Posts etiquetados ‘crimen social’




Largometraje documental dirigido por Gianni Converso y producido por Gianni Converso y Daniel Santana, basado en el tema de la minería a tajo abierto.

En las cimas de Los Andes Peruanos se encuentra Yanacocha, una de los complejos de minería de oro mas grandes del mundo y el mas productivo en América. Actualmente, éste proyecto en constante estado de expansión amenaza con los recursos naturales de la región de Cajamarca, poniendo en peligro de extinción una forma de vida que sus habitantes han disfrutado desde tiempos pre-Incas.

A TAJO ABIERTO es un documental de carácter periodístico investigativo que descubre la naturaleza de la industria del oro y expone las amenazas que esta ofrece a las poblaciones en regiones afectadas. El objetivo del film es exponer a través de especialistas de todos los ámbitos, representantes gubernamentales y nativos de la zona Andina, cuál es el verdadero valor del oro y cuanto estamos dispuestos a pagar por sus beneficios financieros.


El tajo junto al río

En Cajamarca, Yanacocha quiere ejecutar una nueva explotación aurífera junto al río Grande. Pero la Autoridad Nacional del Agua le exige parámetros de limpieza ambiental que la minera se resiste a cumplir.
 
Zona propuesta por Yanacocha para abrir el nuevo tajo La Quinua Sur, a 16 kilómetros de la ciudad de Cajamarca.

Por Milagros Salazar.-

Una negociación controversial pero asordinada entre la minera Yanacocha y un sector del gobierno se aproxima a una decisión. La empresa pide el permiso para ejecutar dos operaciones a tajo abierto cerca del río que es la principal fuente de agua para los habitantes de la ciudad de Cajamarca.

De ser permitidas, tales operaciones a gran escala permitirían a la compañía remover más de 85 millones de toneladas de mineral aurífero que luego serían procesados en las pozas de cianuro. La venta del oro producido podría representar unos 3 mil 500 millones de dólares [1].

Los proyectos están etiquetados en la Dirección de Asuntos Ambientales Mineros del Ministerio de Energía y Minas (Minem) como la “Segunda modificación del EIA Proyecto Suplementario Yanacocha Oeste” y “Tercera Modificación Proyecto Carachugo Suplementario Yanacocha Este”.

Las nuevas operaciones generarían importantes utilidades para la empresa y, por ende, una interesante recaudación de impuestos para el Estado. Pero a la vez suponen un potencial peligro tóxico para los cajamarquinos, de acuerdo con informes técnicos de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), del ministerio de Agricultura.


Informe técnico de la ANA sobre el proyecto Yanacocha Oeste.

El peligro existe, según fuentes de la ANA, porque Yanacocha solicita que se le permita descargar sus efluentes a la sub-cuenca del río Grande, con un nivel de tratamiento que apenas hace aptas las aguas para el riego y el ganado.

Es que cerca del 70% del agua que se potabiliza para el consumo de Cajamarca depende del río Grande y uno de los puntos de captación de agua para abastecer a la ciudad se encuentra en la zona que Yanacocha plantea operar, según confirmó a IDL-Reporteros la Empresa Prestadora de Servicios de Saneamiento de Cajamarca (Sedacaj).

Febrero de 2012. Visita de pobladores a las actuales operaciones en Yanacocha Este-Carachugo. (Foto: Andrés Caballero).

Tajo abierto

Ambos proyectos amplían otros dos previos que comenzaron en 1995, en el caso de Yanacocha Este-Carachugo, y en 2007, el de Yanacocha Oeste. Sin embargo, la ampliación supone abrir un nuevo tajo a cielo abierto y extender otros. Ello demandó a la compañía pedir los permisos para modificar el estudio de impacto ambiental vigente en la zona con el propósito de incluir las nuevas operaciones. Y así lo hizo.

Pero los técnicos de la Dirección de Gestión de la Calidad de Recursos Hídricos de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) plantearon entre setiembre y diciembre de 2012, varias reservas y observaciones por los potenciales impactos negativos de los proyectos en las aguas del río Grande, principalmente el de Yanacocha Oeste.



Betty Chung, directora de gestión de calidad de recursos hídricos de la Autoridad Nacional del Agua.

Esta última actividad es la más ambiciosa. El proyecto, ubicado a 18 kilómetros de la ciudad de Cajamarca, implica excavar un nuevo tajo llamado La Quinua Sur y ampliar otro tajo en una extensión de 1 millón 174 mil 200 metros cuadros (117.42 hectáreas) que equivale a 180 veces el tamaño del campo de juego del Estadio Nacional.




Fiscalía de Chiclayo no formalizará acusación ni continuará con las investigaciones de lo ocurrido el 5 de junio del 2012, cuando el presidente regional de Cajamarca instó a la población a levantarse contra Ollanta Humala.

La Primera Fiscalía Provincial Penal Coorporativa de Chiclayo archivó la denuncia contra el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, y otros dirigentes de la región por los delitos de apología a la rebelión y asociación ilícita para delinquir.

A través de una resolución, se dispuso no formalizar acusación ni continuar con la investigación contra Santos a propósito de lo ocurrido el 5 de junio del 2012, cuando en un mitin en protesta por el proyecto minero Conga azuzó a la población a levantarse contra el presidente Ollanta Humala.

“¿Cuando el presidente no cumple su palabra?”, preguntó Santos, a lo que los manifestantes respondieron: “¡Lo sacan!”. “¿Cuando el presidente no honra sus compromisos?”, insistió la autoridad regional. “¡Lo sacan!”, replicaron en esa oportunidad cientos de pobladores reunidos en la plaza de la ciudad.

En la denuncia también estaban incluidos los dirigentes Eddie Benavides (Frente de Defensa Huayaloc-Bambamarca), Idelso Hernández (Comité unitario de lucha de Cajamarca), Milton Sánchez Cubas (Plataforma interinstitucional de Celendín), Wilfredo Saavedra (Frente de Defensa Ambiental) y Marco Arana.

