Posts etiquetados ‘crimen ambiental’


La periodista independiente sudcaliforniana Diana Cuevas entrevista a los realizadores del documental “Open Pit” durante el Festival internacional de cine de Los Cabos.

“Open Pit” trata sobre la oposición social que existe en Perú a la mina Yanacocha, la segunda mina de oro más grande del mundo, y de los gravísimos efectos que ha tenido su actividad sobre el agua y el medio ambiente.

Los entrevistados advirtieron del riesgo que correría una región como Baja California Sur, de vocación plenamente turística, si se permitiera este tipo de actividad por ser altamente contaminante.

Medio Ambiente y Sociedad es una asociación civil que lucha contra la amenaza de la mega minería tóxica en Baja California Sur, México. Visítanos en http://www.mas-bcs.org y síguenos en twitter @mas_bcs

Fuente: Medio Ambiente y Sociedad


Behind the rhetoric of Peru’s economic boom and corporate social responsibility lies the struggle of indigenous communities to defend their land and their right to clean water. Máxima Acuña is one of the faces behind that struggle. Roxana Olivera meets her.
euyasik under a CC Licence

Yanacocha goldmine euyasik under a CC Licence
With a blue plastic sheet and an alpaca blanket wrapped around her shoulders, Máxima Acuña, 42, walked through torrid rain for 10 hours to appear in court in the picturesque Andean town of Celendin. From the splendid hills of Sorochuco, she tracked down slippery roads and winding footpaths to hear the case that the owners of the Yanacocha mine in northern Peru has launched against her and her family. It is not the other way around.
‘These Yanacocha people are just trying to rob me of my land!’ Acuña tells me, tears swelling her eyes. ‘God is my witness! He knows that I am the rightful owner of that land,’ she adds between sobs, as she shows me a set of loose sheets of paper that she grips in calloused hands.
‘Are we expected to sacrifice our water and our land so that the Yanacocha people can take gold back to their country? Are we supposed to sit quietly and just let them poison our land and water?’
In 1994, Acuña and her husband Jaime Chaupe purchased, according to the property documents, a parcel of 27 hectares of land in a remote corner of Peru’s northern highlands known as Tragadero Grande. It is situated in the district of Sorochuco, province of Celendin, department of Cajamarca. Set at 3,249 metres above sea level and against a backdrop of rolling mountains and natural water sheds, Tragadero Grande offers a breathtaking, colorful landscape. It looks a bit like Tuscany – but with potato fields and a few llamas. Acuña built a small shack atop one of those rolling mountains. And, like most campesinos – indigenous peasants – in her community, she, her husband and three children, have been, and still are, engaged in subsistence production as farmers and herders.
Sadly, beneath those majestic mountains, particularly beneath two of its pristine lakes, lie rich deposits of gold and copper, minerals that Minera Yanacocha is determined to extract at any price.
To do so, Minera Yanacocha – 51.35 per cent owned by US giant Newmont Mining Corporation, 43.65 per cent owned by Peru’s Compañia de Minas Buenaventura, while the World Bank holds the rest of the shares – has mounted an aggressive campaign to promote the development of the Minas Conga. Minas Conga will be an open-pit gold and copper mine in the heart of the region. Worth an estimated $4.8 billion, the project is slated to become the largest single investment in the country’s mining history, with an annual output of 580,000 to 680,000 ounces of gold and 155 million to 235 million pounds of copper during its first five years of operation. The total surface area of the proposed open pit is 2,000 hectares – 20 km2.

