Posts etiquetados ‘prensa amarilla’


 
Por: Jorge Paucar A.
 
El ex viceministro de Gestión Ambiental, José de Echave, le respondió al director del diario Perú 21, Fritz Du Bois quien anteriormente señaló que los que protestaban en contra de grandes proyectos mineros son ‘terroristas’.

En un contexto de resurgimiento de las protestas sociales relacionadas a temas mineros, con el caso de Kañaris-Candente Copper, el día 31 de enero, Du Bois escribió una columna titulada “Su negocio no ha cambiado” donde acusa a los ciudadanos que se oponen a grandes proyectos mineros de ‘terroristas’. Lejos de contra-argumentar las razones de los manifestantes, Du Bois mantiene una visión ‘conspiracionista’ acerca de las protestas sociales. Para el director de Perú 21, “todos son terroristas”, señala José de Echave.

Con ello, sostiene de Echave, investigador de Cooperacción, se pretende criminalizar las protestas e imponer mano dura desde el Estado y el empresariado extractivo. A continuación, compartimos el artículo de José de Echave:

“TODOS SON TERRORISTAS”

Escribe: José De Echave C.

Al principio los mensajes intentaban ser más matizados y elaborados: “en algunos movimientos de protesta contra la minería habría presencia de ex terroristas”, se decía. Poco a poco el mensaje se fue generalizando: “hay un complot en el país contra la minería encabezado por grupos terroristas”.

De la sospecha y la hipótesis se ha pasado directo y sin escalas a la afirmación y lo que es más peligroso a la generalización. Ahora se pretende pasar el mensaje-contrabando de “todos son terroristas”.

Un buen ejemplo de esto es la columna de opinión del director de Perú 21 (31 de enero 2013): “un común denominador en cualquier episodio de la campaña antiminera que los exmiembros del MRTA están liderando es la provocación en la búsqueda de uno o más muertos en cada caso”. “Por ello, es claro que ya no tiene sentido usar dinamita o anfo si cuentan con la capacidad destructiva del Sr. Santos”. Sin duda, una afirmación que tiene bastante dinamita y que busca tener un alto poder destructivo.

El mensaje que se busca pasar está claro: todas las protestas contra la minería están lideradas por ex terroristas. Todos son terroristas. Lo que se intenta decir es que es lo mismo un ex terrorista que el Presidente de Cajamarca o el campesino de Kañaris o de cualquier otro lugar que levante su voz de protesta contra un proyecto minero.

La intención es clara. Poniéndole el sello de ex(?) terrorista a todo lo que se mueva, no solo se busca deslegitimar cualquier protesta contra la minería sino también criminalizarla e imponer mano dura.

Para estos “analistas” no hay nada legítimo en las protestas de las poblaciones ni nada que atender. Consecuentemente con el mensaje de fondo, la columna del director de Perú 21 termina señalando: “Ojalá que el gobierno no se deje engañar nuevamente por reuniones sin ningún resultado”. Otro mensaje más: nada de diálogo. Y claro, si el diálogo no tiene razón de ser ¿cuál es el camino alternativo? Por supuesto, la mano dura y la represión.

No sabemos qué tanta llegada tendrán estos tremendos “analistas” de nuestra realidad en las esferas del gobierno. Solo queda alertar: cuidado, qué sería del país si les hacen caso. ¿O acaso ya los están escuchando?

 Fuente: La Mula – http://lamula.pe/2013/02/01/jose-de-echave-conflictos-sociales-mineria-terrorismo-fritz-du-boi/jorgepaucar


 
Por: Marco A. Arana Zegarra
 
Una de las estrategias de la política de “buena vecindad” de Yanacocha fue construir alrededor de sí un cerco mediático. Ningún medio de comunicación local podía disentir con la información oficial preparada y distribuida por la Oficina de Comunicaciones de Yanacocha. Yanacocha se curó en salud y no podía permitir que los noticieros locales informaran sobre sus malas prácticas como ocurrió el año 1994 en que GLOBAL TV Local y TV NORTE (el canal municipal) difundieron el video de la entonces independiente Vicaría de Solidaridad que denunciaba los abusos cometidos contra los campesinos y los primeros “descuidos” en las labores de perforación que contaminaron los suelos y aguas de los campesinos del Quilish. Quién no recuerda el video “Yanacocha la Mina que No Contamina”. Dos años y no se sabe cuanto dinero le costó a Yanacocha meterse en el bolsillo a la mayoría de medios de comunicación locales.

El año 1996, esos noticieros televisivos y muchos otros radiales, ya difundían los lemas de Yanacocha: “minería responsable”, “minería ecológica”, “minería forjando progreso”. Cuando en 1998 surgió ECOVIDA haciéndose pública con el Foro Internacional “Agua, Desarrollo y Minería” esta prensa comenzó los ataques a los ambientalistas, los tildaron de “ecovivos”, aunque aún no se ocupaban de ellos todas las semanas como lo hace desde la crisis del Quilish en el 2004.

Cuando en junio del año 2000 ocurrió el derrame de mercurio que afectó a miles de personas en Choropampa, Magdalena y San Juan, ya muchos trabajadores de esa prensa era avesados desinformadores a sueldo de la minera: “los campesinos se intoxicaron porque comieron mariscos”, “epidemia de rubéola ataca a camnpesinos”, “obstetriz descerebrada porque cogió mercurio ajeno y lo hirbió”. Choropampa queda a solo media hora de la ciudad de Cajamarca, pero salvo honrosas excepciones, estos periodistas rentados no se molestaban en hacer oir las voces de los campesinos afectados.

Algunas veces, los titulares atacaban a los pobladores que reclamaban: “campesinos manipulados, ignorantes”, “ambientalistas ecoterroristas”, “marcha de cuatro gatos manipulados por ambientalistas” y otras veces paradójicamente atacaban a la empresa minera “todo el pueblo dijo no a Yanacocha”, “defendamos la vida”, “vida sí, oro no”. Solo unos pocos medios se atrevían a mantener una línea firme sea a favor de los derechos ambientales o de la propia empresa minera. El negocio de la prensa sucia era sencillo: alabar a la mina cuando les daba publicidad y atacarla cuando dejaba de hacerlo. Llegaron “periodistas” (“monos con metralleta” que diría Valentín Paniagua) de varias provincias o de otras regiones. De pronto resultaban dirigiendo periódicos, semanarios, quincenarios, en blanco y negro, a todo color; dirigían programas televisivos y radiales atacando en todos ellos a los líderes ambientales. El presidente del Frente de Defensa Ambiental, un alemán que lidera la causa ambiental en Cajamarca, era llamado “nazi”, “ladrón”, “homosexual” por un par de “periodistas” que eran de los más mordaces pues exhibían como hoja de vida el ser familiares de prominentes miembros del poder judicial, compadres o asesores de algún gerente de Yanacocha. La prensa que en solitario asumía la causa ambiental, como el legendario “El Observador” que llegó a tener un tiraje de más de 1000 ejemplares y que era el más creíble (Iván Salas, Robert Santillán, Francisco Cortéz, Reinhard Seifert) fue prontamente objeto de aniquilamiento. El semanario fue clonado, apareció “El Espectador” con el mismo tamaño, los mismos colores, el mismo precio pero con información totalmente contraria a los ambientalistas. Duró poco este clon porque rápidamente cumplió su cometido de sepultar al “Observador” que también atravesaba problemas de conducción, de falta de auspicios.

