Archivos para 27 agosto, 2012


Periodista comentó, igualmente, que Nadine Heredia fue decisiva en la “castración del Gobierno” y que Humala Tasso terminó aplicando el plan de Keiko Fujimori.

Nadine fue decisiva en castración del Gobierno 

Ideeleradio.- El presidente de la República, Ollanta Humala, es como un jugador de fútbol que desde el minuto dos de iniciado el partido está deseando que termine el cotejo, opinó el periodista César Hildebrandt, director del semanario Hildebrandt en sus Trece, tras considerar que el martirio del jefe de Estado debe ser el convivir con su memoria, pues hizo una serie de promesas electorales y hoy está obligado a no hacer cambios.

“Humala es un jugador de futbol que desde el minuto dos de empezado el partido está deseando que termine, yo lo veo así. Minuto dos y el tipo está mirando al árbitro a ver cuánto falta, y faltan 88 minutos, pero esos [minutos] van a ser martirizantes para un hombre que se comprometió a tanto y que, además, ahora está obligado a no hacer nada, porque el compromiso de Humala es, precisamente, dejar todo quieto”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Hildebrandt Pérez-Treviño comentó, igualmente, que Nadine Heredia fue decisiva en la “castración del Gobierno” y que el mandatario peruano terminó aplicando el plan de Keiko Fujimori, excandidata de Fuerza 2011, a través de la actual primera dama. Opinó que el “Gobierno de la Gran Transformación” terminó convirtiéndose en el “gobierno de la gran ilusión”.

“Entonces, es una farsa completa y una gravísima incomodidad para los peruanos enterarnos de que terminamos eligiendo a Ollanta Humala, que está haciendo el programa de Keiko, pero a través de la persona que no fue elegida, que es Nadine. Es una condena de equivocaciones, aquí no sabemos quién es quién; la gran trasformación es esa al final de cuentas: el gran ilusionismo”, cuestionó.

“Nadine ha sido decisiva en esta evisceración del Gobierno, en esta castración. Nadine es un homenaje a Freud, en absoluto, es una castradora, ha dejado al Gobierno eunuco por completo. Y es un gabinete de eunucos, al final de cuentas, dicho con el mayor respeto y el sentido más metafórico de la palabra”, acotó.

Humala va con paso decidido a ninguna parte 

En otro momento, sostuvo que el Gabinete que preside Juan Jiménez Mayor es un reflejo perfecto del presidente Ollanta Humala, en el sentido de que no tienen un horizonte y que optan por la improvisación. Remarcó que el jefe de Estado camina con paso decidido para ir a ninguna parte.

“Yo no culpo al Gabinete porque el Gabinete al final es un reflejo perfecto y casi proporcional a Humala, Humala elige este Gabinete porque es el Gabinete que él necesita. Al final de cuentas, ¿quién con un una gran personalidad pueda estar en un gobierno que no tiene norte que no tiene metas?, excepto aquellas altruistas, aquellas más o menos dignas de la Cruza Roja u organizaciones filantrópicas […]”, refirió.

“¿Quién con una suerte de equipaje político ideológico puede estar en un Gabinete de un gobierno que no tiene ningún tipo de horizonte? Humala elige esa gente, no solo eso. Humala no le da partitura a esa breve orquesta de gente casi inexistente porque si le da partitura puede crear una suerte de disciplina peligrosa, de lo que se trata es justamente de no tener partitura, de no tener pieza que tocar, de improvisar todos los días y de ir con paso decidido a ninguna parte”, acotó.

Roy Gates y Villafuerte son napoleones de bolsillo 

El periodista restó importancia también al rol que pudieran desempeñar los consejeros presidenciales Eduardo Roy Gates, Adrián Villafuerte en la forma en que Humala Tasso está administrando el Estado y consideró que ambos asesores son, más bien, napoleones de plástico o de bolsillo.

“¿En qué es importante Villafuerte? ¿En qué es importante Roy Gates? Al final sus tramas son ínfimas, o sea no llegan a pasado mañana, son napoleones de bolsillo, de plástico. No hay una estrategia que me diga que están trabajando todo un plan para crear una suerte de oficialidad que al final sea un contrapeso y proponga una suerte de centrismo más o menos nacionalista; mentira, están en nada”, enfatizó.

