Archivos para 4 febrero, 2013


El tajo junto al río

En Cajamarca, Yanacocha quiere ejecutar una nueva explotación aurífera junto al río Grande. Pero la Autoridad Nacional del Agua le exige parámetros de limpieza ambiental que la minera se resiste a cumplir.
 
Zona propuesta por Yanacocha para abrir el nuevo tajo La Quinua Sur, a 16 kilómetros de la ciudad de Cajamarca.

Por Milagros Salazar.-

Una negociación controversial pero asordinada entre la minera Yanacocha y un sector del gobierno se aproxima a una decisión. La empresa pide el permiso para ejecutar dos operaciones a tajo abierto cerca del río que es la principal fuente de agua para los habitantes de la ciudad de Cajamarca.

De ser permitidas, tales operaciones a gran escala permitirían a la compañía remover más de 85 millones de toneladas de mineral aurífero que luego serían procesados en las pozas de cianuro. La venta del oro producido podría representar unos 3 mil 500 millones de dólares [1].

Los proyectos están etiquetados en la Dirección de Asuntos Ambientales Mineros del Ministerio de Energía y Minas (Minem) como la “Segunda modificación del EIA Proyecto Suplementario Yanacocha Oeste” y “Tercera Modificación Proyecto Carachugo Suplementario Yanacocha Este”.

Las nuevas operaciones generarían importantes utilidades para la empresa y, por ende, una interesante recaudación de impuestos para el Estado. Pero a la vez suponen un potencial peligro tóxico para los cajamarquinos, de acuerdo con informes técnicos de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), del ministerio de Agricultura.


Informe técnico de la ANA sobre el proyecto Yanacocha Oeste.

El peligro existe, según fuentes de la ANA, porque Yanacocha solicita que se le permita descargar sus efluentes a la sub-cuenca del río Grande, con un nivel de tratamiento que apenas hace aptas las aguas para el riego y el ganado.

Es que cerca del 70% del agua que se potabiliza para el consumo de Cajamarca depende del río Grande y uno de los puntos de captación de agua para abastecer a la ciudad se encuentra en la zona que Yanacocha plantea operar, según confirmó a IDL-Reporteros la Empresa Prestadora de Servicios de Saneamiento de Cajamarca (Sedacaj).

Febrero de 2012. Visita de pobladores a las actuales operaciones en Yanacocha Este-Carachugo. (Foto: Andrés Caballero).

Tajo abierto

Ambos proyectos amplían otros dos previos que comenzaron en 1995, en el caso de Yanacocha Este-Carachugo, y en 2007, el de Yanacocha Oeste. Sin embargo, la ampliación supone abrir un nuevo tajo a cielo abierto y extender otros. Ello demandó a la compañía pedir los permisos para modificar el estudio de impacto ambiental vigente en la zona con el propósito de incluir las nuevas operaciones. Y así lo hizo.

Pero los técnicos de la Dirección de Gestión de la Calidad de Recursos Hídricos de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) plantearon entre setiembre y diciembre de 2012, varias reservas y observaciones por los potenciales impactos negativos de los proyectos en las aguas del río Grande, principalmente el de Yanacocha Oeste.



Betty Chung, directora de gestión de calidad de recursos hídricos de la Autoridad Nacional del Agua.

Esta última actividad es la más ambiciosa. El proyecto, ubicado a 18 kilómetros de la ciudad de Cajamarca, implica excavar un nuevo tajo llamado La Quinua Sur y ampliar otro tajo en una extensión de 1 millón 174 mil 200 metros cuadros (117.42 hectáreas) que equivale a 180 veces el tamaño del campo de juego del Estadio Nacional.


 
Por: Jorge Paucar A.
 
El ex viceministro de Gestión Ambiental, José de Echave, le respondió al director del diario Perú 21, Fritz Du Bois quien anteriormente señaló que los que protestaban en contra de grandes proyectos mineros son ‘terroristas’.

En un contexto de resurgimiento de las protestas sociales relacionadas a temas mineros, con el caso de Kañaris-Candente Copper, el día 31 de enero, Du Bois escribió una columna titulada “Su negocio no ha cambiado” donde acusa a los ciudadanos que se oponen a grandes proyectos mineros de ‘terroristas’. Lejos de contra-argumentar las razones de los manifestantes, Du Bois mantiene una visión ‘conspiracionista’ acerca de las protestas sociales. Para el director de Perú 21, “todos son terroristas”, señala José de Echave.

