El día 12 de noviembre tuvo lugar en el juzgado de Celendín la segunda audiencia en el reinicio del juicio contra la familia Chaupe que iniciara la empresa minera Yanacocha. Como recordamos, el 9 de agosto la sala de apelaciones del juzgado de Cajamarca había ordenado que se reinicie el proceso ya que pruebas – contundentes- como los títulos de propiedad de la familia Chaupe no habían sido bien  examinados.
En una mini sala de audiencias, en donde la secretaria se pasó todo el tiempo jugando con el celular y en dónde el juez amenazaba con desalojar la sala e inclusive con arresto si el público o los acusados reclamaran o más, y prohibió tomar fotografías, un fiscal hizo los mejores alardes de un comportamiento digno de la época feudal: presentando la misma pregunta bajo diversas formas – en un castellano bastante incorrecto- este fiscal buscaba confundir a la joven Isidora Chaupe, hija de la familia Chaupe. No solo eso, sino en una actitud bastante deplorable y de desprecio, le decía que si Isidora estudiaba economía entonces debía de saber calcular las hectáreas de un terreno. También le inOLYMPUS DIGITAL CAMERAcrepó de qué tamaño sería la choza que habitaban, “no sabe Ud. si uno o dos metros cuadrados? Viven ahí 6 personas?” refería de un tono despreciativo.
Una choza es una casa digna, señor fiscal, y la gente que vive ahí, como la familia Chaupe, la hacen aún más digna, sepa Ud.
Su tono inquisidor hizo que Máxima Chaupe tuviera un malestar y tuvo que retirarse por un momento; la audiencia se mordía los labios de impotencia.
Y qué decir del joven abogado de Yanacocha, tránsfuga, que alguna vez pasó por una ONG defensora del medioambiente y ahora vendió su alma al mejor postor? Poco importa que una humilde familia, legítima propietaria de sus terrenos, sea acusada de usurpadora y sea violentada y agredida? Podrá dormir bien este abogado?
En un país digno de un cuento de horror, tenemos a policías que agreden verbal y físicamente a una familia, que les queman sus pertenencias y su casa, y ninguno de ellos ni el dador de ordenes son enjuiciados. Peor aún, la humilde familia es designada como los “acusados”.
Yo les pregunto: cuánto tiempo más se despreciará de esta manera a nuestros connacionales? Cuánto tiempo más la injusticia será reina en nuestro país? Cuánto tiempo más el dinero decidirá quién ha de ganar? Cuánto tiempo más el poder judicial estará al servicio de los grupos de poder económico?
La tercera audiencia oral tendrá lugar el 21 de noviembre, llamamos a todos los celendinos y organizaciones  a venir a apoyar moralmente a esta humilde pero tenaz familia, luchadora incansable defendida por una no menos tenaz y valiente abogada como es Mirtha Vásquez.
Agradecemos a la redes de solidaridad de mujeres que vienen apoyando incondicionalmente a la familia Chaupe.
Así mismo, exigimos que la prensa nacional e internacional pueda tener acceso a la sala de audiencia por la transcendencia que reviste este caso. Una humilde familia resiste a los intereses financieros de una de las transnacionales más poderosas del mundo y de la familia más rica del Perú, por la defensa de sus derechos y del medio ambiente.
JUSTICIA HOY!
CONGA NO VA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s