Archivos para agosto, 2012


Proyecto Antakori posee 5,900 billones de libras de recursos inferidos de cobre

La canadiense Southern Legacy Minerals informó que su proyecto AntaKori, antes conocido como Sinchao, reporta al 2 de julio del presente año el equivalente a 5,900 billones de libras de recursos inferidos de cobre con una ley promedio equivalente de 0.92 por ciento equivalente de cobre.
El proyecto AntaKori, ubicado en Cajamarca, provincia de Hualgayoc,  contiene cobre, oro, plata, molibdeno, plomo y zinc; y se encuentra entre el Proyecto Cerro Corona de la minera sudafricana Gold Fields La Cima y el Proyecto Tantahuatay de la minera peruana-mexicana Coimolache.
El informe técnico independiente titulado Informe Técnico, Southern Legacy Minerals, Propiedad AntaKori, Distrito Minero Yanacocha – Hualgayoc, Departamento de Cajamarca, Perú, fue preparado por Scott E. Wilson Consulting de Colorado (Estados Unidos), a pedido de Southern Legacy Minerals.
Fue presentado en el documento Instrumento Nacional (NI) 43-101 ante las autoridades de valores canadienses.
Southern Legacy Minerals es una compañía de exploración que cotiza en la Bolsa de Valores de Toronto (TSX) en el segmento de riesgo (TSX Venture) con una cartera diversificada de proyectos de oro y cobre en América del Sur que incluye a Colombia, Perú y Chile.
Actualmente se centra en la ampliación del recurso de su proyecto cobre y oro AntaKori, que es el principal de la empresa.
NOTA: Modificada del Original que saco Agencia Andina, por tener errores de datos http://www.andina.com.pe/Espanol/noticia-proyecto-antakori-posee-5900-millones-libras-recursos-inferidos-cobre-426073.aspx

Madrid, 21 agosto 2012
Por Luis Esteban G. Manrique

(Especial para Infolatam).-

En un artículo publicado en 1853 en The New York Tribune, Karl Marx observó que cuanto más colosales son las obras hidráulicas que emprende un Estado, más despóticos son sus gobernantes porque la necesidad de coordinar el uso del agua en amplias extensiones territoriales provoca una mínima resistencia ante el despotismo.

Pero en el siglo XX, todo tipo de sistemas políticos se aficionaron a la imagen que proyectaban las grandes presas: la idea de un Estado enérgico y resuelto capaz de doblegar a la naturaleza. Políticos tan distintos como Franklin Roosevelt o Gamal Abdel Nasser demostraron su gran afición a construir presas, a las que Nehru llamó “los templos de la India moderna”.

Debido a los daños medioambientales que causan, las represas se han convertido en muchas regiones del mundo en un anacronismo. Pero en otras, muchos gobiernos siguen viendo en ellas una fuente de energía imprescindible. Hoy aproximadamente dos tercios de las corrientes fluviales del planeta pasan por encima o a través de algún tipo de dique. El 20% de la electricidad que se genera a escala global es de origen hidroeléctrico.

Brasil, Canadá, Venezuela, Chile, Myanmar y Nepal, entre otros países, están construyendo o proyectando una docena de grandes nuevas represas. China terminó en octubre de 2010 la “madre” de todas ellas: la de las Tres Gargantas, en el Yangtsé, el mayor río de Asia, en el que el mayor proyecto hidráulico de la historia, relegando a la de Itaipú, sobre el río Paraná, al segundo lugar y a la del Guri (Venezuela) al tercero. La presa ha desplazado a dos millones de personas y aumentado en un 10% la capacidad hidroeléctrica del país.

Pero a medida que avanzan esos faraónicos proyectos, también lo hacen las protestas sociales que han provocando que varios de ellos se hayan suspendido o cancelado. En Myanmar, por ejemplo, el régimen militar se vio obligado a paralizar el año pasado la construcción de la presa de Myitsone, financiada por China, que iba a recibir el 90% de la electricidad generada, por el amplio movimiento de rechazo de los pobladores de la cuenca del río Irawady, el más caudaloso del país. Según Human Rights Watch, la insurrección de una guerrilla secesionista étnica que ha provocado unos 75.000 desplazados, fue una consecuencia directa de ese proyecto.

Las guerras del agua

En América Latina, los movimientos ecologistas y los pueblos indígenas ya han forzado la cancelación de varios proyectos hidroeléctricos en la Amazonía y la Patagonia. El 68% de la electricidad que consume la región proviene de fuentes hidroeléctricas, que generan energía limpia y barata, controlan los flujos fluviales y dirigen agua para irrigar tierras áridas.

En un esfuerzo por reducir su dependencia de los combustibles fósiles, y en parte en respuesta a la presión internacional para usar energías renovables que reduzcan las emisiones de carbono, diversos países de la región han apostado por los proyectos hidroeléctricos, aparentemente ideales dadas sus grandes reservas de agua dulce y escasos recursos energéticos alternativos. El problema es que, al mismo tiempo,  las represas desvían ríos, destruyen ecosistemas frágiles, desplazan comunidades enteras e inundan enormes territorios.