Según el abogado de los acusados, Wilfredo Chero, las investigaciones fueron archivadas por falta de pruebas. Asimismo, indicó que preparan una contrademanda contra el Estado peruano por el daño ocasionado a sus patrocinados por las denuncias de las cuales fueron objeto, informó RPP Noticias.

Fuente: Peru21 – http://peru21.pe/movil/noticia/2112425


Por: Jorge Paucar Albino 

Foto: AP

Ronderos de Bambamarca, provincia de Hualgayoc, Cajamarca, denunciaron que la empresa minera Yanacocha habría realizado una fraudulenta asamblea aprobando la exploración y explotación del Cerro Colorado, origen del río Llaucano.

Los llamados ‘Guardianes de las Lagunas’, que se encuentran vigilando la actividad en relación al proyecto Conga, denuncian ahora que la minera los sorprendió con el anuncio de una asamblea que, al final, contó con participación de personas ajenas a las comunidades. Esta reunión tuvo el objetivo de dar licencia a la explotación del Cerro Colorado.

Según una publicación del periodista cajamarquino Elqui Herrera, las autoridades distritales, provinciales y regionales no tuvieron conocimiento de la irregular asamblea que habría realizado Yanacocha. En este sentido, se habrían elaborado actas ‘fraudulentas’ que avalan la explotación minera.

Al respecto, el alcalde del centro poblado de Llaucán, Ítalo Cieza Tirado, señaló que no permitirán la contaminación del río Llaucano “que es el único afluente que baña nuestro valle y ahora quieren cortarlas sus venas de donde nace en el cenrro Colorado”, dijo la autoridad.

Por su parte, el presidente del Frente de Defensa de la Provincia de Hualgayoc, Edy Benavides, afirmó que campesinos del caserío de Cushurubamba, confirmaron la realización de la mencionada asamblea.

Ante la noticia, los comuneros se reunieron en Llaucán el pasado jueves 27 de diciembre, donde declararon la “guerra” a Yanacocha para impedir que “continúen malogrado nuestra cordillera y colchones de agua”.

Por ello, decidieron remitir un documento a la minera para que desista de ejecutar el proyecto en el Cerro Colorado y acordaron la organización para la resistencia en caso Yanacocha insista con este proyecto.

Con información de SERVINDI.

 
Fuente: La Mula Peru

Máxima Acuña y su familia viven hace 24 años en las inmediaciones de la Laguna Azul, una de las lagunas que Minas Conga convertirá en vertederos. La minera ha intentado desalojarla pero ella se resiste a dejar su tierra. Un colectivo de la sociedad civil la ha nombrado Mujer del Año 2012.

Texto: Óscar Miranda.
Fotografía: Miguel Mejía – Alexander Luna


Las madrugadas en Tragadero Grande son implacables con los forasteros. Insomne, salgo de la casa de doña Máxima Acuña (42) y me sumerjo en una espesa neblina. Son las tres de la mañana y casi no se ve nada. La cabaña está situada sobre los 4.600 metros de altitud, a tres horas en combi de Cajamarca. La familia de doña Máxima duerme. Hay total silencio. Al otro lado de la carretera, la Laguna Azul se intuye helada, distante. A nuestra izquierda, en la punta del cerro Tragadero, duermen en carpas los ronderos bautizados como los Guardianes de las Lagunas. Al pie de ese cerro, dentro de un ómnibus, ronca media docena de policías de la Dinoes contratados por Yanacocha como sus vigilantes particulares. Curioso vecindario el que constituimos esta noche. Policías, ronderos, campesinos… periodistas. Por lo demás, a varios kilómetros a la redonda, en las inmediaciones de la laguna no hay nadie más. Excepto los zorros.

Aparecen dos horas después, a las cinco de la mañana. Son tres, uno grande y dos chicos. ‘Pastora’ los ha descubierto y trata de ahuyentarlos a ladridos, despertando a todos. Don Jaime abre la puerta y le grita a su perra: “¡chápalos! ¡chápalos!”. Por un segundo pienso que son los policías de la Dinoes que vienen por nosotros. Los habíamos encontrado la tarde anterior, cuando recién habíamos llegado y le estábamos haciendo fotos a doña Máxima con el fondo de la Laguna Azul. Llegaron en una camioneta, nos pidieron nuestros documentos y nos dijeron que no podíamos fotografiar a la laguna. “Es propiedad privada”, dijo el que iba al volante. El copiloto, vestido con uniforme de reglamento, llevaba una pistola en el cinto. Nos dijeron que debíamos irnos. Por supuesto, nos negamos. Decidimos quedarnos a pasar la noche en casa de los Chaupe-Acuña. Durante el resto de la tarde, la camioneta se estacionaba de tanto en tanto en la carretera y desde allí dirigía sus faros hacia la cabaña, quizás tratando de intimidarnos. Así, una y otra vez, hasta que nos fuimos a dormir.

Por eso, en este momento tonto, entre dormido y despierto, temo que los Dinoes están viniendo a sacarnos. Pero no, son los zorros. ‘Pastora’ los termina de echar.

Ya va a salir el sol. Los animales del corral están agitados. La neblina se está yendo.

Golpes al caer la tarde

El incidente con los policías en la carretera no fue grato para doña Máxima.

La habíamos encontrado media hora antes en su cabaña, cosiendo un vestidito blanco en su máquina de coser. Don Jaime escarmenaba la lana de sus ovejas para, luego, convertirla en hilo. Doña Máxima estaba de buen humor. Para las fotos, se subió a su yegua entre risas, quejándose de que estaba toda despeinada, mientras su marido la fastidiaba con que así andaba siempre. Todavía no creía que habíamos llegado hasta allí para entrevistarla, debido a que un colectivo de ciudadanos de Lima –el colectivo Nadie nos paga– la había nombrado Mujer del Año 2012.

