáxima Acuña, la agricultora peruana que recibió este año el más importante galardón medioambiental, el premio estadounidense Goldman, por defender su propiedad frente a la compañía que ansía su terreno hace cinco años para el proyecto minero Conga, encarpetado por la matriz Newmont desde mayo. Su esposo e hijos reportaron que debido a los golpes que sufrió la mañana del domingo, por parte de trabajadores de la minera, requería urgente atención médica en la ciudad.

Yanacocha compró tierras colindantes a las de Acuña en la última década en la región Cajamarca para extraer oro y cobre, la concesión minera que logró incluye varias lagunas que surten de agua a comunidades.

“Solo estaban mis padres en casa, ellos no manejan bien los celulares, pero la empresa está allí a diario con su personal de vigilancia y detectan cuando no hay más personas. A las 10 de la mañana entraron (al terreno) a destruir la siembra y cuando se han acercado a reclamar, la han agarrado a ella de las manos y con los escudos la han golpeado”, relató por teléfono a EL PAÍS Ysidora Chaupe Acuña, hija mayor de la agricultora.

La familia Chaupe-Acuña ha sido objeto de numerosas agresiones por parte de Yanacocha

“A mediodía, un policía de Huasmín (uno de los distritos de la provincia de Celendín) pasó por allí de rutina y entonces le han pedido prestado su teléfono móvil para llamarme. Mi papá me dijo remítanse a enviar una movilidad para llevar a su mamá porque está grave”, añadió desde la ciudad de Cajamarca, adonde la activista medioambiental debe llegar la noche del domingo, luego de cuatro horas de viaje.

Horas después de la agresión, el hijo menor de los Acuña Chaupe, Daniel, publicó en Facebook: “hoy es un día más de dolor en Tragadero Grande-Laguna Azul (distrito de Sorochuco, Celendín) donde nos ataca Minera Yanacocha. Máxima Acuña de Chaupe se encuentra muy mal de salud y necesitamos una ambulancia de emergencia para trasladarlo al hospital”.

Según Ysidora Chaupe, unos 60 empleados de seguridad uniformados y decenas de ingenieros y trabajadores del proyecto de crianza de alpacas de la minera Yanacocha invadieron la mañana del domingo el terreno de sus padres. “Deben haber sido 100 o 150 personas”, añadió.

Sin embargo, en un comunicado difundido la tarde del domingo, la empresa afirma que realizó la “defensa posesoria pacífica de sus derechos”, removiendo “unos sembríos ubicados en un área de 200 metros cuadrados, dentro de la propiedad de Yanacocha y a 300 metros de la casa que actualmente ocupa la familia”.

La familia Chaupe-Acuña ha sido objeto de numerosas agresiones por parte de Yanacocha y la Policía Nacional desde 2011, debido a que los agentes del orden prestaban servicios remunerados de seguridad a la compañía minera gracias a un convenio. Esta vez, no participaron policías.

La empresa ha perdido el caso en el Poder Judicial pues Acuña y su esposo probaron con documentos la propiedad de su terreno de 18 hectáreas, adquirido en 1994. Sin embargo, continuamente realiza acciones de intimidación a la familia Chaupe-Acuña, alegando que la familia siembra en su propiedad. Una malla divide el terreno de las partes en conflicto, y desde el lado de Yanacocha, trabajadores con binoculares y linternas vigilan a quienes ingresan al terreno de la ganadora del premio medioambiental Goldman.

El vocero de Yanacocha, Roberto del Águila, indicó a este diario que unos 15 elementos de seguridad intervinieron en la remoción, más los encargados de la limpieza, aunque no precisó el número de personas del segundo grupo.

“Esta nueva invasión fue detectada el 5 de septiembre y, amparada por la ley, Yanacocha realizó la defensa posesoria retirando lo sembrado de manera pacífica con presencia de su personal de seguridad”, refiere el comunicado.

Dada la falta de señal de telefonía móvil en la zona por donde se traslada Acuña, aún no es posible saber su condición de salud, hasta que llegue a la ciudad de Cajamarca.

Fuente: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/09/19/actualidad/1474243756_657060.html


maxima

Máxima Acuña. Foto: The Guardian

Publicado por Conga Conflict

Acaba de comunicarse conmigo Ysidora Chaupe, hija de Máxima Acuña y Jaime Chaupe, y me informó lo siguiente:

Hoy día, a las 9.30 am., gente contratada por la empresa minera Yanacocha, entró en el terreno de la familia Chaupe sin ninguna autorización y empezaron a alterar su terreno con diversas herramientas. Cuando la señora Máxima y su esposo Jaime se acercaron a reclamar por la invasión y pidieron que se detenga esta irrupción en su terreno, el personal de seguridad de la minera impidió que la familia avanzara para dialogar. Fue en este momento que atacaron violentamente a Máxima y a Jaime. Con un arma han golpeado a Máxima en su cabeza y cuerpo y la han dejado gravemente herida.