En Brasil, Belo Monte expulsará a 40.000 indígenas de la foresta amazónica

Desde Yucatán a la Tierra del Fuego, la región posee el 31% del agua dulce del mundo, pero 500 millones de personas no tienen acceso al agua potable, 125 millones carecen de servicios de saneamiento y el 40% vive en zonas que cuentan solo con un 10% de los recurso hídricos de la región. Esa convergencia de factores es un cóctel explosivo. Según USAID, la agencia para la cooperación de la desarrollo de EE UU, en los últimos 60 años por lo menos el 40% de todos los conflictos interestatales tuvieron un vínculo con los recursos naturales, gran parte de ellos causados por disputas en torno al agua.

En ninguna otra región el desafío ecológico y social es mayor que en la Amazonía. Ocho países -Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Venezuela y Surinam- comparten la mayor cuenca hidrológica del mundo: más de siete millones de kilómetros cuadrados que contienen más de la mitad de los bosques tropicales que subsisten en el mundo.

El Amazonas descarga el 20% del agua de todos los ríos que fluyen a los océanos del mundo, es decir un volumen mayor que el de los ocho ríos siguientes, lo que hace de la cuenca amazónica un filón hidroeléctrico… pero también un foco de conflictos. Solo la represa de Balbina sobre el río Uatumá, al norte de Manaos, produjo tras inauguración en 1987 la inundación de 2.000 kilómetros cuadrados de bosques vírgenes. Las 80 represas planificadas o en construcción en la Amazonía brasileña podrían inundar 12 millones de hectáreas más.

Esa demanda de energía hidroeléctrica puede ser incompatible con la preservación de los ecosistemas amazónicos. En la Patagonia ocurre algo similar. En el Perú, una de las primeras medias del gobierno de Ollanta Humala fue cancelar el plan anunciado por el ex presidente Alan García de construir 20 centrales hidroeléctricas en la cuenca del río Marañón, uno de los dos principales afluentes del Amazonas, con una inversión estimada de 15.000 millones de dólares, lo que iba permitir al país exportar energía por valor de 6.000 millones de dólares anuales y atender la demanda de la gran industria minera.

Humala tuvo muy en cuenta que en la provincia de Bagua, en esa misma zona, en 2009 una revuelta de pueblos indígenas contra proyectos petroleros causó la muerte de 33 personas, 24 de ellas policías. Sin embargo, el presidente aún no ha decidido que hará con el proyecto de la represa Pakitzapango, que generaría 2.000 megavatios e inundaría el valle del río Ene, poblada por la etnia asháninka, una de las más golpeadas durante la campaña antisubversiva contra Sendero Luminoso. De las 70.000 vidas que se cobró el conflicto, 6.000 fueron miembros de esa etnia y varios miles más se convirtieron en refugiados internos.

El proyecto es parte de un plan para construir cinco represas que generarían 6.500 megavatios, la mayor parte para su exportación a Brasil. Por ahora, el debate del proyecto está estancado en el Congreso, aunque muchos analistas creen que en la próxima vista a Lima de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, terminará por inclinar la decisión de Humala a favor del proyecto. La Central Asháninka del Río Ene ya ha presentado una demanda judicial para que el gobierno revele  los planes de viabilidad del proyecto.

En Chile, la oposición popular al megaproyecto hidroeléctrico HidroAysén, conformado por cinco represas que iban a suponer una inversión de 3.200 millones de dólares, la inundación de 5.000 hectáreas y la generación de 2.750 megavatios, lo que iba a aumentar en un 15% la capacidad eléctrica del país hacia 2020, ha forzado al gobierno de Sebastián Piñera a suspender indefinidamente el proyecto.

Las masivas marchas de protesta que se sucedieron a lo largo de varios meses desde el norte al sur del país, lo que judicializó el proceso pese a que el Tribunal Supremo dio luz verde al proyecto, e hizo caer la aprobación del gobierno, terminaron por convencer a Piñera de la inutilidad del empeño a pesar de que él mismo había advertido que los racionamientos de energía se generalizarán en los próximos años a menos que Chile reduzca su dependencia de las importaciones de gas de Argentina.

Chile tiene un déficit de energía que le exige duplicar su capacidad de generación actual en los próximos 15 años. El país importa el 96% del petróleo y el 76% de la energía que consume. Según la Agencia Internacional de la Energía y la Organización para la Cooperación de Desarrollo Económico (OCDE), desde 1998 los precios de la electricidad para los clientes residenciales chilenos se han casi cuadruplicado.

Pero las protestas obligaron al gobierno a solicitar nuevas evaluaciones medioambientales antes de seguir adelante con el proyecto. La comisión que evaluó originalmente las consecuencias medioambientales del proyecto, solo analizó sus efectos inmediatos sobre los ecosistemas, no los que tendrán de largo plazo.

Al final, el pasado junio, el grupo privado Colbún pidió a Enel-Endesa -su socia en HidroAysén- suspender la tramitación de la línea de transmisión del proyecto y la suspensión de los estudios medioambientales, denunciando que el gobierno carecía de una política energética. La sequía de este año complica más las cosas: la hidroelectricidad, que significa en condiciones normales entre el 50% y el 60% de la matriz, durante el pasado abril contribuyó sólo con el 31%.

La batalla del Amazonas

En Brasil, el proyecto hidroeléctrico de Belo Monte requerirá una inversión de 16.000 millones de dólares para generar 11.200 megavatios. Pero el reservorio que creará inundará 48.000 hectáreas en la cuenca del río Xingú, tributario del Amazonas en el Estado de Pará, lo que expulsará a 40.000 indígenas de la foresta amazónica y liberará enormes cantidades de metano a la atmósfera por la descomposición de la vegetación que quedará bajo las aguas.

