Archivos para febrero, 2013


Máxima Acuña de Chaupe canta su historia

El 1 de enero de 2013, tras recibir el año nuevo en la casa de la familia Chaupe-Acuña, ubicada muy cerca a la laguna Azul, directamente en la zona de influencia del megaproyecto minero Conga, Máxima junto a Jaime, su esposo, canta una estrofa de un Yaraví compuesto por ella en la que cuenta la historia de cómo la policía nacional del Perú trabajando para la minera entró en la propiedad de la familia de forma violenta y prepotente, golpeando a miembros de la familia, destruyendo su casa, matando a sus perros y robando parte de su ganado.

 


Rafael Correa, presidente de Ecuador, se ha convertido en uno de los promotores del extractivismo en su país, además de alentarlo en la región. Correa hizo un llamado a los presidentes de Perú y Colombia, para terminar con los extremistas que se oponen a la minería, además planteó algunas interrogantes a los “izquierdistas extremistas” sobre si Marx fue antiminero. A Correa le han llovido las respuestas, vamos a presentar las respuesta de dos reconocidos intelectuales: Eduardo Gudynas y Joan Martinez Alier, quienes a mi parecer, casi sin quererlo, llegan a ridiculizarlo y desenmascararlo. Presentamos también un artículo de una activista ecuatoriana, Karla Calapaqui de cómo ven a correa desde adentro.

CORREA, MINERÍA Y MARX: HOY, EN AMERICA LATINA, MARX ¿SERIA EXTRACTIVISTA?

* por Eduardo Gudynas (08.02.13)

En América Latina siguen avanzando las estrategias enfocadas en minería, hidrocarburos y monocultivos, a pesar que esto significa repetir el papel de proveedores de materias primas y de las resistencias ciudadanas. Este modo de ser extractivista se expresa tanto en gobiernos conservadores como progresistas. Pero como entre estos últimos se esperaba otro tipo de desarrollo, esa insistencia se ha convertido en un nudo político de enorme complejidad.

 Para sostener el empuje extractivista se está apelando a nuevas justificaciones políticas. Una de las más llamativas es invocar a los viejos pensadores del socialismo, afirmando que no sólo no se opondrían al extractivismo del siglo XXI, sino que, además, lo promoverían.

 Seguramente el ejemplo más destacado ha sido el presidente ecuatoriano Rafael Correa, quien para defender al extractivismo lanzó dos preguntas desafiantes: “¿Dónde está en el Manifiesto Comunista el no a la minería? ¿Qué teoría socialista dijo no a la minería?” (entrevista de mayo de 2012).

 Correa redobla su apuesta, ya que además de citar a Marx y Engels, le suma un agregado propio que no puede pasar desapercibido: “tradicionalmente los países socialistas fueron mineros”. El mensaje que se despliega es que la base teórica del socialismo es funcional al extractivismo, y que en la práctica, los países del socialismo real lo aplicaron con éxito. Si su postura fuese correcta, hoy en día, y en América Latina, Marx y Engels deberían estar alentando las explotaciones mineras, petroleras o los monocultivos de exportación. Adicionalmente, se siembra la idea que cualquier crítica al extractivismo sería un rechazo al socialismo o provendría de voces conservadoras.

 

Soñando con un Marx extractivista

 Comencemos por sopesar hasta dónde puede llegar la validez de la pregunta de Correa. Es que no puede esperarse que el Manifiesto Comunista, escrito a mediados del siglo XIX, contenga todas las respuestas para todos los problemas del siglo XXI.

 Como señalan dos de los más reconocidos marxistas del siglo XX, Leo Huberman y Paul Sweezy, tanto Marx como Engels, aún en vida, consideraban que los principios del Manifiesto seguían siendo correctos, pero que el texto había envejecido. “En particular, reconocieron implícitamente que a medida que el capitalismo se extendiera e introdujera nuevos países y regiones en la corriente de la historia moderna, surgirían necesariamente problemas y formas de desarrollo no consideradas por el Manifiesto”, agregan Hunerman y Sweezy. Sin duda esa es la situación de las naciones latinoamericanas, de donde sería indispensable contextualizar tanto las preguntas como las respuestas.

 Seguidamente es necesario verificar si realmente todos los países socialistas fueron mineros. Eso no es del todo cierto, y en aquellos sitios donde la minería escaló en importancia, ahora sabemos que el balance ambiental, social y económico, fue muy negativo. Uno de los ejemplos más impactante ocurrió en zonas mineras y siderúrgicas de la Polonia bajo la sombra soviética. Hoy se viven situaciones igualmente terribles con la minería en China.

 No puede olvidarse que muchos de esos emprendimientos, dado su altísimo costo social y ambiental, se concretan solamente si no existen controles ambientales adecuados o se silencian autoritariamente las demandas ciudadanas. Tampoco puede pasar desapercibido que aquel extractivismo, al estilo soviético, fue incapaz de generar el salto económico y productivo que esos mismos planes predecían.

 Actualmente, desde el progresismo se defiende el extractivismo aspirando aprovechar al máximo sus réditos económicos para así financiar, por un lado distintos planes sociales, y por el otro, cambios en la base productiva para crear otra economía. De manera muy resumida la idea es aprovechar la riqueza de los recursos naturales para seguir financiando planeas como los bonos mensuales a los sectores más pobres o la construcción de infraestructura, y en paralelo, promover la diversificación económica (en unos países esa promesa tiene un enfoque más industrialista, como hace el gobierno brasileño, y en otros se vuelca servicios y conocimiento, como en Ecuador).

 Pero esa marcha extractivista padece de varios problemas. Uno de ellos es que se genera una dependencia entre el extractivismo y los planes sociales. Sin los impuestos y regalías a las exportaciones de materias primas se reducirían las posibilidades para financiar, por ejemplo, los programas de asistencia social. Claro, también se reduce el financiamiento del propio aparato del Estado. Esto hace que los propios gobiernos se vuelvan extractivistas, convirtiéndose en socios de los más variados proyectos, cortejando inversores de todo tipo, y brindando diversas facilidades. Sin dudas que existen cambios bajo el progresismo, y muchos de ellos muy importantes, pero el problema es que se repiten los impactos sociales y ambientales y se refuerza el papel de las economías nacionales como proveedores subordinados de materias primas.

 La pretensión de salir de esa dependencia por medio de más extractivismo no tiene posibilidades de concretarse. Se genera una situación donde la transición prometida se vuelve imposible, por las consecuencias  del extractivismo en varios planos, desde las económicas a las políticas (como el desplazamiento de la industria local o la sobrevaloración de las monedas nacionales, a combatir la resistencia ciudadana). El uso de instrumentos de redistribuciones económicas esperando lograr adhesión y apaciguamiento tiene alcances limitados, ya que a pesar de esos pagos de todos modos persisten las movilizaciones ciudadanas. Pero además es financieramente muy costoso, y vuelve a los gobiernos todavía más necesitados de nuevos proyectos extractivistas.

 Es justamente todas esas relaciones perversas la que deberían ser analizadas mirando a Marx. El mensaje de Correa, si bien es desafiante, muestra que más allá de las citas, en realidad, no toma aquellos principios de Marx que todavía siguen vigentes para el siglo XXI.

 

Escuchando la advertencia de Marx

 Marx no rechazó la minería. La mayor parte de los movimientos sociales tampoco la rechazan, y si se escuchara con atención sus reclamos se encontrará que están enfocados en un tipo particular de emprendimientos: a gran escala, con remoción de enormes volúmenes, a cielo abierto e intensiva. En otras palabras, no debe confundirse minería con extractivismo.

 Marx no rechazó la minería, pero tenía muy claro donde debían operar los cambios. Desde su perspectiva surgen las respuestas para la pregunta de Correa: Marx distinguía al “socialismo vulgar” de un socialismo sustantivo, y esa diferenciación debe ser considerada con toda atención en la actualidad.