El martirio de Humala es convivir con su memoria 

Consideró, igualmente, que el martirio del mandatario debe ser convivir con su memoria, pues este preferiría olvidar las promesas electorales. Sostuvo, en ese sentido, que el gobernante peruano es consciente de que es un “fraude” y que todos los días debe hacer cosas relativamente terapéuticas que lo eximan de este cotejo doloroso.

“Creo que Humala en el último tramo no hizo sino acatar mandatos del marketing electoral y toda su mensajería fue simplemente estratégica, buscando efectivamente el margen que le pudiera proporcionar la ventaja necesaria para distinguirse del discurso groseramente conservador de la señora Keiko [Fujimori]. No le resulto difícil en ese sentido, pero yo creo que Humala es consciente, plenamente, de que es un fraude en todo sentido de la palabra y nos quedan cuatro años de [ver] cómo hace este hombre para torearse a sí mismo porque resulta que es un hombre que tiene que enfrentarse a su propio espectro.”, puntualizó.

“El martirio de Humala es convivir con su memoria. No habría nada más grato para Humala que una breve crisis de Alzheimer, que lo eximiera de recordar qué fue, qué dijo, cuánto se comprometió, qué propuso para el país en términos sustanciales. El asunto es que recuerda; entonces, todos los días tiene que hacer cosas relativamente terapéuticas que lo eximan de este cotejo doloroso con lo que fue. Por ejemplo, se va al Cusco y anuncia para congraciarse con los cusqueños –que están hartos de él– que va a hacer el aeropuerto de Chincheros. Él sabe que el aeropuerto de Chincheros no se puede hacer porque tiene un problema geográfico de altura, de régimen de viento, es un aeropuerto condenado por los especialistas, pero lo hace, lo va hacer y lo promete”, añadió.

Humala no sabe qué diablos hacer 

Hildebrandt Pérez-Treviño mencionó, en otro momento, que el problema del presidente Ollanta Humala no es su capacidad de dar órdenes, sino que no sabe “qué diablos hacer”. Subrayó que no emite directivas porque no tiene horizonte.

“Para poder dar órdenes hay que saber a dónde se va, para tener energía en relación a este tipo de carácter y autoridad tienes que saber qué vas a hacer. El problema de Ollanta no es que no tenga capacidad de dar órdenes, sino que no sabe qué diablos va hacer y es el presidente. Entonces, de dónde le va a salir el carácter, suponte que tenga una crisis de mal humor, ¿qué le diría a la ministra de Inclusión Social? ¿Qué ordenes tiene? ¿Qué ordenes tiene para el sector Educación? No tiene órdenes porque no tiene horizonte, el problema es eso, el problema no es que no tenga modales de cachaco en el buen sentido”, comentó.

“He sido cachaco amateur y en el colegio militar, Armando Artola, quien era mi coronel, sabía qué quería, qué disciplina imponer porque sabía exactamente cuáles eran sus parámetros y metas. Y el problema es que si no tienes metas, qué te va a servir un carajo, sino sabes dónde ir”, recalcó.

Humala no es Luis XVI porque no da la talla 

El director de Hildebrandt en sus Trece aseveró que vivimos en una monarquía y que si el presidente Ollanta Humala no se puede comparar con Luis XVI, es porque no da la talla. Calificó, al mismo tiempo, de un “cuento” que se diga que el pueblo es el que gobierna.

“La exclusión o al monopolio perverso del poder, se une esta especie de soberbia inaceptable de la derecha, que lo controla todo, que lo dispone de todo, que decide a través del [ministro Luis] Castilla cuánto debe recibir la educación. Al final es eso, es el poder absoluto, no nos engañemos, no vivimos en democracia. Si no tenemos a Luis XVI, es porque Humala no da la talla, pero podríamos generar un Luis XVI. Esto es una monarquía al final, en donde madame Pompadour [amante de Luis XVI] es [el grupo] Epensa. Esto es real, porque a mí no me van a venir con el cuento de que aquí el pueblo gobierna”, declaró.

Consideró, del mismo modo, al ministro de Economía Luis Castilla como el hombre del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional y de una nueva organización que es –según opinó– la primera dama Nadine Heredia. En este aspecto, explicó el por qué no se remueve al titular del MEF.