La represa brasileña-paraguaya de Itaipú desplazó a 10.000 familias que vivían en las riberas del río Paraná e inundó el parque nacional de las Cataratas de Guaira. Pero esa represa fue aprobada bajo un régimen militar cuando la conciencia medioambiental era mínima.

A medida que avanzan esos faraónicos proyectos, también lo hacen las protestas sociales que han provocando que varios de ellos se hayan suspendido o cancelado

Ahora es distinto. Las protestas del movimiento ‘Xingú Vivo Para Sempre’ y de las tribus amazónicas locales, que han atacado repetidamente sus instalaciones con arcos y flechas han atraído la atención internacional. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y personalidades mundiales como Bill Clinton y James Cameron, director de la oscarizada Avatar, han pedido al gobierno brasileño que suspenda la construcción de Belo Monte.

Sin embargo, Brasilia no va a ceder ante esas presiones. Brasil probablemente será la quinta economía mundial en 2017. Para entonces, sus necesidades de suministro eléctrico habrán aumentado un 56%. El gigante suramericano tiene además recursos públicos suficientes para financiar sus ambiciones. El estatal Banco Nacional para el Desarrollo Económico y Social (BNDES) concede créditos que multiplican por cuatro los del Banco Mundial.

La primer turbina de la represa estará operativa en tres años y el proyecto entero, que incluye dos represas, dos canales, dos reservorios y un sistema de diques, en 2020. Belo Monte es solo una de las 48 represas que se van a construir en la Amazonía brasileña hasta 2020. Según la ONG International Rivers Network de Berkeley (California), el proyecto removerá más tierra que la construcción del canal de Panamá.

La contradicción quedó patente cuando en la reciente conferencia de desarrollo sostenible de la ONU en Río de Janeiro, tribus amazónicas protestaban en las calles mientras Rousseff firmaba la declaración final en la que se comprometía  a luchar por un mundo “más verde y limpio”.

Según Philip Fearnside, profesor del Instituto Nacional para la Investigación de la Amazonía, “Belo Monte es la punta de lanza para desmantelar el sistema entero de regulaciones y licencias medioambientales”. James Anaya, relator de la ONU para derechos de los pueblos indígenas, no cree que el gobierno de Brasilia haya cumplido sus obligaciones de consultar a las etnias locales. Fearnside denuncia que solo un 25% de la energía que generará Belo Monte irá para satisfacer el consumo de los hogares. Casi el 30% alimentará industrias pesadas como la del aluminio.


Esto le permitirá continuar desarrollando el proyecto Sinchao de exploración de oro, plata, cobre, zinc y plomo, ubicado en el distrito minero de Yanacocha – Hualgayoc, en Cajamarca.
Mapa de ubicacion del Proyecto (Fuente: http://www.slminerals.com/projects/antakori/)
Lima. La minera canadiense Andean American Gold informó que su subsidiaria Sinchao Metals completó su fusión con la empresa estadounidense Southern Legacy Minerals, lo que le permitirá continuar desarrollando el proyecto Sinchao de exploración de oro, plata, cobre, zinc y plomo, ubicado en el distrito minero de Yanacocha – Hualgayoc, en Cajamarca.

La nueva empresa, cuyo nombre será Southern Legacy Minerals, cotizó a partir de este domingo en la Bolsa de Valores de Toronto (TSX) Venture Exchange, bajo el símbolo LCY.

Explicó que el negocio fusionado consolida las propiedades de Sinchao y Southern Legacy que están localizadas en el distrito minero de Yanacocha – Hualgayoc, que ahora se conocerá como el proyecto AntaKori.

Además, formará una compañía minera diversificada con propiedades de metales básicos y preciosos ubicados en Perú, Chile y Colombia.

Por su parte, Sinchao informó que la transacción fue aprobada por la TSX luego del consentimiento de sus accionistas, quienes también aprobaron la propuesta de consolidación de las acciones comunes de la empresa en una base de seis por uno.

Una vez completada la transacción, todas las opciones y garantías vigentes de Sinchao serán ajustadas con el fin de reflejar la consolidación.

La transacción se efectuó por la vía de fusión de conformidad con la Ley General de Sociedades de Idaho (Estados Unidos) entre Southern Legacy y Sinchao Idaho, una subsidiaria de propiedad total de Sinchao.

Como contraprestación por la adquisición de Southern Legacy, los accionistas de Southern Legacy recibirán 0,8352 de una acción común consolidada de Sinchao por cada acción común de Southern Legacy.

Andean American Gold es una compañía internacional de exploración minera enfocada en el crecimiento del valor a través del desarrollo de su proyecto de exploración avanzada de oro, plata y cobre Invicta que se extiende sobre 31.600 hectáreas, ubicado en la región Lima.

Antes de la fusión, Andean American Gold poseía aproximadamente el 65,81% de las acciones en circulación de Sinchao, pero ahora luego de la transacción, posee nueve millones 841.270 acciones comunes consolidadas, es decir, 16,9% de la nueva compañía.

Southern Legacy es una compañía de exploración con sede en Idaho y con proyectos de exploración en Chile, Colombia y Perú.