Pero cuando, en la carretera, los Dinoes quisieron echarnos, algo se revolvió en el interior de doña Máxima. Vinieron a su cabeza las imágenes de agosto del año pasado, cuando la minera mandó desalojarlos. Así que mientras los policías nos pedían a Miguel y a mí que nos fuéramos, doña Máxima alzaba la voz, reclamando justicia, acusando… llorando… recordando.

Recordando el 9 de agosto del 2011, cuando decenas de efectivos de la Dinoes llegaron a las 6 de la mañana a su casa, los sacaron de las camas a gritos y sin pedirles permiso les quitaron su ropa, sus alimentos, sus escasos utensilios domésticos, y desarmaron su choza y la quemaron. “Esto es de la mina”, era lo único que repetían ante sus reclamos.

Recordando el 10 de agosto, cuando los policías volvieron al caer la tarde, muchos más, al menos medio centenar, trasladados por dos buses y varias camionetas, acompañados de una retroexcavadora a la que un ingeniero guiaba dentro de la propiedad de los Chaupe-Acuña: “Acá vas a hacer cinco plataformas, acá una, acá la otra”, decía, provocando que Igilda, la hija de 18 años de doña Máxima, se arrodillara frente a la máquina para impedirle avanzar.

Recordar las escenas siguientes hacen llorar a doña Máxima. Igilda, arrastrada hacia la carretera por varios policías que le aplican puñetazos y patadas. Doña Máxima, corriendo a socorrer a su hija y siendo atrapada por cuatro efectivos que la golpean con sus varas en los brazos y la espalda. Don Jaime, agarrando dos piedras y gritando que suelten a su mujer y a su hija, y que recibe en respuesta disparos de los Dinoes, que no le impactan pero que lo tumban de la impresión, haciendo pensar a los suyos lo peor. Y Carlos Enrique, el hijo menor, impotente ante el cuadro que tiene frente a sí, corriendo sin rumbo y gritando a quien pudiera oírle que a su papá y a su mamá los están matando.

De nada valió que los esposos dijeran que ellos eran dueños de esa tierra. Esa tarde los policías nunca escucharon.

Solo cuando don Jaime logró comunicarse con su hermano en Lima y este avisó a los medios, los policías se retiraron. “Ya, ya, deja de llorar”, le dijo uno de ellos a doña Máxima, antes de largarse.

Donde los guardianes

Después del incidente con los policías, nos fuimos al cerro Tragadero a conocer a los Guardianes de las Lagunas. Están allí desde inicios de octubre, cuando se reiniciaron las protestas contra el proyecto Conga. El 24 de noviembre, cientos de ellos, llegados de Celendín y Bambamarca, celebraron en este lugar el aniversario del inicio de su lucha. Ese día los Dinoes los rodearon y estuvo a punto de desatarse un nuevo episodio de violencia. La tensión entre los ronderos y los policías, separados por apenas cien metros, es cosa de todos los días.

En la noche le compramos a doña Máxima una de sus gallinas y le pedimos que la cocine. Mientras preparaba el caldo, me contó el origen de la controversia con la minera. Ella y su esposo viven en la zona de Tragadero Grande (distrito de Sorochuco, provincia de Celendín, Cajamarca) hace 24 años. En 1994 le compraron el terreno, de 30 hectáreas, a uno de los tíos de don Jaime. Yanacocha dice que adquirió la propiedad en 1997 a la comunidad campesina de Sorochuco. En teoría, habría habido una doble venta. El año pasado, la minera denunció a los esposos por usurpación agravada y hace poco, el 30 de octubre, un juzgado de Celendín le dio la razón y condenó a la familia a tres años de prisión suspendida y al pago de 200 soles de reparación civil. Sus abogados dicen que han desconocido el certificado de posesión de los Chaupe-Acuña y por esa razón han apelado.

El caldo resulta ideal para resistir la noche que se viene. Han bajado los ronderos del cerro a compartir la cena; uno de ellos saca una bolsa de coca; don Jaime ofrece una botella de cañazo que empieza a circular. La camioneta de los Dinoes se ha detenido en la carretera y desde allí nos ilumina, por enésima vez. Doña Máxima los mira con rencor. “Que vengan otra vez, no les tengo miedo”, dice. “Estoy dispuesta a morir por mi tierra”. Ese es el espíritu por el que un grupo de gente en Lima la nombró Mujer del Año. Ese el valor. Esa la rebeldía.



Autoridades de la PCM y de la Defensoría del Pueblo hicieron una revisión a su gestión en este año

 BALANCE 2012: Pese a reducción de conflictos sociales, Conga es una tarea pendiente
 
SEBASTIAN ORTIZ MARTÍNEZ @Shebas07
Redacción Online

Uno de los puntos flacos del Gobierno durante este año ha sido la resolución de los conflictos sociales. Tras las muertes ocurridas en Espinar(Cusco) y Cajamarca, el Ejecutivo decidió aplicar con mayor intensidad la política de prevención; sin embargo, el futuro del proyecto Conga, el caso emblemático que ha tenido que afrontar este gobierno, todavía está pendiente.

Según el último informe de la Defensoría del Pueblo, son 230 casos, entre activos y latentes, los que se mantienen en su lista hasta noviembre. Esta cifra, que significa el descenso en 17 conflictos en seis meses, está lejos de la presentada por el Ejecutivo, que solamente reconoce 66.

Las autoridades de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), Defensoría del Pueblo y del Congreso hacen un balance y analizan la política de la administración humalista en la prevención y resolución de conflictos sociales.

IMPROVISACIÓN PERMITIÓ CONGA
Para el congresista de Alianza por el Gran Cambio, Juan Carlos Eguren, el desborde de las protestas en Espinar (Cusco) y Cajamarca —ambas declaradas en estado emergencia en junio y julio, respectivamente— se debió a la “inexperiencia” y “al doble discurso sobre la minería, uno en campaña y otro en el Gobierno”, del presidente Ollanta Humala.