“[¿Ollanta Humala no podría decir a Castilla quiero caminar en esa dirección?] O castizamente ni siquiera [puede decir] oiga señor, sino, ¡oiga carajo qué le parece si aumenta el presupuesto en Educación!, o exige un poco más de tributos a la gran riqueza nacional que se llena de exoneraciones y extensiones y le pasan esos millones. Castilla es el hombre del Banco Mundial, del Fondo Monetario y de una nueva organización que es importantísima que se llama Nadine, entonces está atornillado”, indicó.

Ya es tiempo de ser cautelosamente cruel con Humala 

Refirió, finalmente, que Humala Tasso ha dejado de ser el Presidente de la República y se ha convertido en un administrador o una suerte de gran gerente ejecutivo, que depende de las exigencias del poder económico. Señaló, en ese sentido, que ya es tiempo de ser cautelosamente cruel con el jefe de Estado.

“[¿Cómo defines a Humala en este año de gobierno?] Yo creo que ya es tiempo de ser cautelosamente cruel con Humala, respetando su envestidura y lo que representa, toda la parafernalia del caso. Humala es nada, es una suerte de continente en el que cae todo. Es un recipiente en el que puedes poner todo lo imaginable. […] Humala está convencido de que el sistema es inamovible, que sus mentores lo son, y que el poder económico no es que sea su socio, sino que es el poder y que él es el administrador, una suerte de gran gerente con ciertos poderes. No el presidente de todos, sino simplemente el gerente ejecutivo de un país que se llama Perú, Marca Perú”, expuso.

“En esa perspectiva, depende de las exigencias del directorio. [Por ejemplo] si mañana el directorio le solicita más sacrificios y mayores ganancias, mayores tasas de retorno, pues el señor ajustará, no tengo ninguna duda. Él ya está convencido que el Perú es una gran empresa con un horizonte determinado, un cauce absolutamente inamovible, y que él tiene que trabajar en esa perspectiva. O sea el Presidente de la República ha dejado de ser Presidente de la República y se ha convertido en el administrador”, concluyó.

Fuente. www.ideeleradio.org.pe


Conga regresará en dos años tras plan de seducción 

Ideeleradio.- La suspensión temporal de Conga es una retirada estratégica porque no tengo ninguna duda de que el proyecto minero Conga regresará en dos años, tras la ejecución de un trabajo de seducción que no es el plan del presidente Ollanta Humala, sino el plan de la compañía minera Newmont, sostuvo César Hildebrandt, director del semanario Hildebrandt en sus Trece.

“Creo que es una retirada estratégica, que van a volver, van a utilizar esos dos años mientras hacen los reservorios porque aquí claro, la pregunta es: y si esto ya no va ¿cómo es que están invirtiendo millones y millones en dos reservorios gigantescos que son parte de los otros ocho que van a hacer? Los están haciendo […]”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Quieren utilizar estos dos años para enamorar a Cajamarca de una manera mucho más disciplinada, orgánica, con el presupuesto en la mano, y desactivado [Gregorio] Santos y neutralizado el partido del cura [Marco] Arana. Entonces, van a utilizar estos dos años para un trabajo de seducción. Cumplidos estos dos años Conga regresa, no tengo ninguna duda y es un buen plan. Este no es el plan de Humala, este es como dices el plan de Newmont, bastante bien asesorado, es un perfecto plan”, manifestó.

Santos es un líder anti, más que pro ganadero 

En otro momento, sostuvo que dentro de ese plan se observó que si al presidente regional Gregorio Santos se le deja sin argumentos y sin el escenario para ser un “líder anti”, la autoridad subnacional se “quedaría colgado de la brocha”. Estimó, que Luis Guerrero o Absalón Vásquez podrían ser mucho más viables para la pretensión de la minera Newmont de ejecutar su inversión minera en Cajamarca.

“Es que de repente Santos sin Conga, ya no es Santos, deja de existir porque Santos es un ‘líder anti’, mucho más que pro ganadero. Yo nunca he visto a Santos junto a una vaca, yo lo he visto en la laguna protestando, él es un ‘líder anti’, le quitas el ‘anti’ y Santos se queda colgado de la brocha; ese es el problema y eso lo ha visto alguien más inteligente que el Gobierno, y entonces Conga regresa en dos años, no tengo duda”, señaló.