Sus principales proyectos incluyen participaciones en concesiones mineras contiguas al proyecto Sinchao en Perú y el depósito de oro de Puchuldiza al norte de Chile.



Periodista comentó, igualmente, que Nadine Heredia fue decisiva en la “castración del Gobierno” y que Humala Tasso terminó aplicando el plan de Keiko Fujimori.

Nadine fue decisiva en castración del Gobierno 

Ideeleradio.- El presidente de la República, Ollanta Humala, es como un jugador de fútbol que desde el minuto dos de iniciado el partido está deseando que termine el cotejo, opinó el periodista César Hildebrandt, director del semanario Hildebrandt en sus Trece, tras considerar que el martirio del jefe de Estado debe ser el convivir con su memoria, pues hizo una serie de promesas electorales y hoy está obligado a no hacer cambios.

“Humala es un jugador de futbol que desde el minuto dos de empezado el partido está deseando que termine, yo lo veo así. Minuto dos y el tipo está mirando al árbitro a ver cuánto falta, y faltan 88 minutos, pero esos [minutos] van a ser martirizantes para un hombre que se comprometió a tanto y que, además, ahora está obligado a no hacer nada, porque el compromiso de Humala es, precisamente, dejar todo quieto”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Hildebrandt Pérez-Treviño comentó, igualmente, que Nadine Heredia fue decisiva en la “castración del Gobierno” y que el mandatario peruano terminó aplicando el plan de Keiko Fujimori, excandidata de Fuerza 2011, a través de la actual primera dama. Opinó que el “Gobierno de la Gran Transformación” terminó convirtiéndose en el “gobierno de la gran ilusión”.

“Entonces, es una farsa completa y una gravísima incomodidad para los peruanos enterarnos de que terminamos eligiendo a Ollanta Humala, que está haciendo el programa de Keiko, pero a través de la persona que no fue elegida, que es Nadine. Es una condena de equivocaciones, aquí no sabemos quién es quién; la gran trasformación es esa al final de cuentas: el gran ilusionismo”, cuestionó.

“Nadine ha sido decisiva en esta evisceración del Gobierno, en esta castración. Nadine es un homenaje a Freud, en absoluto, es una castradora, ha dejado al Gobierno eunuco por completo. Y es un gabinete de eunucos, al final de cuentas, dicho con el mayor respeto y el sentido más metafórico de la palabra”, acotó.

Humala va con paso decidido a ninguna parte 

En otro momento, sostuvo que el Gabinete que preside Juan Jiménez Mayor es un reflejo perfecto del presidente Ollanta Humala, en el sentido de que no tienen un horizonte y que optan por la improvisación. Remarcó que el jefe de Estado camina con paso decidido para ir a ninguna parte.

“Yo no culpo al Gabinete porque el Gabinete al final es un reflejo perfecto y casi proporcional a Humala, Humala elige este Gabinete porque es el Gabinete que él necesita. Al final de cuentas, ¿quién con un una gran personalidad pueda estar en un gobierno que no tiene norte que no tiene metas?, excepto aquellas altruistas, aquellas más o menos dignas de la Cruza Roja u organizaciones filantrópicas […]”, refirió.

“¿Quién con una suerte de equipaje político ideológico puede estar en un Gabinete de un gobierno que no tiene ningún tipo de horizonte? Humala elige esa gente, no solo eso. Humala no le da partitura a esa breve orquesta de gente casi inexistente porque si le da partitura puede crear una suerte de disciplina peligrosa, de lo que se trata es justamente de no tener partitura, de no tener pieza que tocar, de improvisar todos los días y de ir con paso decidido a ninguna parte”, acotó.

Roy Gates y Villafuerte son napoleones de bolsillo 

El periodista restó importancia también al rol que pudieran desempeñar los consejeros presidenciales Eduardo Roy Gates, Adrián Villafuerte en la forma en que Humala Tasso está administrando el Estado y consideró que ambos asesores son, más bien, napoleones de plástico o de bolsillo.

“¿En qué es importante Villafuerte? ¿En qué es importante Roy Gates? Al final sus tramas son ínfimas, o sea no llegan a pasado mañana, son napoleones de bolsillo, de plástico. No hay una estrategia que me diga que están trabajando todo un plan para crear una suerte de oficialidad que al final sea un contrapeso y proponga una suerte de centrismo más o menos nacionalista; mentira, están en nada”, enfatizó.

El martirio de Humala es convivir con su memoria 

Consideró, igualmente, que el martirio del mandatario debe ser convivir con su memoria, pues este preferiría olvidar las promesas electorales. Sostuvo, en ese sentido, que el gobernante peruano es consciente de que es un “fraude” y que todos los días debe hacer cosas relativamente terapéuticas que lo eximan de este cotejo doloroso.

“Creo que Humala en el último tramo no hizo sino acatar mandatos del marketing electoral y toda su mensajería fue simplemente estratégica, buscando efectivamente el margen que le pudiera proporcionar la ventaja necesaria para distinguirse del discurso groseramente conservador de la señora Keiko [Fujimori]. No le resulto difícil en ese sentido, pero yo creo que Humala es consciente, plenamente, de que es un fraude en todo sentido de la palabra y nos quedan cuatro años de [ver] cómo hace este hombre para torearse a sí mismo porque resulta que es un hombre que tiene que enfrentarse a su propio espectro.”, puntualizó.