Contamination concerns

A section of the prospective Minas Conga sits on land that Acuña owns, and she has refused to sell it.
The proposed open-pit mine would destroy four mountain lakes while it also threatens to contaminate and deplete groundwater supplies in the high Andes region of Cajamarca. Two of the lakes would be drained for mining exploration and mineral extraction and the two others would be turned into tailings ponds for mining waste.
There are concerns that the contamination may even leach into the Marañon River, an important headwater of the Amazon. Needless to say, the mining project also threatens to endanger the health of the local indigenous communities.
‘I fear for my life, for the life of my husband, for the lives of my children and for the lives of the people in my community who defend us and our water’
Yet, Minera Yanacocha claims that the Minas Conga venture meets rigorous environmental standards, and it promises to build four water reservoirs to replace the mountain lakes. ‘Water management practices incorporated in the Environmental Impact Assessment (EIA),’ the company proclaims on its website, ‘were based on more than 10 years of hydrology and engineering studies conducted by respected independent firms.’
But the company has a questionable reputation in Cajamarca.
With a 19-year-history of mining operations in the region, it was responsible for a mercury spill that poisoned more than 1,200 villagers in the nearby community of Choropampa.
And, according to health records featured in a documentary film that is currently on the festival circuit, it appears that many workers at the nearby Yanacocha mine – the largest open-pit goldmine in Latin America and the second largest in the world – are suffering from severe mercury poisoning.
As for promises of greater benefits from gold extraction, it is noteworthy that after 19 years of mining activity in Cajamarca, the province has sunk from being the fourth poorest province in Peru to the second poorest.

Defending the real treasure

Fully aware of that dubious past, Máxima Acuña doesn’t buy into any of Minera Yanacocha’s public relations rhetoric on economic opportunities and corporate social responsibility.
As she puts it, ‘I may be poor. I may be illiterate, but I know that our mountain lakes are our real treasure. From them, I can get fresh and clean water for my children, for my husband and for my animals!’ She then adds, ‘Yet, are we expected to sacrifice our water and our land so that the Yanacocha people can take gold back to their country? Are we supposed to sit quietly and just let them poison our land and water?’
In spite of her valid property documents, and without being served an official eviction order, according to Acuña, Minera Yanacocha has made several attempts to forcibly remove her from her land.
In May 2011, she says, a team of mining engineers from Minera Yanacocha, along with private security guards and police, marched into her property, tore down fences, and dismantled her shack. She went to the Sorochuco police to report the incident, but, she says, they simply told her to go away.
On 9 August 2011, the mining engineers returned with heavy machinery to Acuña’s plot of land. They were escorted by a large contingent of Peruvian riot police and soldiers. On this occasion, they destroyed what was meant to be her new shack. They confiscated all of her possessions: her bed, her clothes, her cooking utensils, even her food – cooked and uncooked.
‘Then, they beat me and my daughter without compassion,’ Acuña recalls, her voice cracking. ‘And, the police had their machine guns pointed at the heads of my husband and small son.’
Courtesy of Cajamarca
Máxima Acuña show the bruising to her arms following the beating by the police in 2011. Courtesy of Cajamarca
She wipes tears off her face with her poncho. ‘These mining people have tried to kill us, and they have threatened to come back again to kill us,’ she whispers, looking at me intently. ‘I fear for my life, for the life of my husband, for the lives of my children and for the lives of the people in my community who defend us and our water.’
Holding his wife’s hand, Jaime Chaupe steps in to fill in the blanks. ‘I saw the police beat and kick my wife. I saw them whack my daughter on the back of her head with their machine guns,’ he tells me, his voice fading away, despite his attempts to hold back his tears. ‘When I saw my wife and daughter lying unconscious on the ground, I thought they were already dead!’ he mutters. ‘While they tried to catch me, I heard my children scream in fear. They cried: “Help us! Help us! They’re gonna kill us all! They’re killing us!”’
Asked about media coverage of the eviction attempts, Acuña speaks bluntly. ‘Our national media have completely ignored our struggle and our suffering.’ Pause. ‘They have failed to report on how mining companies are stealing land from us, the poor; how they’re taking away our only source of food,’ she adds, more tears streaming down her face. ‘And, they have failed to report on how our authorities at the district attorney’s office and at the public ministry have sold their souls to the devil. The world ought to know all this, but they don’t write about any of it!’
The forced eviction that Acuña and Chaupe describe took place under the watchful eye of Minera Yanacocha’s team of engineers. Acuña’s 23-year-old daughter Ysidora captured images on her mobile. The clips are now available on YouTube.