“Lucho Guerrero [podría ser] mucho más viable en todo caso que Absalón Vásquez [para Conga], pero en fin, y hasta me imagino que Absalón Vásquez [sería viable para es proyecto] porque el síntoma es ese. ¿Si se van [los representantes de Newmont [porque] vienen haciendo los reservorios allí? Qué bonita pregunta, la gente no se da cuenta de que esto sigue, sigue y sigue; lo que pasa es que lo van a hacer bien. Han dicho, ‘qué estúpidos, qué estúpidos que fuimos, debimos haber hecho esto, hemos bajado una decena y no pues, esto no se hace así, esto no se hace así”, aseveró.

Fuente. www.ideeleradio.org.pe

Encuestas en Cajamarca

Publicado: 27 agosto, 2012 en NOTICIAS
Etiquetas:,

En los debates políticos de los tempranos ochenta era común hacer referencia a lo que pensaba o quería “el pueblo”. Discursos o artículos de opinión demandaban cumplir con lo que deseaba la mayoría. Paradójicamente, no había forma de saber si esas afirmaciones eran ciertas. Con escasas encuestas de opinión, apenas publicadas en elecciones presidenciales o tras eventos de mucha importancia, la voluntad del pueblo era misteriosa. Hoy, todos los meses tenemos encuestas y por tanto es más complicado invocar al pueblo sin estar seguros de que el pueblo está de acuerdo. A veces “el pueblo” no es tan rebelde como se le pinta, a veces es más progresista de lo que se piensa.

Uno puede criticar a algunas encuestadoras, sus preguntas, o a sus intérpretes, pero sin duda hoy tenemos mejores maneras de medir la opinión pública nacional que en el pasado. Hay encuestadoras que ya tienen una credibilidad ganada. Esto no siempre es así. En Venezuela, por ejemplo, las encuestadoras dan cifras contradictorias sobre la intención de voto presidencial y la mayoría no tiene credibilidad por su cercanía al oficialismo o a la oposición. La democracia no puede ser solo encuestas, y los políticos deben ser más que agentes pasivos frente a ellas, pero las encuestas serias informan el debate público e impiden que algunos grupos se apropien de la opinión de la mayoría.

Sin embargo, todavía hay espacios del territorio en los que es difícil conseguir información confiable sobre la opinión pública local. Esa ausencia de información facilita que circulen mitos sobre lo que quiere tal o cual región. A veces la “opinión de la plaza” lleva a generalizaciones inadecuadas. Un vocero local generalmente vinculado a intereses de Lima pinta, por buena o mala fe, una realidad que representa lo que piensan sus allegados o los sectores urbanos que lo rodean. Esas versiones suelen ser magnificadas si son del gusto de líderes de opinión limeños con peso en los medios de comunicación.

En la elección pasada, por ejemplo, se dijo que Pedro Pablo Kuczynski era fuerte en Puno, especialmente en Juliaca. Se hablaba de la cultura comercial Aymara, cercana al libre mercado, como causa del sorpresivo fenómeno. Finalmente, PPK obtuvo menos de 9% de los votos en Puno, y en Juliaca la cosa no fue mucho mejor. Fue evidente lo que muchos sospechábamos: que si bien una derecha liberal ya tiene una base electoral importante, sigue teniendo grandes problemas para salir de Lima y otras ciudades. Y, en mi opinión, ese mito de un candidato popular de derecha en el altiplano terminó dañando a la propia derecha.

Del mismo modo, la reciente encuesta de Ipsos-Apoyo sobre Conga, hecha en Cajamarca, muestra cómo la ausencia de información local permitió construir todo tipo de mitos. En estos meses escuchamos varios sobre lo que realmente querían los cajamarquinos. Para algunos, que incluso invocaban una encuesta secreta, la “minoría antiminera” tenía secuestrada a la mayoría que sí quería el proyecto. Santos representaba apenas a un grupito de sectores movilizados. Menos contundentes, otros decían que la ciudad de Cajamarca tenía una opinión muy diferente a la de los sectores rurales por los beneficios que obtenía de la minería. Ciudad versus campo en casi un empate técnico.