En diálogo con elcomercio.pe, el dirigente del Partido Popular Cristiano (PPC) sostuvo que recién “se ve organizado” el trabajo de prevención de conflictos, porque al inicio del quinquenio humalista se notó “cierto nivel de improvisación”.

“Hubo un mal manejo del Gobierno por la inexperiencia y el doble discurso (…) Posteriormente, hemos tenido una posición firme y seria de parte del Ejecutivo en defensa de la generación de empleo y, en paralelo, se fortaleció el rol que le corresponde al Estado desde el punto de vista de ser muy exigente en materia de medio ambiente”, dijo.

Desde la Defensoría del Pueblo, el abogado Rolando Luque, encargado de la prevención de conflictos, sostuvo que en el caso Conga se desaprovecharon dos momentos.

“Se cortó el diálogo y no se pudo suscribir un acta que creaba dos grupos de trabajo para ver el tema ambiental y el de desarrollo. Luego, el peritaje realizado no fue concordado entre las partes para elegir a los peritos. De haberlo hecho se comprometía a las partes a respetar el resultado”, dijo en entrevista con El Comercio.

Tras la suspensión temporal de Conga, opinó Luque, el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, “no solo tiene que explicarle” a la ciudadanía las denuncias que le han planteado y sus móviles políticos, sino también cuál es el proyecto de desarrollo alternativo a la minería que él propone.

QUELLAVECO, EL MODELO A SEGUIR

Luque, además, sostuvo que el manejo del proyecto Quellaveco, en Moquegua, donde las comunidades y la empresa Anglo American llegaron a un acuerdo para su ejecución, es un modelo a seguir “en el sentido de la participación de un amplio sector de autoridades, de la sociedad y del sector privado”.

El funcionario de la Defensoría destacó el liderazgo político del presidente regional de Moquegua, Martín Vizcarra Cornejo, en la solución del conflicto.

“También es un modelo por el liderazgo que tuvo el presidente regional, que era quien convocaba a las reuniones; y por el trabajo de Anglo American, que mostró de manera transparente su información y estuvo presente todo el tiempo absolviendo dudas de la población”, aseguró.

“Los liderazgos políticos fuertes son claves para solucionar un conflicto. Permiten cohesionar al grupo en torno a una figura confiable. El presidente regional de Moquegua lo es. Así los liderazgos radicales se convierten en una minoría que buscará interferir en las conversaciones, pero serán desplazados por el liderazgo fuerte”, añadió.

ATENCIÓN OPORTUNA
El factor común de la aparición de los conflictos sociales es la falta de presencia del Estado en las comunidades, aseguró el jefe de la Oficina de Diálogo Nacional de la PCM, Vladimiro Huaroc, quien también dijo que las empresas “deben modificar su relación con la población y entender que esa relación es muy delicada”.

“Estamos hablando de población pobres, que han construido conciencia ambiental, se han organizado en redes, valoran el agua y medio ambiente y necesitan ser partícipes de los beneficios que generan estas inversiones. (…) El Estado debe ser un agente importante en la prevención teniendo presencia, resolviendo y atendiendo oportunamente a su población”, señaló en entrevista con Canal N.
Huaroc, además, explicó porqué las cifras de la PCM y la Defensoría del Pueblo en relación al número de conflictos sociales son diferentes.

“Para nosotros no todas las tensiones sociales son conflictos. Hay tensiones sociales que tienen una definición de controversia y diferencia y otras que llegan a ser conflicto cuando rebasan el orden institucional y llegan a un nivel de violencia y confrontación. Entonces, hacemos esa diferenciación y eso nos ubica mejor en el tratamiento”, detalló.

En esa línea, dijo que de los 66 conflictos registrados por su oficina, 21 están relacionados a la minería y que otro número importante tiene que ver con la industria petrolera, gasífera y maderera. “El 72% de los 66 tienen que ver con la industria extractiva. Por ello, es necesario mejorar la relación empresa, comunidad y Estado. Este triángulo tiene que funcionar de manera más efectiva y solidaria”, manifestó.

LA INTENSIDAD DEL CONFLICTO
Y si bien, la Defensoría del Pueblo reconoce que durante los últimos seis meses el número de conflictos sociales ha bajado en 17, Luque sostuvo que no se puede cantar victoria.

“A partir de junio han disminuido (los conflictos), mes a mes descendieron, pero no hay que cantar victoria porque en el Perú nunca se sabe. Hemos retirado 17 casos de la lista de la defensoría. El número de conflictos no es tan importante como la intensidad que puedan alcanzar”, comentó.

Bajo esa lógica, el congresista Juan Carlos Eguren recordó que no solamente Conga se encuentra paralizado, sino también los proyectos Tía María y Majes Siguas. “Ha sido un año muy negativo para el Gobierno en el manejo de los conflictos. Hay muchos proyectos mineros que se encuentran detenidos”, expresó.

Finalmente, dijo que el reto de la administración humalista para los próximos años será dejar atrás el doble discurso y las marchas y contramarcha, a fin de posibilitar un clima de paz social para que las inversiones se ejecuten en nuestro país.

¿Y tú cómo calificas la gestión de conflictos sociales del Gobierno?

 

Domingo 23 de diciembre de 2012 Ahora que el periodismo de personaje se dedica a individualizar, Otramérica se aferra a la tarea de colectivizar. Hay muchos más, pero os queremos recordar 10 rostros colectivos de las dignas luchas de Nuestra América. ¿Quieres proponer más?

Imagen de los zapatistas este 21 de diciembre en Palenque.

