Posts etiquetados ‘Criminalización’


Fuente: PIC

Una vez más líderes y lideresas sociales, defensores/as de derechos humanos y del medioambiente, son víctimas de la percusión judicial en el Perú.

Hoy 6 de marzo se dará inicio al juicio oral en contra de dieciséis líderes y lideresas comunitarios que se oponen al Proyecto Minero Conga después de que la 2ª Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Celendín, Cajamarca, presentó acusación en la que pide condenas de hasta 36 años de prisión a varios de ellos.

Este proceso se da como consecuencia directa de la lucha de las comunidades locales contra la Minera Yanacocha, una empresa conjunta propiedad de la compañía estadounidense Newmont Mining Corporation y la empresa peruana Buenaventura, y la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), sub-organismo del Banco Mundial para el sector privado. Durante más de veinte años, las operaciones en Yanacocha—la mina de oro a cielo abierto más grande de América del Sur—han causado devastación ambiental y conflictos sociales con impactos negativos para la comunidad. Con el Proyecto Conga pretenden depositar 96,000 toneladas de relaves mineros tóxicos al día, en lugares ecológicamente sensibles como las cabeceras de cuenca que constituye su principal fuente generadora de recursos hídricos en esta zona. Debido a la oposición a este proyecto, en julio del 2012, se generó una represión de fuerzas combinadas de la Policía Nacional y el Ejército contra manifestantes de las ciudades de Celendín y Bambamarca, dejando cinco muertos, entre ellos un joven de 16 años, además de heridos y cientos de procesados.

Estas denuncias y procesos penales, desde nuestras perspectivas podrían criminalizar la disidencia frente a los proyectos extractivistas, pues no solo los cargos son absolutamente alejados de las conductas de los líderes sociales, sino las penas son equivalentes o más graves a las que se pediría para delincuentes de alta peligrosidad en este país.

Entre los acusados por la Fiscalía se encuentra Milton Sánchez Cubas, Secretario General de la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC), beneficiario de medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Otra acusada que se enfrenta a cargos infundados es la defensora medioambiental Jeni Cojal, quien fue informada sobre las acusaciones en su contra cuando ya se había iniciado el proceso, negándole la oportunidad de defenderse. Contra esta acción hoy se encuentra en curso un recurso de nulidad.

Las organizaciones que suscribimos este documento estamos profundamente preocupadas que, ante la movilización social legítima, la respuesta del Estado sea el uso de la fuerza y uso del

derecho penal contra los líderes y lideresas defensores de derechos humanos, del territorio y el medio ambiente. Por lo tanto, ante la criminalización, señalamiento y persecución de los líderes y lideresas en Cajamarca, recordamos a las autoridades, especialmente a los fiscales y el Poder Judicial, que tienen la obligación de velar por los derechos al debido proceso de los acusados, así como a un juicio justo y a un tribunal imparcial.

Las organizaciones de la sociedad civil firmantes manifestamos nuestra intención de permanecer vigilantes ante abusos adicionales, e instamos al Poder Judicial a que vele por los derechos de los defensores y defensoras como premisa fundamental de un país democrático y plural.

Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH)

Asociación de Investigación y Especialización sobre temas Iberoamericanos AIETI

Broederlijk Delen

CooperAcción

Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) – Perú

Demus

Diakonia

EarthRights International (ERI)

EntrePueblos Perú

Fórum Solidaridad Perú (FSP)

Fundación Ecumenica para el Desarrollo y la Paz FEEPAZ

GRUFIDES

Instituto de Defensa Legal y Ambiental y Desarrollo Sostenible de Perú (IDLADS)

Instituto de Defensa Legal IDL

Koepel Van de Vlaamse Noord-Zuidbeweging – 11.11.11

La Pastoral Social del Vicariato Apostólico de San Francisco Javier – Jaén

Observatorio de conflictos mineros de America Latina OCMAL

Paz y Esperanza

Programa Democracia y Transformacion Global (PDGT)

Centro de la Mujer Peruana FLORA TRISTAN

Red Muqui


 

 

Pacha

 

MANIFIESTO DEL FORO MUJER Y MINERÍA

La mega minería es otra cara del capitalismo-imperialismo que significa explotación, sometimiento, empobrecimiento, destrucción social y ambiental para los pueblos del mundo.

