Archivos para 9 junio, 2015


vigaspampa 1

Asamblea de ronderos en el centro poblado de Vigaspampa. Foto: Bear Guerra

Por Luis Claps

Servindi, 8 de junio, 2015.- El domingo 7 de junio se realizó el Primer Congreso Interdistrital de Rondas Campesinas en el centro poblado de Vigaspampa, en la provincia de Celendín. Bajo el lema “Consagrar la vida en defensa de la verdad”, el objetivo del evento fue promover la defensa de los intereses campesinos y garantizar el derecho a la vida de las comunidades.

Los ronderos fueron llegando, algunos a caballo, desde varias comunidades cercanas como Calconga, La Florida, Bellavista de Cajén, La Fortaleza, Oxamarca y Celendín. Luego de las presentaciones y la instalación de la mesa directiva, el congreso contó con tres ponencias y luego se abrió un espacio a la participación de los asistentes.

En Vigaspampa hay temor porque se dice que la empresa minera de capitales chinos a cargo del proyecto Galeno adquirió un terreno de 600 hectáreas próximo al centro poblado, donde propone reubicar a las comunidades que deben ser desplazadas para dar lugar a la explotación de la mina y  su infraestructura asociada.

Los ronderos no aceptan la llegada de estos nuevos comuneros. “Fueron capaces de vender sus tierras a la minera, por eso no confiamos en ellos”, señaló Edwar Rodas Rojas, presidente de la Federación de Rondas Campesinas de Celendín.

Por otra parte, Rodas Rojas dijo también que “el Ministerio del Interior está trabajando para infiltrar las bases y juramentar nuevas rondas campesinas que estén a favor de la minería. Pero ni la Fiscalía ni la Policía pueden juramentar rondas campesinas, porque carecen de potestad para ello”.

“¿Acaso las rondas campesinas juramentan a fiscales y policías?”, concluyó Rodas Rojas.

Las rondas campesinas surgieron en la región de Cajamarca en el año 1976. En aquel entonces se dedicaban a combatir el abigeato y operaban sin un marco legal ni apoyo de las autoridades del Estado. Luego defendieron a Cajamarca del terrorismo de Sendero Luminoso.

Las rondas cuentan con el respaldo de la Ley 27908, aprobada en 2003, y el DS 025 que la reglamentó. Incluso las avala el artículo 149 de la Constitución Política del Perú, que textualmente señala: “Las autoridades de las Comunidades Campesinas y Nativas, con el apoyo de las Rondas Campesinas, pueden ejercer las funciones jurisdiccionales dentro de su ámbito territorial de conformidad con el derecho consuetudinario, siempre que no violen los derechos fundamentales de la persona”.

De acuerdo a las funciones que le faculta la legislación vigente, en la actualidad las rondas campesinas incluyen entre sus principales objetivos la defensa del territorio y la conservación del medioambiente.

vigaspampa 2

Lidman Geiner Chávez se dirige a la asamblea en Vigaspampa. Foto: Bear Guerra

“Tenemos derecho a cuidar nuestros ríos y lagunas, a estar arriba en las montañas” dijo al respecto Lidman Geiner Chávez Pajares, presidente del Frente de Defensa Ambiental de Oxamarca.

Sin embargo, en el Congreso Nacional se discuten modificaciones legales que atentarían contra sus facultades y hasta podrían llegar a criminalizarlas.

Un artículo de José Carlos Díaz en La República señala que la Comisión de Justicia podría excluir a la “justicia rondera” de un dictamen que busca crear un nuevo Código Penal.

El impulsor de esta medida es el congresista Juan Carlos Eguren, conspicuo defensor de los intereses de las empresas mineras.

Por su parte Milton Sánchez, presidente de la Plataforma Interinstitucional Celendina, aseguró que “es bueno reunirnos para intercambiar, para informarnos, porque estamos en una situación muy complicada, no solo en Celendín, no solo en Cajamarca, sino en todo el país, y debemos establecer estrategias conjuntas para poder defender nuestro territorio”.

“Los compañeros de Bambamarca tienen plomo en su sangre y ya no pueden tomar su agua. Muchos otros pueblos del país están sufriendo lo mismo, por este modelo basado en la extracción de nuestras riquezas. En realidad solo un pequeño grupo de empresarios y políticos se beneficia de estas actividades”, agregó.

“El próximo 3 de julio se cumplen tres años del asesinato de nuestros hermanos en Celendín, les invitamos a las actividades que estamos organizando”, concluyó Sánchez.


Mark Stenning de Lavalle, gerente de Chadín 2, recibe memorial de rechazo al represamiento del Río Marañón

Celendín, Perú.- El miércoles 3 de junio de 2015 arribó a la provincia de Celendín una delegación de las comunidades de La Mushca y Tupen Grande, ubicadas a la orilla del río Marañón, para dar respuesta a la carta enviada por la empresa Odrebrecht con un memorial en el que muestran su contundente rechazo al proyecto Chadín 2.