 En su “Crítica al programa de Gotha”, Marx recuerda que la distribución de los medios de consumo es, en realidad, una consecuencia de los modos de producción. Intervenir en el consumo no implica transformar los modos de producción, pero es en este último nivel donde deberán ocurrir las verdaderas transformaciones. Agrega Marx: “el socialismo vulgar (…) ha aprendido de los economistas burgueses a considerar y tratar la distribución como algo independiente del modo de producción, y, por tanto, a exponer el socialismo como una doctrina que gira principalmente en torno a la distribución”.

Aquí está la respuesta a la pregunta de Correa: Marx, en la América Latina de hoy, no sería extractivista, porque con ello abandonaría la meta de transformar los modos de producción, volviéndose un economista burgués. Al contrario, estaría promoviendo alternativas a la producción, y eso significa, en nuestro contexto presente, transitar hacia el post-extractivismo.

Saldada la cuestión no está demás agregar que con esta respuesta queda también en evidencia que la búsqueda de esas alternativas no está reñida con la tradición socialista, y que burlarse de quienes lo intenta parecería que sólo sirve para encubrir la ausencia de mejores argumentos.

Volviendo a Marx, no olvidemos que muchos han explorado su faceta “ecológica”, tal como ha hecho con mucha energía John Bellmay Foster. Desde sus posiciones se podría sumar otros argumentos para afirmar que Marx nunca sería extractivista. Pero es también apropiado admitir que la mirada de Marx seguramente no es suficiente para organizar esa salida postextractivista, ya que era un hombre inmerso en las ideas del progreso propio de la modernidad del siglo XIX. Pero sí es muy necesario en identificar el sentido que deberían tener esas alternativas.

En efecto, queda en claro que los ajustes instrumentales o mejoras redistributivas, pueden representar avances, pero sigue siendo imperioso trascender la dependencia del extractivismo como elemento clave de los actuales modos de producción. Esta cuestión es tan clara que el propio Marx concluye “Una vez que está dilucidada, desde ya mucho tiempo, la verdadera relación de las cosas, ¿por qué volver a marchar hacia atrás? Entonces, ¿porqué se sigue insistiendo con el extractivismo?


Referencias

 Bellamy Foster, John. 2000. La ecología de Marx. El Viejo Topo, Madrid.

 Huberman, L. y P. Sweezy. 1964. El Manifiesto Comunista: 116 años después. Monthly Review 14 (2): 42-63.

Marx, K. 1977. Crítica del Programa de Gotha. Editorial Progreso, Moscú.

 * una versión reducida de este articulo fue publicado por ALAI <www.alainet.org>

Eduardo Gudynas es investigador en CLAES (Centro Latino Americano de Ecología Social), su blog www.accionyreaccion.com Una adelanto abreviado del presente artículo fue publicado por ALAI.

 

 Marx y el extractivismo del presidente Correa

24/02/13 Por * Joan Martínez Alier

 Algunos han dicho con mucha razón que en época de Marx no había la brutal minería a cielo abierto que hay hoy en día en Perú, en Colombia, Argentina o Chile y que Correa quiere introducir en Ecuador. Ni tampoco había la brutal extracción de petróleo en la Amazonía que hay ahora. Ecuador no exportaba en vida de Marx 15 millones de toneladas de petróleo al año como hace ahora (¿en qué barcos las hubiera puesto?) ni Colombia podía exportar, como ahora, 90 millones de toneladas de carbón al año. Nunca hubo tanta depredación como ahora, nunca las metrópolis han dependido tanto del comercio de materias primas mal pagadas que vienen del Sur.

El presidente Correa se pregunta dónde y cuándo Marx criticó la megaminería. En varias entrevistas, Correa, portavoz de la megaminería y de la expansión de la explotación petrolera, ha preguntado, “a ver, señores marxistas, dónde Marx se mostró contrario a la explotación de recursos no renovables?” La respuesta es fácil. Marx y Engels criticaron el capitalismo depredador aunque (en mi opinión) no hicieran de esta crítica proto-ecologista un pilar fundamental de su obra que estaba más bien enfocada al análisis de la explotación de los trabajadores asalariados y a sus consecuencias en la dinámica del capitalismo.

¿Pero qué hubiera dicho Marx de la megaminería y de las ideas del presidente Correa? No sé bastante alemán para adivinarlo, me imagino que algo así como Pfui Teufel. Al respecto, los conceptos más pertinentes del marxismo que Correa desconoce o ha olvidado son por lo menos dos: 1) Acumulación Primitiva u Originaria de Capital (un concepto renovado por David Harvey en 2003 con el nombre de Acumulación por Desposesión, tan apropiado para las realidades y los proyectos extractivistas petroleros y mineros del presidente Correa en la Amazonía de Ecuador y otras regiones); 2) La interpretación de la economía como Metabolismo Social (para lo que Marx se inspiró en Moleschott y Liebig). Marx le escribió a Engels en 1866 que la química agraria de Liebig era más importante que todos los escritos de los economistas juntos para entender cómo funcionaba la agricultura. Debía impedirse la “ruptura metabólica” típica del capitalismo depredador. Hay mucha información al respecto en el libro de John Bellamy Foster, La Ecología de Marx: Materialismo y Naturaleza, publicado hace ya diez años.

Engels, en conocidas cartas a Marx de diciembre de 1882, a propósito de la contabilidad energética de la agricultura que había publicado Podolinsky, le decía: “tú sabes mejor que yo como malgastamos reservas de energía, carbón, minerales, bosques, etc”. Desde luego, se puede criticar a Marx y Engels, como yo mismo lo he hecho en La ecología y la economía (1991), por su excesivo entusiasmo por lo que ellos llamaban el desarrollo de las fuerzas productivas. Incluso (economistas al fin) no analizaron el Metabolismo de la sociedad en unidades de energía y de materiales. Estas contabilidades se han hecho mucho después y revelan que América latina se ha convertido como nunca antes en una zona de exportación de materiales y energía. Los presidentes extractivistas latinoamericanos (tanto los neo-libs como los nac-pops) se colocan a la derecha de Raúl Prebisch y la CEPAL que él presidió.

Algunos han dicho con mucha razón que en época de Marx no había la brutal minería a cielo abierto que hay hoy en día en Perú, en Colombia, Argentina o Chile y que Correa quiere introducir en Ecuador. Ni tampoco había la brutal extracción de petróleo en la Amazonía que hay ahora. Ecuador no exportaba en vida de Marx 15 millones de toneladas de petróleo al año como hace ahora (¿en qué barcos las hubiera puesto?) ni Colombia podía exportar, como ahora, 90 millones de toneladas de carbón al año. Nunca hubo tanta depredación como ahora, nunca las metrópolis han dependido tanto del comercio de materias primas mal pagadas que vienen del Sur.
Pero sí hay en Marx conceptos que la arrogancia mezclada con la ignorancia del presidente Correa le han hecho olvidar si los supo alguna vez. Uno es el de Acumulación de Capital Originaria o Primitiva, aplicada por Marx a la megaminería de entonces que se había robado la plata de Potosí, de Zacatecas, con amalgamas con azogue (mercurio) más que tóxicas. El concepto se aplicaba también a las plantaciones con esclavos de caña de azúcar o algodón, y era aplicable también al guano del Perú (de 1840 a 1880), no más de 11 millones de toneladas exportados en 40 años extraídos con trabajadores chinos endeudados. Crecen ahora las ganancias capitalistas por esa Acumulación por Desposesión o por Despojo, como la llama David Harvey. Y también hay Acumulación de ganancias capitalistas mediante Contaminación, no se suele pagar nada por los daños ambientales.

En Argentina, con la expropiación de la Repsol (bien merecida) se ha hablado durante unos meses de sus pasivos ambientales, para ver si se le paga menos, cuando el gobierno argentino se niega a ver los daños de Xstrata en la megaminería de La Alumbrera y tantos otros pasivos ambientales en todo el país.