“El martirio de Humala es convivir con su memoria. No habría nada más grato para Humala que una breve crisis de Alzheimer, que lo eximiera de recordar qué fue, qué dijo, cuánto se comprometió, qué propuso para el país en términos sustanciales. El asunto es que recuerda; entonces, todos los días tiene que hacer cosas relativamente terapéuticas que lo eximan de este cotejo doloroso con lo que fue. Por ejemplo, se va al Cusco y anuncia para congraciarse con los cusqueños –que están hartos de él– que va a hacer el aeropuerto de Chincheros. Él sabe que el aeropuerto de Chincheros no se puede hacer porque tiene un problema geográfico de altura, de régimen de viento, es un aeropuerto condenado por los especialistas, pero lo hace, lo va hacer y lo promete”, añadió.

Humala no sabe qué diablos hacer 

Hildebrandt Pérez-Treviño mencionó, en otro momento, que el problema del presidente Ollanta Humala no es su capacidad de dar órdenes, sino que no sabe “qué diablos hacer”. Subrayó que no emite directivas porque no tiene horizonte.

“Para poder dar órdenes hay que saber a dónde se va, para tener energía en relación a este tipo de carácter y autoridad tienes que saber qué vas a hacer. El problema de Ollanta no es que no tenga capacidad de dar órdenes, sino que no sabe qué diablos va hacer y es el presidente. Entonces, de dónde le va a salir el carácter, suponte que tenga una crisis de mal humor, ¿qué le diría a la ministra de Inclusión Social? ¿Qué ordenes tiene? ¿Qué ordenes tiene para el sector Educación? No tiene órdenes porque no tiene horizonte, el problema es eso, el problema no es que no tenga modales de cachaco en el buen sentido”, comentó.

“He sido cachaco amateur y en el colegio militar, Armando Artola, quien era mi coronel, sabía qué quería, qué disciplina imponer porque sabía exactamente cuáles eran sus parámetros y metas. Y el problema es que si no tienes metas, qué te va a servir un carajo, sino sabes dónde ir”, recalcó.

Humala no es Luis XVI porque no da la talla 

El director de Hildebrandt en sus Trece aseveró que vivimos en una monarquía y que si el presidente Ollanta Humala no se puede comparar con Luis XVI, es porque no da la talla. Calificó, al mismo tiempo, de un “cuento” que se diga que el pueblo es el que gobierna.

“La exclusión o al monopolio perverso del poder, se une esta especie de soberbia inaceptable de la derecha, que lo controla todo, que lo dispone de todo, que decide a través del [ministro Luis] Castilla cuánto debe recibir la educación. Al final es eso, es el poder absoluto, no nos engañemos, no vivimos en democracia. Si no tenemos a Luis XVI, es porque Humala no da la talla, pero podríamos generar un Luis XVI. Esto es una monarquía al final, en donde madame Pompadour [amante de Luis XVI] es [el grupo] Epensa. Esto es real, porque a mí no me van a venir con el cuento de que aquí el pueblo gobierna”, declaró.

Consideró, del mismo modo, al ministro de Economía Luis Castilla como el hombre del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional y de una nueva organización que es –según opinó– la primera dama Nadine Heredia. En este aspecto, explicó el por qué no se remueve al titular del MEF.

“[¿Ollanta Humala no podría decir a Castilla quiero caminar en esa dirección?] O castizamente ni siquiera [puede decir] oiga señor, sino, ¡oiga carajo qué le parece si aumenta el presupuesto en Educación!, o exige un poco más de tributos a la gran riqueza nacional que se llena de exoneraciones y extensiones y le pasan esos millones. Castilla es el hombre del Banco Mundial, del Fondo Monetario y de una nueva organización que es importantísima que se llama Nadine, entonces está atornillado”, indicó.

Ya es tiempo de ser cautelosamente cruel con Humala 

Refirió, finalmente, que Humala Tasso ha dejado de ser el Presidente de la República y se ha convertido en un administrador o una suerte de gran gerente ejecutivo, que depende de las exigencias del poder económico. Señaló, en ese sentido, que ya es tiempo de ser cautelosamente cruel con el jefe de Estado.

“[¿Cómo defines a Humala en este año de gobierno?] Yo creo que ya es tiempo de ser cautelosamente cruel con Humala, respetando su envestidura y lo que representa, toda la parafernalia del caso. Humala es nada, es una suerte de continente en el que cae todo. Es un recipiente en el que puedes poner todo lo imaginable. […] Humala está convencido de que el sistema es inamovible, que sus mentores lo son, y que el poder económico no es que sea su socio, sino que es el poder y que él es el administrador, una suerte de gran gerente con ciertos poderes. No el presidente de todos, sino simplemente el gerente ejecutivo de un país que se llama Perú, Marca Perú”, expuso.

“En esa perspectiva, depende de las exigencias del directorio. [Por ejemplo] si mañana el directorio le solicita más sacrificios y mayores ganancias, mayores tasas de retorno, pues el señor ajustará, no tengo ninguna duda. Él ya está convencido que el Perú es una gran empresa con un horizonte determinado, un cauce absolutamente inamovible, y que él tiene que trabajar en esa perspectiva. O sea el Presidente de la República ha dejado de ser Presidente de la República y se ha convertido en el administrador”, concluyó.