Por Equipo Otramérica

En este mundo occidental de individualidades es difícil visualizar a las colectividades. Time reelige personaje del año a Barack Obama, desoyendo la terca verdad de los hechos y coincidiendo con el argentinísimo diario La Nación. El diario español El País se enrosca en su propia trampa y se queda con las que denomina como Cien Estrellas de Iberoamérica y las reduce al final a una: Juan Manuel Santos, el presidente de Colombia que era ministro de Defensa cuando sus soldados desaparecieron y mataron a casi 4.000 jóvenes en los conocidos como “falsos positivos”. Nada nuevo bajo el sol de los tópicos…pero ¿qué colectivos o comunidades han sido os sujetos colectivos del año en Nuestra América? Son cientos por no decir miles, pero vamos a destacar a 10, como para seguir la línea los top ten que tanto gustan por el Norte Global. Vamos a ello:

 
1/ La sociedad civil mexicana: empezamos por aquí por lo fresco que está todo. Diferentes movimientos y colectivos mexicanos han plantado cara a la imposición de Enrique Peña Nieto como presidente. Lo han hecho desde la palabra, desde la propuesta y, también, desde las calles. La respuesta del poder ha sido brutal, pero no parece que un pueblo acostumbrado a convivir con un poder secuestrado se amedrente fácilmente. La lucha por la liberación de las 14 personas que siguen presas tras la cacería del 1 de Diciembre en las calles del Distrito Federal, la impresionante manifestación colectiva del día 21 de diciembre de los zapatistas en Chiapas, la resistencia de Cherán o Guerrero… Las gentes de México, aunque se pongan diferentes etiquetas y tengan diferentes tendencias, son un gran sujeto colectivo de dignidad en uno de los contextos más complejos, violentos y acosados del Hemisferio.

2/ Cajamarca y Celedín, Perú: Los habitantes de Cajamarca han luchado duro contra el gobierno de Perú y contra los intereses de la multinacional minera Newmont. Y están a punto de ganar. De momento, han logrado que el Gobierno frene temporalmente el devastador proyecto minero, aunque voces del ejecutivo ya señalan que en 2013 habrá que reanudarlo. El momento más drmático se produjo en julio, cuando en choques con los militares murieron cinco comuneros. Este 21 de diciembre, y después de 5 meses de Estado de Excepción, se retiraron las tropas acantonadas en Bambamarca. Tal y como describe el reconocido blogCeledín Libre: “El pueblo aplaude su retirada, jamás les dieron la bienvenida, siempre el pueblo repudiaba su presencia, los sentimientos son solo malos recuerdos porque asesinaron a quema ropa a nuestros paisanos, sin compasión a cinco hermanos ronderos que clamaban que no destruyan las lagunas de conga por parte de la transnacional Newmont-Yanacocha. Mientras tanto, las rondas campesinas siguen cuidando sus lagunas desde el 8 de octubre del 2012 en forma rotativa, la lucha sigue advierten los dirigentes de sociedad civil de la provincia de Hualgayoc la región Cajamarca, seguro que el gobierno nacional en complicidad tratará de imponer el proyecto minero de Conga, pero ahora les encontrará más unidos y preparados que nunca, sostienen”.
3/ Pueblos Originarios del Cauca (Colombia): parece que se ha olvidado, pero en julio los combativos indígenas del Cauca daban la vuelta al mundo con su actitud de digna resistencia al conflicto armado. Primero, al echar de su territorio a un centenar de militares del Ejército de Colombia; después al detener y enjuiciar, según la Justicia originaria, a algunos integrantes de las FARC. La primera reacción del establecimiento colombiano fue estigmatizar a los pueblos originarios y plantear el problema en términos nacionalistas. El tiempo, las luchas de siglos y la razón está del lado de unos pueblos que resisten al conflicto con propuestas.
4/ La sociedad civil de Paraguay: Los pueblos siempre son más valientes que sus políticos. Y quizá por eso en Paraguay es la sociedad civil la que ha plantado cara todo el año al golpe de Estado parlamentario que sacó del poder a Fernando Lugo el 22 de junio de este 2012. Las manifestaciones, denuncias y reivindicaciones en la calle son constantes aunque los grandes medios invisibilicen a Paraguay y se empeñen en convertir al país en una finca brasileña. El último gesto simbólico fue la condena a los parlamentarios por parte del Tribuna Ético a finales de noviembre.
5/ República Dominicana, el paraíso tiene grietas: la histórica situación de injusticia social que vive la población de República Dominicana queda oculta entre los anuncios turísticos y los tópicos caribeños. Pero este país ha tenido un año caliente de protestas contra la corrupción, contra la intencional desfinanciación de la universidad pública o contra el trato a los descendientes de los haitianos. El 8 de noviembre la Policía de ese país, que acumula un inmenso expediente por violación de los DDHH, asesinó a un estudiante durante las protestas contra el llamado ‘paquetazo fiscal’. La voz de las y los dominicanos ha retumbado en Otramérica.

6/ Madres centroamericanas: El drama de los migrantes que trepan por México para alanzar Estados Unidos es brutal. Y sus familias lo viven en carne propia. Se calcula que puede haber unos 70.000 desaparecidos (oficialmente hay 24.000) y por eso 38 madres de víctimas migrantes recorrieron México en octubre para reclamar verdad, justicia y reparación. Una caravana digna y poderosa con rostros y voces fundamentales.

7/ Resistencia en Tierras Bajas (Bolivia): Después del éxito colectivo de la VIII Marcha en Defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Securé (TIPNIS) celebrada en Bolivia en 2011, en 2012 las comunidades han seguido resistiendo contra el Gobierno, su aparato de dinero y favores y las artimañas legales de Evo Morales para desmontar la ley de intangibilidad del TIPNIS que aprobó en 2011 y realizar la post consulta trampeada de este 2012. Pase lo que pase con la carretera que el Gobierno quiere hacer pasar por el medio de este valioso territorio, las comunidades originarias del TIPNIS han demostrado este año que la defensa de la vida no tiene ni límite ni admite descanso.
8/ La voz de la calle en Haití: No hay nada como la niebla informativa para ocultar la realidad. Lo que occidente quiere ver de Haití es a personas mendicantes, pobres, desamparadas y necesitadas de ayuda externa. Lo que pasa día a día en la calle es que los movimientos sociales haitianos cada vez están más (re) organizados,protestan ante la intervención extranjera que controla el país y exigen un Estado democrático, sin corrupción y sin la dudosa misión de Naciones Unidas.