With forensic photographs and video images in hand, Acuña and her family reported the violent assaults to the authorities at the Celendin district attorney’s office. But the authorities simply shelved their complaint.
Although mining representatives and government officials claim that there is full local support for the Minas Conga project, recent polls show that 78 per cent of the people in the area reject it outright.
Protests against the Minas Conga open-pit mine have become widespread.
The media have failed to report on how our authorities at the district attorney’s office and at the public ministry have sold their souls to the devil
On 3 July 2012, Peruvian police and soldiers open-fired on a crowd of protesters against the project. Four people were killed in Celendin and one in Bambamarca. Dozens were seriously injured.
Immediately after the bloody incident, President Ollanta Humala declared a state of emergency in the region, suspending civil liberties.
On 21 October 2012, more than 200 campesinos – many of them with infant children – mobilized to defend their mountain lakes. Acuña welcomed the protesters to stay on her land.

Vida Sí, Oro No!

Back in court, on 29 October 2012, Acuña crosses herself while she awaits the judge’s decision.
The judge finds Acuña and her family guilty of the charge of squatting on Minera Yanacocha’s property. She gives them a three-year suspended jail sentence, orders them to pay civil reparations in the amount of $200 soles (roughly US$70) to Minera Yanacocha, and to leave the contested land – within 30 days. Acuña faints. She is taken to hospital, and everyone leaves the courtroom.
The lawyer representing Acuña and her family has appealed the ruling, arguing that Minera Yanacocha has not established proof of ownership.
In the meantime, the 200 protesters, bearing signs that read ‘Vida Sí, Oro No!’ (Life Yes, Gold No!) and ‘Agua Sí, Oro No!’ (Water Yes, Gold No!), continue to camp on Acuña’s land in order to protect their mountain lakes. More than 400 heavily armed riot police and military soldiers surround the protesters. More are on the way.

Facts about mining

In order to extract one (1) gram of gold, vast amounts of water mixed with toxic substances, including mercury and cyanide, are required. A mere 0.1 gram of cyanide can be lethal.
Approximately 10,000 litres of water are required to produce one single gram (0.0032 troy oz.) of gold.
While a peasant family uses 30 litres of water per day, a small mine – much smaller than that proposed by Minas Conga – consumes 250,000 litres of water per hour. In other words, in a single hour, a mining company uses the same amount of water that a peasant family consumes in 20 years.
Minas Conga predicts that it will have an annual output of 580,000 to 680,000 ounces of gold and 155 million to 235 million pounds of copper during its first five years of operation.
Roxana Olivera is a freelance journalist and regular contributor to New Internationalist.

La Marcha de los Caxamarcas from Monoloco Producciones on Vimeo.

A fines de Mayo el Comité Unitario de Lucha por la Defensa de Cajamarca organizó una gira por todas sus provincias para convocar al paro regional el día 31 de Mayo del 2012 con la intención de manifestarse en contra del proyecto Minas Conga de la minera Yanacocha S.R.L.

Nosotros pudimos acompañar parte de esta marcha, este es un resumen de lo que vimos.


Por: Juan Soria

Los guardianes de las lagunas de Cajamarca, esta semana en Lima, ayer se dirigieron a las oficinas delBanco Mundial – IFC (Corporación Financiera Internacional-miembro del BM); allí dejaron un memorial dirigido al Pdt. del BM Jim Yong Kim, en el cual explican la situación que está pasando su región y solicitan declarar la inviabilidad y el retiro de la maquinaria del Proyecto Minero Conga, por ser perjudicial a su frágil equilibrio medio ambiental, y por ende, también a sus vidas.

A diferencia de la visita hecha a las oficinas de la minera estadounidense Newmont (donde Los Guardianes fueron maltratados y solo pudieron ingresar y dejar el memorial gracias a la intervención del Congresista de la República Rimarachín), esta vez sí fueron recibidos y gentilmente atendidos. Sin embargo, algo que no queda claro fue una respuesta de la representante del IFC – BM “somos socios (con Yanacocha) pero no estamos involucrados en el proyecto Conga” ¿? ¿Se estarán lavando las manos? ¿Se puede ser socio o permanecer con un silencio cómplice cuando es sabido que el asociado es corrupto y hasta está involucrado en crímenes? ¿Es posible que el BM no se haya enterado del proceder de Yanacocha o Newmont? Todo esto me hace recordar a la excusa del fujimorismo “la corrupción lo hizo Montesinos, El Chino no sabía nada”. ¿Ahora entienden lo que logra la impunidad? Genera más corrupción y hasta la aceptación del público escucha.La amabilidad mostrada por las representantes del BM es esperanzadora, pero sabemos que ellas no tienen ni voz ni voto en las decisiones de la cabeza del BM, lo cual es muy diferente a que esa entidad no esté involucrada con el Proyecto Minero Conga. Las cosas claras por favor, así como el agua natural de Cajamarca. Acá les dejo la visita de los Guardianes de las Lagunas: 

