Todo el poder contra los Chaupe

Publicado: 3 diciembre, 2013 en NOTICIAS
Etiquetas:, , , , ,

Máxima Acuña

Máxima Acuña

 

 

Por Félix Álvarez Torres

Jaime Chaupe, Máxima Acuña y sus hijos, comuneros de Sorocuco de Celendín, Cajamarca; viven y trabajan las tierras de TragaderoGrande, la parcela que desde 1994 les pertenece. Su vida tranquila de campesinos ha sido turbada al punto de correr riesgo; cuando en el2011 Minera Yanachocha de Roque Benavides, Newmont Mining y el Banco Mundial, puso todo el poder del dinero en su contra.

En mayo del 2011 el ingeniero Guillermo Silva, trabajador de Yanacocha, ingresó a la parcela de la familia Chaupe Acuña acompañado de miembros de la Policía Nacional y de la empresa Seguritas de seguridad privada de la mina. El objetivo de la visita fue destruirlos hitos de demarcación de la parcela Tragadero Grande y tapar las zanjas que la familia había abierto como parte de su trabajo campesino. Jaime Chaupe fue a increpar a los invasores, mostró los documentos de la propiedad a la policía y los usurpadores se marcharon después de la discusión. No sería por mucho tiempo. El 24 del mismo mes reaparecieron los invasores, la discusión se volvió más áspera. Los policías que los acompañaban no querían ver los papeles de los Chaupe. Finalmente se retiraron, pero ya habían conseguido tapar las zanjas, tumbar los hitos y muros y destruir las chozas. Al día siguiente los esposos Chaupe Acuña denunciaron a la empresa por usurpación.

A los ocho días reaparecieron los usurpadores, acompañados siempre de la policía y los guardias privados. Traían un “acta” que supuestamente había sido levantada en su incursión anterior y en la que estaba consignada la firma falsificada de Jaime Chaupe. Según este documento apócrifo la familia Chaupe se comprometía a abandonar el terreno voluntariamente.

Los inocentes son los culpables

Yanacocha a través de Seguritas, su empresa de seguridad, y la Policía Nacional mantuvo sitiada a la familia Chaupe durante 4 días en agosto del 2011. En esa ocasión los invasores quemaron chozas, mataron ganado, mataron a los perros pastores, robaron dinero en efectivo y golpearon brutalmente a Máxima Acuña de Chaupe y a sus hijos, dejándolos privados de conocimiento sin darles ningún tipo de auxilio y abandonando sus cuerpos. De esta manera Yanacocha respondió a la demanda de la familia Chaupe. Resulta por lo menos curioso que el día en que se inició el sitio de Tragadero Grande, 11 de agosto del 2011, era la víspera del archivamiento del proceso iniciado por los Chaupe. Ese fatídico 11 de agosto minera Yanacocha interpuso una demanda por usurpación agravada contra Jaime Chaupe Lozano, Elias Abraham Chavez Rodríguez, Máxima Acuña Atalaya e Ysidora Chaupe Acuña. Luego de esto Yanacocha decidió dar un escarmiento a los Chaupe haciendo uso de todos los medios delincuenciales que el dinero ponía a su alcance y, como en una película de gansters, los Chaupe fueron masacrados, humillados y robados por las autoridades que los debían proteger.

La historia se vuelve más dura que una novela de Kafka. En este proceso iniciado por la poderosa empresa multinacional el Ministerio Público no admitió ninguna prueba ni testigos para el descargo de los Chaupe y si admitió todas las pruebas que presentara la querida Yanacocha, aunque su único testigo fuera su propio abogado. Este proceder irregular de las autoridades de justicia le permitió a la minera triunfar y alcanzar una sentencia que entre otras perlas condenaba a la familia Chaupe sin individualizar responsabilidades. Así la familia tendría que pagar una indemnización y una condena, como si fuera un sino de su apellido. La familia apeló y el 2 de agosto de este año la Corte Suprema de Cajamarca decidió anular la sentencia que condenaba a los Chaupe. Con esta decisión el proceso no se archivará, no se les declara inocentes de los cargos ni se les repara el daño sufrido, solo se inicia nuevamente el proceso.

El extraño “error” de Yanacocha

Más allá de la gran injusticia y el evidente abuso de Yanacocha ¿es verdad que los Chaupe están en una propiedad que no les corresponde? Todo parece indicar que la respuesta es definitivamente NO. Existen numerosos documentos donde se establecen los límites de la propiedad de la familia Chaupe Acuña y los de Yanacocha. Por ejemplo en la minuta de compra venta del predio perteneciente a la empresa dice textualmente: “Ubicada entre los parajes Cerro Cocañes y El Perol cuyos linderos y medidas perimétricas son: por el norte terrenos libres de esta comunidad campesina de Sorochuco con una extensión de 605 metros lineales, por el sur con terrenos también de esta comunidad con una extensión de 465 metros lineales, por el este limita con la quebrada El Perol y la laguna El Perol y terrenos de esta comunidad con 3,412 metros lineales y por el oeste limita con terrenos de propiedad privada y terrenos de esta comunidad con 3,153metros lineales”. Si dibujamos estos linderos referidos al terreno correspondiente a Yanacocha sobre la Carta Nacional tendremos que dicho predio está al sur de Tragadero Grande, la tierra en disputa.

Minuta de Yanacocha

Minuta de Yanacocha

Si el terreno de Yanacocha abarcara la propiedad de la familia Chaupe Acuña los documentos que la empresa tiene inscritos en registros públicos estarían errados y en vez de abarcar los parajes desde el cerro Cocañes debiera decir que abarca desde el límite norte de la comunidad. Pero no es así, la familia Chaupe tiene los documentos que acreditan su propiedad y esta no está dentro de los terrenos comprados por Yanacocha. Por si esto fuera poco el Ingeniero Carlos Cerdán, experto en demarcación de linderos, ha hecho las pruebas necesarias para determinar los límites de ambas propiedades y mediante el uso de GPS ha llegado a las mismas conclusiones.

Minuta de la familia Chaupe Acuña

Minuta de la familia Chaupe Acuña

 

¿Qué quiere Yanacocha?

Un error tan primario se vuelve increíble, ¿cómo una empresa con tantos medios a su disposición puede caer en esta falta de criterio?. La pregunta no es ingenua, podría tratarse de un simple error acompañado de una soberbia criminal o podría tratarse de un pretexto para obtener algo que está en los terrenos de la Familia Chaupe y que sería muy, pero muy codiciado por la minera. En la comunidad campesina hay cuatro ojos de agua que abastecen del preciado líquido a todos, esos cuatro ojos de agua están en Tragadero Grande, propiedad de la familia Chaupe Acuña.

Fuente: https://www.facebook.com/felixalvareztorres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s