Se puede criticar a Marx y a los marxistas que no insistieron lo bastante que el capitalismo era un sistema de transformación de energía y materiales en constante crecimiento, no hicieron las cuentas en términos de energía. Pero los cierto es que Marx (estudiando las ideas de Liebig sobre el guano y la necesidad de reponer los nutrientes de la agricultura) introdujo, sin desarrollarlo mucho, el concepto de Metabolismo Social. El capitalismo lleva a una “ruptura metabólica”. El capitalismo no es capaz de renovar sus condiciones de producción, no reemplaza los nutrientes, erosiona los suelos, agota o destruye los recursos renovables (como la pesca y los bosques) y los no renovables (como los combustibles fósiles y otros minerales). Eso es lo que Marx pensaba y escribió. Y además destruye biodiversidad, lo que Marx no mencionó todavía. A ver señores marxistas, ¿qué dijo Marx del cambio climático causado por la excesiva quema de carbón, petróleo y gas? Pues no dijo nada porque murió en 1883, y los primeros artículos científicos definitivos sobre el tema son de Svante Arrhenius en 1896. Pero le hubiera sulfurado.
Correa tampoco reconoce la teoría de la Segunda Contradicción del Capitalismo, presentada por el economista marxista James O’Connor ya en 1988, en el primer número de la revista Capitalism, Nature, Socialism. O el libro de Enrique Leff de 1986, Ecología y Capital. Tanto Leff como O’Connor explicaron que los crecientes costos sociales y ambientales que causa el (mal contado) crecimiento de la economía, son la causa de la explosión de protestas ecologistas. La resistencia contra la expoliación de la naturaleza es lo que ha dado lugar al creciente ecologismo de los pobres e indígenas, a los movimientos de justicia ambiental en todo el mundo, a las protestas contra las injusticias climáticas e injusticias hídricas, a la defensa de los bienes comunes. A Marx le hubieran encantado esos movimientos. El joven Marx se indignaba porque los nuevos propietarios burgueses de los bosques no dejaban a los pobres recoger leña. El parlamento renano defendía esos cercamientos privados, las enclosures que Marx analizaría en El Capital. Actualmente hay un proceso en el mundo, como nunca antes, de desposesión de tierras indígenas y campesinas, de acaparamiento de tierras para plantaciones de árboles o para agro-combustibles, para megaminería y represas, para extracción de gas y petróleo, a cargo de empresas privadas o estatales, procesos neocoloniales de apropiación de recursos naturales y territorios donde aparecen actores nuevos como las empresas chinas.Ecoportal.net
Joan Martínez Alier
ICTA-Universitat Autònoma de Barcelona
08193 Spain
http://www.ecologiapolitica.info

ECUADOR: 17F, Correa y la Unidad Plurinacional

sábado, 23 de febrero de 2013

Una cosa es el ruido de un gobierno manipulador y
 otra cosa el sonido de un pueblo en resistencia y lucha!*
 
Los resultados electorales reflejan que un importante sector de la población aún se encuentra atrapada en las fauces del correismo.  El efecto mediático que se propuso el gobierno al posicionar el “no regresar al pasado” para en efecto, regresar al pasado, funcionó. Breves reflexiones sobre los  factores que dan cuenta de esta victoria transitoria a favor de Rafael Correa.

La concentración de poderes por el Ejecutivo.  La Asamblea Nacional con mayoría oficialista ha boicoteado procesos de  fiscalización y ha impuesto leyes a través del Ministerio de la Ley y el poder del Veto, un ejemplo de ello, las reformas al código de la Democracia aprobadas al apuro, de forma inconstitucional, que puso en vigencia el método DHondt lo que le ha permitido al correismo duplicar asambleístas en estas elecciones; la Corte Nacional de Justicia con jueces elegidos a dedo que irrespetan el debido proceso, que ágilmente instauran juicios cuando Rafael Correa lo ordena, un Consejo de la Judicatura recién posesionado dirigido por Gustavo Jalk ex Ministro y ex secretario particular del presidente Correa; la Corte Constitucional con todos sus miembros al servicio del régimen, el Consejo de Participación Ciudadana donde no existe participación y el Consejo Nacional Electoral árbitro de la “democracia” pero que en los hechos se dedicó a censurar propaganda política a la Unidad Plurinacional y otros actores, e hizo venía a las violaciones a la Constitución y la ley de parte del candidato presidente.  ¿La independencia y autonomía de funciones que establece la Carta Magna donde quedó?