Fuente: Despernado – http://despernado.blogspot.com/2012/11/el-banco-mundial-se-lava-las-manos.html


Servindi, 15 de noviembre, 2012.- El programa virtual Radicales Libres, de Lamula.pe entrevistó ayer a representantes de los denominados “Guardianes de las Lagunas” que resguardan las lagunas que serían destruidas por el proyecto minero Conga de la empresa Yanacocha, en Cajamarca.

Aproximadamente cien guardianes se encuentran en la capital del Perú efectuando diversas demostraciones de protesta y demandando la solidaridad ciudadana.”Preferimos morir a bala que a morir contaminados por la minería” expresaron.

Ellos denuncian que es totalmente falso que el proyecto Conga se encuentro suspendido y que por el contrario la empresa prosigue actuando con el auxilio de grandes contigentes policiales.

Ellos fueron entrevistados por Alexandro Saco, conductor de Radicales Libres, programa que se difunde por Internet desde la plataforma de contenidos Lamula.pe.

Uno de los entrevistados perdió la vista a consecuencia de la represión policial el año pasado. También participa Máxima Acuña, víctima de abuso de la minera y de la DINOES quién intentó ser desalojada de su terreno supuestamente vendido a la empresa minera.


Los departamentos mineros que ocupan los primeros lugares de las inversiones como Cajamarca, Huancavelica y Apurímac, son los departamentos más pobres y con mayor desnutrición infantil, según advierte un estudio de CooperAcción.

El Ministerio de energía y Minas, a través de su Boletín Estadístico de Minería, informó que la inversión minera sumó un total de US$ 4,329 millones entre enero y julio del 2012. Dicha inversión se viene incrementando en los últimos años.

Contrariamente a lo que algunos anuncian como la disminución de la inversión por los conflictos sociales, como el de Conga, el panorama se aclara: la inversión minera continúa creciendo. En el 2010, la minería aportó el 5,25 del PBI nacional, a diciembre del 2011 representa 24% de la inversión extranjero y el 60% de las exportaciones, en el 2011 su participación respecto al total de tributos es de 17,5%, y si nos focalizamos en el Impuesto a la Renta, fue de 33,3%.

El total de trabajadores ocupados en minería, tanto de los titulares mineros, como contratistas, representa aproximadamente el 1% de la Población Económicamente Activa (PEA) nacional.

“Algunos ven la promoción de la minería responsable como un «atajo» para obtener recursos a fin de alcanzar las inversiones necesarias para invertir en Educación e infraestructura, y por lo tanto «romper el círculo vicioso»”, dice Calisto.

MINERÍA Y POBREZA


Sin embargo, el economista señala que hay más de un indicio de que la minería no ha resultado ser beneficiosa para impulsar el desarrollo en los departamentos con mayor presencia de esta actividad como Cajamarca, Ancash, Junín.

Según el documento «Desnutrición crónica infantil cero en 2016» las regiones mineras encabezan ranking de desnutrición crónica infantil en el Perú, siendo las regiones con tasas de mayor nivel de desnutrición crónica infantil: Huancavelica (46,4%), Cajamarca (29,9%), Huánuco (28,8%), Apurímac (31,3 %) y Ayacucho (28,1 %). Huancavelica tiene casi el 50% de su territorio concesionado a la minería (40.34%) y es uno de los departamentos con la tasa de pobreza más alta con el 77.2%y donde la cobertura al seguro de salud, según el INEI, no alcanza ni a la mitad de la población (47.6%).

Le sigue Cajamarca con el 44.37% de su territorio concesionado y donde aún el 17,1% de su población es analfabeta y sólo el 36,7% de las viviendas está conectado a una red pública de agua dentro de la vivienda. El 36.1% de Ancash está concesionado, tiene una tasa de analfabetismo del 17,9%.