9/ Colón, se acabó la vaina: Panamá es otro paraíso teórico. Ahora los medios del Norte lo califican como el lugar más feliz del continente. Claro, no contemplan las movilizaciones masivas de los Ngäbe-Buglé, que en febrero lucharon contra al Código Minero y contra la construcción de represas en su territorio y tampoco miran a la ciudad de Colón. Allá, el sujeto colectivo agrupado alrededor del frente Amplio por Colón (FAC), se levantó en octubre ante el intento del Gobierno de vender sin consulta las tierras de la zona franca que rodea a esta ciudad. Después de varios días de choques y de una brutal represión (que dejó al menos cuatro personas muertas), los afrodescendientes de Colón lograron parar el proyecto y hoy siguen en pie de lucha.
10/ La interminable lucha del Aguán (Honduras): En Honduras se libran muchas batallas por la libertad, pero en la zona del Bajo Aguán están poniendo demasiadas víctimas. El Movimiento Auténtico Reivindicador del Aguán (MARCA) y el Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA) son hostigados de forma brutal por los paramilitares de dos terratenientes: Miguel Facussé y René Morales. Las últimas víctimas de esta resistencia son José Cecilio Pérez Martínez, presidente de la Cooperativa El Despertar, y Antonio Trejos, abogado del MARCA.

Fuente: http://otramerica.com/temas/los-10-sujetos-colectivos-nuestra-america-2012/2735


Gremios afiliados al comando unitario de lucha de Lambayeque anunciaron marcha contra trabajos de exploración y explotación de minera La Zanja.

Fuente: Enlace Nacional – http://enlacenacional.com/2012/11/26/chiclayo-anuncian-gran-marcha-contra-minera-la-zanja/


La periodista independiente sudcaliforniana Diana Cuevas entrevista a los realizadores del documental “Open Pit” durante el Festival internacional de cine de Los Cabos.

“Open Pit” trata sobre la oposición social que existe en Perú a la mina Yanacocha, la segunda mina de oro más grande del mundo, y de los gravísimos efectos que ha tenido su actividad sobre el agua y el medio ambiente.

Los entrevistados advirtieron del riesgo que correría una región como Baja California Sur, de vocación plenamente turística, si se permitiera este tipo de actividad por ser altamente contaminante.

Medio Ambiente y Sociedad es una asociación civil que lucha contra la amenaza de la mega minería tóxica en Baja California Sur, México. Visítanos en http://www.mas-bcs.org y síguenos en twitter @mas_bcs

Fuente: Medio Ambiente y Sociedad


Behind the rhetoric of Peru’s economic boom and corporate social responsibility lies the struggle of indigenous communities to defend their land and their right to clean water. Máxima Acuña is one of the faces behind that struggle. Roxana Olivera meets her.
euyasik under a CC Licence

Yanacocha goldmine euyasik under a CC Licence
With a blue plastic sheet and an alpaca blanket wrapped around her shoulders, Máxima Acuña, 42, walked through torrid rain for 10 hours to appear in court in the picturesque Andean town of Celendin. From the splendid hills of Sorochuco, she tracked down slippery roads and winding footpaths to hear the case that the owners of the Yanacocha mine in northern Peru has launched against her and her family. It is not the other way around.
‘These Yanacocha people are just trying to rob me of my land!’ Acuña tells me, tears swelling her eyes. ‘God is my witness! He knows that I am the rightful owner of that land,’ she adds between sobs, as she shows me a set of loose sheets of paper that she grips in calloused hands.
‘Are we expected to sacrifice our water and our land so that the Yanacocha people can take gold back to their country? Are we supposed to sit quietly and just let them poison our land and water?’
In 1994, Acuña and her husband Jaime Chaupe purchased, according to the property documents, a parcel of 27 hectares of land in a remote corner of Peru’s northern highlands known as Tragadero Grande. It is situated in the district of Sorochuco, province of Celendin, department of Cajamarca. Set at 3,249 metres above sea level and against a backdrop of rolling mountains and natural water sheds, Tragadero Grande offers a breathtaking, colorful landscape. It looks a bit like Tuscany – but with potato fields and a few llamas. Acuña built a small shack atop one of those rolling mountains. And, like most campesinos – indigenous peasants – in her community, she, her husband and three children, have been, and still are, engaged in subsistence production as farmers and herders.
Sadly, beneath those majestic mountains, particularly beneath two of its pristine lakes, lie rich deposits of gold and copper, minerals that Minera Yanacocha is determined to extract at any price.
To do so, Minera Yanacocha – 51.35 per cent owned by US giant Newmont Mining Corporation, 43.65 per cent owned by Peru’s Compañia de Minas Buenaventura, while the World Bank holds the rest of the shares – has mounted an aggressive campaign to promote the development of the Minas Conga. Minas Conga will be an open-pit gold and copper mine in the heart of the region. Worth an estimated $4.8 billion, the project is slated to become the largest single investment in the country’s mining history, with an annual output of 580,000 to 680,000 ounces of gold and 155 million to 235 million pounds of copper during its first five years of operation. The total surface area of the proposed open pit is 2,000 hectares – 20 km2.