Las transnacionales mineras, de capital privado y/o estatal, controlan todo el proceso de prospección, exploración, extracción, transporte y comercialización de los minerales, así como el negocio de la especulación en las bolsas, bajo su lógica de generación de ganancia a través de la invasión, la guerra, la rapiña y devastación de los pueblos y la Madre Tierra.

La minería sustentable es una falacia de las transnacionales imperialistas y los gobiernos serviles, para enmascarar el nefasto control geopolítico, en especial de las semicolonias.

La minería afecta a las mujeres de forma directa y diferenciada, por su condición objetiva de sobre explotación y discriminación en la que se encuentra en el actual sistema capitalista-imperialista y patriarcal.

Una vez que los territorios son concesionados para la minería comienza la violación de los derechos de las comunidades, y de las mujeres más particularmente, ya que en la situación de opresión y exclusión en la que se encuentran son las que menos pueden participar en la toma de decisiones, y sus realidades e intereses son los menos tenidos en cuenta.

La minería despoja a las mujeres de comunidades rurales de sus espacios de vida y medios de subsistencia, a través de la expropiación y/o contaminación de los territorios y ecosistemas, a pesar de que ellas producen la mitad de alimentos del mundo, con lo que se afecta no sólo a las mujeres, sus familias y comunidades, sino a la Soberanía Alimentaria de los pueblos.

Privadas de sus espacios de vida y medios de subsistencia, las mujeres campesinas e indígenas son más vulnerables y caen en una mayor dependencia de los hombres, ya que la minería no demanda mano de obra femenina más que en trabajos de servicios, temporales y mal remunerados. Esta mayor dependencia económica se traduce en mayor sometimiento y control sobre las mujeres, por lo que es común el aumento de la violencia intrafamiliar.

Las mineras imperialistas se benefician directamente de esta situación, ya que así sobre explotan el trabajo de las mujeres que en forma gratuita realizan las labores para posibilitar la reproducción de la fuerza de trabajo para esta industria extractiva, en especial cuando, por consecuencia de la contaminación, las familias tienen que afrontar enfermedades de alguno de sus miembros. Es la mujer la que cuida de estos enfermos de los que no se hacen cargo ni las corporaciones, ni los gobiernos, ni los Estados.

Esta situación de vulnerabilidad lleva también a las mujeres a ocuparse en trabajos de “servicios colaterales” como la búsqueda de restos de mineral en la basura minera, lo que muchas veces lo hacen junto con sus niños, a pesar de las afectaciones a la salud que esto implica. Y también se pueden ver obligadas a vender sus cuerpos, ya que el aumento de la prostitución y trata de blancas es una de las lacras que acarrea la minería.

La contaminación social y ambiental causada por la minería afecta la Salud de las mujeres, incluso antes del inicio de la explotación de los yacimientos, desde el momento mismo en que una corporación llega a los territorios provoca un conflicto permanente en las comunidades, afectando emocionalmente a las mujeres que muchas veces tienen que afrontar la división dentro de sus propias familias. Así mismo, la contaminación de los ecosistemas afecta a las mujeres, especialmente en su salud reproductiva, con lo que las priva de su derecho a procrear hijas e hijos sanos.

Mientras las transnacionales imperialistas ganan millones cada año, las mujeres tienen que enfrentarse a las consecuencias de la masculinización de sus espacios de vida y la profundización del patriarcado con el consecuente aumento de la violencia en todos los ámbitos: familiar, comunitario, local y nacional, porque no sólo en sus hogares están expuestas a violencia física, sicológica y sexual, sino que tienen que batallar contra la violencia institucionalizada por parte de los Estados y gobiernos al servicio de las transnacionales, que se suman a las fuerzas de seguridad y ejércitos privados de las corporaciones.

La represión, persecución, criminalización y judicialización de las mujeres, que son parte con cada vez más fuerza de procesos de resistencia a los proyectos mineros, es cada día mayor y con un marcado carácter de género, que va desde los insultos de la fuerza pública (policías, militares) dirigidos a las mujeres con epítetos como “putas”, hasta la violación sexual.

La minería es otra pesada cadena que el sistema capitalista-imperialista y patriarcal impone a las mujeres y es justo revelarse contra el sanguinario negocio de los minerales.

ACORDAMOS:

– Asumir la lucha contra la minería, en especial contra la mega minería, como parte de la lucha por la liberación de la mujer.

– Sostener un espacio que nos posibilite ir profundizando la comprensión de este tema.

– Unir esfuerzos con otras organizaciones populares para levantar una campaña en contra de la imposición de los mega proyectos de minería en Ecuador.