En Apurímac, que tiene el 54.44% de su territorio concesionado, el 70.3% de la población es pobre. Ayacucho tiene el 16,8% de su población sin ningún nivel educativo y la tasa de analfabetismo es de 17,9%, el porcentaje del territorio concesionado alcanza el 26.2%

“El argumento más usado para justificar esta realidad es la ineficiencia de los gobiernos locales. Sin embargo, hasta el 31 de octubre de este año, el gobierno nacional ejecutó sólo el 66.9%, los gobiernos locales, el 56.1% y los gobiernos regionales, el 66.7%. Al 26 de octubre de este año el Ministerio de la Producción ha ejecutado el 52.97% de su presupuesto, el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo el 63.71%.

El Ministerio del Interior espera para fin de año ejecutar tan solo el 55% del presupuesto de inversión. Vemos entonces que la ineficiencia es un problema nacional, y que empieza por el gobierno central”, agrega Calisto.

Reformas pendientes
Y dado que el debate en torno a las industrias extractivas se suele dar alrededor de indicadores económicos, es necesario considerar los costos que ocasionan las actividades mineras en el ambiente. En el estudio de Herrera y Millones (2011), se calculó el costo económico de la contaminación ambiental minera sobre los recursos hídricos, que reporta US$ 814,7 millones en el 2008, y US$448,8 millones en el 2009.

“El Estado debe encarar las reformas pendientes en políticas públicas, que permitan un control eficiente sobre las actividades extractivas, de modo que se proteja el ambiente y se vele por la calidad de vida de las personas. Los gobiernos regionales y locales, por su parte, deben de gestionar sus recursos, promoviendo el desarrollo con una estrategia integral, que aborde Educación –básica y superior–, desarrollo productivo,salud y ejercicio de derechos”, dice Calisto.

Si vemos el porcentaje de población que emplea la minería, este nos remite a un 1% de la PEA. Y por otro lado, no ha demostrado promover el desarrollo humano en los departamentos donde opera –los resultados indican lo contrario–, y no suele considerar el costo económico de la contaminación ambiental, que no es nada despreciable.

Fuente:  Diario La Primera – http://www.diariolaprimeraperu.com/online/economia/departamentos-mineros-lideran-tasa-de-pobreza-y-desnutricion-infantil_124078.html



Por: Juan Soria 

Ronderos y campesinos de Cajamarca están desde el 8 de octubre alrededor de sus lagunas, protegiéndolas de las destructivas y abusivas mineras. Esta semana, representantes de esa gente, llegaron a Lima para pedir al Estado que ponga fin a la usurpación que están sufriendo.

¿Por qué los cajachos subieron de nuevo a sus lagunas? Porque las mineras Yanacocha y Newmont han mentido a Perú —a vista y paciencia del Gobierno— diciendo que las obras en Conga están suspendidas, y como es lógico, esto ha indignado aún más a los cajamarquinos y a todo peruano que valore a su patria. La mentira -que hace tiempo pude comprobar personalmente (acá pueden verla: Nueva mentira de Humala. Conga no ha suspendido sus operaciones extractivas(filmado)Mentiroso Mentiroso el ministro y el gerente de Conga. Acá más pruebas segunda parte) y la usurpación de gran parte de nuestro territorio deben parar si es que queremos tener futuro como nación que se respeta. Acá les dejo la visita de ayer de los Cajamarquinos al Congreso de la República.

Fuente: Despernado Peru – http://despernado.blogspot.com/2012/11/cajamarquinos-en-lima-exigen-humala-una.html


Campesinos peruanos llamados Guardianes de las Lagunas realizaron este lunes un plantón frente a las oficinas de la empresa estadounidense Newmont para exigir paralizar el proyecto minero Conga, pues dicen, no ha sido suspendido a pesar de las denuncias de los habitantes de Cajamarca. teleSUR
http://multimedia.telesurtv.net



