Archivos para 22 agosto, 2012



miércoles, 22 de agosto de 2012

Por: Juan Sheput

El proyecto minero Conga, que buscaba extraer oro y cobre con una inversión cercana a los 5,000 millones de dólares, no tiene mayores posibilidades de salir adelante, en gran parte por la trayectoria de la empresa Yanacocha y en buena parte por la impericia política del gobierno de Ollanta Humala.
Una reciente encuesta de Apoyo Consultoría, que Augusto Álvarez Rodrich recoge en su columna de hoy, da cuenta del inmenso rechazo al proyecto existente en la región Cajamarca que llega al 83% de la población a nivel rural y al 75% cuando se considera lo urbano. En esas condiciones no hay proyecto que sea sostenible e insistir en seguir adelante es convocar a la violencia y a un clima de disturbios.
Ollanta Humala vuelve a apostar por el diálogo, es decir retrocede a lo que fue, inicialmente el gabinete Lerner. Pero el actual premier Juan Jiménez ni se acerca a la trayectoria de Siomi, es decir ni tiene la experiencia y mucho menos los contactos. Luego de la presentación del gabinete ante el Congreso de la República, uno se da cuenta del pobre nivel de la mayoría de sus integrantes. Así, con un gabinete de poquísimo peso específico y un presidente como Humala, confundido que no sabe que hacer, la situación del país se pone realmente problemática.
Lo mejor es hacer un ejercicio de sinceridad y decir que Conga no va. Así de simple.
En tanto Newmont anuncia que habrán cambios importantes en el proyecto Conga. Mientras tanto seguirán con la construcción de los reservorios. Esto último significa, a mi parecer, que nada ha cambiado. Hay un argumento que Conga no va, pero en el fondo y por las construcciones que se están realizando, Conga ya está en marcha. Si en verdad quieren hacer una evaluación real, la construcción de los reservorios (en realidad cualquier tipo de construcción en la zona de impacto de las lagunas las afectará)  también se debería detener. Sólo así el diálogo tendría un sustento en una real voluntad de cambio.
Y señalo esto porque los mismos voceros de Yanacocha indicaron que la construcción de los reservorios iba a significar un trabajo durante los próximos años y que luego empezarían los trabajos de la mina. Eso es lo que está sucediendo en la actualidad. Por eso cuando los altod funcionarios de Newmont nos dicen que “Conga no va” y que empezarían a trabajar en la mina en unos años pues eso significa que nada ha cambiado y que en realidad Conga ya está en marcha.

Martes 21 de agosto del 2012

Richard O’Brien, presidente ejecutivo de la accionista mayoritaria de Yanacocha, precisó que actualmente no existe un entorno favorable para ejecutar el proyecto minero, por lo que “se necesitan hacer cambios significativos”.

(Bloomberg/Nelson Ching)

Richard O’Brien, presidente ejecutivo de Newmont, empresa que posee la mayoría de acciones en Yanacocha, reconoció que actualmente no existen las condiciones para el desarrollo del proyecto minero Conga, por lo que “se necesitan hacer cambios significativos”.

En entrevista con Dow Jones Newswires, O’Brien indicó que para ejecutar el yacimiento ubicado en Cajamarca debe existir un entorno favorable. “En este momento no vemos ese ambiente en Conga. Tomará un tiempo significativo para que eso suceda”, agregó.

Admitió, además, que la compañía probablemente midió mal el impacto que tendría Conga en las poblaciones adyacentes al proyecto. “Creo que algunas comunidades se sintieron algo marginadas. Les puedo asegurar que no lo hicimos intencionalmente”, afirmó.

El ejecutivo recalcó también la necesidad de tener un entorno exitoso para concretar este ambicioso proyecto.

“Lo que yo diría es que hay que ser capaz de obtener más apoyo de un área más grande para que esto vaya adelante, y lo más importante es que tenemos que ver un vínculo estrecho entre el Gobierno Central del presidente Ollanta Humala, el gobierno regional de Cajamarca (presidido por Gregorio Santos) y la compañía para asegurar que tenemos un entorno exitoso, no uno en el cual se encuentran fallas entre uno y otro”, añadió.