Contamination concerns

A section of the prospective Minas Conga sits on land that Acuña owns, and she has refused to sell it.
The proposed open-pit mine would destroy four mountain lakes while it also threatens to contaminate and deplete groundwater supplies in the high Andes region of Cajamarca. Two of the lakes would be drained for mining exploration and mineral extraction and the two others would be turned into tailings ponds for mining waste.
There are concerns that the contamination may even leach into the Marañon River, an important headwater of the Amazon. Needless to say, the mining project also threatens to endanger the health of the local indigenous communities.
‘I fear for my life, for the life of my husband, for the lives of my children and for the lives of the people in my community who defend us and our water’
Yet, Minera Yanacocha claims that the Minas Conga venture meets rigorous environmental standards, and it promises to build four water reservoirs to replace the mountain lakes. ‘Water management practices incorporated in the Environmental Impact Assessment (EIA),’ the company proclaims on its website, ‘were based on more than 10 years of hydrology and engineering studies conducted by respected independent firms.’
But the company has a questionable reputation in Cajamarca.
With a 19-year-history of mining operations in the region, it was responsible for a mercury spill that poisoned more than 1,200 villagers in the nearby community of Choropampa.
And, according to health records featured in a documentary film that is currently on the festival circuit, it appears that many workers at the nearby Yanacocha mine – the largest open-pit goldmine in Latin America and the second largest in the world – are suffering from severe mercury poisoning.
As for promises of greater benefits from gold extraction, it is noteworthy that after 19 years of mining activity in Cajamarca, the province has sunk from being the fourth poorest province in Peru to the second poorest.

Defending the real treasure

Fully aware of that dubious past, Máxima Acuña doesn’t buy into any of Minera Yanacocha’s public relations rhetoric on economic opportunities and corporate social responsibility.
As she puts it, ‘I may be poor. I may be illiterate, but I know that our mountain lakes are our real treasure. From them, I can get fresh and clean water for my children, for my husband and for my animals!’ She then adds, ‘Yet, are we expected to sacrifice our water and our land so that the Yanacocha people can take gold back to their country? Are we supposed to sit quietly and just let them poison our land and water?’
In spite of her valid property documents, and without being served an official eviction order, according to Acuña, Minera Yanacocha has made several attempts to forcibly remove her from her land.
In May 2011, she says, a team of mining engineers from Minera Yanacocha, along with private security guards and police, marched into her property, tore down fences, and dismantled her shack. She went to the Sorochuco police to report the incident, but, she says, they simply told her to go away.
On 9 August 2011, the mining engineers returned with heavy machinery to Acuña’s plot of land. They were escorted by a large contingent of Peruvian riot police and soldiers. On this occasion, they destroyed what was meant to be her new shack. They confiscated all of her possessions: her bed, her clothes, her cooking utensils, even her food – cooked and uncooked.
‘Then, they beat me and my daughter without compassion,’ Acuña recalls, her voice cracking. ‘And, the police had their machine guns pointed at the heads of my husband and small son.’
Courtesy of Cajamarca
Máxima Acuña show the bruising to her arms following the beating by the police in 2011. Courtesy of Cajamarca
She wipes tears off her face with her poncho. ‘These mining people have tried to kill us, and they have threatened to come back again to kill us,’ she whispers, looking at me intently. ‘I fear for my life, for the life of my husband, for the lives of my children and for the lives of the people in my community who defend us and our water.’
Holding his wife’s hand, Jaime Chaupe steps in to fill in the blanks. ‘I saw the police beat and kick my wife. I saw them whack my daughter on the back of her head with their machine guns,’ he tells me, his voice fading away, despite his attempts to hold back his tears. ‘When I saw my wife and daughter lying unconscious on the ground, I thought they were already dead!’ he mutters. ‘While they tried to catch me, I heard my children scream in fear. They cried: “Help us! Help us! They’re gonna kill us all! They’re killing us!”’
Asked about media coverage of the eviction attempts, Acuña speaks bluntly. ‘Our national media have completely ignored our struggle and our suffering.’ Pause. ‘They have failed to report on how mining companies are stealing land from us, the poor; how they’re taking away our only source of food,’ she adds, more tears streaming down her face. ‘And, they have failed to report on how our authorities at the district attorney’s office and at the public ministry have sold their souls to the devil. The world ought to know all this, but they don’t write about any of it!’
The forced eviction that Acuña and Chaupe describe took place under the watchful eye of Minera Yanacocha’s team of engineers. Acuña’s 23-year-old daughter Ysidora captured images on her mobile. The clips are now available on YouTube.


With forensic photographs and video images in hand, Acuña and her family reported the violent assaults to the authorities at the Celendin district attorney’s office. But the authorities simply shelved their complaint.
Although mining representatives and government officials claim that there is full local support for the Minas Conga project, recent polls show that 78 per cent of the people in the area reject it outright.
Protests against the Minas Conga open-pit mine have become widespread.
The media have failed to report on how our authorities at the district attorney’s office and at the public ministry have sold their souls to the devil
On 3 July 2012, Peruvian police and soldiers open-fired on a crowd of protesters against the project. Four people were killed in Celendin and one in Bambamarca. Dozens were seriously injured.
Immediately after the bloody incident, President Ollanta Humala declared a state of emergency in the region, suspending civil liberties.
On 21 October 2012, more than 200 campesinos – many of them with infant children – mobilized to defend their mountain lakes. Acuña welcomed the protesters to stay on her land.

Vida Sí, Oro No!

Back in court, on 29 October 2012, Acuña crosses herself while she awaits the judge’s decision.
The judge finds Acuña and her family guilty of the charge of squatting on Minera Yanacocha’s property. She gives them a three-year suspended jail sentence, orders them to pay civil reparations in the amount of $200 soles (roughly US$70) to Minera Yanacocha, and to leave the contested land – within 30 days. Acuña faints. She is taken to hospital, and everyone leaves the courtroom.
The lawyer representing Acuña and her family has appealed the ruling, arguing that Minera Yanacocha has not established proof of ownership.
In the meantime, the 200 protesters, bearing signs that read ‘Vida Sí, Oro No!’ (Life Yes, Gold No!) and ‘Agua Sí, Oro No!’ (Water Yes, Gold No!), continue to camp on Acuña’s land in order to protect their mountain lakes. More than 400 heavily armed riot police and military soldiers surround the protesters. More are on the way.