Imágenes: Iván Herrera / Servindi
Servindi, 13 de noviembre, 2012.- Cerca de 120 ronderos de Celendín protestaron ayer contra el proyecto Conga frente a las oficinas de la minera Newmont -accionista mayoritaria de Yanacocha- en Lima. La empresa se rehusó inicialmente a recibir un memorial de los comuneros, hasta que intervinieron el congresista Jorge Rimarachín  y una fiscal.
Los “guardianes del agua”, que llevan más de un mes acampando en las lagunas del proyecto Conga, marcharon ayer hasta la sede de la minera norteamericana Newmont para entregar un memorial y un documento con más de 12,500 firmas contra Conga.
El  “plantón” transcurrió entre pronunciamientos, cantos y arengas contra la minera y el presidente Ollanta Humala; mientras la entrada del edificio donde funciona Newmont permanecía custodiada por un cordón policial.
Tras los discursos y lecturas del memorial firmado por los ronderos, los líderes cajamarquinos Edy Benavides, presidente del Frente de Defensa de Hualgayoc y  Milton Sánchez, presidente de la Plataforma Interistitucional de Celendín (PIC),  junto a otros activistas se acercaron a la entrada de la empresa para entregar los documentos, pero el personal mantuvo las puertas cerradas y se negó  recibirlos.
El hecho fue considerado como “una burla” por la delegación cajamarquina y una muestra de la actitud poco dialogante de la empresa.
“Estas son órdenes del Gobierno y de la minera Yanacocha que no quieren que se sepan estas verdades”, afirmó Edy Benavides.
Por su parte,  Sánchez afirmó que trabajadores de la empresa le indicaron que “hay órdenes de que no dejen entrara a ninguna persona”.  Al respecto, anotó que “este es el reflejo del diálogo de la empresa minera Yanacocha, del principio del diálogo y buenas relaciones que dicen tener con las comunidades”, señaló.
En horas de la tarde y con la mediación del congresista Jorge Rimarachín y una fiscal, los líderes pudieron entrar al local para entregar el memorial y un documento con las firmas en la oficina de la empresa.
Congresista Jorge Rimarachín y dirigentes esperando ser atendidos
El Memorial
En el documento, los cajamarquinos  señalaron que el proyecto impide la libre circulación por la zona donde piensa operar la minera y afirmaron que ésta los ha despojado de sus tierras “con la amenaza de usar su poder ante jueces y fiscales”.
Asimismo, indicaron que ante sus protestas, la respuesta del Gobierno ha sido “menosprecio y poco interés por la opinión de la población”, así como “difamaciones y persecuciones judiciales a sus líderes” y  una constante “represión” que ha dejado muertos e inválidos a algunos manifestantes.
Los comuneros rechazaron que el proyecto esté suspendido, precisa de este modo el memorial que dado que “el propio EIA manifiesta que la construcción de los reservorios es el inicio mismo del proyecto minero Conga y que estos reservorios no son para la población, sino para ser utilizados en las operaciones del proyecto mismo”.
Finalmente, los suscritos subrayaron que no permitirán que “se destruyan” sus lagunas y humedales y manifestaron su deseo de querer evitar un enfrentamiento con la policía apostada en la zona del proyecto minero, para que no haya “hechos lamentables”.
Al respecto, responsabilizaron a la Newmont y al Gobierno Central “de lo que pudiera ocurrir”.
Durante la manifestación, Milton Sanchez  informó a los manifestantes que ese mismo día cinco máquinas pesadas se estaban movilizando hacia las cercanías de la laguna El Perol, hecho que consideró como una provocación de la empresa.
Imágenes de la protesta:



Cronologia de los últimos 20 años en Cajamarca, desde el Inicio de operaciones de la Minera Yanacocha (MY) en 1992 hasta la actualidad, Julio 2012. Para entender que el conflicto no nace de la noche a la mañana, sino es una larga trayectoria de confrontaciones y delitos medio ambientales.



  • El Estado Peruano y la empresa minera Yanacocha S.R.L han sido denunciados ante el Tribunal Latinoamericano del Agua en su Sexta Audiencia Pública de Buenos Aires, Argentina por el proyecto minero Conga.
  • Los demandantes los acusan de “amenazar medio ambiente y del derecho humano al agua de los habitantes de las provincias de Cajamarca y Celendín” y solicitan “la suspensión definitiva del proyecto”.
  • El viernes 9 de noviembre el jurado procederá a dictar veredicto sobre el caso.
Foto 001-Caso Conga
Miércoles, 7 de noviembre de 2012- La denuncia ha sido presentada por el Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo (Grufides) y por la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC).

