Posts etiquetados ‘problema ambiental mundial’


– Diálogo con Hugo Che Piu, presidente de la asociación Derecho Ambiente y Recursos (DAR) quién explica cómo a pesar que el Perú es uno de los países más vulnerables al cambio climático, seguimos induciendo más y más vulnerabilidad.

Por Nelly Rivera*

23 de febrero, 2014.- Una industria responsable y comprometida frente al cambio climático debe enfocarse seriamente en reducir dicha vulnerabilidad, afirma Hugo Che Piu, quién agrega que necesitamos adaptar nuestro modelo de crecimiento económico o vamos a perder mucho.

– Se ha declarado al 2014 “Año de la Industria Responsable y el Compromiso Climático” y hay algunas iniciativas del Ministerio del Ambiente para mejorar la gestión ambiental, por ejemplo la creación del Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (SENACE) ¿Estas iniciativas no son contradictorias con el modelo de desarrollo vigente basado en maximizar el crecimiento económico y la promoción de la inversión?

El crecimiento económico y la promoción de la inversión no se oponen necesariamente al uso sostenible de los recursos naturales, y a la protección de un ambiente saludable. Más aun porque este crecimiento económico está sustentado en los recursos naturales, ya sean minerales o hidrocarburos en las actividades extractivas, o el suelo y el agua para la agricultura. El problema que vivimos en el Perú es la forma, el modo, en que estamos buscando maximizar el crecimiento económico a través de la flexibilización de las condiciones ambientales de las inversiones.

Lo incompatible es que se piense que solo podemos promover las inversiones reduciendo las exigencias ambientales, es decir, ofreciendo mayor utilidad a los inversionistas mientras que el país acepta más pérdidas ambientales. De esta manera hemos logrado que en la década pasada, de cada 10 soles del PIB más de seis terminen como utilidad de las empresas, mientras que casi la totalidad de los costos ambientales terminan para las poblaciones locales.

En ese sentido, las medidas promovidas por el Ministerio del Ambiente (MINAM) pueden ayudar a que el país se aleje de esta inequitativa forma de distribuir los beneficios económicos y los perjuicios ambientales, en el sentido, que les exige a las empresas interiorizar los costos ambientales, pero son insuficientes para resolver este problema.

– Entonces si es insuficiente ¿Cómo compatibilizar estas dos líneas de las políticas del Estado?

Esta tensión es inevitable, mientras no salgamos de los márgenes del modelo de producción y consumo imperante en el planeta. En ese sentido, esperar compatibilizar estas dos líneas de políticas públicas es un error. El conflicto va continuar, ojalá en condiciones menos desiguales.

– ¿La política de concesionar biocombustibles en la Amazonía no es incongruente con la meta de Deforestación Cero” del Gobierno, por ejemplo?

Creo que primero es necesario precisar que el objetivo de alcanzar al 2021 una tasa cero de deforestación neta de bosques primarios o naturales, no es igual a “deforestación cero”. Dicho objetivo significa que la deforestación del 2021 será igual al crecimiento de los bosques naturales. Y el crecimiento de los bosques es más o menos la mitad de lo que deforestamos, entonces, dicho objetivo significa que al 2021 debemos reducir la deforestación a la mitad, no es necesariamente llegar a cero.

Incluso ahora se habla de “cero emisiones netas en el sector uso de suelos, cambio de uso de suelos y silvicultura”, en las que se puede incluir también las plantaciones forestales, que de expandirse en los próximos años como es deseable, generaría un “saldo a favor” para no tener que reducir la deforestación ni siquiera a la mitad.

Con este contexto no sería extraño que el Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) presente la deforestación provocada por la palma aceitera como “deforestación planificada” que es “aceptable” dentro del objetivo al 2021. Lo absurdo, es que existiendo áreas deforestadas se autorice la deforestación de bosques (cambio de uso y de bosques) para establecer extensas superficies de un monocultivo en medio de los bosques más megadiversos del planeta.

“Lo absurdo, es que existiendo áreas deforestadas se autorice la deforestación de bosques (cambio de uso y de bosques) para establecer extensas superficies de un monocultivo en medio de los bosques más megadiversos del planeta.”



– ¿La promoción de la agricultura de exportación en la costa está aumentado las emisiones de gases efecto invernadero, (fuerte aumento de la cantidad de hectáreas agrícolas en la costa, mayor uso agua y pesticidas) ¿No es esto contradictorio con la declaración del 2014 como “Año de la Industria responsable y el compromiso climático?

Si bien las emisiones de la agricultura ha crecido, en términos absolutos ha tenido un incremento de 4 millones de toneladas métricas de CO2; equivalente entre el 2000 y el 2009, pero la industria ha tenido un crecimiento de 13.5 millones de toneladas métricas de CO2; equivalente durante el mismo periodo. Creo que el nombramiento de un año tiene que ver más con lo que se aspira promover ese año, que con lo que se ha avanzado en los anteriores.

Sin embargo, la experiencia nos dice que como mecanismo para incrementar la efectividad de las políticas públicas el nombre de un año tiene poca o nula utilidad. Con ese contexto, si este año 2014 logramos cumplir con los temas climáticos pendientes (estrategia, comisión, presupuesto, etc.) y avanzamos en la implementación del Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles, SENACE, ya sería un avance importante.

– ¿El modelo de desarrollo que prioriza el crecimiento económico, son profundamente perjudiciales para el medio ambiente? ¿Es necesario evaluar la congruencia entre las declaraciones oficiales -como la designación del año 2014 como “Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático” y el tipo de inversiones que se promueven en la práctica?

Hace unos años el Banco Mundial encontró que los costos económicos de los problemas ambientales en el Perú sumaron más de 8 mil millones de nuevos soles, casi el 4 por ciento del Producto Bruto Interno, y eso sin contar las pérdidas ocasionadas por los conflictos sociales, es decir, difícilmente vamos a poder alcanzar nuestro potencial de crecimiento con semejante lastre. Adicionalmente, el tipo de crecimiento que venimos promoviendo también es altamente vulnerable al cambio climático, que tiene la capacidad de reducir nuestro potencial en casi un tercio. Es decir, a pesar que ya hemos escuchado muchas veces que el Perú es uno de los países más vulnerables al cambio climático, seguimos induciendo más y más vulnerabilidad. Obviamente una industria responsable y comprometida frente al cambio climático debe enfocarse seriamente en reducir dicha vulnerabilidad, necesitamos adaptar nuestro modelo de crecimiento económico o vamos a perder mucho.

Hace unos años el Banco Mundial encontró que los costos económicos de los problemas ambientales en el Perú sumaron más de 8 mil millones de nuevos soles, casi el 4 por ciento del Producto Bruto Interno, y eso sin contar las pérdidas ocasionadas por los conflictos sociales, es decir, difícilmente vamos a poder alcanzar nuestro potencial de crecimiento con semejante lastre. Adicionalmente, el tipo de crecimiento que venimos promoviendo también es altamente vulnerable al cambio climático, que tiene la capacidad de reducir nuestro potencial en casi un tercio. Es decir, a pesar que ya hemos escuchado muchas veces que el Perú es uno de los países más vulnerables al cambio climático, seguimos induciendo más y más vulnerabilidad. Obviamente una industria responsable y comprometida frente al cambio climático debe enfocarse seriamente en reducir dicha vulnerabilidad, necesitamos adaptar nuestro modelo de crecimiento económico o vamos a perder mucho.

“Hace unos años el Banco Mundial encontró que los costos económicos de los problemas ambientales en el Perú sumaron más de 8 mil millones de nuevos soles, casi el 4 por ciento del Producto Bruto Interno, y eso sin contar las pérdidas ocasionadas por los conflictos sociales (…)

a pesar que ya hemos escuchado muchas veces que el Perú es uno de los países más vulnerables al cambio climático, seguimos induciendo más y más vulnerabilidad.”



– El especialista en temas ambientales Ricardo Giesecke, señaló que el Ministerio del Ambiente no debe trabajar de forma multisectorial. “Hay que reforzar e independizar al ministerio, en términos políticos tiene que ser la única voz a nivel nacional en temas de ambiente, los sectores no pueden ser juez y parte”, dijo. ¿Usted qué opina?

Estoy de acuerdo con el fortalecimiento del sector ambiental, y creo que la conformación del Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (SENACE), va por ese camino, pero otra vez “será insuficiente y se avanza muy despacio”. Pero la amenaza que tenemos no es ambiental, uno de sus impactos es el ambiental, pero también hay impactos sociales muy importantes. Nuestro principal problema es el modelo de desarrollo y cambiarlo no es tarea, solo del Ministerio del Ambiente, ni de uno más fortalecido. Es el Presidente quien tiene que leer todos los días y repetirse muchas veces que debe transformar el actual crecimiento económico en un crecimiento responsable y comprometido frente al cambio climático.


Fuente: http://www.observatoriocambioclimatico.org/node/5118


Servindi, 19 de noviembre, 2012.- “El Perú está en la suficiente madurez para cambiar y por ello, es necesario evolucionar a un sistema en donde una autoridad especializada se haga cargo de un instrumento como el estudio de impacto ambiental (EIA), que es una pieza importante dentro de la gestión ambiental”, sostuvo el ministro del Ambiente Manuel Pulgar Vidal.

Así lo declaró durante la clausura del simposio “Evaluación de Impacto Ambiental: balance y propuestas”, organizado la semana pasada por Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR) y el Instituto de Ciencias de la Naturaleza, Territorio y Energías Renovables de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

El ministro coincidió en la necesidad de priorizar la creación de un organismo especializado como el Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (SENACE), donde es necesario construir capacidades.

“Queremos hacer del SENACE una entidad con una base tecnológica sólida y que ello permita la aprobación eficiente y objetiva de los EIA y la generación de información línea base que no existe porque no se ha construido”, enfatizó el Ministro.

La propuesta del SENACE es el resultado del consenso entre Ministros de Estado, que incluye gradualidad en la transferencia de funciones y la creación de una ventanilla única, dijo el Ministro del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, durante la clausura

A su turno, el Viceministro del Ambiente, Mariano Castro Sánchez-Moreno recalcó que el SENACE será una oportunidad para mejorar la gestión ambiental y social de las inversiones en el país.


Contribuciones críticas al SENACE

La congresista Verónika Mendoza, si bien saludó la propuesta de creación del SENACE, propuso eliminar la salvedad que permitiría que, en algunos casos por la decisión del Consejo de Ministros, los EIA sean evaluados por los sectores de la inversión.

Mendoza también planteó establecer un plazo de dos años para el proceso de transferencia al SENACE; y asimismo expresó su preocupación por que la vicepresidencia del SENACE esté a cargo del Ministerio de Economía y Finanzas.


Presupuesto, capacidades y sobre todo voluntad

Por su parte, Ada Alegre, consultora en derecho y gestión ambiental, puso especial énfasis en que para lograr una real implementación del Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) será necesario que el proceso vaya de la mano con un presupuesto adecuado, con el fortalecimiento de capacidades y sobre todo voluntad política.

El Simposio, logró promover un espacio de diálogo donde participaron el ministro del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, el viceministro de Gestión Ambiental del MINAM, Mariano Castro Sánchez-Moreno, el Viceministro de Interculturalidad, Iván Lanegra, la Congresista Verónika Mendoza, entre otras autoridades y especialistas del sector minero-energético.

El evento generó una serie de propuestas orientadas a fortalecer instrumentos como los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) y las Evaluaciones Ambientales Estratégicas (EAE), así como, la necesidad de lograr un real cumplimiento del SEIA.



Según el ex observador de la Marcha del Agua en Perú, Pedro Arrojo, las mineras, ubicadas en los andes, que contaminan las cabeceras de cuenca cometen delitos ambientales, los cuales deben ser castigados como crímenes porque ponen en peligro la vida de miles de personas.

“Agua-delito es cuando usamos el agua para producir riqueza para algunos y enfermedad y muerte para la mayoría. El río no es de un empresario, el río es de todos. En los andes, hay mineras que contaminan con cianuro y con metales pesados las cabeceras de los ríos. Hay agua que están monopolizando, usan el agua para extraer oro en beneficio de los más ricos ycontaminando las fuentes de agua para los pueblos locales. Eso no es progreso. Eso es agua delito. Y deben haber leyes que castiguen estos hechos como crímenes porque se están poniendo en peligro la vida de la gente”, señaló el físico y economista español en una entrevista para la organización ATTAC.

Para Arrojo, premio Goldman de Medioambiente 2003, el agua debe ser un derecho humano, y su abastecimiento para los ciudadanos debe garantizarse y no negociarse.

“Yo hablo de agua-vida vinculada a derechos humanos. Un derecho humano no se compra ni se vende, se garantiza. El agua-ciudadanía es cuando se brindan los servicios domiciliarios de agua y saneamiento, cuando hay agua en casa. Se trata de los derechos ciudadanos, pero no de negocio. Por el contrario, el agua-economía consiste en el agua que dedicamos para hacer más ricos, incluso a los que ya son ricos”, mencionó.

Fuente:  http://lamula.pe/2012/08/17/pedro-arrojo-las-mineras-que-contaminan-el-agua-con-cianuro-y-metales-pesados-cometen-crimenes-ambientales/jorgepaucar

El físico Pedro Arrojo es doctor en Ciencias Físicas por la Universidad de Zaragoza y especialista en Economía del Agua. Estuvo como observador internacional de la Marcha del Agua 2012 en Perú, dónde el tema principal fue el proyecto minero Conga.


Califican de “inaceptables” presiones de presidente de Newmont, accionista mayoritaria de proyecto minero. Viceministros iniciaron diálogo en Cajamarca pero enfrentan desconfianza. Señalan que empresas que han hecho daños lamentables deben aceptar condiciones del país. O’Brien, titular de Newmont quiere meter miedo.

La declaración del presidente ejecutivo de Newmont, Richard O’Brien, quien manifestó que si las exigencias ambientales y sociales del gobierno al proyecto Conga hacen insuficiente su rentabilidad, irán a invertir a otros países, fueron calificadas como “chantaje” por el congresista Víctor Andrés García Belaunde, de Alianza Parlamentaria.

El titular de Newmont manifestó que “si Conga no puede ser desarrollada de una manera segura, social y ambientalmente responsable, entonces vamos a reasignar ese capital a otros proyectos de desarrollo de nuestro portafolio, incluyendo oportunidades en Nevada, Australia, Ghana e Indonesia”.

O’Brien añadió que “tenemos otras opciones si esto no es favorable”, en referencia al proyecto Conga, impulsado por Yanacocha, cuyo principal accionista es Newmont.

García Belaunde dijo a LA PRIMERA que las declaraciones de O’Brien “fueron muy desafortunadas” y que “no pueden ser aceptadas por los peruanos”. “Ellos no pueden quejarse de un negocio que les va a dejar muchas utilidades, y encima han ganado bastante dinero todos estos años”, agregó.

El parlamentario sostuvo que la reacción del ejecutivo de Newmont “es una actitud de egoísmo y mezquindad”, pues las mejoras sustanciales establecidas por el presidente Ollanta Humala solo exigirán aumentar en 5% la inversión del proyecto Conga, que dará enormes ganancias a la empresa.

También recordó que Newmont contó con el respaldo del exasesor presidencial durante la dictadura Fujimorista, Vladimiro Montesinos, porque “ganó juicios con su apoyo”. “Esta conducta es inaceptable e inadmisible”, añadió.

Busca renegociar

Por su parte, el legislador Javier Diez Canseco, de Gana Perú, indicó que la empresa minera presiona al gobierno para “abrir un mecanismo de renegociación”.

“Esta declaración da cuenta que la empresa busca abrir una negociación sobre lo establecido por el Presidente de la República en relación a los 10 mil empleos que debe generar la minera, el fondo social, y la responsabilidad de trasladar los botaderos a otros puntos”, expresó Diez Canseco. “Esto evidencia que su criterio fundamental es reducir al máximo sus costos y maximizar sus ganancias”, añadió.

A su turno, el experto en temas ambientales José de Echave expresó que las afirmaciones de O’Brien “son mecanismos de presión y advertencia” y que lo que buscan es desarrollar una estrategia “en función de lograr alguna negociación”.

“Es natural que la empresa esté evaluando alternativas; al margen del proyecto Conga, tiene la mirada en diferentes partes del mundo”, dijo el exviceministro de Gestión Ambiental; pero advirtió que “no es tan fácil decir: me voy a otros países”, pues el Perú tiene yacimientos atractivos gracias a su riqueza geológica.

Imperfecciones

Diez Canseco y de Echave coincidieron en señalar que cuando la empresa manifiesta que las modificaciones propuestas al proyecto Conga, luego del peritaje internacional, pueden afectar la rentabilidad del proyecto, es porque reconoce que este tuvo serias imperfecciones al momento de ser aprobado en octubre del 2010, en pleno régimen aprista.

El parlamentario indicó que Newmont “está reconociendo que el proyecto tenía imperfecciones”, y recordó que estas fueron señaladas en su momento por el exministro del Ambiente Ricardo Giesecke, en especial en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

Diez Canseco manifestó que el proyecto Conga no ha sido cuestionado de manera arbitraria “sino con razones y fundamentos”, y sostuvo que por esto la empresa “ha tenido que evaluar” su implementación.

Por ello, indicó que “lo más sabio” era la revisión del EIA “con peritos que tuvieran consenso en las partes, y con lineamientos más allá de los que fueron establecidos”. “Todo esto hubiera conducido a una situación más clara”, argumentó, porque lo actuado “aumentó la desconfianza de la población”.

En tanto, Echave indicó que la reacción de Newmont ante las nuevas condiciones “puede ser el preámbulo del reconocimiento de que el proyecto no tiene licencia social y las condiciones ambientales para ser llevado adelante”.

“Ahora nadie defiende el proyecto tal como fue aprobado en octubre del 2010, todos se preguntan cómo es que fue aprobado”, añadió.

Desconfianza

De otro lado, la Comisión Técnica formada por el gobierno central para facilitar el diálogo con las autoridades locales y dirigentes sociales de la región Cajamarca, informaron que el acercamiento tuvo un balance “positivo y prometedor”.

Los viceministros de Agricultura, Juan Rheineck Piccardo; de Minas, Guillermo Shinno, y Gestión Ambiental, Mariano Castro, integrantes de este grupo de trabajo, explicaron que en las reuniones sostenidas lograron establecer informar sobre los hallazgos y recomendaciones del peritaje al EIA del proyecto aurífero.

Tras informar sobre lo que significan las nuevas condiciones derivadas del peritaje y establecidas por el presidente Humala, los viceministros expresaron su confianza en que las actividades económicas y sociales en Cajamarca puedan realizarse sobre un nuevo pacto, que permita resolver los problemas de pobreza de esa región.

Rheineck opinó que la desconfianza de la población de Cajamarca es comprensible, puesto que en el pasado una serie de proyectos mineros no respetaron los acuerdos sobre el cuidado del agua y el medio ambiente, hechos que generaron daños en la salud de los ciudadanos y perjudicaron las actividades agrícolas.

“Es un compromiso del gobierno hacer bien las cosas, no volver a repetir los errores del pasado y no cometer pasivos ambientales espantosos que se han heredado desde muchos años atrás”, manifestó el viceministro de Agricultura.

Atropellos de Newmont en el mundo

O’Brien sabe que el proyecto es rentable en términos económicos. Pero también que no es viable en términos sociales y ambientales.