O’Brien reiteró que el desarrollo del yacimiento solo seguirá adelante después de que los suministros de agua estén asegurados.

“La construcción de los reservorios probablemente irán hasta bien entrado el 2013. La ejecución de la mina podría comenzar el 2014, pero solo si las condiciones son adecuadas, ya que reveses en esta etapa serían costosos”, puntualizó.

DATOS
Los antimineros y grupos radicales convocaron para hoy y mañana un paro en Cajamarca, pero la mayoría de la población no apoyó la medida de fuerza.


                                         
Washington, ago. 21 (ANDINA). El presidente ejecutivo de Newmont Mining Corp (NEM), Richard O’ Brien, afirmó que se realizarán cambios significativos para crear un entorno que permita que el proyecto minero Conga, en la región peruana de Cajamarca, ingrese a una fase de producción.
El presidente ejecutivo de Newmont Mining Corp (NEM), Richard O’ Brien. Foto: Internet/Medios.
El presidente ejecutivo de Newmont Mining Corp (NEM), Richard O’ Brien. Foto: Internet/Medios.

Manifestó que seguir adelante con el proyecto Conga, una de las mayores inversiones previstas en la historia del Perú, será una decisión económica.

No obstante, anotó que también se tomará en cuenta el apoyo comunitario y la confianza de que no habrá problemas de seguridad o preocupaciones por bloqueos de carreteras.

En entrevista con la agencia de noticias Dowjones, O’ Brien sostuvo que tiene que haber un “entorno coherente necesario para el buen desarrollo de la minería y todas esas cosas que van con la minería, ya sea transporte de personas o equipos”.

“En este momento no vemos ese ambiente en Conga. Tomará un tiempo significativo para que eso suceda”, agregó.

Admitió que la compañía probablemente midió mal el impacto que Conga podría tener en las comunidades ubicadas fuera de las 32 más cercanas al proyecto.

“Creo que algunas comunidades se sintieron algo marginadas. Les puedo asegurar que no lo hicimos intencionalmente”, reconoció O’Brien.

El ejecutivo recalcó también la necesidad de tener un entorno exitoso para concretar este ambicioso proyecto.

“Lo que yo diría es que hay que ser capaz de obtener más apoyo de un área más grande para que esto vaya adelante y lo más importante es que tenemos que ver un vínculo estrecho entre el gobierno central del presidente Ollanta Humala, el gobierno regional de Cajamarca (presidido por Gregorio Santos) y la compañía, para asegurar que tenemos un entorno exitoso, no uno en el cual se encuentran fallas entre uno y otro”, añadió.

“La clave en este punto va a ser obtener la aceptación de las partes que se ven más afectadas por Conga”, refirió en otro momento de la entrevista.

O’Brien reiteró que la construcción sólo seguirá adelante después de que los suministros de agua estén asegurados.

“La construcción de reservorios en zonas de lagunas probablemente irán hasta bien entrado el 2013. La construcción de la mina podría comenzar el 2014, pero sólo si las condiciones son adecuadas, ya que reveses en esta etapa serían costosos”, puntualizó.

(FIN) RES

Fecha: 21/08/2012

Miercoles, 22 de agosto de 2012

Contra Conga. Campesinos ronderos se concentraron en una de las lagunas que forman parte del proyecto para hacer sentir su protesta.

Medida de fuerza fue convocada por el Comando Unitario de Lucha en toda Cajamarca pero solo se cumplió en la provincia de Bambamarca. Campesinos marcharon hasta la laguna Namococha, dentro de la zona de influencia del proyecto minero Conga, de la empresa estadounidense Newmont.

Flor Huilca.
Enviada especial a Cajamarca.

Campesinos y pobladores de la provincia cajamarquina de Bambamarca desafiaron la medida de excepción que impide concentraciones públicas, marcharon por la ciudad, y se trasladaron hasta la zona de influencia del proyecto minero Conga para realizar una asamblea como una muestra de protesta.