Llegaron los tiempos de la inminencia de la crisis del Cerro Quilish. El año 2002 la oficina de Comunicaciones de Yanacocha trajo a Cajamarca a uno de los periodistas más reaccionariosque tiene el país: Luis Rey de Castro, que con sus años avanzados,por sabe Dios qué salario, desafiaba la altura de los andes cajamarquinos para atacar diariamente, en radio y televisión a los líderes ambientalistas. Desde entonces, su mayor obsesión patológica sería el padre Marco Arana: “extraordinario demagogo profesional y sacha-marxista”, “comunista”, “rojo”, “soberbio”, “ignorante”, “enemigo del desarrollo”, “violentista”, “manipulador de campesinos”, “conflictivo”, “cura desobediente”, cada día un titular nuevo. Su paso por Cajamarca fue catastrófico, prontamente comenzó a ser atacado por los demás “periodistas” aduladores de la minera:, “qué tal raza ha venido a quitarnos chamba”, o como dijo un cínico periodista: “le dijimos a la minera que por menos plata, nosotros lo podíamos hacer mejor, conocemos más a los ambientalistas, sus puntos débiles, sabemos el lenguaje del pueblo”. Rey de Castro cayó en desgracia, ya no era “el tribuno”, “el maestro” de los periodistas locales, sino el enemigo de toda la prensa local que terminó haciendo carga montón contra él.Yanacocha terminó rescindiéndole el contrato que había hecho a través de una empresa de comunicación limeña.

En Yanacocha, eran los tiempos de Federico Schwalb, Dran Hinze, Gonzalo Rojas y Ramón Huapaya, los que habían logrado un más sofisticado sometimiento de la mayoría de la prensa (buffets en reuniones de trabajo, talleres de periodismo ambiental y minero, cursos en lujosos hoteles limeños, reuniones de trabajo en las oficinas de Yanacocha, participación en las fiestas del día del periodismo o en fiestas familiares con wisky financiado, creación de lazos de familiaridad que se tradujeron en compadrazgos entre periodistas y gerentes intermedios de la minera, etc.). El dueño del periódico de mayor circulación de Cajamarca podía tener a sus dos hijos estudiando en el exclusivo colegio inglés de los hijos de los mineros más importantes (600 dólares de pago mensual), los anuncios en su periódico destacaban la política de responsabilidad de Minera Yanacocha discurso que se complementaba con aquel de que “los ambientalistasviven de los conflictos”, “aprovechan la ignorancia de los campesinos para llenarse los bolsillos”, “son mujeriegos”, “terrucos”, y “narcotraficantes”, “distribuyen aguardiente y coca y extorsionan con multas a los campesinos para que protesten en la defensa del Quilish”; ni el clero se salvó,los curas identificados con la defensa de la vida son “inobedientes”, “animistas que creen en apus y otras supersticiones”, “rojos”, “liberacionistas” “mentirosos”, etc, etc.

Los periodistas más hábiles (léase de inteligencia canalla) lograron su dorado sueño de pasar a ser asesores del gerente general de Newmont para América Latina y del gerente local de la minera, fungieron de estrategas en conflictos, escribían bajo seudónimos para insultar a quienes quisieran, recibían y hay quienes dicen que hasta se convirtieron en el mecanismo de pago de sus demás colegas no tan afortunados. Mientras que en las zonas de conflictos mineros, los campesinos comenzaban ya a distinguir qué periodistas dejaban entrar en sus comunidades y qué periodistas no. Se supo que muchos de los periodistas adeptos a Yanacocha llevaban sus filmadoras no para registrar los incidentes e informar, cuanto para filmar los rostros de los campesinos que participaban. Docenas de fotografías que luego pasaban a formar parte de los informes de inteligencia de Yanacocha. Periodistas rebajados a ser soplones.Sin duda, Yanacocha sale perdiendo (y salpicando mugre a las demás empresas mineras de la región) con esta guerra fratricida de sus periodistas más cercanos y leales.

El Consejo Nacional de la Prensa debiera intervenir, tal vez se podría saber entonces quién es Daniel Joako, el anónimo que escribe contra los ambientalistas cajamarquinos, los vínculos de Yanacocha con periodistas limeños vinculados a lo peor de la prensa de la época fujimontesinista, quiénes y con qué fines financian la media docena de periodicuchos locales, otras tantas revistas a todo color, con escasos tirajes, precios de ganga y miles de renglones para alabar a la minera y atacar a los ambientalistas. Tal vez se desbarate también la coartada de Carlos Cáceres y FORZA que dicen que hicieron el operativo de espionaje “El Diablo” para un medio de comunicación limeño y se sepa por qué el Diario El Correo se ha enseñado con los ambientalistas cajamarquinos.

Menos mal que otras empresas mineras como Gold Fields, en Hualgayoc, no han sucumbido a la tentación de prestarse a un mayor envilecemientodel periodismo local (periodistas tocando sus puertas, ofreciendo las mismas condiciones de pago que le dan a Yanacocha seguramente no le habrán faltado) ¿Resistirá Gold Fields la tentación? Hasta ahora lo ha hecho y se ha diferenciado de Yanacocha. Pero sin embargo, no olvidemos que esta empresa forma parte del GRUPO NORTE, cuyo coordinador es Dante Vera, el mentor de las estrategias de enfrentamiento, debilitamiento y descrédito de las organizaciones que defienden derechos ambientales y reclaman mejores prácticas empresariales y un rol más eficiente del Estado en materia ambiental.

Aún es prematuro saber cómo terminará la guerra de los medios adeptos a Yanacocha, como lo es también para saber si las empresas mineras que están en Cajamarca terminarán formando espíritu de cuerpo para encubrir sus malas prácticas. Concedamos el beneficio de la duda y esperemos que el gremio periodístico, desde dentro y desde la presión ciudadana de fuera, pueda sacudirse de la inmundicia a la que le ha sometido el poder y el dinero de Minera Yanacocha. Los ciudadanos cajamarquinos nos merecemos mejor prensa, mejor información. Que los pocos periodistas que quedan, no nos defrauden, no porque se les reclame sometimiento al discurso y la práctica ambientalista, sino simplemente porque sepan distinguir la mentira de la verdad y utilicen sus medios para el discernimiento desde una clara opción ética por la defensa de la vida, de los derechos humanos y ambientales. Creemos que es una tarea difícil, pero que sin embargo no puede esperar más.