Fuente. www.ideeleradio.org.pe


Conga regresará en dos años tras plan de seducción 

Ideeleradio.- La suspensión temporal de Conga es una retirada estratégica porque no tengo ninguna duda de que el proyecto minero Conga regresará en dos años, tras la ejecución de un trabajo de seducción que no es el plan del presidente Ollanta Humala, sino el plan de la compañía minera Newmont, sostuvo César Hildebrandt, director del semanario Hildebrandt en sus Trece.

“Creo que es una retirada estratégica, que van a volver, van a utilizar esos dos años mientras hacen los reservorios porque aquí claro, la pregunta es: y si esto ya no va ¿cómo es que están invirtiendo millones y millones en dos reservorios gigantescos que son parte de los otros ocho que van a hacer? Los están haciendo […]”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Quieren utilizar estos dos años para enamorar a Cajamarca de una manera mucho más disciplinada, orgánica, con el presupuesto en la mano, y desactivado [Gregorio] Santos y neutralizado el partido del cura [Marco] Arana. Entonces, van a utilizar estos dos años para un trabajo de seducción. Cumplidos estos dos años Conga regresa, no tengo ninguna duda y es un buen plan. Este no es el plan de Humala, este es como dices el plan de Newmont, bastante bien asesorado, es un perfecto plan”, manifestó.

Santos es un líder anti, más que pro ganadero 

En otro momento, sostuvo que dentro de ese plan se observó que si al presidente regional Gregorio Santos se le deja sin argumentos y sin el escenario para ser un “líder anti”, la autoridad subnacional se “quedaría colgado de la brocha”. Estimó, que Luis Guerrero o Absalón Vásquez podrían ser mucho más viables para la pretensión de la minera Newmont de ejecutar su inversión minera en Cajamarca.

“Es que de repente Santos sin Conga, ya no es Santos, deja de existir porque Santos es un ‘líder anti’, mucho más que pro ganadero. Yo nunca he visto a Santos junto a una vaca, yo lo he visto en la laguna protestando, él es un ‘líder anti’, le quitas el ‘anti’ y Santos se queda colgado de la brocha; ese es el problema y eso lo ha visto alguien más inteligente que el Gobierno, y entonces Conga regresa en dos años, no tengo duda”, señaló.

“Lucho Guerrero [podría ser] mucho más viable en todo caso que Absalón Vásquez [para Conga], pero en fin, y hasta me imagino que Absalón Vásquez [sería viable para es proyecto] porque el síntoma es ese. ¿Si se van [los representantes de Newmont [porque] vienen haciendo los reservorios allí? Qué bonita pregunta, la gente no se da cuenta de que esto sigue, sigue y sigue; lo que pasa es que lo van a hacer bien. Han dicho, ‘qué estúpidos, qué estúpidos que fuimos, debimos haber hecho esto, hemos bajado una decena y no pues, esto no se hace así, esto no se hace así”, aseveró.

Fuente. www.ideeleradio.org.pe

Encuestas en Cajamarca

Publicado: 27 agosto, 2012 en NOTICIAS
Etiquetas:,

En los debates políticos de los tempranos ochenta era común hacer referencia a lo que pensaba o quería “el pueblo”. Discursos o artículos de opinión demandaban cumplir con lo que deseaba la mayoría. Paradójicamente, no había forma de saber si esas afirmaciones eran ciertas. Con escasas encuestas de opinión, apenas publicadas en elecciones presidenciales o tras eventos de mucha importancia, la voluntad del pueblo era misteriosa. Hoy, todos los meses tenemos encuestas y por tanto es más complicado invocar al pueblo sin estar seguros de que el pueblo está de acuerdo. A veces “el pueblo” no es tan rebelde como se le pinta, a veces es más progresista de lo que se piensa.

Uno puede criticar a algunas encuestadoras, sus preguntas, o a sus intérpretes, pero sin duda hoy tenemos mejores maneras de medir la opinión pública nacional que en el pasado. Hay encuestadoras que ya tienen una credibilidad ganada. Esto no siempre es así. En Venezuela, por ejemplo, las encuestadoras dan cifras contradictorias sobre la intención de voto presidencial y la mayoría no tiene credibilidad por su cercanía al oficialismo o a la oposición. La democracia no puede ser solo encuestas, y los políticos deben ser más que agentes pasivos frente a ellas, pero las encuestas serias informan el debate público e impiden que algunos grupos se apropien de la opinión de la mayoría.

Sin embargo, todavía hay espacios del territorio en los que es difícil conseguir información confiable sobre la opinión pública local. Esa ausencia de información facilita que circulen mitos sobre lo que quiere tal o cual región. A veces la “opinión de la plaza” lleva a generalizaciones inadecuadas. Un vocero local generalmente vinculado a intereses de Lima pinta, por buena o mala fe, una realidad que representa lo que piensan sus allegados o los sectores urbanos que lo rodean. Esas versiones suelen ser magnificadas si son del gusto de líderes de opinión limeños con peso en los medios de comunicación.

En la elección pasada, por ejemplo, se dijo que Pedro Pablo Kuczynski era fuerte en Puno, especialmente en Juliaca. Se hablaba de la cultura comercial Aymara, cercana al libre mercado, como causa del sorpresivo fenómeno. Finalmente, PPK obtuvo menos de 9% de los votos en Puno, y en Juliaca la cosa no fue mucho mejor. Fue evidente lo que muchos sospechábamos: que si bien una derecha liberal ya tiene una base electoral importante, sigue teniendo grandes problemas para salir de Lima y otras ciudades. Y, en mi opinión, ese mito de un candidato popular de derecha en el altiplano terminó dañando a la propia derecha.