La encuesta muestra una región claramente contraria al proyecto: 78% vs. 15%. La diferencia entre ciudad y campo no lo es tanta, confirmando que los sectores que se sienten beneficiados por la minería en la región son más pequeños de lo que varios pensaban y que una base social pro Conga parece lejana. Confieso que mi impresión era de una opinión contraria al proyecto, pero con un apoyo moderado en la ciudad. Varios reportes de actores locales o de analistas que se dieron el trabajo de ir a Cajamarca y salir de la plaza de armas presentaban una opinión crítica mayoritaria. Pero incluso esos observadores hablaban de un mayor apoyo urbano a Conga.

Estos números probablemente no cambien nuestra opinión sobre el proyecto, sobre la acción del gobierno y los líderes locales en el conflicto, o sobre la minería en la región en general. Y no son inamovibles, como muestra una encuesta similar hecha en Arequipa, donde la minería sale bastante mejor parada. Pero esa es hoy la contundente percepción en Cajamarca y probablemente cueste mucho cambiarla. Que los líderes de la protesta y población están sintonizados es un dato que no podrá obviarse hacia el futuro, especialmente por quienes apoyan Conga y quienes buscan la paz en la región.

Fuente http://diario16.pe


Un deber moral

El escritor y periodista Alfredo Pita publicó una misiva, “Una carta impostergable al presidente del Perú”, que circula profusamente en las redes sociales. Puede leerse en su blog CazaSutil (lacazasutil.blogspot.fr). Publicado antes de la suspensión del proyecto Conga, el autor celendino ve como necesaria la cancelación de la obra y no solo la suspensión.

“Alfredo Pita, escritor celendino, publica una carta impostergable al presidente de la República. “

En ella dice, por ejemplo, “…debo confesarle que abrigaba la esperanza de que en su reciente Mensaje a la Nación no solo nos explicara las equívocas, erráticas y continuistas políticas que su gobierno aplica desde que llegó al poder, sino también, y sobre todo, que diera una explicación coherente y pidiera perdón a Cajamarca —anunciando sanciones— por los crímenes de Celendín y Bambamarca, hechos bárbaros e inimaginables en cualquier sociedad civilizada”.

—¿Por qué califica su pronunciamiento como una “obligación moral”?
—Es lo que es. Lo que está ocurriendo en el Perú, en el plano político, y en particular en lo que se refiere a Cajamarca, es muy grave y es, además, definitorio del futuro. Es un deber moral para todo ciudadano consciente pronunciarse al respecto.

—¿Usted lo hace cómo escritor, como periodista o como peruano?
—Como escritor, apoyé al candidato Humala y refrendé, junto con un centenar de escritores e intelectuales, su programa. Considero que no tiene derecho a defraudar al pueblo ni a los que lo apoyamos. Por otro lado, como periodista, siempre he vinculado mi actividad con la verdad y la crítica del poder, sobre todo el mal ejercido. En cuanto a Conga, por ejemplo, Humala juega abiertamente la baza de la minera. La suspensión anunciada es una trampa. Cajamarca quiere la cancelación definitiva de ese proyecto sangriento y nefasto para el medio ambiente. Como ciudadano, finalmente, porque el futuro de mi país me importa y tengo la impresión de está siendo festinado por una derecha que sigue en el poder tras haber capturado al candidato que la derrotó.

—En julio publicó un poema de combate, “Canto a Celendín”. Ahora, una carta abierta al presidente. ¿Cree que su voz tendrá alguna respuesta?
—No sé si la tendrá de parte del poder. Es normal que los gobernantes ignoren al escriba que los censura. Lo que me importa es que llegue a los lectores, a los ciudadanos, a mis paisanos de Cajamarca y Celendín, para darles fuerza y razones para seguir resistiendo. Que el gobernante escuche tiene que ver con que se suelte las amarras y es cosa suya.

Fuente<http://www.diariolaprimeraperu.com/online/cultura/un-deber-moral_118732.html>


CONGA, Perú—Algunos de los mayores depósitos de oro y cobre se encuentran aquí, bajo el accidentado terreno de esta región andina, pero los planes de una firma estadounidense para extraerlos enfrenta una fuerte oposición por parte de agropecuarios, políticos y grupos medioambientales locales.

Durante dos años, miles de personas han organizado manifestaciones, bloqueado carreteras y ocasionalmente liderado protestas violentas en el norte de Perú. En julio, cinco manifestantes murieron durante enfrentamientos con la policía.

image

Residentes marchan durante una protesta contra el proyecto minero Conga en la Laguna Mamacocha, en Perú.

Ahora, Newmont Mining Corp., con sede en Denver, Colorado, asegura que toda esta agitación amenaza su inversión de US$5.000 millones, una de las más altas en la historia de Perú. Los enormes camiones mineros de Newmont aún no han llegado al yacimiento, llamado Minas Congas, a pesar de que la compañía ha inyectado cientos de millones de dólares en el proyecto ubicado a más de 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar.

“Ahora mismo no vemos un entorno (propicio para la operación) en Conga”, dijo en una entrevista el presidente ejecutivo de Newmont, Richard O’Brien. “Será necesario un cambio significativo para que se concrete”.

La disputa surge como una prueba para el presidente de Perú, Ollanta Humala, quien durante su campaña se pronunció en contra del proyecto pero tras ganar las elecciones decidió apoyarlo. Su cambio de parecer ilustra un giro más amplio en su estilo de gobierno, de populista a pragmático, sugieren analistas. Los disturbios ligados al proyecto llevaron al presidente a despedir a dos ministros y reorganizar su gabinete.

El auge en la minería es una de las principales razones por las que Perú ha crecido a una tasa anual de aproximadamente 6,5% en los últimos 10 años, una de las expansiones más impresionantes en América Latina. La renta per cápita se ha triplicado a lo largo del período. Representantes del gobierno aseguran que para los próximos años están previstos proyectos mineros en torno a los US$50.000 millones.

Ahora, la creciente oposición a la minería amenaza con descarrilar grandes inversiones y desacelerar la expansión económica.

En el sur de Perú, los activistas han recurrido a temores medioambientales y otros problemas para paralizar una gran mina de cobre planeada por Southern Copper Corp., una filial de Grupo México. Y las protestas en 2011 llevaron al gobierno a cancelar un permiso para un proyecto de plata encabezado por la canadiense Bear Creek Mining Corp.

Las disputas ponen de manifiesto las mayores dificultades que enfrentan las mineras globales con sus proyectos a gran escala en América del Sur. En los últimos años, proyectos en Ecuador, Bolivia y Venezuela han sufrido retrasos y expropiaciones por los gobiernos socialistas. Hasta hace poco, Perú era una excepción.

[image]

“Siempre ha habido problemas sociales en la industria minera de Perú, pero la manera en que las causas radicales y populistas se han apropiado del tema perjudica la imagen de Perú como un destino para la inversión minera”, dijo Luis Zapata, director de América Latina para el banco de inversión canadiense Canaccord Genuity.

Newmont, la segunda mayor minera de oro del mundo, lleva extrayendo el metal en el norte de Perú desde 1993, tras crear Minera Yanacocha con la empresa peruana Compañía de Minas Buenaventura SAA.

La mina Yanacocha ha sido muy rentable para Newmont, con un rendimiento de 3,3 millones de onzas en 2005, convirtiéndola en la mayor mina de oro de ese año. Pero la producción ha caído este año a un estimado de 1,4 millones de onzas y la explotación podría suspenderse en cinco años. El agotamiento de los depósitos y los altos precios de los metales alentaron a Newmont a planificar Minas Congas en la misma región.

No es la primera vez que Newmont afronta obstáculos en Perú. Un derrame de mercurio en 2000 manchó la reputación de Minera Yanococha y su compañía matriz.

“Adiós Newmont”, dice un graffiti en un muro en la carretera que conduce al proyecto, a unos 650 kilómetros al norte de Lima. “Ollanta traidor”, dice otro.

Un detractor de alto perfil del proyecto es el presidente del gobierno regional de Cajamarca, Gregorio Santos, que ha conseguido apoyo político al concentrarse en cómo la mina afectará la provisión de agua.

Newmont asegura que seguirá adelante sólo si cuenta con el apoyo de la comunidad. “Lo que diría es que (…) necesitamos ver un alineamiento cercano entre el gobierno central de Humala, el gobierno regional de Santos y la compañía para asegurar que contamos con un entorno propicio”, dijo O’Brien.