Facts about mining

In order to extract one (1) gram of gold, vast amounts of water mixed with toxic substances, including mercury and cyanide, are required. A mere 0.1 gram of cyanide can be lethal.
Approximately 10,000 litres of water are required to produce one single gram (0.0032 troy oz.) of gold.
While a peasant family uses 30 litres of water per day, a small mine – much smaller than that proposed by Minas Conga – consumes 250,000 litres of water per hour. In other words, in a single hour, a mining company uses the same amount of water that a peasant family consumes in 20 years.
Minas Conga predicts that it will have an annual output of 580,000 to 680,000 ounces of gold and 155 million to 235 million pounds of copper during its first five years of operation.
Roxana Olivera is a freelance journalist and regular contributor to New Internationalist.

La Marcha de los Caxamarcas from Monoloco Producciones on Vimeo.

A fines de Mayo el Comité Unitario de Lucha por la Defensa de Cajamarca organizó una gira por todas sus provincias para convocar al paro regional el día 31 de Mayo del 2012 con la intención de manifestarse en contra del proyecto Minas Conga de la minera Yanacocha S.R.L.

Nosotros pudimos acompañar parte de esta marcha, este es un resumen de lo que vimos.


Por: Juan Soria

Los guardianes de las lagunas de Cajamarca, esta semana en Lima, ayer se dirigieron a las oficinas delBanco Mundial – IFC (Corporación Financiera Internacional-miembro del BM); allí dejaron un memorial dirigido al Pdt. del BM Jim Yong Kim, en el cual explican la situación que está pasando su región y solicitan declarar la inviabilidad y el retiro de la maquinaria del Proyecto Minero Conga, por ser perjudicial a su frágil equilibrio medio ambiental, y por ende, también a sus vidas.

A diferencia de la visita hecha a las oficinas de la minera estadounidense Newmont (donde Los Guardianes fueron maltratados y solo pudieron ingresar y dejar el memorial gracias a la intervención del Congresista de la República Rimarachín), esta vez sí fueron recibidos y gentilmente atendidos. Sin embargo, algo que no queda claro fue una respuesta de la representante del IFC – BM “somos socios (con Yanacocha) pero no estamos involucrados en el proyecto Conga” ¿? ¿Se estarán lavando las manos? ¿Se puede ser socio o permanecer con un silencio cómplice cuando es sabido que el asociado es corrupto y hasta está involucrado en crímenes? ¿Es posible que el BM no se haya enterado del proceder de Yanacocha o Newmont? Todo esto me hace recordar a la excusa del fujimorismo “la corrupción lo hizo Montesinos, El Chino no sabía nada”. ¿Ahora entienden lo que logra la impunidad? Genera más corrupción y hasta la aceptación del público escucha.La amabilidad mostrada por las representantes del BM es esperanzadora, pero sabemos que ellas no tienen ni voz ni voto en las decisiones de la cabeza del BM, lo cual es muy diferente a que esa entidad no esté involucrada con el Proyecto Minero Conga. Las cosas claras por favor, así como el agua natural de Cajamarca. Acá les dejo la visita de los Guardianes de las Lagunas: 

Fuente: Despernado – http://despernado.blogspot.com/2012/11/el-banco-mundial-se-lava-las-manos.html


– El fiscal no solo omitió denunciar a los torturadores sino que incluso llegó al extremo de acusar a los campesinos por servir dócilmente a la minera Majaz.

Servindi, 14 de noviembre, 2012.- La Primera Sala Penal de Apelaciones de Piura condenó por delito de omisión de denuncia al Lerenzo Féliz Toledo Leyva, ex Fiscal Provincial Mixto de Huancabamba, a quién se le impuso tres años de pena privativa de la libertad, inhabilitación por un año para asumir función pública y el pago de S/. 6,000 por concepto de reparación civil a favor del Estado.

El referido ex Fiscal se acogió al Juzgamiento Anticipado y admitió los hechos contenidos en la acusación fiscal y reconoció que los 28 campesinos fueron torturados en el campamento minero de la empresa Río Blanco Copper S.A. (antes llamada Majaz S.A.) y que omitió, en forma deliberada, denunciar dichas torturas ante el órgano judicial competente.

Los hechos de tortura acaecieron entre el 1 y 3 de agosto del año 2005, en circunstancias en que 28 campesinos se encontraban arbitrariamente privados de su libertad, dentro de las instalaciones del campamento minero de la Empresa Río Blanco Copper S.A.

La Fundación Ecuménica para el Desarrollo y la Paz (Fedepaz), institución que patrocina a las víctimas, consideró que la sentencia establece un precedente muy importante en la lucha contra la impunidad en casos de graves violaciones a los derechos humanos y delitos de lesa humanidad.

Fedepaz estima que es la primera vez que en el Perú se condena a un ex Fiscal que incumple sus funciones, en forma deliberada, para omitir denunciar graves hechos de tortura.

Asimismo, el reconocimiento de los hechos por el citado ex fiscal ahora es una prueba irrefutable de que los 28 campesinos si fueron torturados con participación de la empresa minera Río Blanco Copper S.A., llamada en la fecha de los hechos Majaz S.A.

Fedepaz expresó su satisfacción por este importante pronunciamiento judicial que constituye un mensaje directo a todos aquellos funcionarios públicos en el sentido que si permiten, toleran, colaboran u omiten denunciar graves violaciones de derechos humanos serán procesados y sancionados de acuerdo a ley.

Fedepaz consideró que la sentencia es un segundo gran paso en la búsqueda de justicia para los 28 campesinos torturados. luego que la empresa británica Monterrico Metals Plc, matriz de Río Blanco Copper S.A., efectuó un pago de indemnizaciones a favor de los torturados.

Finalmente, Fedepaz observó que aún se encuentra pendiente el Juicio Oral contra los autores mediatos y directos de las torturas quienes no han sufrido aún ningún tipo de condena.