Febrero 2007 -GRUFIDES

Por: Wilfredo Ardito Vega
Ella trabaja en un prestigioso banco limeño y en su colegio y la universidad la recuerdan como una buena amiga.  La semana pasada, escribió que los campesinos fallecidos en Celendín y Bambamarca merecían morir por borregos.   Muchos limeños reaccionaron como esta joven abogada.    Inclusive, cuando vieron que la policía golpeaba a Marco Arana, soltaron frases de “¡Bien hecho!” y todo tipo de burlas crueles.

Esas expresiones me hicieron recordar a un amigo, quien me confesaba, avergonzado, que lo más terrible de las reuniones familiares era cuando sus parientes militares hacían chistes sobre las violaciones a las campesinas.   Esto ocurría en los años ochenta, durante el conflicto armado.

Lamentablemente, ni la Comisión de la Verdad ni los esfuerzos posteriores de algunas instituciones han logrado enfrentar un problema fundamental del Perú: la insensibilidad hacia el sufrimiento del otro.  Es impresionante cómo este fenómeno se produce entre los limeños que tienen mejor educación y posición económica, de donde surgen precisamente aquellos que toman las decisiones que podrían mejorar la vida de los demás.     La reacción frente a las muertes de campesinos en Ayacucho durante los ochenta, las muertes de Espinar en mayo o las de Celendín hace apenas 10 días demuestra su notable capacidad para la indiferencia, alimentada por creencias como que los pobres son pobres porque quieren o que no existe ninguna causa real que motive las protestas sociales, salvo la manipulación de algunos dirigentes.

Es verdad que entre los limeños más despectivos hay prejuicios hacia todos los que llaman “provincianos”, pero esto es mucho más fuerte hacia los habitantes de la sierra.  Por ejemplo, este año se han producido violentas protestas en Sechura y Paita, con un elevado saldo de policías heridos, pero no han causado un estereotipo de que los piuranos sean violentos.    En cambio, el serrano es percibido como violento, artero y resentido.

Un día como hoy, hace 20 años, los limeños sintieron miedo, pánico y horror ante el terrible atentado de la calle Tarata… pero sinceramente, creo que eso no originó mayor solidaridad hacia los demás peruanos.  En mi opinión, mas bien Fujimori usó el temor que causó este crimen para plantear una represión más indiscriminada: las desapariciones de La Cantuta, dos días después, fueron consideradas por muchos como un “costo necesario”, como también que en los meses siguientes cientos de inocentes fueran condenados como si fueran senderistas.

Como antes del coche bomba de Tarata, como antes del conflicto armado, las heridas del racismo siguen separando a los peruanos.  Por eso, todavía es imposible lograr una verdadera reconciliación, porque a quienes fueron indiferentes frente al sufrimiento de sus compatriotas ni siquiera se les ocurre que deban pedir perdón.   En eso, lamentablemente, se parecen a los militares y los miembros del MOVADEF que se empeñan en negar su responsabilidad en los crímenes perpetrados en aquella época.

En este contexto es que los medios de comunicación logran manipular sentimientos y emociones, logrando que muchos limeños desinformados sientan que su bienestar se encuentra amenazado por las protestas contra el proyecto Conga.    Creer algo así solamente es posible porque subsiste un sentimiento racista, donde se considera a los serranos como una carga para la sociedad.   Recordemos que, también en tiempos de Fujimori,  mucha gente aprobaba las esterilizaciones forzadas, bajo el argumento que era mejor que los serranos ya no tuvieran hijos.   Inclusive un magistrado declaraba hace poco que debía actuarse con severidad porque “los quechuas y aymaras son muy violentos”.

El año pasado, todas estas percepciones se manifestaron en insultos racistas ante el temor irracional de “perderlo todo” a manos de Humala.  Este año, mas bien, Humala es el guardián del bienestar de quienes hace un año lo maldecían y ahora a él le exigen que aplique mano dura.

Una muestra de ello ha sido la reacción frente a las pintas en el monumento a San Martín, durante la marcha del pasado jueves.   Yo particularmente estaba muy indignado, pues tengo especial afecto hacia la Plaza San Martín… pero era impresionante que muchos otros indignados se encogían de hombros frente a las muertes de Celendín, Bambamarca, Espinar, Sechura, Paita y un largo etcétera.   Había también quienes proponían que los autores de las pintas fueran fusilados, incluido un integrante del Serenazgo de Lima.  En realidad, también son muchos los limeños de sectores populares que han asumido las prioridades y el racismo de los más privilegiados.

Después de lo ocurrido en la Plaza San Martín, varias personas han sugerido la necesidad de enseñar Educación Cívica en los colegios.  Yo concuerdo y me parece importantísimo promover la valoración del patrimonio histórico, pero creo que la prioridad en el Perú es promover el respeto a la vida humana y la igualdad entre las personas y esto se debe hacer entre los peruanos de todas las edades y sobre todo entre los limeños.  En ese nivel básico nos encontramos.


Fernando Rospiglosi
“Si Cabrejos y Garatea van allí, los antimineros podrían entrar a la zona circundante a las lagunas, que hoy no son manejadas por los llamados ‘Antimineros’, y así ganar cobertura mediática”, señaló el periodista.

El analista político, Fernando Rospilgiosi consideró como un grave error que los llamados ‘facilitadores’ visiten las lagunas pues, así solo les permitirán a los llamados ‘antimineros robar cámaras’ en dicha zona que hoy está protegida por las comunidades de la zona.

“Los facilitadores se están dejando embaucar por los ‘antimineros’ que los usan para sus propios fines. Eso está ocurriendo, los están utilizando, son gente honesta, pero que no tiene manejo política. No pueden ir a las lagunas el día miércoles. Eso sería un grave error, porque les daría un arma a los antimineros, y les daría una cobertura ante la población que aún no los dejan entrar allí”, señaló.

Por lo mismo dijo, que si los sacerdotes Miguel Cabrejos y Gastón Garatea, “siguen así”, irán rumbo al fracaso:

“Si siguen así esto va a ser un fracaso. Los facilitadores deben conversar con la gente que no está con los antimineros, con el “colectivo por Cajamarca”, con las 32 comunidades aledañas a Conga, con la empresa naturalmente”, añadió.

El exministro del Interior sostuvo que estos antimineros no tienen como prioridad la defensa del ambiente, sino sus intereses personales:

“El señor Gregorio Santos está formando un frente político para el 2016. Se ha convertido en un líder político de relevancia nacional. No le interesa negociar, sino preparar su partido. Acá hay que entender que a ellos no les interesa dialogar o negociar”, manifestó.

Luego, Rospigliosi Capurro cuestionó al gobierno central por no ser capaz de plantear un diálogo concreto:

“El gobierno no existe ni gobierna en el Perú, debe de mandar dos sacerdotes para que les sirva como intermediario porque el señor Valdés no puede ir a Cajamarca, esto no puede ser”, sostuvo.