Conoce de sobra que no es fácil operar en otros países. En los Estados Unidos están prohibidas las minas de tajo abierto en cabeceras de cuenca y las normas ambientales son más estrictas. En Indonesia, la mina Batu Hijau de la Newmont Nusa Tenggara enfrenta huelgas con los trabajadores que exigen participación en las ganancias. Y la Newmont Ghana Gold Limited ha sido denunciada por daños a los bosques y las personas.

El coronel e ingeniero William Óbice Thompson fundó en 1916 Newmont, que en castellano significa Nueva Montana, aludiendo con este nombre al estado norteamericano de las grandes montañas y llanuras en que nació. En contacto con Woodrow Wilson hizo mucho dinero con sus primeras minas y se movió internacionalmente apoyando a los mencheviques de Kerensky en la revolución rusa. La compañía creció protegida por Roosevelt en los años cuarenta del siglo pasado y se expandió siguiendo a la industria del automóvil aprovisionándola de cobre, y a la construcción vendiéndole cemento. Durante noventa años ha explotado oro, cobre, plata, zinc, litio, uranio, carbón, níquel, petróleo y gas.

Con Yanacocha extrajo sólo en 2010 un millón y medio de onzas de oro que pueden significar mil millones de dólares. Está dejando grandes agujeros en Indonesia, Australia, Nueva Zelanda, Ghana y Perú.

Entre el 2011 y el 2012 los dividendos de sus accionistas se incrementaron en setenta y cinco por ciento y presume que el precio de la onza de oro pasará de mil seiscientos a dos mil dólares.

En octubre de 2009, un escape de cianuro ocurrió en la planta de Ahafo, la mina de Newmont en Ghana. Con la estación de lluvias, la contaminación se propagó causando muerte masiva de peces. La población no fue informada a tiempo de los daños que se producirían. Los líderes de las comunidades Wassa denunciaron a la empresa pero fueron amenazados o arrestados. Los que traspasan los territorios de la empresa pueden caer víctimas de los disparos de las fuerzas de seguridad.

A la Newmont se le ha ocurrido abrir otro gran agujero dentro de la Reserva del Bosque Ajenjua Bepo, en el Distrito Birim North de Ghana. Ocupará una superficie de dos kilómetros y medio de largo por un kilómetro de ancho y creará montañas de desechos de sesenta a cien metros de altura destruyendo setenta y cuatro hectáreas del bosque de la reserva. Quedará afectado el flujo de agua hacía otros ecosistemas y centros urbanos. Sus vertederos de ácido tóxico pueden durar cientos o miles de año. Las partículas de metales pesados dispersadas por el viento se posarán en el suelo o en los lechos de los cursos de agua, integrándose a los tejidos de los peces y otros organismos vivos. Nuevas enfermedades y el recrudecimiento de malaria resultarán de los pozos abiertos y de los charcos de agua estancada en las zanjas que abrirán en la zona.

Si los proyectos del señor O’Brien se llevan a cabo, diez mil pequeños agricultores de las poblaciones de Ntotroso y Kenyasa perderán sus tierras. Miles de personas ya están siendo trasladadas por la fuerza o con promesas de ayuda técnica para una reinstalación. La región produce el treinta por ciento de los alimentos de Ghana.

¿Y ustedes creen que todo el dinero a invertirse es de la empresa? No, es en parte del Banco Mundial, que canta la canción ambientalista mientras prestó el 2006 a la Newmont ciento veinticinco millones de dólares a muy bajos intereses para su proyecto de Ahafo. Eso se llama desarrollo para el Banco Mundial.

¿Queremos ser una republica minera como las bananeras de la United Fruit en la Centroamérica del siglo pasado? ¿Pretendemos vivir las sobras del oro sucio del Señor O’Brien y otros capitalistas? ¿Qué pasará cuando la locura del oro termine? Una economía consistente, respetuosa del ambiente, es lo que necesitamos en vez de parasitar esta burbuja mundial. El Perú no se atreve a discutirlo. www.ecoportal.net

Fuentes: La Primera, Celendín Libre

No a la mina
www.noalamina.org