Con ello, sostiene de Echave, investigador de Cooperacción, se pretende criminalizar las protestas e imponer mano dura desde el Estado y el empresariado extractivo. A continuación, compartimos el artículo de José de Echave:

“TODOS SON TERRORISTAS”

Escribe: José De Echave C.

Al principio los mensajes intentaban ser más matizados y elaborados: “en algunos movimientos de protesta contra la minería habría presencia de ex terroristas”, se decía. Poco a poco el mensaje se fue generalizando: “hay un complot en el país contra la minería encabezado por grupos terroristas”.

De la sospecha y la hipótesis se ha pasado directo y sin escalas a la afirmación y lo que es más peligroso a la generalización. Ahora se pretende pasar el mensaje-contrabando de “todos son terroristas”.

Un buen ejemplo de esto es la columna de opinión del director de Perú 21 (31 de enero 2013): “un común denominador en cualquier episodio de la campaña antiminera que los exmiembros del MRTA están liderando es la provocación en la búsqueda de uno o más muertos en cada caso”. “Por ello, es claro que ya no tiene sentido usar dinamita o anfo si cuentan con la capacidad destructiva del Sr. Santos”. Sin duda, una afirmación que tiene bastante dinamita y que busca tener un alto poder destructivo.

El mensaje que se busca pasar está claro: todas las protestas contra la minería están lideradas por ex terroristas. Todos son terroristas. Lo que se intenta decir es que es lo mismo un ex terrorista que el Presidente de Cajamarca o el campesino de Kañaris o de cualquier otro lugar que levante su voz de protesta contra un proyecto minero.

La intención es clara. Poniéndole el sello de ex(?) terrorista a todo lo que se mueva, no solo se busca deslegitimar cualquier protesta contra la minería sino también criminalizarla e imponer mano dura.

Para estos “analistas” no hay nada legítimo en las protestas de las poblaciones ni nada que atender. Consecuentemente con el mensaje de fondo, la columna del director de Perú 21 termina señalando: “Ojalá que el gobierno no se deje engañar nuevamente por reuniones sin ningún resultado”. Otro mensaje más: nada de diálogo. Y claro, si el diálogo no tiene razón de ser ¿cuál es el camino alternativo? Por supuesto, la mano dura y la represión.

No sabemos qué tanta llegada tendrán estos tremendos “analistas” de nuestra realidad en las esferas del gobierno. Solo queda alertar: cuidado, qué sería del país si les hacen caso. ¿O acaso ya los están escuchando?

 Fuente: La Mula – http://lamula.pe/2013/02/01/jose-de-echave-conflictos-sociales-mineria-terrorismo-fritz-du-boi/jorgepaucar



El último 02 de febrero los representantes de la comunidad de San Juan Bautista de Cañaris, las autoridades regionales de Lambayeque y los del Gobierno Central se reunieron en una mesa de diálogo para abordar la problemática antiminera que se registran en la zona. Todos acordaron continuar con estos mecanismos de diálogo.

Sin embargo, el presidente de la comunidad campesina de Cañaris, Cristóbal Barrios, no firmó los acuerdos establecidos en este primer encuentro porque considera que “en ellos no han quedado plasmados nuestros reclamos que consisten en la suspensión de las operaciones de la minera Candente Copper”, como recoge el diario El Comercio.

Las autoridades de Cañaris aseguran que la minera Candente Cooper no puede seguir explorando la zona porque el 06 de enero del 2009 se venció el plazo que le otorgó la comunidad. Según consta en Registros Públicos, en enero del 2008 la comunidad de Cañaris autorizó por un año a Exploraciones Milenio (hoy Cañariaco Cooper) el uso de la tierra superficial para la exploración y trabajos de estudio de impacto ambiental.

Por su parte, la empresa minera afirma que la comunidad fue nuevamente consultada en una asamblea que se realizó en julio de 2011. No obstante, en dicha asamblea solo participaron 725 personas, pero el padrón electoral de la comunidad registra a 3 mil 480 comuneros.

 
Fuente: Actualidad Ambiental – SPDA – http://www.actualidadambiental.pe/?p=17805