Finalmente consideró correcto que Ollanta Humala viaje a Cajamarca a explicar su cambió de visión en torno al proyecto Conga, pero “no ahora”.

Fuente: La Republica

Rosa María Palacios: “La izquierda ha aceptado públicamente que hay reglas para protestar”
La periodista, en su columna publicada en La República, se manifestó sobre lo ocurrido el último jueves en la Plaza San Martín, donde grupos de izquierda, incluida la CGTP, marcharon en rechazo al proyecto Conga. Esta movilización terminó en un enfrentamiento con las policías porque un grupo de jóvenes pintó el monumento en esta plaza. Para Palacios, lo importante fue lo que pasó después de las pintas, pues -asegura- que la izquierda “ha aceptado públicamente” que existen reglas para protestar, que debe haber respeto para los espacios públicos y que quien comete un delito, recibe una sanción. “¿Eso no es acaso la civilización democrática?”, se preguntó y agregó que “ojalá” llegue a las carreteras del país “donde tanto se le necesita”.



César Lévano sobre resultados de Ipsos-Apoyo sobre Conga: “Nos hubiera gustado conocer específicamente lo que opinan los cajamarquinos”
El director del diario La Primera opinó sobre la última encuesta publicada por Ipsos-Apoyo donde el 56% cree que se debe seguir con el proyecto si es que se cumplen las recomendaciones planteadas. Para Lévano, este sondeo debió mostrar qué opinan los cajamarquinos porque son ellos quienes van a responder respecto a la decisión que adopte el gobierno. “En víspera del mensaje presidencial, ese dato será muy importante”, concluyó.

Carlos Tapia: “El rastro inicial del Movadef puede encontrarse hacia mediados de 1993”
El ex asesor presidencial, en su columna publicada en La Primera, señaló que el origen del Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef) data de 1993, cuando Abimael Guzmán y Elena Iparraguirre solicitaron conversar con sus captores, reconociendo haber sido derrotados. A través de un acuerdo con Vladimiro Montesinos, se acordó trasladar a la cúpula senderista a donde estaba el cabecilla terrorista, para que -precisa Tapia- los convenciera de la “inutilidad” de seguir con su lucha armada. “De allí salió la coartada del Acuerdo de Paz”, dijo.

Augusto Álvarez Rodrich y sus “ingeniosas frases para la histeria política peruana”
El periodista, en su columna de hoy, hizo un recuento de algunas frases que han declarado, tanto en medios como en distintos eventos desde el presidente Ollanta Humala, la Primera Dama, Nadie Heredia, el titular de la PCM, Óscar Valdés, y los facilitadores en Cajamarca, el monseñor Miguel Cabrejos y el padre Gastón Garatea. “Hay que decirle que no nos quite la silla, porque es un boicot”, dijo este último sobre la actitud de Valdés frente al diálogo en Cajamarca.
Fuente: La Mula

 
Por: Alan Ele – Hotel al Paso
Que todo el mundo es azuzado en este país para ir contra el modelo económico implica que nadie está descontento de verdad, sino que la gran mayoría padece de  una ominosa debilidad mental ante el embrujo de cualquier prédica barata. Que todos los provincianos son ovejas de un rebaño de consignas repetidas es obviamente un insulto a la inteligencia de cualquier hombre y mujer dignos de este país que conocen a fondo su realidad.

Veamos. Si por Lima fuese, PPK hubiese sido elegido presidente del Perú en primera vuelta, o Keiko Fujimori, la hija del dictador preso, en la segunda. Y esto es un decir, ya que los famosos ppkausas quisieron organizar un referéndum para que el PPKuy fuese incluido en la segunda vuelta sin más ni más. Pero las provincias hicieron todo lo posible para torcerle el brazo a la intención de la capital y lo lograron con la elección de Ollanta Humala.

 ¿No son acaso los limeños los más fáciles de azuzar por la caja boba?

¿Qué autoridad tiene Lima para criticar a Cajamarca? Ninguna, por su puesto.

Lima no solo es una de las ciudades más cochinas del Perú, sino unas de las más sucias de Latinoamérica. Lima tiene los ríos más marrones del territorio nacional producto de una natural convivencia con los muladares y posee un smog tan denso que el azul del cielo y las estrellas por la noche son casi una leyenda urbana. Y hay que agregarle a ello que Lima prácticamente no aporta nada al llamado “boom” minero. No sabemos, salvo que nos contradigan, de inmensos tajos abiertos en Miraflores o San Isidro.

Que el descontento, impotencia y rabia de Cajamarca se debe a azuzadores profesionales, por supuesto. Hemos identificado a cuatro agentes:

En primer lugar, el presidente Ollanta Humala, el mismo de: “beben agua o beben oro”. Ollanta Humala, al igual que Gregorio Santos, encarnó la esperanza de Cajamarca de lograr una verdadera justicia ante los atropellos de las empresas mineras. Cajamarca es 70% rural y siempre tuvo una inclinación fujimorista. Pero gracias al trabajo de diversos colectivos políticos y civiles en toda la región se logró revertir la intención de voto de la primera vuelta donde ganó Keiko Fujimori: en la segunda en Cajamarca ganó Humala. Cuando Humala era candidato le recomendó al empresario Roque Benavides que forme su propio partido político, y que no siembre a través de su ONG sus candidatos como liendres para luego nazcan como piojos. Luego Humala dijo: ¡Conga va!, dijo que Santos era como Pol Pot, y que Marco Arana se ponía un cartelito para victimizarse.. Traicionarse a sí mismo es también traicionar a los que creyeron en uno. El descontento contra la empresa minera y el presidente que prometió y no cumplió están en el mismo nivel de intensidad.

También tenemos al señor Roque Benavides, que poquísimos cajamarquinos han conocido en persona en veinte años de minería en Cajamarca, tiene un doctorado en generar conflictos a través de sus declaraciones. Para el gran Roque la licencia social no tiene mayor importancia y no debe ser vinculante a la hora de decidir sobre un proyecto. Para Roque, un experto en nociones de hidrogeología moderna, el peritaje contratado por el premier Valdés para el Ejecutivo ha destruido para siempre el concepto de “cabecera de cuenca”, nada menos. Para Roque las recomendaciones del peritaje son solo eso, recomendaciones, y no un mandato, por lo tanto verán si como empresa Yanacocha podrán cumplirlas o no. Por lo pronto ya ningunearon al mismo Humala al no presentar un documento escrito donde se especifique tiempos y montos de cómo implementar esas recomendaciones y al declarar que seguirán los trabajos en el nuevo reservorio y que este conflicto social es entre el gobierno central y el regional, donde ellos no tienen nada que ver.