El celular del señor Jaime no estaba funcionando, estaban solos y heridos sin poder denunciar el ataque, hasta las 12 pm. cuando llegó la delegación policial de Huasmín, que vino haciendo una inspección de rutina. En este momento pudieron comunicarse con su hija Ysidora para hacer la denuncia. Máxima y Jaime están en necesidad urgente de atención médica.

Si requirieran mayor información, por favor comunicarse directamente al celular de Ysidora.

Cajamarca
18.09.2016


Este power point recoge una amplia gama de indicadores socioeconómicos y ambientales que reflejan las paradojas de la minería en la región Cajamarca.


Mina Los Bronces de Anglo American

Por Aidée Tassinari

Una de las peculiaridades del extractivismo contemporáneo es la integración de un selecto grupo de burguesías latinoamericanas al club de megaconsorcios mundiales. La estrategia principal de estos conglomerados transnacionales ha sido el despojo y apropiación de las tierras en las que se encuentran los recursos minerales y garantizar, al menos por varias décadas, que esa posesión no será modificada. En América Latina fueron tres los grupos empresariales que, al igual que los consorcios canadienses, obtuvieron concesiones para explorar más yacimientos.

En marzo de 2015 se anunció que, de acuerdo con la lista de multimillonarios de Forbes, tres latinoamericanos están entre los 10 empresarios de la industria minero metalúrgica más ricos del mundo. Germán Larrea Mota Velasco, dueño del Grupo México, detenta 13.9 billones de dólares, lo que lo posiciona como el tercer hombre más rico de la lista. Junto con el control de gran parte de las minas de cobre y carbón de México, este millonario posee inversiones en infraestructura y transportes. En el cuarto lugar está la familia chilena Luksi, dueña de Minerales Antofagasta, quienes detentan 13.5 billones de dólares. Además, otro mexicano entró en el noveno lugar de la lista de los diez exclusivos, Alberto Bailleres González, dueño de Industrias Peñoles, con 10.4 billones de dólares.

La riqueza de estos grupos se explica por la transnacionalización de sus operaciones de despojo, en las que el saqueo de los minerales trasciende a sus países de origen. El Grupo México de Germán Larrea se ha asentado en Perú y Estados Unidos. Los activos de la empresa incluyen la propiedad de Southern Copper Corp, la cual tiene dos minas a cielo abierto en Perú: Toquepala y Cuajone, así como un complejo metalúrgico. También es propietaria de Tía María, una mina de cobre al sur de Perú. Invirtió 1.4 billones de dólares en ésta y 1.7 billones en la expansión de Toquepala. Tía María no ha iniciado operaciones y enfrenta la mayor resistencia social contra el extractivismo en toda la región.

Los otros dos grupos extractivistas latinoamericanos, la familia Luksic y Alberto Bailleres, presentan la misma característica. Son grupos empresariales asociados a capitales transnacionales, dueños de un número considerables de minas que además poseen el control de bancos, empresas manufactureras, de comunicaciones y de transportes. Todas ellas están presentes en varias ramas económicas. Son consorcios monopólicos.

Industrias Peñoles, de Bailleres, configura un gran conglomerado. Es el primer productor de plata de México y el segundo de oro. Posee concesiones para la realización del “proyecto polimetálico” Rey de Plata en el que ha invertido 268 millones de dólares y producirá a inicios de 2016. Además, controla la empresa Fresnillo y es dueño de la empresa de seguros GNP, el Palacio de Hierro, entre otros.

Ni hablar de Carlos Slim, el segundo hombre más rico del mundo. Aunque su incursión en la minería es relativamente reciente y su portafolio minero todavía es minoritario en comparación con el resto de sus inversiones, Slim empieza a pisar fuerte. Recientemente se hizo con la concesión de la mina de cobre Salaverna, en Zacatecas, con una de las más grandes reservas del mundo. El pueblo de Salaverna será demolido en su totalidad para dar paso a la explotación del yacimiento.

Estos monopolios de empresarios latinoamericanos concentran tierra y, con ello, vastas reservas de los minerales a fin de garantizar la explotación de los minerales por décadas.

America Latina se vende a las empresas multinacionales como la “tierra del éxito”. Los megaconsorcios mineros Barrik Gold, Goldcorp, BHP Billiton, Anglo American y Glencore son el ejemplo del éxito en el continente. “Los jugadores más ricos de América Latina tienen similitudes destacadas con los conglomerados mundiales de la minería: son conglomerados diversificados con un gran crecimiento potencial para alimentar a sus socios en el futuro. Tan sólo piénsese en Carlos Slim, dueño del imperio Telmex, Horst Paulmann de Cencosud y Jorge Paulo Lemann (…)”. Así explicó BNamericas, la fuente de noticias diseñada para los inversionistas de la era del extractivismo, en marzo de 2015. La lógica del saqueo ha tomado por el cuello a los recursos naturales de la región.

Crédito de foto: diarioUchile.