La medida forma parte de la paralización de 48 horas convocada por el Comando Unitario de Lucha de Cajamarca en toda la región, pero que no se cumplió en el resto de provincias a excepción de San Marcos, porque no se encuentra en estado de emergencia.

En Bambamarca el primer día de paro, en cambio, fue masivo. Cientos de ronderos del centro poblado El Tambo se trasladaron desde muy temprano a la laguna Namococha, ubicada a más de 4 mil metros de altura y a tres horas en carro de la ciudad. Esta laguna, según los ronderos, está dentro de la zona de influencia del proyecto minero Conga y será afectada cuando se inicien sus operaciones.

Luego ascendieron hacia las cumbres de un cerro rocoso llamado El Lagarto y desde allí observaron, a lo lejos, las lagunas El Perol y Azul que desaparecerían si Conga va. Estos hombres se hacen llamar los guardianes de la laguna y anoche pernoctaron allí, para continuar hoy con su protesta.

Cuentan que no es fácil desplazarse en esta zona. Las orillas de esta laguna se constituyen de bofedales húmedos que dificultan el tránsito. En la cima de las filudas rocas solo crece la paja, corre un viento helado, y en la noche desciende la temperatura a menos cero grados centígrados.

Manuel Ramos, secretario de organización de las rondas de El Tambo, ha llevado dos abrigos y su poncho para soportar el frío. No le importa pasar una noche allí porque dice que esas lagunas generan 120 sistemas de agua potable, 80 manantiales y 60 canales de riego. “Hay que defender el agua que consumimos y usamos para el cultivo”, señala.

NO MÁS FACILITADORES

Eddy Benavides, presidente del Frente de Defensa de Bambamarca y uno de los presidentes del Comando Unitario de Lucha, indicó que el estado de emergencia en Bambamarca no se ha roto con este paro.  “Está muerto desde el mismo día en que fue decretado”, razón por la cual, en su opinión, no tiene sentido seguir manteniéndolo.

En la misma línea que el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, Benavides también considera que ha terminado el papel de los facilitadores del diálogo que recae en monseñor Juan Cabrejos y el padre Gastón Garatea y que se planteaba como un camino para acercar a las partes enfrentadas por el proyecto minero.

“Pensábamos que iban a decirle al presidente Humala Conga es inviable social y técnicamente, pero no nos hacen caso, les hacen más caso a los del colectivo Cajamarca que son promineros. Es difícil volver a confiar, estábamos tranquilos con ellos, pero el gobierno ha prolongado el estado de emergencia”, argumentó.

Frente a ello, Benavides aseguró que este paro de 48 horas es el reinicio de las acciones de protesta de las organizaciones sociales opuestas al proyecto Conga. Insisten en que Conga no va y aseguran que esa oposición es invariable porque se trata de la defensa de los recursos naturales.

En la zona urbana de Bambamarca, en tanto, el primer día de paro se cumplió en forma pacífica. Las clases en los colegios estatales se suspendieron debido a que los maestros delSutep decidieron acatar la medida de fuerza. Junto a ellos marcharon por las calles de esta pequeña ciudad obreros de construcción civil y delegaciones de ronderos de diversos distritos.

NO HUBO VIOLENCIA

A diferencia de otros paros convocados en esta provincia, los policías se mantuvieron a tres cuadras de la Plaza de Armas sin intervenir, aun cuando veían a los manifestantes pasar por su lado, a sabiendas de que se estaba vulnerando el estado de emergencia.

Voceros policiales comentaron al diario La República que la disposición del comando policial fue no impedir el desarrollo de las marchas pacíficas. “Solo vamos a intervenir si hay violencia y se bloquean las carreteras”, comentaron los efectivos.

Nada de eso se produjo. Los manifestantes se concentraron en la Plaza de Armas para participar en un mitin y terminaron su protesta a la una de la tarde, como lo habían anunciado a la policía.

Por la noche hubo una vigilia, también pacífica. Para hoy, en el segundo día de paro, se anunció la llegada de comunidades campesinas y de ronderos de diferentes comunidades.

En la ciudad de Celendín, la protesta se limitó a la colocación de enormes carteles con frases de oposición al proyecto Conga.