El tercer agente es el premier Oscar Valdés,
para quien todos los que protestan son radicales violentistas azuzadores del caos. Valdés es el tipo irascible y pragmático aupado por el poder de Nadine Heredia y el ministro de economía Miguel Castilla. Valdés es el chico rudo que hace el trabajo que ni los ministros -y operadores políticos- Pulgar Vidal y René Cornejo se atreverían a hacer. Es el hombre que ve “rojos” detrás de todas las protestas y sale a hacerles frente con la bota en alto. Valdés es quien le dice a Humala que debe olvidarse de sus promesas electorales y que en Cajamarca la gran mayoría está a favor del proyecto minero de Yanacocha, y que los que se oponen son un grupo reducido, o sea cuatro gatos.

Y el cuarto azuzador, como no, la prensa con su limeñocentrismo muchas veces abiertamente racista. Luego de la tragedia del Baguazo los medios hicieron un mea culpa y volvieron a hablar de inclusión social. La autocrítica duró lo que una estrella fugaz. La prensa ha atacado a Cajamarca con la misma ferocidad con que quiso destruir a Humala. La prensa genera impotencia y rabia en la gente que se desgañita para hacer conocer su verdad, y luego la ve recortada, editada y manipulada entre editoriales burlescos y anuncios de lo bien que estamos como ya casi primer mundo.

¿Quién azuza más a Cajamarca, Santos, Arana, Saavedra e Ydelso Hernández o Humala, Roque Benavides, Valdés y el 90% de la prensa nacional?


LIMA – Iba a ocuparme de los recientes disparates del analista gringo Levitsky, pero hay temas de mayor peso que las románticas disquisiciones de café de un caviar teórico de pizarrón que nos sermonea desde un mullido sillón en Harvard. ¡Gravísima esta revelación de que la Fiscalía y un juez, con la benevolencia del presidente del Congreso, hayan autorizado que la Policía espíe nada menos que a un congresista de la República (ya me imagino como estaría aullando la izquierda si este atropello le hubiera sucedido a JDC o a la Villarán)! Aún en casos de terrorismo y narcotráfico sería muy debatible que algo así se apruebe.

Un congresista -por más que el Legislativo ande tan devaluado en su imagen- no es cualquier fulano. Es nada menos que un integrante de uno de los tres poderes básicos del Estado moderno, electo por la ciudadanía para que le represente, poseedor de inmunidad y creador de leyes. Mal entonces puede aceptarse que los otros poderes instiguen a que la Policía fisgonee en sus comunicaciones y menos aún que -algo insólito e inadmisible- el propio titular del Congreso apañe esto, sea por acción u omisión. Estamos nada menos que frente a un inmenso escándalo constitucional, de las dimensiones de un “Watergate”, cuando el Ejecutivo yanqui bajo Nixon organizó un grupo de tareas para espiar en la sede del Partido Demócrata.

Para empezar, la jueza Carmen Arias y el fiscal William Montes deben irse a sus casas inmediatamente. Pero tampoco se trata de que los peces chicos paguen solos las consecuencias de las decisiones de aquellos jefes que le dieron luz verde a este engendro. Así, otra baja -ineludible, ineludible, ineludible- a corto plazo es la del titular de la Fiscalía, José Luis Peláez, mientras que el titular del PJ San Martín nos debe por lo menos una muy buena explicación si quiere salvar el cuello. Lo mismo debe hacer el ministro de Comercio Exterior, José Luis Silva, que también debería dejar ipso facto el cargo de descubrirse que él haya tenido algo que ver con esta barbaridad antidemocrática.

Y en cuanto a responsabilidades políticas, Daniel Abugattás debería bajar al llano por haber permitido este exceso y no haber defendido ni sus fueros ni a sus colegas, además de pasar por las comisiones de Ética y Constitucional para dirimir sus responsabilidades. Es que después de esto ya no es digno de permanecer en la presidencia del Congreso.

No exagero; esto es gravísimo. Desde el montesinismo que no hemos visto una infracción tan seria contra el orden democrático. ¡Espiar desde el Estado a un congresista! Mal haría la oposición congresal en dejar que esto pase por agua tibia. Y que ya de una vez se legisle para acabar con este festín de los chuponeos, por más que algunos engreídos coleguitas pataleen.

-Veamos otros dos temas no menos graves que están pasando desapercibidos. Uno es que tras más de tres años hemos registrado por primera vez un déficit comercial, básicamente más por una caída en la producción de oro (se embarcó 34%) y cobre que por la baja de precios de estos metales. Ya los boicots de los rojos contra una ampliación de más minas (desde Quilish a Tía María y Conga) para tomarle el relevo a las que se agotan nos está comenzando a pasar factura y la afluencia de dólares a nuestro país podría revertirse. Otra noticia preocupante es la advertencia de la consultora Macroconsult respecto a que la manufactura no primaria (12% del PBI y generadora del mejor empleo formal) no ha crecido desde hace siete meses, con una caída muy fuerte en textiles por menor demanda externa. Perdemos fuelle…

Sujetos perversos como el cura Arana y Santos nos van a terminar costando un desbalance comercial crónico, lo que va a acabar con nuestro sano crecimiento económico. Qué maldición son los rojos para el país…

La objetividad, ¡ja! ¡ja!

Publicado: 8 junio, 2012 en NOTICIAS
Etiquetas:, ,

Si alguien presencia un crimen y luego protesta contra éste, queda automáticamente descalificado; por falta de objetividad. Ese es el criterio del ministro del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal. 
¨Por: Cesar Levano – Director de La Primera

Parece cuento, pero así es. En efecto, en la entrevista que el domingo publicó La República, la entrevistadora Rosa María Palacios escuchó sin chistar que el ministro recusaba con ese método el estudio de una científica alemana sobre contaminación en la mina Xstrata de Espinar. Ese monitoreo, encargado por la Vicaría de la Solidaridad de Sicuani, sí encontró daño ambiental en la zona de operaciones.

Pulgar Vidal condena que la científica, después de elaborar su informe, haya aparecido a las puertas de la empresa en Suiza, manifestándose contra ésta.

“Entonces”, dice el ministro, “su propia actitud descalifica su objetividad. Si ella pensó que el estudio que estaba haciendo era un estudio objetivo y científico, lo descalifica al ir a manifestarse, porque ese hecho implica ya un juicio de valor adelantado”. En todo caso, Pulgar no niega la validez del estudio. El suyo es un argumento ad hóminem: rechaza a la persona, no el contenido.

Según Pulgar, si yo presencio un asesinato y lo denuncio y protesto, eso no tiene peso…porque he adelantado un juicio de valor. En este supuesto, está de por medio una vida. En el problema de Xstrata están en juego muchas vidas. En ambos casos callar significa complicidad.

La objetividad que el funcionario reclama se justifica a la luz de sus mentiras y de su defensa ciega de la empresa. Su idea forma parte de la inmensa cortina de humo que el régimen ha tendido sobre este caso.

La objetividad en el periodismo es un principio puesto en duda desde los años de la gran crisis que estalló en 1929. Un analista recordó que en ese momento a la gente no le interesaba ya lo que ocurría en la Bolsa de Nueva York, puesto que lo padecía directamente. Quería saber las causas y las perspectivas.