La maquinaria propagandística estuvo activada 6 años y los últimos 45 días de campaña  derrochó todos los recursos públicos habidos y por haber, ministerios y entidades gubernamentales saturaron con publicidad los medios de comunicación tanto “públicos” (el mayor monopolio de medios de comunicación están bajo la tutela del gobierno y responden a èl) como privados, miles de spots y vallas publicitarias y lo infaltable: insultos, descalificaciones y tal avalancha de información casi imposible de contrarrestar.  Se impuso a las masas a través de los medios, una falsa impresión de unanimidad, “más del 80% de la población está con la revolución ciudadana”, además las “encuestas” jugaron su rol promocional en el imaginario de los ecuatorianos. La imposición ideológica permitió la reelección de un gobierno que reduce libertades y derechos.
El doble discurso de un gobernante que sabe comunicar, que convence a la población y habla con vehemencia, como queriéndose convencer así mismo, de promover el socialismo y ser de izquierda, de estar contra el capitalismo, la partidocracia, los neoliberales, la prensa corrupta, la banca.  Lo que sí es natural en él es su odio y ataque permanente a la “izquierda radical”.
En la mente de un importante sector está posicionado que por fin llegó un mesías, este falso profeta que ofrece el cambio con un discurso de “izquierda” pero que en los hechos se encuentran al fondo a la derecha.
La política asistencialista y populista no se quedó atrás, duplicó el bono de la pobreza (iniciado con el ex presidente democristiano Mahuad) a 50 dólares en enero para beneficiar a cerca de 2 millones de almas, se anunció el incremento en 5% en el salario a los miembros de las Fuerzas Armadas, entregó urea, dádivas, un rampante clientelismo político con recursos gubernamentales inyectados en la campaña. Cerca de 180 municipios, 17 prefecturas de 24 provincias, muchos de ellos ex socialcristianos, roldosistas, feudos de la derecha tradicional que hicieron campaña a favor de Correa.
La amenaza y el chantaje, “si no estás conmigo estas contra mi” fue la consigna, otro factor de presión contra servidores públicos, más de 50 mil maestros contratados con miedo de perder su puesto de trabajo, los mismos beneficiarios del bono con ser eliminados del registro, la obligatoriedad de movilizarse a funcionarios públicos en mítines y marchas de Correa, entre otros hechos marcaron la tónica de estas elecciones.
Divide y vencerás, recurso utilizado desde inicios del gobierno de Rafael Correa, las organizaciones sociales y populares unas han resistido, otras han sufrido la división, el desconocimiento, la anulación, la cooptación y la represión contra quienes no están alineadas. Ágilmente ha creado organizaciones paralelas que defiendan su proyecto político y que enfrenten a las otras organizaciones críticas; además la división en el tejido social de comunidades y pueblos que resisten la extracción minera, petrolera y en proyectos hidroeléctricos. En Ecuador paulatinamente se violenta los derechos humanos, se criminaliza la protesta social, más de 200 dirigentes sociales, 11 presos políticos acusados de sabotaje y terrorismo.
El camuflaje político con partidos satélites como Avanza, inscrito por Ramiro González presidente de Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), designado por Rafael Correa a este cargo, significó otra maquinaria que estaría financiada con el dinero de todos los afiliados al seguro social; el partido Socialista con sus directivos ocupando cargos públicos, su principal Rafael Quintero fue ex Viceministro de Relaciones Exteriores antes de candidatizarse y su esposa Ericka Silva Ministra de Cultura.  Estos dos partidos Avanza y el PSE presentaron solo candidaturas a la legislatura apoyando al candidato presidente, para confundir a la población, a la izquierda en un claro afán chimbador.
A nivel internacional, varios sectores políticos de la tendencia se han tragado el cuento que en Ecuador existe un gobierno de “izquierda” con Correa a la cabeza.  El discurso de Rafael Correa con condimento revolucionario ha mareado y confundido a algunos intelectuales y organizaciones políticas de izquierda, democráticas y progresistas. ¿Dónde queda el ir más allá del ruido que nos presentan? La izquierda debe ser confrontativa e incómoda con el poder económico y político; debe ser contestataria, participativa, democrática en el discurso y la práctica.
¿Esto es ser de izquierda? Un poco de ironía: como no  agradecer al gobierno de Rafael Correa por traer a Carabineros de Chile para capacitar a policías ecuatorianos en “prácticas de respeto a los derechos humanos” eso, que ellos saben bastante.  Como no agradecer la presencia de la DEA en Ecuador gracias a los convenios firmados entre nuestro país y los EEUU; y la presencia de la Usaid y otros organismos que siguen haciendo su “trabajo” en nuestro paisito.
La relación con los gringos ha sido de lo mejor, lo saben, aunque aquí y en el exterior Rafael vocifere contra ellos, así es la diplomacia. La lucha de las izquierdas por desenmascarar al gobierno disfrazado de ovejita es interna y externa!
Proyecto capitalista
Evidentemente, la población está viviendo los cambios de la modernización capitalista y eso quizá le ha encandilado: puentes, carreteras, aeropuertos.  “Que robe pero que haga obras” aunque sea a costa de los derechos.
Los cambios producidos en el país se resumen así: “celular viejo con carcasa nueva”, continúan las viejas estructura del estado capitalista obsoleto, inequitativo, corrupto, bien maquilladas.
En Ecuador tenemos un régimen que no respeta la Constitución y violenta permanentemente los derechos humanos, un gobierno que seguirá beneficiando a los más ricos: 62 grupos económicos concentran el 41% del PIB; el sector financiero duplicó sus ganancias gracias a las políticas del régimen, y evidente el candidato de la banca Guillermo Lasso informó que él aportó a la campaña electoral de Correa en 2006. Se ha pagado el favor!  “Considero a Guillermo Lasso un tipo inteligente” manifestó Rafael luego de conocer los resultados el pasado 17F.
El nuevo binomio continuará y profundizará la política extractivista, el despojo de la tierra a comunidades y pueblos indígenas en beneficio de las transnacionales chinas y gringas. Para efectivizar este modelo está su vicepresidente Jorge Glass en reemplazo de Lenin Moreno y su política humanitaria. Se viene la décima primera ronda petrolera, las comunidades indígenas ya han declarado su resistencia, la mega minería en la Cordillera del Cóndor, en el municipio de Cotacachi ahí con mayoría de Alianza País (partido de gobierno) se aprobó el “acto administrativo que autoriza a la Empresa Nacional Minera ENAMI EP a realizar labores de exploración minera avanzada en el territorio de Intag”, zona en permanente lucha contra la minería.
Ya anunció Rafael Correa las reformas a la Constitución “la más avanzada de América Latina, la que iba a durar 300 años”, evidentemente es un texto no perfecto que requiere reformas, pero las que seguramente planteará el régimen significan un paso atrás en derechos: el derecho a la resistencia, a la consulta previa, a la acción de protección, el respeto a los territorios ancestrales, el derecho a la huelga, a la gratuidad de la educación superior, etc.
Con mayoría en la Asamblea se anunció la aprobación de leyes que tuvieron resistencia social y que hoy están en agenda: la ley de comunicación para coartar la libertad de expresión y perseguir a periodistas que denuncian la corrupción; código penal para legalizar la criminalización de la protesta social; se viene la ley de aguas en vías de la privatización de este recurso, etc.
Con Rafael Correa continuarán los despidos de trabajadores,  la persecución a organizaciones sociales CONAIE, UNE; con Rafael Correa continúa la elitización de la educación, miles de jóvenes más se quedarán sin libre ingreso a la Universidad. Correa seguirá cantando al Che e instaurando juicios por sabotaje y terrorismo a luchadores sociales, ya manifestó su posición contra los 10 jóvenes de Luluncoto y será orden para la justicia; con Rafael Correa no habrá transformación estructural del país.
Se creen aplanadora, pero encontrarán la resistencia de las organizaciones sociales y populares de los trabajadores y pueblos del Ecuador, que en estos años de gobierno han frenado los apetitos de las transnacionales y han resistido la ofensiva del régimen para acallar las voces disidentes. Correa no es invencible, no puede seguir engañando a la población todo el tiempo, asumir que los resultados se traducen en apoyo irrestricto, es el límite de la arrogancia y prepotencia.
Que pasó con la Unidad de las Izquierdas
Lo expuesto no exime de responsabilidad a las izquierdas, cometimos errores, perdimos en campaña, no supimos sintonizarnos con las masas y transmitir el mensaje.  Realizamos una campaña dispersa, adolecemos todavía esquemas en nuestra forma de enfrentar una campaña electoral.  La derecha hábilmente se apropió de nuestros mensajes, se posicionó como principal contradictor y pudo captar el voto “útil”, Correa en cambio supo barnizarse de izquierda.
Enfrentamos las chequeras millonarias del candidato presidente, del candidato banquero, del empresario, de los ñaños Gutiérrez. Recorrimos el país con el respaldo de organizaciones sociales y populares, intentamos otra forma de hacer política, fuimos a escuchar a la gente porque creemos que la gente sabe de los problemas y de las soluciones, porque creemos que la gente debe ser protagonista en la toma de decisiones y opinar ante lo que pasa en el país.
Construimos un programa de gobierno alternativo en el curso de nuestros recorridos, recogimos las propuestas de campesinos olvidados en 6 años de gobierno, de maestros que piden el retorno a la jornada pedagógica y que son explotados laboralmente con la imposición de 8 horas reloj, de los maestros jubilados que reclaman por jubilarse; de estudiantes sin educación y otros sometidos a un tecnócrata que le asigna la carrera le guste o no; de comerciantes que gracias al veto Ejecutivo de la ley de defensa del comerciante minorista no tienen seguridad social y son perseguidos e incautados sus mercaderías por los policías municipales; de pescadores artesanales que pretenden ser desaparecidos para beneficiar a los grandes barcos pesqueros; acogimos las propuestas de trabajadores, choferes, amas de casa, mineros artesanales, artesanos, etc.,  profundizamos la realidad que nuestra gente vive, de la mano la crítica y la propuesta, pero no fue suficiente.
La Unidad Plurinacional es fruto de un proceso que debe consolidarse, que aún requiere ajustes, alineamiento de nuestro engranaje para superar dificultades en el camino.
Se requiere un balance profundo y autocritico, inclusive con números, hacer una geografía electoral, brevemente, crecimos en varios territorios pero no nos alcanzó. Hay que indagar sobre el proceso político-electoral que hemos vivido. ¿Cómo estamos en lo urbano y rural?, determinar hasta qué punto la votación fue resultado de la acción populista y demagógica de la derecha del gobierno y la tradicional. Cuáles son las dificultades que las izquierdas tenemos para penetrar en zonas que han sido históricamente bastiones del populismo. En fin son preguntas que colectivamente las vamos a ir resolviendo.
La UNIDAD PLURINACIONAL DE LAS IZQUIERDAS, perdió esta batalla en la lucha por la victoria, pero continúa.  La oposición popular se afirma porque nuestra presencia no es meramente electoral, hemos estado a la cabeza de la lucha social en el Ecuador.  Esta unidad logró 6 representantes que lucharan en el legislativo y afuera el pueblo organizado seguirá dando batalla!
Tenemos la ligazón con nuestro pueblo, seguiremos luchando por la vigencia de la Constitución, por los derechos a la libertad de expresión, de pensamiento, por la educación y salud, por el derecho al trabajo, en defensa del agua, contra la megamineria, por el derecho a la resistencia, en defensa de los trabajadores y pueblos del Ecuador, los jamás escuchados seguimos en RESISTENCIA **la unidad y lucha CONTINÚAN!
PD.
Al elegido: “si está entregando el país y habla de soberanía quien va a dudar que usted es soberana porquería” Mario Benedetti
*Karla Calapaqui Tapia
@karlacrisc

Mientras la inseguridad ciudadana en el pías sigue creciendo de manera alarmante, las empresas mineras tienen el privilegio de contar con los servicios de la “Policía Nacional del Perú”. La seguridad ciudadana, cada vez mas deja de ser un servicio público, para convertirse  en privilegio de los grandes poderes económicos que dominan en el país. Cuando las comunidades se organizan legítimamente a través de las Rondas Campesinas, inmediatamente la prensa servil, sale a desacreditarlos, pese a que en la práctica esta institución se ha convertido en el mejor acceso a la administración de justicia.