Del mismo modo, la reciente encuesta de Ipsos-Apoyo sobre Conga, hecha en Cajamarca, muestra cómo la ausencia de información local permitió construir todo tipo de mitos. En estos meses escuchamos varios sobre lo que realmente querían los cajamarquinos. Para algunos, que incluso invocaban una encuesta secreta, la “minoría antiminera” tenía secuestrada a la mayoría que sí quería el proyecto. Santos representaba apenas a un grupito de sectores movilizados. Menos contundentes, otros decían que la ciudad de Cajamarca tenía una opinión muy diferente a la de los sectores rurales por los beneficios que obtenía de la minería. Ciudad versus campo en casi un empate técnico.

La encuesta muestra una región claramente contraria al proyecto: 78% vs. 15%. La diferencia entre ciudad y campo no lo es tanta, confirmando que los sectores que se sienten beneficiados por la minería en la región son más pequeños de lo que varios pensaban y que una base social pro Conga parece lejana. Confieso que mi impresión era de una opinión contraria al proyecto, pero con un apoyo moderado en la ciudad. Varios reportes de actores locales o de analistas que se dieron el trabajo de ir a Cajamarca y salir de la plaza de armas presentaban una opinión crítica mayoritaria. Pero incluso esos observadores hablaban de un mayor apoyo urbano a Conga.

Estos números probablemente no cambien nuestra opinión sobre el proyecto, sobre la acción del gobierno y los líderes locales en el conflicto, o sobre la minería en la región en general. Y no son inamovibles, como muestra una encuesta similar hecha en Arequipa, donde la minería sale bastante mejor parada. Pero esa es hoy la contundente percepción en Cajamarca y probablemente cueste mucho cambiarla. Que los líderes de la protesta y población están sintonizados es un dato que no podrá obviarse hacia el futuro, especialmente por quienes apoyan Conga y quienes buscan la paz en la región.

Fuente http://diario16.pe


Un deber moral

El escritor y periodista Alfredo Pita publicó una misiva, “Una carta impostergable al presidente del Perú”, que circula profusamente en las redes sociales. Puede leerse en su blog CazaSutil (lacazasutil.blogspot.fr). Publicado antes de la suspensión del proyecto Conga, el autor celendino ve como necesaria la cancelación de la obra y no solo la suspensión.

“Alfredo Pita, escritor celendino, publica una carta impostergable al presidente de la República. “

En ella dice, por ejemplo, “…debo confesarle que abrigaba la esperanza de que en su reciente Mensaje a la Nación no solo nos explicara las equívocas, erráticas y continuistas políticas que su gobierno aplica desde que llegó al poder, sino también, y sobre todo, que diera una explicación coherente y pidiera perdón a Cajamarca —anunciando sanciones— por los crímenes de Celendín y Bambamarca, hechos bárbaros e inimaginables en cualquier sociedad civilizada”.

—¿Por qué califica su pronunciamiento como una “obligación moral”?
—Es lo que es. Lo que está ocurriendo en el Perú, en el plano político, y en particular en lo que se refiere a Cajamarca, es muy grave y es, además, definitorio del futuro. Es un deber moral para todo ciudadano consciente pronunciarse al respecto.

—¿Usted lo hace cómo escritor, como periodista o como peruano?
—Como escritor, apoyé al candidato Humala y refrendé, junto con un centenar de escritores e intelectuales, su programa. Considero que no tiene derecho a defraudar al pueblo ni a los que lo apoyamos. Por otro lado, como periodista, siempre he vinculado mi actividad con la verdad y la crítica del poder, sobre todo el mal ejercido. En cuanto a Conga, por ejemplo, Humala juega abiertamente la baza de la minera. La suspensión anunciada es una trampa. Cajamarca quiere la cancelación definitiva de ese proyecto sangriento y nefasto para el medio ambiente. Como ciudadano, finalmente, porque el futuro de mi país me importa y tengo la impresión de está siendo festinado por una derecha que sigue en el poder tras haber capturado al candidato que la derrotó.

—En julio publicó un poema de combate, “Canto a Celendín”. Ahora, una carta abierta al presidente. ¿Cree que su voz tendrá alguna respuesta?
—No sé si la tendrá de parte del poder. Es normal que los gobernantes ignoren al escriba que los censura. Lo que me importa es que llegue a los lectores, a los ciudadanos, a mis paisanos de Cajamarca y Celendín, para darles fuerza y razones para seguir resistiendo. Que el gobernante escuche tiene que ver con que se suelte las amarras y es cosa suya.

Fuente<http://www.diariolaprimeraperu.com/online/cultura/un-deber-moral_118732.html>


CONGA, Perú—Algunos de los mayores depósitos de oro y cobre se encuentran aquí, bajo el accidentado terreno de esta región andina, pero los planes de una firma estadounidense para extraerlos enfrenta una fuerte oposición por parte de agropecuarios, políticos y grupos medioambientales locales.

Durante dos años, miles de personas han organizado manifestaciones, bloqueado carreteras y ocasionalmente liderado protestas violentas en el norte de Perú. En julio, cinco manifestantes murieron durante enfrentamientos con la policía.

image

Residentes marchan durante una protesta contra el proyecto minero Conga en la Laguna Mamacocha, en Perú.