En su demanda, Sergio Sanchez Ibañez y Mirtha Vasquez, representantes de Grufides han señalado que, según el propio Informe de Impacto Ambiental presentado por Yanacocha y aprobado por el Ministerio de Energía y Minas del Estado Peruano, el proyecto minero Conga tiene previsto “la pérdida inminente de lagunas naturales, la afectación de más de 680 manantiales y la modificación negativa de varios ecosistemas, entre ellos bofedales, fauna y flora en la región de Cajamarca”.

Los demandantes han subrayado que “la zona prevista para la explotación se encuentra en la cabecera de cinco microcuencas, entre las que están la del río alto Jaribamba y la del río Chailhuagón, cuyas aguas desembocan en el Amazonas”. Han señalado que “en el área del proyecto se encuentran además diversas lagunas como Perol, Azul, Mala, Chica, Mishacocha, Mamachocha o Alforjacocha”, de las cuales “cuatro se vaciarían: dos para extraer minerales de su base y dos para ser utilizadas como depósitos de desmontes”.


Los demandantes han señalado que “el plan de mitigación de la empresa de reemplazar estas cuatro lagunas naturales por reservorios artificiales rompería drásticamente el ecosistema hídrico andino” y además “la propiedad del agua en los reservorios artificiales pasaría a ser propiedad de la empresa”. También han indicado que “el estudio de impacto ambiental solo contempla a 32 comunidades, cuando en realidad hay 210 comunidades”.

Para argumentar la presunta inconsistencia del Informe de Impacto Ambiental de Yanacocha, Grufides se ha hecho eco de estudios independientes realizados por hidrogeólogos internacionales como Robert Moran o Javier Lamban, por el Colegio de ingenieros de Cajamarca o por el propio Ministerio de Medio Ambiente.

Además, los demandantes han indicado que “para alimentar la actividad minera se va a bombear más agua (1.364.400 litros/hora) de la que se puede tratar (233.000 litros/hora), por lo que la actividad minera desecharía aguas residuales”.

“El temor de los habitantes de Cajamarca- han señalado- proviene de la experiencia vivida por la operación durante 17 años de la misma minera (integrada actualmente por compañía de Minas Buenaventura (CMB), Newmont Minig Corporation (Newmont) y la Corporación Financiera Internacional (IFC) del Banco Mundial) en Cajamarca en donde han demandado que “los cerros que captaban el agua ya no existen, ha habido importantes derrames tóxicos y han desaparecido completamente afluentes, ríos y lagunas”.

Por último, los demandantes han hecho hincapié en “la criminalización de la protesta social” y en “las trabas jurídicas que han encontrado en las instituciones de justicia peruanas a la hora de presentar sus alegatos”. En este sentido, Grufides ha demandado que “la justicia en Perú está polítizada” y ha solicitado al Tribunal que declare Fundada la demanda, por violación al derecho al Agua y al derecho al medio ambiente sano y equilibrado y requiera “la suspensión definitiva de la explotación del proyecto minero Conga”.

Por su parte, La minera Yanachocha ha señalado, a través de un comunicado, que “desconoce la jurisdicción del Tribunal”, a lo que el Tribunal ha contestado que se fundamenta en principios y normas internacionales vinculantes y que tal decisión no comprende el propósito de la Audiencia, que es buscar soluciones a las controversias hídricas.

El Jurado del Tribunal Latinoamericano del Agua, integrado porPhilippe Texier, miembro redactor del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; Alexandre Camanho de Assis, Magistrado del Ministerio Público y Procurador de la República de Brasil, el muralista mexicano Ariosto Otero, la Dra. Silvia Nonna, experta y asesora de la Nación Argentina en materia legal medioambiental y Giselle Boza Solano, abogada y periodista costarricense resolverá el caso, emitirá veredicto al término de las sesiones de la Audiencia Pública este viernes 9 de noviembre de2012 a las 15.30 (hora argentina).