Servindi, 22 de febrero, 2013.- Presentamos el documental “Defensores de los Ríos”, una producción que aborda la problemática ocasionada por la construcción de hidroeléctricas en la Amazonía y sus impactos irreversibles. El audiovisual comparte testimonios de comunidades peruanas y de otros países que han sufrido los impactos de las represas o que han resistido a tales proyectos.

Defensores de los Ríos es la primera de una serie de videos del International Accountability Project (IAP). Tiene como fin ser una herramienta de información para las comunidades que afronten la construcción de hidroeléctricas en sus territorios.

Entre otras cosas, el documental advierte las consecuencias que tendría la construcción de varias represas en la amazonía del país, a raíz de un convenio energético firmado con Brasil durante el gobierno de Alan García.

“Hay tantas represas planificadas para el Perú, que el impacto total podría devastar cuencas enteras de la selva peruana, tanto los ríos como las comunidades”, señala el video.

El audiovisual es una producción del IAP con la contribución de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), el Centro para la Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Cayetano Heredia (CSA-UPCH), Forum Solidaridad Perú, ProNaturaleza, la Central Asháninka del río Ene (Care) y Flow Fund.


yanacocha-comuneros-conga-consulta-javier-velarde

“Si vamos a aceptar consultas cada vez que un proyecto quiera desarrollarse y son consultas al margen de la ley, sin participación de las autoridades, estaríamos poniendo en peligro toda la industria minera a nivel nacional”, señaló el gerente general de Asuntos Corporativos de minera Yanacocha, Javier Velarde.

En declaraciones a RPP Noticias, Velarde consideró que realizar una consulta popular respecto al polémico proyecto minero Conga sería peligroso para el sector extractivo en el Perú. “Una consulta (popular) sería un pésimo precedente no solo para Conga, sino para toda la industria en el Perú”, manifestó.

Además, reconoció errores de la minera norteamericana en su relación con las comunidades campesinas de Cajamarca. “Queremos cambiar la forma cómo nos hemos estado relacionando con las comunidades y autoridades. Nos ha faltado un poco de proactividad en la forma de relacionarnos. Uno de los problemas ha sido que hemos estado más enfocados en viabilizar nuestras operaciones en el corto plazo y no hemos hecho esfuerzos por ganarnos la credibilidad de Cajamarca”, señaló.

Por Jorge Paucar Albino


El 20 de febrero se inició el inicio de un paro de protesta contra el Proyecto Lagunas Sur que impulsa la empresa Barrick Misquichilca. El motivo: el incumplimiento de acuerdos y la extensión de un proyecto que amenaza con afectar cabeceras de cuencas.

La empresa minera Barrick Misquichilca pretende iniciar un nuevo proyecto denominado Lagunas Sur, ubicado en el distrito de Quiruvilca, provincia de Santiago Chuco.

El proyecto tiene 84 hectáreas concesionadas y pretende explotar una mina en la modalidad  de tajo abierto, para extraer oro y plata.

La iniciativa minera compromete cinco lagunas: Los Ángeles, El Toro y las lagunas Verde 1, Verde 2  y Verde 3. Además, afectaría un sistema de canales de riego y humedales que descargan en los ríos Santa, Marañón y Chicama.

La empresa Barrick empezó a realizar en el año 2011 perforaciones de 200 metros de profundidad en los humedales en la etapa de exploración del proyecto.

Frente a ello los pobladores organizados en la Central Única de Rondas Campesinas de La Libertad, la Asociación Yawar Wayna y el Frente Amplio de Defensa de los Intereses de La Libertad exigen el retiro del proyecto Lagunas Sur en sus territorios, por temor a la contaminación del agua.

Incluso Juan Gabriel Alipio, alcalde provincial de Quiruvilca, recogió el clamor local y expidió en junio de 2011 una ordenanza en la que se declara como zonas intangibles a las lagunas.

En noviembre de 2011, la empresa Barrick Misquichilca interpuso un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional pidiendo la nulidad de dicha ordenanza, el cual todavía no es  resuelto por el órgano constitucional.

La población de Quiruvilca también expresó su malestar durante la Marcha del Agua, donde dieron a conocer queen su provincia existe un proyecto minero similar al de Conga en Cajamarca quepodría desaparecer cinco lagunas consideradas cabeceras de cuenca.

La Defensoría del Pueblo en enero de 2013, registró como un conflicto latente la demanda de los campesinos y ronderos de Quiruvilca para el retiro de la empresa Barrick por poner en riesgos sus actividades ancestrales y sostenibles como la agricultura y la ganadería.

Son varias las manifestaciones que se vienen llevando a cabo en contra del proyecto Lagunas Sur. Para el día 20 de febrero de 2013, los ronderos anunciaron un paro indefinido contra la minera Barrick Misquichilca por el incumplimiento de acuerdos con el gremio y por la extensión del proyecto minero hasta la cabecera de cuencas de Shuyugual, Caballo Moro y El Perejil.

El temor y la desconfianza de la población se asientanen la contaminación que ocasionó el proyecto Lagunas Norte de la empresa Barrick Misquichilca ubicado en el mismo distrito.

Según estudios realizados por la Asociación Marianista de Acción Social (AMAS), la Universidad Nacional de Trujillo y las rondas campesinas, se confirmó la contaminación por metales pesados de las cuencas de los ríos Perejil en la provincia de Otuzco, Chuyuhualen la provincia de Sánchez Carrión y Caballomoro en la provincia de Santiago de Chuco.

En el caso de la cuenca de Caballomoro la investigación verificó la presencia de elevadas cantidades de aluminio en el complejo de lagunas conocido como “Lagunas Verdes” que se encuentran en el nuevo proyecto Lagunas Sur.

Lenín Bazán, abogado de la Central Única de Rondas Campesinas de La Libertad declaró durante la Marcha del Agua que las perforaciones destruyeron los canales subterráneos. Asimismo, han influido en la disminución del caudal del río Santa y el aumento de la totora en la laguna El Toro, señal que se está perdiendo el agua.

Fuente: Servindi,



Jueves 21 de febrero del 2013

(Perú21)La minera Newmont Mining Corp, la mayor productora de oro de Estados Unidos, dijo el jueves que su principal prioridad es un enfoque más disciplinado ante los gastos y costos en momentos en que el liderazgo de la compañía pasa a Gary Goldberg, quien asumirá como presidente ejecutivo el 1 de marzo.

La compañía reportó una caída de un 4%, menor a la esperada, en sus ganancias ajustadas del cuarto trimestre debido a una menor producción de metales y a mayores costos operativos, los que prometió poner bajo control.