NO HAY ENTORNO FAVORABLE PARA PROYECTO CONGA

Richard O’Brien, director ejecutivo de Newmont Mining Corp., la empresa que tiene el 51,35% de minera Yanacocha, aseguró que en este momento no hay un entorno favorable para ejecutar el proyecto Conga, por lo que se necesita hacer cambios significativos para sacarlo adelante.

En entrevista a la agencia de Dow Jones Newswires, O”Brien dijo que “la clave en este momento es lograr aceptación de las partes que son más impactadas por Conga”. “Algunas comunidades se sentían un poco como si se les privara de sus derechos. Les puedo asegurar que no se hizo intencionalmente”, indicó.

Manifestó que lo importante es que exista un vínculo estrecho entre el gobierno central, el gobierno regional de Cajamarca y Yanacocha para asegurar un entorno de éxito del proyecto.

CLAVES

En reunión con el premier Juan Jiménez, dirigentes del Colectivo Cajamarca plantearon ayer un “rescate financiero” para los empresarios de la región debido a las millonarias pérdidas por las protestas y paralizaciones. Se calcula que en solo 10 meses la región ha perdido unos 1200 millones de soles. Pidieron, además, que se evalúe la permanencia del presidente regional Gregorio Santos, a quien acusan de incapacidad moral y ética.


Por: Augusto Álvarez Rodrich

http://www.larepublica.pe

78% de Cajamarca está en contra y solo 15% a favor.

A pesar de que este columnista cree que la minería genera beneficios muy importantes para el país, y de que esta se puede –y debe– explotar con responsabilidad y en armonía con el ambiente y la gente, la fuerza de los hechos le lleva a concluir que Conga debe ser postergado por un tiempo prudente por la inviabilidad de ir contra la opinión contundente de la población.

En los diez meses que Conga está en un lugar estelar de la cartelera política ha habido varias señales de la dificultad para su puesta en marcha.

Entre las más recientes están, primero, la caída de dos gabinetes por el desgaste político que produjo el enfrentamiento. Segundo, los dos mensajes a la nación del presidente Ollanta Humala sobre este tema específico, una expresión inequívoca del enorme capital político invertido por el gobierno. Tercero, las muertes lamentables ocurridas en Celendín.

Hubo otras señales que vinieron del propio sector empresarial. El lanzamiento de Quellaveco fue una noticia que dio en la línea de flotación del naufragante Conga pues dio a entender a muchos –incluyendo a los inquilinos de Palacio de Gobierno– que sí es posible sacar adelante un proyecto minero en armonía con el ciudadano, pero que eso requiere humildad antes que arrogancia, paciencia en lugar de meter el carro y, sobre todo, generación de confianza en base al respeto por la gente y las costumbres locales. Luego, para ponerle la cereza al pastel, vino el archipromotor de la inversión privada, Pedro Pablo Kuczynski, a declarar ‘la muerte’ de Conga.

La verdad, Conga no está muerto –ni anda de parranda– pues el oro y el cobre seguirán ahí, pero las actuales condiciones políticas y sociales de Cajamarca impiden su ejecución –salvo los reservorios– por ahora pues, más allá del permiso legal que sí tiene el proyecto, la empresa no ha hecho lo suficiente para conseguir un apoyo mínimo de la población que lo haga socialmente viable.

Esto se comprueba en la encuesta de Ipsos-Apoyo hecha en la provincia de Cajamarca entre el 3 y 9 de agosto, revelada ayer en la Convención Anual del SAE de Apoyo Consultoría, en la que se concluye que el 78% está en contra de Conga y solo 15% a favor, con una oposición en el área rural que sube a 83%. Eso es imposible de revertir en el corto plazo.

A los que dicen que la ley es la ley y que se debe imponer con ‘mano dura’, que asuman la consecuencia de su entusiasmo. A pesar de la gran importancia del proyecto, y de la inversión de casi US$5 mil millones, el costo político es muy alto y obliga a repensarlo y a reprogramarlo.

Y que Newmont y otras empresas mineras que enfrentan procesos similares aprendan a mejorar sustantivamente la capacidad de construir confianza con los ciudadanos.