Las comunidades de La Mushca y Tupén Grande se reunieron el día primero de junio de 2015 y acordaron el viaje de una comisión para presentar un memorial en las oficinas de la empresa Odebrecht, en la provincia de Celendín.
A su llegada, los señores Emiliano García Julon y Silver Cruz Escalante, miembros de la delegación, fueron entrevistados por diferentes medios de comunicación radiales y televisivos, desmintiendo las versiones de la empresa que manifestaban que las comunidades de la zona de Chadín 2 estarían de acuerdo con la ejecución de dicho proyecto. Como se sabe el Estado Peruano ha aprobado el Estudio de Impacto Ambiental y sin embargo el proyecto de represamiento del río Marañón no cuenta con licencia social.
Carta de Odrebrecht
 
Memorial
Videos
Conversación con Emiliano García Julón
Silver Cruz Escalante

Muralla. Máxima Acuña y Daniel Chaupe frente al cerco de mallas instalado por Yanacocha bajo el argumento de un proyecto de crianza de alpacas.

Muralla. Máxima Acuña y Daniel Chaupe frente al cerco de mallas instalado por Yanacocha bajo el argumento de un proyecto de crianza de alpacas..

Escribe: Wilber Huacasi

Denuncia. Empresa instaló cerco perimétrico de mallas de metal en la frontera limítrofe con el predio de mujer campesina. Familia asegura que se trata de un nuevo acto de presión para obligarlos a abandonar la zona. Minera desmiente la acusación.

—Queremos dialogar.
—¡Qué diálogo quieren!, ¿van a reconocer mi propiedad?, ¿me van a reconocer todos los daños que le han hecho a mi familia?
Con notorio enojo, Máxima Acuña de Chaupe recuerda una de las conversaciones que sostuvo con una funcionaria de relaciones comunitarias de Yanacocha. Su enfado —dice— es porque la minera busca un supuesto diálogo, cuando su comportamiento siempre ha estado marcado por la violencia y la hostilización.
El último hecho que doña Máxima denuncia como un acto de presión para obligarla a abandonar su predio es la instalación de un inmenso cerco de mallas de alambre galvanizado en el límite con el terreno de propiedad de Yanacocha.
“El martes pasado terminaron de cerrar todo ese cerco que ustedes ven aquí”, indica Máxima Acuña, quien desde el año 2011 mantiene una contienda legal con Yanacocha por un predio de 25 hectáreas.
Máxima asegura que su familia compró el predio a terceros y viven ahí desde 1994. Yanacocha, en cambio, maneja la versión de que todo el terreno de la zona fue adquirido a la comunidad campesina de Sorochuco por Minas Conga S.R.L., y luego les fue transferido, para la puesta en marcha del proyecto de explotación de oro conocido comoConga.
Si bien el cerco no impide a la familia Chaupe-Acuña salir hacia la carretera, Máxima asegura que con esta decisión la minera ha cerrado otro camino que utilizaban para comercializar sus productos en las zonas bajas. “Cuando no tengo para comer, agarro mi bestia y la llevo por este camino que es ancestral”, denuncia Máxima y asegura que detrás de este hecho está nuevamente la actitud prepotente de Yanacocha.
En comunicación enviada a La República, Yanacocha rechaza que exista hostilización (ver nota aparte), pero doña Máxima insiste y tiene una lista de actos de violencia que anteceden a esta última acción.
ANTECEDENTES
El 3 de febrero, personal de seguridad privada de Yanacocha destruyó con violencia los cimientos de la casa de adobe que la familia Chaupe-Acuña venía construyendo cerca de su actual vivienda, dentro del predio que reclaman como de su propiedad.
“Estábamos construyendo un dormitorio y una sala; quince días de trabajo que habíamos tenido lo han derrumbado”, recuerda su hijo Daniel Chaupe, mientras observa los escombros que dejó aquella intervención.
Yanacocha argumentó entonces que ejerció su “derecho a la defensa posesoria”.
Posteriormente, personal de Yanacocha destruyó una construcción que la familia de Máxima había realizado para la crianza de cuyes. “En la Fiscalía de Celendín (voceros de Yanacocha) nos dijeron que nos iban a devolver nuestros cuyes”, recuerda Máxima.
Daniel Chaupe, el hijo, denuncia además otra forma de hostilización: “Todo el día nos vigilan. Han instalado una cabina supuestamente para cuidar sus alpacas, pero, la verdad, es para que nos vigilen a nosotros”, señala.
La República constató que, en efecto, existe una cabina instalada en una loma desde la cual personal de Yanacocha puede vigilar directamente la rústica vivienda de los Acuña-Chaupe. Es más, la noche del 6 de junio, día de nuestra visita, personal de la minera alumbró con linternas de alta intensidad hacia la casa, en clara actitud de vigilancia.
RESTRICCIÓN VIAL
Por obra de Yanacocha, los pobladores que se desplazan desde Cajamarca hacia la localidad de Santa Rosa no pueden viajar con libertad. Personal de seguridad privada instaló una tranquera a la altura del paraje San Nicolás y allí solicita documentos a los pasajeros, como si fueran sospechosos de algo.
Todo indica que el propósito es impedir visitas a la familia de Máxima Acuña. Además de Etiqueta Negra no son pocos los testimonios de medios y periodistas que tuvieron impedimento para ingresar a la zona.
MÁS DENUNCIAS
El caso de Máxima parece no ser el único. Lindorfe Bolaños Atalaya (56 años) contó a La República que anteriormente sufrió la destrucción de su vivienda y ahora Yanacocha buscaría obligarlo a transar por un predio en aparente disputa.
“A otro vecino también lo han sacado a la fuerza de su chocita, hace un mes”, reseña, en alusión al poblador Noé Quilliche Chucnas.
A todo esto, Máxima asegura que seguirá defendiendo su predio: “Cuando me maten, ahí tal vez se quedarán con mi terreno, si nadie reclama”.