Goldberg, cuyo ascenso desde jefe de operaciones a reemplazante del actual presidente ejecutivo Richard O’Brien fue anunciado en diciembre, prometió concentrarse en reducir los costos de producción en la compañía minera global y dijo que Newmont solo seguiría adelante con las oportunidades más promisorias de su cartera.

La minera con sede en Denver ha enfrentado en los últimos trimestres una menor producción, crecientes costos operativos y de desarrollo, y violentas protestas contra su proyecto de oro Conga en Perú, de US$5,000 millones.

Newmont planea un gasto de capital de entre US$2,100 millones a US$2,300 millones en 2013, cerca de un 40% de ellos en el desarrollo de proyectos y el restante 60% destinado como capital de mantenimiento, indicó Reuters.

La compañía, que descartó temporalmente el controvertido proyecto Conga el año pasado, gastará cerca de US$150 millones en su desarrollo en 2013 y espera tomar una decisión definitiva sobre el futuro de la mina de oro este año.

Por ahora, Newmont está concentrada en terminar la construcción de la mina Akyem en Ghana, cuya primera producción se espera más adelante este año.

Fuente: Perú 21

Anuncia marchas hacia lagunas de Conga

Publicado: 23 febrero, 2013 en NOTICIAS
Etiquetas:, ,

En una conferencias de prensa, los voceros del Comando Unitario de Lucha de Cajamarca, junto al congresista Jorge Rimarachín y el exsacerdote Marco Arana, anunciaron marchas hacia las lagunas de Conga para ratificar la defensa de estas fuentes de aguas naturales.

Eddy Benavidez, presidente del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca, sostuvo que las movilizaciones hacia las lagunas están programadas para este 28 de febrero y los dos primeros días del mes de marzo. Posteriormente, se realizará una reunión para programar las siguientes actividades.

En tanto el exsacerdote Marco Arana sostuvo que ir hasta las lagunas de Conga no es ninguna provocación, puesto que tales recursos naturales pertenecen a la población.

Agregó que provocar es prohibir el ingreso y cercar con efectivos policiales y seguridad privada los terrenos que son de la comunidad.

La maldición de Atahualpa

Publicado: 22 febrero, 2013 en NOTICIAS

Por: Jaled Abdelrahim

Panorámica de Cajamarca, en Perú / Paul Kennedy
–    “Le debería cobrar más, porque ustedes nos quitaron el oro”, dice un tendero peruano.
–    “Pues poco me llegó a mí, señor, así que va a tener que hacer la vista gorda”, esquivo la broma.

La historia tiene memoria y, a veces, incluso parece repetirse.

Bajando la perennemente rectilínea Panamericana costera peruana, a la altura de un pueblecito llamado Ciudad de Dios, un desvío permite abandonar el desértico paisaje litoral para adentrase en la vertiente oriental de la cordillera de los Andes. Camino al interior del país, la cantidad de verde asciende a la par que los metros de altura. Es al alcanzar los 2.700 sobre el nivel del mar cuando aparece entre las montañas una pequeña ciudad de calles cuadriculadas, altos sombreros blancos, alborotados mercados callejeros y un nítido esqueleto colonial llamada Cajamarca, capital del departamento con el mismo nombre.

En esta urbe, aún se conservan las paredes originales de una casa de interior diáfano conocida como el Cuarto de Rescate. En esa humilde estancia, prisionero del ejército español, pasó sus postreros meses de vida Atahualpa, el último rey del gran imperio Incaico. Cuenta una de las corrientes de historiadores latinoamericanos que en 1532 el gobernador inca acudió acompañado de 30.000 hombres desarmados hasta esta ciudad para encontrase con el conquistador Francisco Pizarro. Dicen que el fraile Vicente de Valverde, junto a su intérprete Felipillo, fue el único en salir desde su posición hasta el medio de la plaza para recibir  al inca y demandarle su sometimiento al cristianismo, al Papa Clemente VII y al rey Carlos I, requerimientos que acompañó de un misario y un anillo que Atahualpa tiró al suelo. El gesto fue suficiente para que la artillería española abriese fuego.

Dicen que el ejército autóctono sucumbió y su líder fue hecho prisionero. También que Atahualpa ofreció a cambio de su liberación llenar dos habitaciones de plata y una de oro del tamaño de la habitación en la que él permanecía encerrado. Un indulto que valía 86 metros cuadrados de superficie y tres de alto en brillante metal por tres veces liquidado. Cuentan que después de cumplir su parte, un 26 de julio de 1533, bajo la acusación de idolatría, fratricidio, poligamia, incesto y ocultamiento de tesoros, los españoles de igual forma le sentenciaron. Asegura la leyenda que al mismo Pizarro le corrieron las lágrimas cuando vio el cuerpo del gran líder inca ejecutado.

Otros historiadores, como el ecuatoriano-alemán Luis Andrade Reimers (1917-2002), niegan esta versión de los hechos y apuestan por la teoría de que Atahualpa, lejos de ser prisionero, lo que hizo antes de su muerte fue tratar de establecer relaciones de mutuo beneficio para su imperio y el ultramarino, al cual entregó esa cantidad de metales a cambio de beneficios técnicos y administrativos para su tierra. La realidad es que, sean cuales fueren los motivos por los que el inca dio los minerales a los europeos, desde el año 1503 hasta el 1660, época de esplendor minero en el actual Perú, los documentos oficiales datan que a España llegaron desde las colonias americanas 16.900 toneladas de plata y 181 toneladas de oro.

Paseo por las calles de esta ciudad evocadora de vencedores y vencidos. Atahualpa y los colonizadores ya son cosa del pasado. Ahora, los problemas de los habitantes de este lugar son otros. O no tanto. Al parecer, el oro y la tierra siguen siendo el epicentro de las complicaciones en este enclave andino.

Mensajes contrarios al proyecto de explotación minera de Conga en las calles de Cajamarca (Perú). Foto: Pablo Ferri

Cruzar Cajamarca sin toparse cada pocos metros con una pintada que diga “Conga no va” se antoja difícil. La negativa hace referencia al último de los proyectos mineros que actualmente se planifican en este departamento. Conga, una laguna junto a un suculento enclave para las extractoras, situada entre las provincias de Cajamarca y Celendín (Cajamarca), se ha convertido para los contrarios a las industrias mineras en el icónico enemigo a batir de entre las decenas de planes por la busca de oro que desde hace dos décadas se desarrollan en la región. Cinco grandes empresas de capital extranjero – a excepción de una nacional- explotan en la actualidad este departamento en busca del metal que aún queda en las tierras de este antiguo dominio inca.

Los minerales de alto valor siguen siendo, como hace 500 años, la piedra filosofal que persiguen aquí los forasteros. La conservación de la tierra y el agua propias también es aún el recelo de la mayoría de oriundos. El desacuerdo de intereses ha estallado en una lucha de los empresarios contra gran parte del campesinado que ya ha dejado tras de sí un sin fin de movilizaciones, acusaciones judiciales y el saldo de cinco muertos en protestas el pasado año. En esta comarca montañosa donde el paisaje combina hectáreas de cultivos, lagos y ganados con maquinaria extractiva y terrenos yermos dinamitados, los lugareños han sentido caer la gota que colma el vaso sobre las aguas del Conga, que Yanacocha, la mayor de las cinco empresas -de capital estadounidense en su mayoría-, quiere utilizar como contenedor para almacenar los desechos de una de sus explotaciones.

“No estamos dispuestos a ceder ni un metro más de nuestra tierra, ni una gota más de agua, a beneficio del mineral que quieren explotar los extranjeros”, dice Jenny Rojas, presidenta en Celendín de uno de los grupos de guardia autogestionada campesina que representa el pico de lanza de la lucha contra las mineras, las llamadas Rondas. “No vamos a parar en nuestra lucha”, avisa esta líder curtida en protestas. “Estamos quemando todas las vías legales para frenarles. Y así seguiremos. Y si no frenan, llegaremos hasta donde haga falta”.

Dante Vera, gerente del Grupo Norte, la asociación que componen las cinco empresas mineras que explotan la región, argumenta que la queja de los contrarios a su trabajo es infundada porque en la actualidad las mineras contemplan todos los métodos de conservación y reparación del territorio y el agua. Fredy Regalado, coordinador regional del Grupo, me invita a hacer una visita a algunas de las minas de oro en superficie que hay en Cajamarca para mostrarme los avances con los que cuentan estas explotaciones en comparación a los vestigios de minas centenarias que se ven por el terreno y la reparación que se lleva a cabo de los pasivos mineros. Regalado me ofrece una serie de datos, a primera vista vertiginosos, sobre los avances sociales, educacionales, de recursos y de infraestructuras que ha logrado la región gracias a la actividad económica que generan las cinco empresas. Su tesis, apoyada en los informes de estudios realizados por las propias compañías, concluye que es la actividad agrícola la que de veras “es depredadora” y que la actividad minera actual “afecta a menos del 1% del territorio”.

Paseando pos las calles de Cajamarca (Perú)La visión de todos esos beneficios pega un vuelco de 180 grados al charlar con Sergio Sánchez y Mirta Vásquez, representantes de la ONG Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo Sostenible (GRUFIDES), con sede en Cajamarca. Aseguran que su grupo no es “antiminero”. Ese hecho no quita que mantengan una larga confrontación oral, institucional y a menudo judicial contra las empresas del Grupo Norte. Denuncian su “preocupación” por el gran impacto ambiental en la tierra y la degradación paulatina de la calidad del agua”-sobre lo cual también han realizado estudios con resultados diametralmente opuestos a los de las extractoras-; contradicen los datos sobre aportaciones económicas de los que se beneficia la región según éstas; y comprenden el temor del pueblo por el recuerdo de la tragedia de Choropampa (Cajamarca), un suceso acaecido en junio del año 2000 en el que un camión accidentado derramó sobre el asfalto de esa localidad 151 kilogramos de mercurio que “dejaron cientos de intoxicados de por vida y generó al menos siete muertes”. Una cifra que no supera los 15 afectados según la empresa Yanacocha, precisamente la responsable de aquella desgracia y la misma que se encarga de llevar a cabo el proyecto Conga.

Los representantes del Grupo Norte insisten en que, como dato positivo, solo hace falta comparar los salarios que obtiene la población a la que han podido proveer de trabajo dentro del sector minero. Según sus estimaciones, estos trabajadores llegan a cobrar entre 700 y 800 soles al mes (200 euros aproximadamente), una cantidad que supera hasta un 800% los 100 soles, a los sumo, que puede llegar a ganar mensualmente un campesino. Aunque lo cierto es que el dato de la cantidad de población del departamento a  la que las mineras pueden ofrecer un puesto laboral –temporal- desilusiona. “Entre un 2,5 y un 3,5% de los habitantes”, dice Regalado. Los dedicados a las actividades agropecuarias en Cajamarca superan el 60% del resto de individuos.

–    ¿Por qué los datos de las mineras y los vuestros son siempre tan ampliamente diferentes?, le pregunto a Mirta Vásquez.
–    No dicen la verdad.
–    ¿Por qué  no hacer un estudio de impacto ambiental conjunto para determinar los datos reales?
–    Se lo hemos pedido. Se niegan.
–    ¿Piensa que también es mentira que el departamento de Cajamarca se haya desarrollado gracias a su actividad?
–    Verás, ellos pagan legalmente sus cuotas al Estado. Y poco a poco es cierto que este departamento, como el resto de departamentos de Perú, y aunque sigue siendo de los más pobres, se ha ido desarrollando. Pero que digan que es gracias a ellos es escandaloso. Ellos pagan desde los 90 la misma cuota por su actividad, que fue una cantidad mínima que Fujimori  [ex presidente de Perú] estableció y pactó congelar con ellos para promocionar la actividad. Desde entonces se benefician de ese privilegio, y Humala [actual mandatario] tampoco ha subido ese precio. Es decir, por un lado pueden tributar lo que quieran porque nadie tasa lo que realmente sacan, nada más que ellos, y además, su cuota jamás se eleva. Es un negocio redondo.
–    Con datos tan contradictorios, a veces se hace difícil saber quién lleva razón.
–    ¿Quiere ir al corazón del problema?
–    Claro.
–    Visita a la familia Chaupe, la única que queda en el terreno donde Yanacocha quiere llevar a cabo el proyecto Conga.

Puesto de venta ambulante en las calles de Cajamarca (Perú).
Llegar hasta los Chaupe cuesta seis horas de coche por una pista de tierra hasta la provincia de Celendín, tres horas y media en furgoneta pública por un impracticable camino de montaña hasta una comarca llamada Santa Rosa y otra hora de paquete en una moto hasta llegar a lo alto de un cerro situado a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar. La sorpresa asalta cuando aparece una barrera provista de un guardia armado al final del camino. Se trata de la seguridad  privada que Yanacocha ha colocado en el gigantesco perímetro donde se encuentra el núcleo de la contienda, desde el cual nacen los ríos que abastecen de agua a muchas de las comunidades que quedan montaña abajo.

– Vengo a visitar a un amigo, intento convencer al vigilante.
– Lo siento, está prohibido el acceso.

Suerte que Carlos (nombre ficticio), el conductor de la moto, es un firme detractor del proyecto que suele acudir a las protestas que realizan los campesinos alrededor del Conga y sabe cómo burlar la seguridad minera. Lejos de los ojos del vigilante, me lleva por un camino de 30 minutos a pie a través de las colinas. Su hermano se encargará de esconder las motos y burlar al ejército, que ronda la zona para proteger a la empresa de los que protestan contra ella.

Es difícil seguir el ritmo de Carlos para subir las embarradas cuestas montañosas mientras intento captar el oxígeno que queda a 4.000 metros. A punto de abandonar por cansancio, de pronto una humilde construcción aparece en medio de un campo desprovisto de cualquier otro vestigio humano. Desde una colina, baja un hombre a paso decidido para preguntar quién es el que se acerca a su casa.

-Yo soy Jaime Chaupe – dice éste héroe involuntario del movimiento antiminero.

Jaime Chaupe delante de su casa, cerca de la laguna Conga, en Cajamarca (Perú)Foto: Pablo Ferri

Chaupe y su familia habitan en pleno epicentro del terreno que Yanacocha ha adquirido para ejecutar el proyecto Conga. Tras dos décadas viviendo en esa vereda aislada del mundo, donde convive con su esposa y el menor de sus cuatro hijos cultivando y dando de pastar a su propio alimento, recuerda el día en que unos responsables de la mina se presentaron allí para decirle que su casa ya no le pertenecía. Que la comunidad que habitaba en ese terreno, -35 casas diseminadas ya derruidas-, habían vendido las tierras a la mina, la suya incluida.

Los Chaupe nunca supieron de ese negocio. Al igual que los cientos de afectados que habitan fuera del perímetro de acción de la minera -aunque dentro de la zona afectada por sus contaminantes-, jamás recibió un dólar por el agravio, solo que su casa sí se encontraba en el terreno que necesita dinamitar la compañía. De la noche a la mañana se enteraron de que, a cambio de nada, una minera estadounidense era dueña de las tierras donde tienen su casa. “Nos negamos a irnos”, dice Chaupe. Después llegaron las denuncias, los inspectores de policía y una excavadora que tiró la casa. Pero la familia nunca claudicó. En aquella ocasión, un ocho de agosto de 2011, su aguante contra los agentes armados que acompañaban a la máquina acabó, según su versión, con pedradas, palizas y una de sus hijas inconsciente al ser golpeada mientras ofrecía resistencia. Al final de la jornada no abandonaron la vereda. Chaupe levantó una choza provisional y con la ayuda de algunos vecinos de Santa Rosa en pocos días pudo levantar la casa de nuevo. Allí sigue viviendo hoy día.

Mientras tanto el proyecto Conga, a causa de protestas multitudinarias y unos Chaupe sobre el terreno, sigue paralizado mientras el caso de la familia se intenta resolver a base de indemnizaciones económicas y un proceso judicial que por el momento, a falta de los últimos recursos, la justicia da por perdido para los campesinos. La contienda de la tierra contra el oro, 500 años después de Pizarro y Atahualpa, aquí sigue viva.

–    ¿Sabe usted que se ha convertido en un héroe para todo el movimiento antiminero?
–    Yo solo sé que me quieren quitar mi tierra, donde he criado a mis hijos, donde cultivo mi comida y donde tengo mis pocos animales- dice.
–    ¿Y no teme las consecuencias de su negativa?
–    Mire, la última vez que vino un representante de la minera a hacerme una oferta por mi vereda y yo no acepté, me dijo: “Esto ya va a juicio y va a perder Jaime, está perdiendo su oportunidad”. Yo le respondí: “¿quién es el que pierde la oportunidad, señor?, ¿yo?, ¿o usted?”

Fuente: http://blogs.elpais.com


jose-pelaez-conga-cajamarca-ministerio-publico-referendum

En caso se lleve a cabo el referéndum sobre la actividad minera en Cajamarca, el Ministerio Público intervendrá, ya que eso sería una ilegalidad, afirmó el fiscal de la Nación José Peláez Bardales.

“Allí habría comisión de hechos delictivos. No le compete al gobierno regional convocar a ningún plebiscito o referéndum; ya que eso es facultad del Poder Ejecutivo y del Jurado Nacional de Elecciones”, dijo en declaraciones a Willax TV.

Como se recuerda, el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, anunció una consulta popular sobre el proyecto Conga para el próximo mes de julio. Ante ello, la Defensoría del Pueblo envió una carta a Santos Guerrero afirmando que los gobiernos regionales y locales no pueden realizar referéndum sobre mediana y gran minería.

Sin embargo, el abogado Juan Carlos Ruiz Molleda, del Instituto de Defensa Legal (IDL), rebatió la posición de la Defensoría del Pueblo porque dicha afirmación restringe inconstitucionalmente el derecho fundamental a la participación y la libertad de opinión de la población de Cajamarca.




– Según documento técnico reservorios se convertirán en pasivos ambientales.

Servindi, 19 de febrero, 2012.- Los reservorios proyectados para contener el agua que se pierda a raíz de la destrucción de lagunas y bofedales en el área donde se pretende ejecutar el proyecto minero Conga, en Cajamarca, jamás cumplirán las funciones ambientales y sociales que cumplen éstas y otros componentes del ecosistema actual.

Así lo sostiene el informe titulado Con mina arriba ¿más agua abajo? La verdad sobre los reservorios de Minas Conga del magister en gestión ambiental Wilder Sánchez Sánchez, el mismo que en el 2012 publicó un estudio que analiza los motivos por los que el proyecto minero Conga es inviable.

El documento fue elaborado a partir de estudios realizados en los últimos años en torno a la viabilidad del proyecto Conga. En el mismo, el autor lamenta que ministros de Estado y medios de comunicación parcializados informen que el proyecto está paralizado y que solo se están haciendo los reservorios.

El autor empieza su análisis comparando las capacidades de las lagunas que serán drenadas para dar paso a los trabajos de explotación del mineral, son el caso de las lagunas El Perol, Chica, Azul, Mala y Chailhuagón, con la capacidad de los reservorios, descubriendo así grandes sorpresas.

Explica en este sentido que hay factores que no se han tomado en cuenta como, por ejemplo, el llamado alamacenamiento muerto, es decir, el volumen del reservorio que será ocupado por sedimentos, y las zonas adyacentes a las lagunas donde también se puedan hallar áreas de almacenamiento de líquido.

Se puede destacar así el caso de la laguna El Perol que forma parte de la cabecera de cuenca del río Chirimayo, y del reservorio del mismo nombre, el cual no contendrá el liquido que se encuentre en una zona adyacente como es la Pampa de Bofedales Perol, área de inundación permanente de una extensión de 103 hectáreas que desaparecerá el proyecto minero.

“…es muy posible que toda el agua contenida en la Pampa Perol, desde su superficie hasta los 20 m de profundidad, sea, incluso, mayor que la existente en la Laguna El Perol. ¿Cuál será, pues, el destino de este volumen hídrico? No será transferido al Reservorio Perol sino que pasará a ser parte de las aguas de uso minero-industrial”, indica el documento.

Asimismo, este reservorio no va a contener el agua que se encuentra hoy en la laguna Empedrada, la misma que será destruida por el Tajo Perol, de 224 hectáreas, por no haber sido considerada en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de Conga, que elaboró Knight Piésold Consultores S.A. en el 2010.

Otro cuerpo de agua que será afectado, de acuerdo al estudio, será la Laguna Huashwas, ubicada a 300 metros del profundo tajo minero Chailhuagón. La mencionada laguna se secaría relativamente rápido debido a las fisuras que provocarían en su lecho las voladuras de ANFO usadas para abrir el tajo.

Entre las conclusiones, el autor advierte que habrá una “pérdida absoluta del recurso hídrico” en la cuenca del río Chirimayo para los usuarios aguas abajo de la zona de la laguna El Perol. A lo que se sumarían la destrucción de manantiales por la construcción del tajo y la disminución de caudales por efectos del bombeo de agua subterránea.

Por otra parte, el informe asegura que el proyecto Conga tendrá un “impacto catastrófico” en la cuenca alta del Río Jadibamba debido a las canchas de relaves de 700 hectáreas y al botadero de rocas, elementos que ocasionarían una “contaminación terrible y permanente”, agravada por las aguas ácidas provenientes del tajo.

“… la Planta de Tratamiento de Aguas Acidas y el Reservorio Inferior sólo servirán para mitigar en parte los gravísimos impactos en la calidad y cantidad del agua de la cuenca Jadibamba–La Llanga, pero jamás podrán compensarlos ni, mucho menos, revertirlos”, concluye el estudio.

Pero lo que vaya a ocurrir con la laguna El Perol y las demás que también desaparecerían es solo una parte de todo el perjuicio que provocará la minera en Cajamarca. Se debe sumar a ello el daño que se provocará en la vegetación y aquello que pueda ocurrir una vez concluida la fase de explotación.

En este sentido el estudio considera que una vez concluida la citada fase al corto o al largo plazo los reservorios, cuatro en total, en vez de constituir activos ambientales y sociales, como sostienen Yanacocha y como repiten algunos periodistas, se convertirán en pasivos ambientales y en una carga social.

Lo que queda claro del proyecto ubicado en los distritos de Huasmín y Sorochuco, en la provincia de Celendín, y La Encañada, en la provincia de Cajamarca, es que jamás se podrá reemplazar el sistema hídrico de ríos, riachuelos y manantiales asociados a las lagunas y bofedales.

Asimismo queda claro que el gobierno no está siendo claro respecto a la ejecución del proyecto ni tampoco lo está siendo en cuanto a la forma cómo se administrará el recurso hídrico.

Para acceder al documento elaborado por el experto en gestión ambiental dar clic en el siguiente enlace:

Fuente: SERVINDI – http://servindi.org/actualidad/82538?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Servindi+%28Servicio+de+Informaci%C3%B3n+Indigena%29



Servindi, 17 de febrero, 2013.- “Majaz, los guardianes del agua” es el nombre de un reportaje audiovisual difundido por Telesur sobre la amenaza del proyecto Río Blanco (ex Majaz) que afectaría ecosistemas muy frágiles conformado por los bosques de neblina o páramos que abastece de agua a las poblaciones de cuencas de Piura y Cajamarca.

Fuente: SERVINDI – http://servindi.org/actualidad/82461?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Servindi+%28Servicio+de+Informaci%C3%B3n+Indigena%29