Aidée Tassinari es profesora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

Fuente: http://www.30-30.com.mx/los-magnates-latinoamericanos-de-la-mineria/

Celendín: Vigilia #NiUnaMenos

Publicado: 14 agosto, 2016 en NOTICIAS
Etiquetas:,

El día de ayer distintas organizaciones sociales se movilizaron por las calles de la provincia de Celendín y por la noche en la Plaza de Armas la Organización de Mujeres Defensoras realizó una vigilia en la que dieron a conocer un pronunciamiento frente a la violencia contra las mujeres.

 

PRONUNCIAMIENTO

La Organización de Mujeres Defensoras de la Pachamama, Celendín y la PIC rechazan todo tipo de violencia contra las mujeres peruanas.

¡NI UNA MENOS!, ni una mujer peruana violentada, criminalizada, con comunidades contaminadas ni inundadas o desplazadas.

Hoy 13 Agosto, se convierte en un momento histórico para el país porque es la primera vez en que millones de mujeres y varones, ciudadanas y ciudadanos, autoridades y familias de diversas regiones, se unen a la movilización  NI UNA MENOS.

Porque no queremos ni una mujer menos en nuestros hogares, en nuestros trabajos, en nuestras organizaciones, en nuestras luchas. No queremos ni a una mujer golpeada, violentada, violada, discriminada, excluida, con hambre, explotada, criminalizada, desplazada, despojada, contaminada, asesinada. Nos queremos libres de todo tipo de violencia, de la que viene del marido que golpea en algunos casos hasta matarnos, de los medios de comunicación que nos tratan como mercancía sexual, de las empresas que nos explotan y contaminan, de los policías que reprimen y maltratan a las que denuncian, del poder judicial que criminaliza y que no hace caso a las denuncias por violencias, del Estado que no ve a este problema como un problema urgente que atender, pese  a que afecta a más de la mitad de la población, generando con todo esto que las violencias se mantengan y se refuercen.

Lo decía una congresista que por denunciar también fue objeto de acoso político público, otro tipo de violencia. Indira Huilca, nos recordó que somos un “país de violadores” ya que ocupamos el segundo lugar en las estadísticas de violaciones sexuales contra las mujeres en América Latina y tercer lugar en el mundo. Una práctica violenta que se asemeja y se justifica de la misma manera como a las esterilizaciones forzadas implementada como política pública por el gobierno de Alberto Fujimori que tuvieron que pasar nuestras abuelas o madres en las regiones campesinas, indígenas y quechuahablantes del país; es decir porque, según ellos “son mujeres que no pueden y no deben decidir lo que quieren con sus vidas, sus cuerpos y su futuro”.

Somos además un país que se dice en crecimiento gracias al modelo de desarrollo basado en la extracción de nuestros recursos, ya sea el oro, el cobre, el agua, etc. Nosotras, las mujeres de Celendín, bien lo sabemos.

Tenemos gran parte de nuestro territorio cajamarquino concesionado y con explotación minera, y pronto quieren implementar proyectos hidroeléctricos. Cuando decimos que estos proyectos son también violencia contra las mujeres, nos preguntan y nos dicen por qué “politizan” este tema. La marcha de NI UNA MENOS en cualquier parte del país, es una marcha profundamente política, porque busca cambiar todo lo que nos afecta, cambiar nuestra sociedad. Es una marcha que está tejiendo más puntales al movimiento de mujeres y contra la violencia hacia las mujeres que existe desde muchos años atrás en el país. Es una marcha contra todas las violencias, nos solo la física, la verbal o la más terrible, la del feminicidio. Por eso nos sentimos incluidas y queremos dar nuestra voz para expresar que aquí también vivimos todas esas violencias, en nuestras vidas, en el día a día, desde mucho tiempo antes. ¿Acaso no fueron nuestras abuelas las primeras mujeres violentadas por la conquista colonial? Pero ellas también resistieron como nosotras lo hacemos ahora ante nuevos colonizadores que vienen por nuestros recursos naturales, arrasando nuestras tierras, lagunas y ríos, y dentro de ellas con nuestros cuerpos, nuestras vidas, familias y comunidades. ¿O es que acaso no es nuestra fuerza de trabajo, nuestra salud, nuestros proyectos de vida la que costean este crecimiento económico?, ¿no es a través de estas violencias por lo que ganan más dinero y se vuelven más poderosos?

Alzamos nuestra voz para decir que vivimos una violencia articulada: la que tenemos en casa, en las calles y por la defensa de nuestros territorios.  Pero no somos víctimas, somos sobrevivientes, somos resistencia, somos el otro poder. Desde ahí luchamos contra todo lo que nos violenta, despoja y oprime. Somos el legado de nuestras abuelas, de todas las mujeres que nos antecedieron, que nos querían libres, felices, en comunidad.

Por eso hoy decimos:

¡NI UNA MENOS, si nos tocan a una, nos tocan a todas!

¡El Proyecto Conga, Chadín 2, Rio Grande 1 y 2, también son violencias contra las mujeres!

¡NO más violencias contra las celendinas, contra las peruanas!

DSC_0270DSC_0269DSC_0326DSC_0303DSC_0323DSC_0281DSC_0278DSC_0276

 


A %d blogueros les gusta esto: