Posts etiquetados ‘Política’


Perú: nuevo ciclo político y punto de bifurcación Apuntes desde abajo por la izquierda, con la tierra y desde nuestros cuerpos…

Después de un proceso electoral muy largo, absorbente y complejo, toca analizar sus implicancias,lecciones y las perspectivas que nos deja sobre el país para el periodo que se ha abierto con la instalación del nuevo gobierno. Una forma de comprender un proceso electoral es verlo como un momento de medición de fuerzas entre distintos bloques políticos-sociales-culturales que se cristalizan por un periodo determinado en torno de intereses y horizontes políticos futuros,representado por distintas opciones electorales. Las elecciones no cambian el país, ni agotan los esfuerzos para hacerlo, pero sí puedan traer a la luz procesos más profundos de cambio en las
correlaciones de fuerza y los imaginarios políticos, que se pueden expresar en otras relaciones dentro del espacio de la política institucional.
De hecho, la transferencia de gobierno y los primeros 100 días del nuevo gobierno son un nuevo momento de esta medida de fuerzas, ya que en ellos se instituyeran voluntades políticas, intereses y correlaciones de fuerzas para este nuevo momento político.
En este texto tratamos de comprender estos procesos más profundos, al nivel del poder y la subjetividad política en el país, desde el compromiso con una sociedad más justa, democrática y en equilibrio con la naturaleza. Por lo tanto, realizamos una Sociología de emergencias que busca entender los futuros potenciales presentes en las acciones actuales. Ello solo puede resultar en una serie de apuntes, de ideas en borrador sobre el momento histórico que vive el Perú para seguir discutiéndolas y convirtiéndolas en acciones políticas. Decimos en borrador, porque son inacabadas, inciertas, quizás optimistas, y a menudo conscientemente planteadas de forma un poco gruesa para provocar.
Sobre el resultado electoral…
1) El resultado electoral evidencia un momento complejo en la historia del país. De un lado, terminó instalándose en el Gobierno una propuesta de continuidad de la línea política de los últimos 15 años (con el breve intervalo del primer gabinete de Humala), de la tecnocracia neoliberal y extractivista. Pero a la vez, es evidente la polarización entre dos propuestas, prácticas e imaginarios del país opuestas, que buscan romper con este continuismo en dos direcciones contrarias, representadas por el Fujimorismo (y Alianza para el Progreso) de un lado, y del otro, por el Frente Amplio-FA (y Democracia Directa).
2) Una forma de caracterizar este momento histórico es como el fin de un ciclo político –que se inició con la transición a la democracia electoral– y el inicio de otro. Sin duda, este proceso electoral terminó con varias de las figuras políticas más importantes de este ciclo, como es el caso de Alejandro Toledo y Perú Posible, Susana Villarán, Lourdes Flores y probablemente Alan García. Mientras tanto, PPK realizará su etapa final en la política peruana como presidente, y el futuro del Nacionalismo y de la actual pareja presidencial, Humala y Heredia, es muy incierto por una larga lista de errores y una aparente perdida de……
DESCARGAR DOCUMENTO:



Por Cristian Roca Roggero 

El ex viceministro del Ambiente, José de Echave, señaló que los conflictos socioambientales en el Perú se caracterizan por tener un Estado poco dialogante y con respuestas violentas. Destacó además la inoperancia de los estudios de impacto ambiental, porque no son acumulativos, sino que en una misma zona se desarrollan sobre proyectos aislados.

El especialista en temas ambientales indicó que los conflictos socioambientales se originaron en la década de los noventa, cuando se inició el llamado “boom minero”, que dio lugar a un conjunto de normas que afectaban a las comunidades.

Dijo que entonces “se creó un marco legal que atentaba contra los derechos culturales, económicos, y donde los derechos colectivos se flexibilizaron.”

Asimismo indicó que “la ausencia de partidos políticos impide canalizar el ordenamiento de las demandas de las poblaciones”.

Importancia de luchas en Cajamarca

Destacó que el conflicto en Cajamarca, a raíz del proyecto minero Conga, haya puesto por primera vez el tema del agua como fundamental a la hora de realizar proyectos extractivos.

“Conga puso el tema del agua como algo fundamental. Dónde debe y no debe haber minería”, señaló.
Por último indicó que cada conflicto social debe ser visto de forma independiente y no “homogéneo”.

El ex viceministro del Ambiente dio estas declaraciones con motivo de una ponencia denominada “Hacia una Estrategia post-extractivista y el Buen Vivir, en la Universidad San Marcos, ayer martes.
 
Fuente: Erizo Verde – http://elerizoverde.net/?p=669

Periodista comentó, igualmente, que Nadine Heredia fue decisiva en la “castración del Gobierno” y que Humala Tasso terminó aplicando el plan de Keiko Fujimori.

Nadine fue decisiva en castración del Gobierno 

Ideeleradio.- El presidente de la República, Ollanta Humala, es como un jugador de fútbol que desde el minuto dos de iniciado el partido está deseando que termine el cotejo, opinó el periodista César Hildebrandt, director del semanario Hildebrandt en sus Trece, tras considerar que el martirio del jefe de Estado debe ser el convivir con su memoria, pues hizo una serie de promesas electorales y hoy está obligado a no hacer cambios.

“Humala es un jugador de futbol que desde el minuto dos de empezado el partido está deseando que termine, yo lo veo así. Minuto dos y el tipo está mirando al árbitro a ver cuánto falta, y faltan 88 minutos, pero esos [minutos] van a ser martirizantes para un hombre que se comprometió a tanto y que, además, ahora está obligado a no hacer nada, porque el compromiso de Humala es, precisamente, dejar todo quieto”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Hildebrandt Pérez-Treviño comentó, igualmente, que Nadine Heredia fue decisiva en la “castración del Gobierno” y que el mandatario peruano terminó aplicando el plan de Keiko Fujimori, excandidata de Fuerza 2011, a través de la actual primera dama. Opinó que el “Gobierno de la Gran Transformación” terminó convirtiéndose en el “gobierno de la gran ilusión”.

“Entonces, es una farsa completa y una gravísima incomodidad para los peruanos enterarnos de que terminamos eligiendo a Ollanta Humala, que está haciendo el programa de Keiko, pero a través de la persona que no fue elegida, que es Nadine. Es una condena de equivocaciones, aquí no sabemos quién es quién; la gran trasformación es esa al final de cuentas: el gran ilusionismo”, cuestionó.

“Nadine ha sido decisiva en esta evisceración del Gobierno, en esta castración. Nadine es un homenaje a Freud, en absoluto, es una castradora, ha dejado al Gobierno eunuco por completo. Y es un gabinete de eunucos, al final de cuentas, dicho con el mayor respeto y el sentido más metafórico de la palabra”, acotó.

Humala va con paso decidido a ninguna parte 

En otro momento, sostuvo que el Gabinete que preside Juan Jiménez Mayor es un reflejo perfecto del presidente Ollanta Humala, en el sentido de que no tienen un horizonte y que optan por la improvisación. Remarcó que el jefe de Estado camina con paso decidido para ir a ninguna parte.

“Yo no culpo al Gabinete porque el Gabinete al final es un reflejo perfecto y casi proporcional a Humala, Humala elige este Gabinete porque es el Gabinete que él necesita. Al final de cuentas, ¿quién con un una gran personalidad pueda estar en un gobierno que no tiene norte que no tiene metas?, excepto aquellas altruistas, aquellas más o menos dignas de la Cruza Roja u organizaciones filantrópicas […]”, refirió.

“¿Quién con una suerte de equipaje político ideológico puede estar en un Gabinete de un gobierno que no tiene ningún tipo de horizonte? Humala elige esa gente, no solo eso. Humala no le da partitura a esa breve orquesta de gente casi inexistente porque si le da partitura puede crear una suerte de disciplina peligrosa, de lo que se trata es justamente de no tener partitura, de no tener pieza que tocar, de improvisar todos los días y de ir con paso decidido a ninguna parte”, acotó.

Roy Gates y Villafuerte son napoleones de bolsillo 

El periodista restó importancia también al rol que pudieran desempeñar los consejeros presidenciales Eduardo Roy Gates, Adrián Villafuerte en la forma en que Humala Tasso está administrando el Estado y consideró que ambos asesores son, más bien, napoleones de plástico o de bolsillo.

“¿En qué es importante Villafuerte? ¿En qué es importante Roy Gates? Al final sus tramas son ínfimas, o sea no llegan a pasado mañana, son napoleones de bolsillo, de plástico. No hay una estrategia que me diga que están trabajando todo un plan para crear una suerte de oficialidad que al final sea un contrapeso y proponga una suerte de centrismo más o menos nacionalista; mentira, están en nada”, enfatizó.

El martirio de Humala es convivir con su memoria 

Consideró, igualmente, que el martirio del mandatario debe ser convivir con su memoria, pues este preferiría olvidar las promesas electorales. Sostuvo, en ese sentido, que el gobernante peruano es consciente de que es un “fraude” y que todos los días debe hacer cosas relativamente terapéuticas que lo eximan de este cotejo doloroso.

“Creo que Humala en el último tramo no hizo sino acatar mandatos del marketing electoral y toda su mensajería fue simplemente estratégica, buscando efectivamente el margen que le pudiera proporcionar la ventaja necesaria para distinguirse del discurso groseramente conservador de la señora Keiko [Fujimori]. No le resulto difícil en ese sentido, pero yo creo que Humala es consciente, plenamente, de que es un fraude en todo sentido de la palabra y nos quedan cuatro años de [ver] cómo hace este hombre para torearse a sí mismo porque resulta que es un hombre que tiene que enfrentarse a su propio espectro.”, puntualizó.

“El martirio de Humala es convivir con su memoria. No habría nada más grato para Humala que una breve crisis de Alzheimer, que lo eximiera de recordar qué fue, qué dijo, cuánto se comprometió, qué propuso para el país en términos sustanciales. El asunto es que recuerda; entonces, todos los días tiene que hacer cosas relativamente terapéuticas que lo eximan de este cotejo doloroso con lo que fue. Por ejemplo, se va al Cusco y anuncia para congraciarse con los cusqueños –que están hartos de él– que va a hacer el aeropuerto de Chincheros. Él sabe que el aeropuerto de Chincheros no se puede hacer porque tiene un problema geográfico de altura, de régimen de viento, es un aeropuerto condenado por los especialistas, pero lo hace, lo va hacer y lo promete”, añadió.

Humala no sabe qué diablos hacer 

Hildebrandt Pérez-Treviño mencionó, en otro momento, que el problema del presidente Ollanta Humala no es su capacidad de dar órdenes, sino que no sabe “qué diablos hacer”. Subrayó que no emite directivas porque no tiene horizonte.

“Para poder dar órdenes hay que saber a dónde se va, para tener energía en relación a este tipo de carácter y autoridad tienes que saber qué vas a hacer. El problema de Ollanta no es que no tenga capacidad de dar órdenes, sino que no sabe qué diablos va hacer y es el presidente. Entonces, de dónde le va a salir el carácter, suponte que tenga una crisis de mal humor, ¿qué le diría a la ministra de Inclusión Social? ¿Qué ordenes tiene? ¿Qué ordenes tiene para el sector Educación? No tiene órdenes porque no tiene horizonte, el problema es eso, el problema no es que no tenga modales de cachaco en el buen sentido”, comentó.

“He sido cachaco amateur y en el colegio militar, Armando Artola, quien era mi coronel, sabía qué quería, qué disciplina imponer porque sabía exactamente cuáles eran sus parámetros y metas. Y el problema es que si no tienes metas, qué te va a servir un carajo, sino sabes dónde ir”, recalcó.

Humala no es Luis XVI porque no da la talla 

El director de Hildebrandt en sus Trece aseveró que vivimos en una monarquía y que si el presidente Ollanta Humala no se puede comparar con Luis XVI, es porque no da la talla. Calificó, al mismo tiempo, de un “cuento” que se diga que el pueblo es el que gobierna.

“La exclusión o al monopolio perverso del poder, se une esta especie de soberbia inaceptable de la derecha, que lo controla todo, que lo dispone de todo, que decide a través del [ministro Luis] Castilla cuánto debe recibir la educación. Al final es eso, es el poder absoluto, no nos engañemos, no vivimos en democracia. Si no tenemos a Luis XVI, es porque Humala no da la talla, pero podríamos generar un Luis XVI. Esto es una monarquía al final, en donde madame Pompadour [amante de Luis XVI] es [el grupo] Epensa. Esto es real, porque a mí no me van a venir con el cuento de que aquí el pueblo gobierna”, declaró.

Consideró, del mismo modo, al ministro de Economía Luis Castilla como el hombre del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional y de una nueva organización que es –según opinó– la primera dama Nadine Heredia. En este aspecto, explicó el por qué no se remueve al titular del MEF.

“[¿Ollanta Humala no podría decir a Castilla quiero caminar en esa dirección?] O castizamente ni siquiera [puede decir] oiga señor, sino, ¡oiga carajo qué le parece si aumenta el presupuesto en Educación!, o exige un poco más de tributos a la gran riqueza nacional que se llena de exoneraciones y extensiones y le pasan esos millones. Castilla es el hombre del Banco Mundial, del Fondo Monetario y de una nueva organización que es importantísima que se llama Nadine, entonces está atornillado”, indicó.

Ya es tiempo de ser cautelosamente cruel con Humala 

Refirió, finalmente, que Humala Tasso ha dejado de ser el Presidente de la República y se ha convertido en un administrador o una suerte de gran gerente ejecutivo, que depende de las exigencias del poder económico. Señaló, en ese sentido, que ya es tiempo de ser cautelosamente cruel con el jefe de Estado.

“[¿Cómo defines a Humala en este año de gobierno?] Yo creo que ya es tiempo de ser cautelosamente cruel con Humala, respetando su envestidura y lo que representa, toda la parafernalia del caso. Humala es nada, es una suerte de continente en el que cae todo. Es un recipiente en el que puedes poner todo lo imaginable. […] Humala está convencido de que el sistema es inamovible, que sus mentores lo son, y que el poder económico no es que sea su socio, sino que es el poder y que él es el administrador, una suerte de gran gerente con ciertos poderes. No el presidente de todos, sino simplemente el gerente ejecutivo de un país que se llama Perú, Marca Perú”, expuso.

“En esa perspectiva, depende de las exigencias del directorio. [Por ejemplo] si mañana el directorio le solicita más sacrificios y mayores ganancias, mayores tasas de retorno, pues el señor ajustará, no tengo ninguna duda. Él ya está convencido que el Perú es una gran empresa con un horizonte determinado, un cauce absolutamente inamovible, y que él tiene que trabajar en esa perspectiva. O sea el Presidente de la República ha dejado de ser Presidente de la República y se ha convertido en el administrador”, concluyó.

Fuente. www.ideeleradio.org.pe



Esta carta la envíe el pasado 7 de agosto a la redacción de un importante diario limeño, La República, cuyo editor de la página de Opinión finalmente la publicó, muy recortada, en la sección Lectores. La pongo pues ahora, íntegra, en conocimiento de mis amigos y de los lectores en general. En algunas circunstancias, expresar los puntos de vista de uno sobre la marcha política del país es una necesidad; en este caso, hablarle con claridad al presidente Humala es, para mí, una obligación moral.

.
UNA CARTA IMPOSTERGABLE
AL PRESIDENTE DEL PERÚ

Señor Presidente:
El 3 de julio pasado, la Policía Nacional y soldados del Ejército Peruano dispararon sus armas de guerra contra simples manifestantes en Celendín, Cajamarca, mi ciudad natal. El tiroteo criminal y selectivo dejó un saldo de cuatro muertos, entre ellos un adolescente, y decenas de heridos. Un quinto cajamarquino fue asesinado el mismo día, en Bambamarca, también a balazos, por la policía. Y un mes después, su gobierno, comandante Humala, ha prorrogado el estado de emergencia, mejor dicho las condiciones para que baños de sangre como estos se repitan impunemente.
Con los hechos del 3 de julio culminó una ola de violencia y agresión sin precedentes, contra la población de Cajamarca, por parte de la policía y la tropa que su gobierno ha enviado a la región para militarizarla e intimidar a los habitantes que se oponen a la devastadora minería que practica Yanacocha en la zona. “¿Por qué nos tratan así?”, imploró una humilde madre cajamarquina en una manifestación, en medio de una lluvia de balazos, culatazos, patadas y puñetes policiales. “¡Porque son perros, pues, conchetumadre!”, ladró con odio y rabia el uniformado que la atacaba. Desde entonces flotan en mi espíritu preguntas que me hubiera gustado hacerle en persona, comandante Humala: ¿Esa es la consideración que le merece a su gobierno la inmensa mayoría de peruanos? ¿Esas son las consignas que el poder ha dado a nuestros soldados y policías para que traten con sus hermanos? ¿Quién les ordenó atacar y matar de ese modo?
A la tragedia se suma una ironía cruel. Un año atrás, esos muertos, heridos y golpeados en su inmensa mayoría habían votado por usted, para que sea Presidente del Perú. Votaron por usted y por la esperanza, por la promesa que usted lanzó, libre y voluntariamente, en plazas y tribunas, de que los defendería, de que impediría que continúe el imperio de la minería salvaje y sus macabras prácticas, que incluyen la intimidación sangrienta, la violencia y la corrupción. Las víctimas han sido, pues, víctimas de quien creían su salvador.
Me hubiera gustado escribirle, señor Presidente, para saludarlo y felicitarlo por el primer año de su gobierno y por el cumplimiento estricto del programa que prometió a sus electores, a nuestro país, pero, ya ve, esto me es imposible. Aunque debo confesarle que abrigaba la esperanza de que en su reciente Mensaje a la Nación no sólo nos explicara las equívocas, erráticas y continuistas políticas que su gobierno aplica desde que llegó al poder, sino también, y sobre todo, que diera una explicación coherente y pidiera perdón a Cajamarca —anunciando sanciones— por los crímenes de Celendín y Bambamarca, hechos bárbaros e inimaginables en cualquier sociedad civilizada. Por eso esperé hasta el último día de julio y aun la primera semana de agosto, a la espera de una saludable rectificación. Nada de esto llegó.
Si usted y su gobierno creen que Cajamarca es un rincón perdido del país al que se puede humillar y despreciar impunemente están cometiendo otra trágica equivocación. Al respecto tal vez debo recordarle que en el pasado ya fuimos ocupados militarmente en dos ocasiones: en 1882, durante la guerra con Chile, y en 1932, después la revolución de Trujillo. En el primer caso, usted, como buen conocedor de nuestra historia, sabe que Cajamarca dio la última batalla victoriosa de los peruanos frente al ejército invasor chileno, que los jóvenes colegiales cajamarquinos, encabezados por Gregorio Pita, José Manuel Quiroz y Enrique Villanueva, dieron su vida en San Pablo en defensa de su tierra, sus ideales y su patria. Nada de eso está olvidado. Y en 1932, arriesgando mucho, los celendinos protegieron a los revolucionarios perseguidos y salvaron la vida, entre otros, del escritor Ciro Alegría, que iba a ser fusilado por los esbirros de la dictadura. Cajamarca sabe pues resistir y tiene de donde inspirarse.
He dudado antes de enviarle esta carta abierta, consciente de que el género epistolar ha perdido vigencia. Las circunstancias peruanas, y en particular las cajamarquinas, por la evidente voluntad de su gobierno de imponer el proyecto minero Conga, ilegal desde su raíz, hacen sin embargo este envío urgente e impostergable. Es obvio que si no hay una rectificación urgente de su gobierno en el actual conflicto, los costos, en todos los planos, para el Perú y Cajamarca, serán elevados y terribles. Le ruego por lo tanto que reflexione al respecto y vuelva a su programa original de gobierno. Es la única salida. Nadie le pide que haga la revolución, sólo que cumpla honestamente su palabra y vuelva a su programa de transformación verdadera que un centenar de escritores e intelectuales avalamos y respaldamos, refrendándolo como garantes. El pueblo peruano le ha dado un mandato sagrado que no debe ser traicionado.
A estas alturas, señor Presidente, no me queda sino pedirle que reflexione sobre lo que implicará para usted y para su gobierno su obstinación por imponer un proyecto que la mayoría de la población de Cajamarca aborrece intensa y documentadamente, no por odio cerril a la modernidad ni al desarrollo como creen algunos maliciosos e interesados, sino porque la experiencia le ha hecho descubrir hasta la saciedad lo que los ecologistas de todo el mundo saben ahora: que el ultraextractivismo minero devasta el planeta y mata la vida. Usted está en el centro de una página decisiva de la Historia del Perú. Usted elige cómo quedará registrado en ella para siempre.
Atentamente,

Alfredo Pita

París, 5 de agosto de 2012.


 

El abrazo a la laguna: Conga en el imaginario político*

Con fotos de Paolo Aguilar

Dicen que las imágenes hablan y es cierto. Las imágenes pueden transmitir rápida y masivamente sentidos y significados complejos y por ello muchas veces capturan nuestra imaginación y emociones. Viajan más rápido que el texto y dicen muchas cosas a la vez en un lenguaje propio que tiene más llegada que cualquier lingua franca. Por eso es tan importante ahora el control de la circulación de imágenes. Porque ellas informan poderosamente nuestra opinión y son potenciales movilizadores para la acción.

Pienso, por ejemplo, que la imagen que queda del conflicto en Bagua es la del enfrentamiento entre organizaciones amazónicas y policías en medio de una carretera llena de humo en la que se cruzaron lanzas y balas. Bagua es choque frontal, violencia, muerte y carretera de penetración. ¿Y cuál es es la imagen que queda de Conga en nuestro imaginario? ¿Qué significa y qué representa Conga en la opinión pública? Imposible que Conga signifique una sola cosa para todos, y sin embargo, hay algunas imágenes que se van posicionando como símbolo del conflicto.

Hay una imagen que ha circulado ampliamente y que para mí sintetiza poderosamente la lucha en Cajamarca. Creo que va camino a convertirse en la imagen emblemática de Conga. Yo la llamo “el abrazo a la laguna”.

Miles de cajamarquinos, hombres y mujeres con sus característicos sombreros, deliberan frente a la laguna El Perol, inmensa y bella, protegida por los cerros pero también por las comunidades. La gente rodea la laguna como si quisiera abrazarla, formando un círculo interior que casi la imita mientras se habla, se toman acuerdos y se ocupa masivamente el amplio espacio delante de ella para hacernos ver de frente todo aquello que corre peligro de desaparecer.

Han venido desde lejos, atravesando los cerros.

Llegaron a pie y a caballo,  también en camiones, en una larga marcha por las alturas.

Y son miles, varios miles que se movilizan y actúan juntos porque en lo de la defensa de la laguna están de acuerdo. La protesta en El Perol es algo que así nomás no vemos, acostumbrados como estamos a que las marchas sean fenómenos urbanos y de plazas.

Traen sus banderas para informarnos sobre su procedencia pero también sobre su pertenencia. Ahí está la bandera peruana reapropiada desde Cajamarca, más específicamente Patahuasi, con su propio escudo y sus propias demandas. Son peruanos y peruanas de Patahuasi, que es y no es lo mismo que ser peruanos y peruanas de San Isidro – Lima, por ejemplo. Iguales y diferentes. Mismos derechos ciudadanos, distinta visión de los nudos del problema.

Y por todos lados, tanto como los varones, las mujeres. Aguerridas, decididas y juguetonas; jóvenes y de respetable edad; palo en mano, puño en alto; consigna, lema y broma  a voz en cuello.

Muchas mujeres son lideresas en Cajamarca. Han sido y son ronderas, saben comandar y mandar, saben luchar y defender. No es que se trate de un paraíso de igualdad, pero las fotos dejan en claro que las mujeres le entran fuerte también a la protesta.

Y claro que la protesta tiene también de cotidianeidad y de gozo. Es vital. Porque la laguna es vida y está viva. Porque de la laguna también depende la vida.

‎La protesta campesina por el proyecto minero Conga es bastante más que la lucha por el agua, de la misma manera que la propia laguna es mucho más que sólo agua. Es un reclamo organizado, masivo y pacífico, de respeto por el territorio y la autonomía que otorga la ciudadanía desde una realidad particular y poco reconocida en las ciudades y en los espacios desde los que se busca formar opinión y se toman decisiones. Más allá de la protesta urbana, de los titulares de la prensa, o las clásicas consignas de los que en uno y otro bando asumen la representación de quienes conviven con la laguna, están las imágenes de la protesta en El Perol. Imágenes que rompen con nuestro estereotipo de conflicto y protesta y nos obligan a considerar todos los temas que atraviesan el conflicto Conga desde otro punto de vista. ¿Serán estas las imágenes que más adelante simbolicen Conga en nuestro imaginario?

* Muchas gracias Elsa Estremadoyro por darle viada a este proyecto.

http://carmenilizarbe.lamula.pe

 


OCTUBRE 8, 2011 (POR: ALFREDO PITA)

Esta reacción juvenil es algo nuevo y esperanzador. Durante mucho tiempo la gente que se preocupaba por los muchos problemas políticos, urbanísticos, culturales, ecológicos de Celendín eran maestros, artistas, artesanos y otros ejemplares de mi generación, mejor dicho gente ya madura, por decir lo menos (aunque con un entusiasmo que nos hace pensar que seguimos por los veinte años). Nuestro relativo aislamiento nos preocupaba pues teníamos la sensación de que arábamos en el mar, como Bolivar, de que la apatía de los celendinos era de cemento y de que librábamos batalla casi solos, sin relevo en las nuevas generaciones.
Estábamos muy equivocados. Los mensajes de Diana, Javier, Iris, Jorge, Tania, Michael, Nico, muestran que la vida hace su trabajo aunque se tome sus plazos. Los jóvenes de Celendín, en la ciudad misma o en los distritos, en Cajamarca, Trujillo o Lima, donde estén, se han puesto en marcha y están organizando la red consciente, y subconsciente, de la resistencia, usando a fondo las redes sociales, los blogs, twitter y el correo electrónico.
Mis queridos amigos de la asociación Celendín Pueblo Mágico y de Celendín PMpueden estar contentos y orgullosos, pues, su trabajo precursor, ha sido bueno y productivo, han sembrado en la buena tierra y con la buena semilla. Los jóvenes se suman a su batalla para garantizar los resultados, o, por lo menos, para que los depredadores y los corruptos no se la lleven tan fácil. La minera y sus artimañas, las autoridades corruptas, los cómplices y los indiferentes, que los tengan en cuenta, un movimiento cada vez más amplio y proliferante les hará frente.
Algunos de los jóvenes que me han escrito, tienen la duda con respecto a lo que deben hacer. La minera les habla de inversiones fabulosas, de miles puestos de trabajo, de desarrollo. A la vez saben que el agua de la comarca depende de la lluvia pero sobre todo de fuentes, lagunas y humedales de altura que si son tocados se destruye o envenena sistemas absolutamente frágiles de alimentación hídrica en los valles y bajeras.
Estos jóvenes, que son estudiantes y leen saben lo que ha ocurrido en la provincia de Cajamarca y en la misma ciudad capital del departamento, cuya población hoy está tomado agua del cerro Quilish, que creían pura y preservada y que está llena de contenidos químicos, pues antes que llegue a sus casas ha sido usada por la minera.

La laguna Perol, y otras veinte como ella, desaparecerán por acción de la minera, que necesita su agua para lavar el mineral y los químicos que usará masivamente para extraer el oro.
Cajamarca, a mediados de los años 90, en los días del gobierno autoritario y corrupto de Fujimori también creyó que la bonanza estaba tocando a su puerta con la llegada de Yanacocha y con la exhibición, brazo en alto, del primer lingote de oro por el dictador nipo-peruano. Es cierto, en los años siguientes creció la población, se activo el comercio, se activó una cierta vida nocturna y aumentó el números de mendigos, delincuentes y de prostitutas. Y eso fue todo
Los jóvenes de Celendín sienten que hay trampa en las promesas, que no les dicen todo, que detrás de las promesas doradas algo los amenaza. A ellos les digo que no le crean a la minera, a las autoridades corruptas ni a sus agentes solapados. Hay que buscar y hallar vías de desarrollo que no impliquen la destrucción de la tierra.
A ellos les repito lo que ya he dicho en otro sitio: si nos ponen en la disyuntiva de escoger entre el agua que alimenta la vida de nuestros valles y poblaciones, y el oro que las transnacionales sacan para sí, la opción es fácil, votemos por el agua, por la vida nuestra y la vida futura. Los accionistas de las mineras no toman agua de relaves, de ninguna manera.
Por:


Alfredo Pita, narrador, poeta y periodista, nació en Celendín, en octubre de 1948, actualmente radica en París. Nuestro escritor es laureado en el Perú y en el extranjero, y sin duda uno de los principales de su generación.