– Rechazar la criminalización y solidarizarnos con las mujeres, las comunidades y los pueblos en resistencia a la minería en todo el mundo.

¡VIVA LA LUCHA DE LA MUJERES EN RESISTENCIA A LA MINERÍA!

¡FUERA IMPERIALISTAS MINEROS!

Vía: http://defensoraspachamama.blogspot.com/


Fecha de publicación:

Viernes, 5 Abril, 2013

Por:

RaquelN

Humedales y zonas agrícolas de Notre Dame des Landes (NDDL) Francia

Desde hace varios meses un grupo muy numeroso de irreductibles ocupa una zona de 2000ha turnándose semana a semana para cuidar la zona. Han constituido barricadas para impedirel ingreso de los policias que ya los ha desalojado violentamente varias veces. Los agricultores de la zona y de las granjas en peligro les traen verduras. La alimentación es muy somera por no decir otra cosa, consiste esencialmente en papas, zanahorias, remolachas y tallarines decorados con chips de cáscara de papas. Todo se come, nada se bota y los muchachos entran a menudo en la cocina muertos de hambre. La lucha y la resistencia bajo temperaturas negativas da hambre.

El campamento principal está constituido de una cocina, una sala de lectura y proyecciones duchas y letrinas y dormitorios comunes. Todo hecho de maderas, una mezcla de paja y arcilla sirve a veces de refuerzo de las paredes. En algunas paredes,  están brotando  ramitas de la paja….El piso de las construcciones se encuentra a 50cm del suelo a causa de las numerosas lluvias que inundan todo. Entre construcción y construcción se han hecho caminos de rondillos de madera para caminar por encima del lodo, estamos en una zona de humedales… las construcciones se han erigido en un terreno cedido por un agricultor.

En los alrededores de los campamentos duermen los demas resistentes, en carpas, en chozas contruidas por ellos, sin ninguna calefacción, en medio del bosque, solos o en circulo.

Ahi esta el núcleo duro, siempre vigilando, haciendo rondas nocturnas para impedir que la policia los desaloje. La policia se ha posicionado en los alrededores y controla el paso de los vehiculos, abren la maletera de los autos que quieren entrar, esta prohibido ingresar kerosene, gasolina y otros.

Al lado de las barricadas, las botellas de los probables cócteles molotov están listas para ser usadas. Vemos restos de granadas lacrimógenas esparcidos por el terreno. Raquetas de tenis nos sorprenden: “los muchachos más habiles se divierten esquivando los gases lacrimógenos y rebotándolos con las raquetas hacia la policia” dicen. Prohibido tomar foto a los resistentes, no quieren ser identificados ni que nadie sepa que estuvieron alli. Llega uno de ellos preguntando por el celular de otro, nadie lo tiene y se le dice finalmente: “por qué no le preguntas a la poli? Los de hoy son jovenes, ellos están mejor informados que nosotros, seguro que saben el celu de tu amigo”. El humor no se pierde.

Instalamos el proyector y comenzamos difundiendo el video de los guardianes de las lagunas y de la ultima concentración del mes de febrero/marzo en las lagunas. Quedan admirados de las condiciones en las que se resiste a más de 4000 metros de altura, como se cocina y se come “como nosotros” dicen todos, “pero ellos tienen más frio y están en peores condiciones”. Miran los humedales de Conga y se exclaman “ como aqui” y ven la maquinaria de Yanacocha y comparan con la construcción del aeropuerto, ven a los polis y comparan con los policias que los vigilan a ellos que también son gente de fuera. Comenzamos a ver a “Tajo abierto” y ver el problema del agua “como aqui” “en todas partes es igual, no hay derecho”. Poco a poco su curiosidad crece y comienzan las preguntas, quieren saber más y más, sobre los ronderos, sobre Yanacocha, sobre Newmont, sobre la resistencia, sobre las consecuencias sobre el medioambiente y al final, viene la palabra clave: “Y nosotros, qué podemos hacer?” Nacen dos ideas, una carta de apoyo a la resistencia en Cajamarca y, al enterarse de que polis franceses estuvieron allá para que “enseñar a golpear más suavecito” les sugiero “por qué no intercambian experiencias?” y al final un grupo de jovenes se manifiesta interesado en viajar. Ojalá.

Fuente: http://www.aldeah.org/es/zonas-defender-los-zadistas-y-conga-experiencias-de-lucha-similares-en-contextos-diferentes