En Los grandes desafíos del periodismo, libro editado en 2010 por la Corporación Andina de Fomento, leemos: “la objetividad, que debió ser un imperativo de exactitud y honestidad, ha llegado a ser excusa para no tomar parte en la historia y los riesgos de todos. Es una forma de ausentismo y de abdicación (…) el equivalente del ciudadano que contempla impasible un atraco”.

Richard Kapuscinski, premio Príncipe Asturias de 2003, declaró en Buenos Aires: “Creo que hay una falsa interpretación de la tradición anglosajona de objetividad. Esta noción fue creada de otra raíz, que decía que el llamado cuarto poder tenía que ser objetivo frente a actividades de otros poderes judiciales y ejecutivos, pero nunca, nunca, se pensó en la objetividad frente a la injusticia”.


Segun el Twitter @LeaksCajamarca el dia de hoy  manifesto en un twit publicado a las 3:27 pm – 1 jun 12 vía Twitpic. El twit reza lo siguiente:

Revelamos los nombres de una conversación ya publicada, periodista encargada del pasquín “El Cajacho” #Cajamarca

Para despejar la duda pueden hacer click en la imagen y mas abajo la conversion, el posible medio hackeado es el FACEBOOK.


Servindi, 31 de mayo, 2012.- El programa Buenos Días Perú de Panamericana Televisión auspició un debate que confrontó posiciones frente al proyecto Conga: Por un lado Luis Guerrero, ex alcalde de Cajamarca, a favor del proyecto Conga, y Pedro Francke, del Movimiento Tierra y Libertad quién cuestiona la viabilidad del proyecto por no cumplir requisitos ambientales.

Por: David Roca Basadre 
(Colaborador para los Blogs MI MINA CORRUPTA y Celendin Libre)

No me importan las cifras del INEI que hablan de reducción de la pobreza, con criterios fujidudosos por lo demás. La reaccionaria y famosa frase de la gran novela de Lampedusa, resuena insistente: “Es necesario que algo cambie, para que todo siga igual”. 

La tragedia de los jóvenes efectivos policiales abandonados por su comando a morir; la soberbia repulsiva del terrorista “Gabriel” feliz de sus crímenes pero señalando con certeza la debilidad de sus oponentes; el armamento y chalecos antibalas de baja calidad entregados a jóvenes aprendices, apenas veinteañeros, para tareas que debieran cumplir soldados y policías de mayor experiencia, pero que están en Cajamarca avituallados por la minera para reprimir a los que cuidan su agua, su tierra; la larga espera por las tierras de Olmos que ahora quedan en manos de pocos; la fiebre por reorganizar el uso del territorio solo para exportar a los de siempre… No, esto no cambió nada.

¿Nadie recuerda la farsa de Cueva de los Tayos en la estúpida guerra de fronteras coloniales, que perdimos con el Ecuador? ¿Nadie recuerda la tristeza, en esa guerra, de soldados adolescentes sufriendo la miseria de sus armamentos y alimentación y dando muertos del pueblo que ya se olvidaron? ¿Y los soldados y civiles que dieron la vida en la lucha contra el terrorismo y que ahora mutilados muchos, apenas reciben apoyo de nadie? ¿Quién menciona al valeroso ejército ashéninka que combatió a Sendero Luminoso y lo venció en su territorio? ¿Saben que, luego de esa guerra, les pusieron un fortín en sus tierras para controlarlos? ¿Y que ahora prospecciones petroleras, represas hidroeléctricas y un proyecto de ley para promover su desplazamiento en beneficio de la inversión privada, obligan a los peruanos ashéninkas y asháninkas a temer por su futuro? Sí, a los mismos que en La Convención abren trocha a las tropas de inexpertos y sus temerosos comandos.

¿De qué patria estamos hablando, señor presidente, señores ministros y congresistas, señores de la importancia? ¿De la patria de los banqueros que se enriquecen con diferenciales enormes entre lo que pagan a sus ahorristas y lo que cobran como intereses? ¿Hablamos de la del señor que tumba bosques vírgenes en la selva para plantar palma aceitera, que es una especie extraña y depredadora, y tumba bosques secos en el norte para sus negocios de etanol? ¿Será la patria de los mineros que destrozan fuentes de agua y campos de cultivo y envenenan el aire? ¿Será la de los industriales anchoveteros que nos dejan sin base alimenticia, sin alimento para otras especies y sin pescado en los platos de los niños y niñas de Pachacutec, para seguir aprovisionando a las granjas de peces de países extraños y ricos?

¿Por qué tenían que morir los héroes policías Tamani, Flores y Vilca? ¿Por qué debieron arriesgar su vida el joven suboficial Astuquillca y sus demás compañeros sin entrenamiento? ¿Cuál era el sentido? ¿Mantener la misma lógica de imitación de desarrollo, ordenando todo igual mientras se regala espejitos de colores, que ahora son celulares y ropas chinas que duran pocos meses? Y hay que comprar de nuevo…

¿De qué estamos hablando? ¿Dónde está la patria? ¿Basta una bandera para decir que existe, cantar el himno nacional, la mano al pecho mientras se piensa en el provecho que se puede sacar con el rancho de las tropas, con las multas, con las compras con comisiones bajo la mesa?

En el Club Nacional – que todavía está allí –, en Eisha, están tranquilos. La ecuación ‘lucrar es igual a éxito en la vida’ funciona como lógica imparable que preside la vida de su sociedad: todo está bajo control. Ese chip maligno permite el desorden que el Cardenal Cipriani llama orden. Así, el mito de la patria que no es patria se levanta y se distribuye en todo el territorio, y no deja crecer a la patria verdadera, la golpea y la criminaliza y la judicializa cuando quiere mostrar su verdadero rostro.

Escuchamos todos decir al padre del suboficial Vilca, en el reportaje televisivo del hallazgo de los restos mortales de su hijo, que se trataba de un crimen de los que lo mandaron allí, y que no quedaría impune. El joven Vilca, de pronto, tiene el rostro de todos los rostros de este país pluricultural que reclama por lo suyo, y que dice que ninguna injusticia quedará impune. Téngalo por seguro, don Dionisio Vilca.

Artículo aparecido en el semanario “Hildebrandt en sus Trece” Nº 106 del 12 de mayo de 2012


Fuente: http://www.jaimedealthaus.com/articulos/juego-de-disfraces.html

El Perú está tan ideologizado o politizado que los distintos actores adoptan posiciones que traicionan sus intereses objetivos o su razón de ser. La CGTP, por ejemplo, ha demandado un nuevo estudio de impacto ambiental para Conga, que es una manera encubierta de oponerse al proyecto. Ya antes había expresado su rechazo. Pero con ello no hace sino dejar en la estacada a 7 mil trabajadores formales que sencillamente pierden su trabajo. Es decir, la CGTP ya no defiende a los trabajadores. Defiende posiciones políticas o ideológicas. Es un partido político, con candidato presidencial propio: el señor Mario Huamán.
El gobierno regional de Cajamarca, por su parte, con Gregorio Santos a la cabeza, debería estar interesado en una mega inversión que le dará mucho más canon y que facilitará el desarrollo regional y el de los propios agricultores de la zona de influencia, que gozarán de más agua. Pero ese gobierno ha sido secuestrado por las aspiraciones políticas presidenciales del señor Santos y por la ideología anticapitalista de Patria Roja, que todavía no se ha enterado de los cambios producidos en la China post Mao. Marco Arana, ex sacerdote, se resiste a aceptar un proyecto que va a generar más y mejor agua para los agricultores. Defiende la opción preferente de la Iglesia por los más pobres, pero se opone a mejorar la economía de campesinos indigentes.
El propio gobierno ha caído en lo mismo. Le ha exigido al proyecto unas condiciones que van mucho más allá de la ley, de lo aprobado en el estudio de impacto ambiental y de lo recomendado por el propio peritaje. Es un pedido arbitrario y autocrático, fuera del Estado de Derecho y de todo razonamiento técnico. Obedece, una vez más, a consideraciones de orden político y quizá a resabios ideológicos, pero el costo de la implementación de esos cambios podría tornar inviable el proyecto. Quizá el objetivo inconfeso o inconsciente sea que no se haga.
Pero, entonces, ¿para qué se cambió de gabinete? ¿Para qué se contrató el peritaje? ¿No era acaso para cohesionar al equipo de gobierno en torno a la ‘hoja de ruta’ y, en el caso específico de Conga, comprobar la idoneidad del estudio de impacto ambiental a fin de despejar las dudas de la población? Si el proyecto es realmente importante para el país y es bueno para los campesinos de la zona, ¿por qué ponerle condiciones difíciles de cumplir?
Así, el gabinete Valdez traiciona también su propia razón de ser, y lo hace con el riesgo de terminar perdiendo soga y cabra, porque las exigencias planteadas tampoco han servido para ablandar la resistencia política al proyecto. Lo peor es que esa abdicación se da cuando las fuerzas modernas en Cajamarca se empezaban a organizar para dar la batalla ideológica en el campo. Ahora ellas también quedarían fuera de juego, abandonadas. Salvo que la empresa encuentre alguna rentabilidad pese a todo.
En este juego de disfraces que es la política nacional, habría que preguntarse si no habría que poner a Santos de Premier.
Tal parece que la resistencia a Conga tiene un apoyo cada vez menor de la población, y que el peritaje ayudó a desmembrarla. Pero el activismo de los líderes como Arana y Saavedra se mantiene, así como el radicalismo de Milton Sánchez, un discípulo de Arana que es presidente de la Plataforma Interinstitucional de Celendín. Incluso con un componente de violencia.
Hace una semana y media Eler Alcántara Rojas, corresponsal del periódico Panorama de Cajamarca, fue secuestrado por ronderos de la provincia de Celendín, despojado de sus zapatos y golpeado con una pinza en las plantas de los pies, por informar con imparcialidad los temas de Conga. Y fue amenazado con cortarle la lengua y los dedos de continuar refiriéndose a Gregorio Santos o a Wilfredo Saavedra. 
——————————————————————
La Opinion de un periodista respecto al articulo:
Nota: Por seguridad no diremos su nombre
Solo les queda la calumnia, porque el debate lo perdieron. Significa que – faltos de argumentos – les resta empezar a justificar el uso de la fuerza. La DBA va a seguir en ese camino, porque no queda otro camino para ellos. 

Incluso alguien tan sofisticado como Mirko Lauer, termina argumentando – muy académicamente – tonterías como que, puesto que hay movilizaciones locales que cuestionan las decisiones de las autoridades, se trata en el fondo de movilizaciones que cuestionan al Estado afirmando decisiones propias, y por eso son liberales. Dice que al presionar para lograr con la lucha de movimientos reivindicativos (o de otros que se dedican a actividades delictivas: ¡qué hábil!, todo en el mismo saco) “decisiones económicas generadas fuera de los ministerios, y (que) representan intereses que se conciben contrapuestos a los del Estado y la economía formal que este promueve” se trataría en el fondo de movimientos liberales. Y agrega, subrayando: “Como a ciertos liberales, el Estado les es incómodo”, y ya está, l.q.q.d.  Aquí, de lo que se trata es de sembrar confusión, obviamente o (supongamos de buena fe) Lauer está confundido.

Uno el brusco y el otro el intelectual… ambos en la misma vía: justificar lo injustificable que es ir contra la voluntad de la gente. ¿Para qué mentir y calumniar, para qué mezclar las luchas sociales legítimas con las ilegales en el razonamiento? Es lo mismo.
Esto parece, por ahora, presión. Por ahora.

Decir eso que menciona Althaus de Milton y la PIC, mezclar Saaverdra con Arana, juntar luchas sociales pacíficas con minería informal y movimientos violentos en el discurso, no es por gusto.

La DBA – sin argumentos – va a tratar de presionar medidas violentas. No es Conga, ellos ya entendieron que debatimos politicamente, y que se trata de dos proyectos de país: el neoliberalismo está siendo cuestionado desde abajo, desde las movilizaciones sociales justas, donde Conga es el símbolo, ahora.

A la vez Jaime de Altahus come te un error garrafal condundir una Binza latigo de rondero con una pinza, esto pasa cuando la prensa esta en 4 paredes y no sale de Lima.

El objetivo es transferir un informe sobre la situación hídrica de la región. Según indicó el gobernador de Cajamarca, se garantiza la seguridad de los expertos.

Los peritos que evalúan el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto minero Conga mantendrán hoy una reunión con los organismos técnicos de la Cajamarca, quienes entregarán un informe sobre la situación hídrica de la región.

Según recordó el gobernador de Cajamarca Ever Hernández, se convocó a un encuentro de instituciones como la municipalidad provincial de Cajamarca, universidades, el Colegio de Ingenieros, entre otros.

También aseguró que los expertos trabajan con las garantías del caso. “La seguridad de ellos, para que realicen un trabajo transparente, está garantizada”, precisó.

Por su parte, Víctor Caballero, jefe de la Oficina de Gestión de Conflictos Sociales de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), afirmó que estarán presentes representantes de las lagunas afectadas como El Perol, Mala, Azul y Chica.

Como se recuerda, Rafael Fernández Rubio, Luis López García y José Martins Carvalho son los expertos encargados del peritaje durante los próximos 40 días. El trabajo prevé diseñar un informe final al respecto.

 
Fuente: RPP – prensa amarilla

“Lo relevante no pasa por el resultado de un peritaje sino por ejercer una eficaz gobernabilidad”, sostiene la consultora en conflictos sociales Irma Montes. ¿Tú qué opinas?

Irma Montes Patiño
Consultora en conflictos sociales

Presentados ya los peritos internacionales para la evaluación del estudio de impacto ambiental (EIA) del proyecto Conga, la pregunta es ¿será determinante el resultado del peritaje para resolver la conflictividad en Cajamarca por el megaproyecto minero?

La propuesta del peritaje surgió a raíz de la escalada del conflicto a su etapa de crisis que obligó al Estado a acudir a medidas previstas para casos de emergencia social y riesgo de la estabilidad democrática. Se declaró el estado de emergencia en la zona de influencia y la crisis fue eficientemente controlada con operaciones policiales dirigidas por el ahora primer ministro Óscar Valdés. Como medida urgente, se aprobó someter la continuidad del proyecto a un “peritaje del EIA”, aunque no se ha explicado claramente en qué consiste.

Lo primero a tomar en cuenta es que los peritos ambientales son técnicos especializados en recabar información a priori sobre las condiciones, riesgos o posibles daños al entorno ecológico de un proyecto extractivo. Así, el peritaje debería realizarse previamente a la elaboración del EIA, pues sus datos deben fundamentarlo. Es poco razonable sostener que se hará un peritaje al EIA pues la figura del peritaje no es usada como mecanismo de resolución de conflictos, menos aun cuando no existe consenso entre los actores. Darle pues matiz de internacional es un tanto demagógico, como si lo extranjero garantizase la objetividad y transparencia. Flaco favor para lo nacional, cuando jurídicamente es el único ámbito en el que podrá aprobarse o declararse la inviabilidad puesto que un EIA es una declaración jurada con carácter legal. Erróneamente se cree que los resultados del peritaje internacional tendrán carácter dirimente o vinculante, algo imposible pues no existe autoridad supranacional que pueda validarlo ni vetarlo.

Nadie cuestiona el expertise de los peritos foráneos sino el trasfondo de crear expectativa sobre la opinión profesional de un documento que no obliga a los actores. Digamos que el peritaje arroje una opinión “favorable” y ¡Conga va!, pero, ¿realmente irá? ¿Pesará una opinión ya rechazada por uno de los actores principales, para politizados seudoambientalistas y otros detractores del proyecto?

Es poco serio pensar que el presidente regional, Gregorio Santos, y sus secuaces, entre ellos anarquistas y el emerretista Saavedra (que purgó condena por terrorismo) aceptarán el dicho de los peritos. Estos personajes van de la mano del financiamiento y apoyo de ONG internacionales cuya esencia se desvirtuaría si los problemas sociales y ambientales de nuestro país se solucionaran. Estas ONG no adoptarán nunca posiciones sumisas ante expertos cuyas opiniones difícilmente coincidirán con sus politizadas agendas.

Lo relevante no pasa por el resultado de un peritaje sino por ejercer una eficaz gobernabilidad, con respeto al orden jurídico, al principio de autoridad y a la jerarquía legal respecto a las inversiones y al aprovechamiento de los recursos naturales de todos los peruanos. A estas angustiantes alturas, el conflicto por Conga hastía por su manoseo político y su pobrísimo enfoque en resaltar los impactos positivos en el desarrollo y la inclusión social en la zona. Los payasos siguen desafiando al dueño del circo. No se trata de palabras que tejan un bonito poema sino de lograr que el mensaje (lo que realmente se quiere dar a conocer) se refleje en elevar la calidad de vida de las mayorías.

La inversión es la base de todo desarrollo, es herramienta y canal del progreso. En ello coinciden todas las teorías económicas: desde libertarias y neoliberales pasando por las socialistas y cuasi comunistas, nacionales e internacionales. Dejémonos de romanticismos y oportunismos politiqueros pues de continuar abusando de la excusa de Conga el único gran perdedor será el Perú.

 
Fuente: El Comercio

Ideeleradio.- Yanacocha le está enviando un mensaje de advertencia al presidente Ollanta Humala a través de la moción de censura que circula contra el titular del Congreso, Daniel Abugattás, documento que es promovido por el aprista Javier Velásquez Quesquén y otros legisladores lobistas de esta empresa minera, sostuvo el líder ambientalista Marco Arana.

Fue al comentar la moción de censura contra Abugattás Majluf y al sostener que la misma se presentó luego de que el titular del Parlamento mencionara que Yanacocha “es la mina más desacreditada de Perú por incumplimiento de responsabilidad social y de protección de medioambiente”.

“Si uno revisa las declaraciones del presidente del Congreso, Daniel Abugattás, y del propio congresista Javier Velásquez Quesquén en relación a la minera Conga y al programa ‘Gestores’, efectivamente, [Velásquez] Quesquén y otros están mostrando que son los lobistas de Yanacocha”, afirmó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“No me extrañaría que el mensaje que le quieren dar no sea a Daniel Abugattás, sino que el mensaje que la Sociedad y Minería, a través de sus lobistas en el Congreso, quiera dar sea al presidente Humala: [Es decir] ‘señor presidente si usted no se porta bien con el caso Conga, el próximo va a ser usted”, puntualizó.

Yanacocha ya se trajo abajo a Gabinete Lerner | Inicio

Arana Zegarra recordó que el poder de Yanacocha es de tal magnitud que se trajo abajo al Gabinete de Salomón Lerner y advirtió que ahora quieren hacer lo propio con el presidente del Parlamento, Daniel Abugattás, para demostrar el tamaño de su poder.

“Lo que pasa [es] que ya el conflicto Conga y el poder de Yanacocha se trajo abajo a un Gabinete como el de Salomón Lerner y ahora quieren traerse abajo ciertamente al presidente del Congreso para mostrar el tamaño de su poder”, aseveró.

“Aquí estamos hablando de intolerancia absoluta, estamos hablando de congresistas lobistas y estamos hablando de intereses económicos muy grandes en el país que ya han demostrado que pueden traerse abajo a un gabinete y que, efectivamente, ahora están pidiendo la cabeza del presidente del Congreso. Eso me parece muy grave e irresponsable”, subrayó.

Velásquez busca favorecer a Conga a través de proyecto | Inicio

El activista dijo que el legislador aprista Javier Velásquez Quesquén fue uno de los que promovió la censura contra el titular del Poder Legislativo, a raíz de sus declaraciones en contra de la empresa. Denunció, incluso, que estaría promoviendo una ley para favorecer el proyecto Conga.

“No hay que ser muy perspicaz para comprender, por ejemplo, que uno de los congresistas que está detrás de la censura, como el congresista [Velásquez] Quesquén del Apra, que además quiere que el Congreso saque una ley para favorecer a Conga –y lo ha dicho públicamente– montara en ira cuando escuchó las declaraciones de Daniel Abugattás”, declaró.

“A mí me parece políticamente muy grave, muy irresponsable y sería bueno que estos congresistas que están promoviendo la formulación de una ley para favorecer a Conga y a otros proyectos mineros declaren abiertamente sus intereses si realmente son ‘padres de la patria’ como se los denomina comúnmente o si son ‘padres de la minería’”, argumentó.