Ahora, Newmont Mining Corp., con sede en Denver, Colorado, asegura que toda esta agitación amenaza su inversión de US$5.000 millones, una de las más altas en la historia de Perú. Los enormes camiones mineros de Newmont aún no han llegado al yacimiento, llamado Minas Congas, a pesar de que la compañía ha inyectado cientos de millones de dólares en el proyecto ubicado a más de 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar.

“Ahora mismo no vemos un entorno (propicio para la operación) en Conga”, dijo en una entrevista el presidente ejecutivo de Newmont, Richard O’Brien. “Será necesario un cambio significativo para que se concrete”.

La disputa surge como una prueba para el presidente de Perú, Ollanta Humala, quien durante su campaña se pronunció en contra del proyecto pero tras ganar las elecciones decidió apoyarlo. Su cambio de parecer ilustra un giro más amplio en su estilo de gobierno, de populista a pragmático, sugieren analistas. Los disturbios ligados al proyecto llevaron al presidente a despedir a dos ministros y reorganizar su gabinete.

El auge en la minería es una de las principales razones por las que Perú ha crecido a una tasa anual de aproximadamente 6,5% en los últimos 10 años, una de las expansiones más impresionantes en América Latina. La renta per cápita se ha triplicado a lo largo del período. Representantes del gobierno aseguran que para los próximos años están previstos proyectos mineros en torno a los US$50.000 millones.

Ahora, la creciente oposición a la minería amenaza con descarrilar grandes inversiones y desacelerar la expansión económica.

En el sur de Perú, los activistas han recurrido a temores medioambientales y otros problemas para paralizar una gran mina de cobre planeada por Southern Copper Corp., una filial de Grupo México. Y las protestas en 2011 llevaron al gobierno a cancelar un permiso para un proyecto de plata encabezado por la canadiense Bear Creek Mining Corp.

Las disputas ponen de manifiesto las mayores dificultades que enfrentan las mineras globales con sus proyectos a gran escala en América del Sur. En los últimos años, proyectos en Ecuador, Bolivia y Venezuela han sufrido retrasos y expropiaciones por los gobiernos socialistas. Hasta hace poco, Perú era una excepción.

[image]

“Siempre ha habido problemas sociales en la industria minera de Perú, pero la manera en que las causas radicales y populistas se han apropiado del tema perjudica la imagen de Perú como un destino para la inversión minera”, dijo Luis Zapata, director de América Latina para el banco de inversión canadiense Canaccord Genuity.

Newmont, la segunda mayor minera de oro del mundo, lleva extrayendo el metal en el norte de Perú desde 1993, tras crear Minera Yanacocha con la empresa peruana Compañía de Minas Buenaventura SAA.

La mina Yanacocha ha sido muy rentable para Newmont, con un rendimiento de 3,3 millones de onzas en 2005, convirtiéndola en la mayor mina de oro de ese año. Pero la producción ha caído este año a un estimado de 1,4 millones de onzas y la explotación podría suspenderse en cinco años. El agotamiento de los depósitos y los altos precios de los metales alentaron a Newmont a planificar Minas Congas en la misma región.

No es la primera vez que Newmont afronta obstáculos en Perú. Un derrame de mercurio en 2000 manchó la reputación de Minera Yanococha y su compañía matriz.

“Adiós Newmont”, dice un graffiti en un muro en la carretera que conduce al proyecto, a unos 650 kilómetros al norte de Lima. “Ollanta traidor”, dice otro.

Un detractor de alto perfil del proyecto es el presidente del gobierno regional de Cajamarca, Gregorio Santos, que ha conseguido apoyo político al concentrarse en cómo la mina afectará la provisión de agua.

Newmont asegura que seguirá adelante sólo si cuenta con el apoyo de la comunidad. “Lo que diría es que (…) necesitamos ver un alineamiento cercano entre el gobierno central de Humala, el gobierno regional de Santos y la compañía para asegurar que contamos con un entorno propicio”, dijo O’Brien.


A Merino no le importa opinión de cajamarquinos

Fuente. Diario La Primera.

A Merino no le importa opinión de cajamarquinos

Ministro de Energía y Minas Jorge Merino dice que Conga va sí o sí.

Pese a que el 78% de cajamarquinos rechaza el proyecto Minas Conga, el ministro de energía y Minas, dijo que seguirá adelante y que la decisión es de todos los peruanos.

Luego de conocerse, de acuerdo a una encuesta de Ipsos Apoyo, que el 78 por ciento de los cajamarquinos se opone al desarrollo del proyecto Minas Conga, a cargo de la minera Yanacoha, y que solo el 15 por ciento aprueba su viabilidad; el ministro de energía y Minas, Jorge Merino, restó importancia a lo que opina el pueblo cajamarquino y resaltó que continuar con el controversial proyecto minero era una decisión de todos los peruanos.

“Las concesiones mineras son de todo el país. Lo que hay que pensar es lo que opinamos todos los peruanos, y todos los peruanos sabemos que necesitamos el desarrollo y las inversiones mineras, pues si no hay desarrollo e inversiones responsables no tenemos fondos para luchar contra la pobreza”, opinó el ministro Merino. 

El ministro Merino Tafur dijo que la inversión minera es la herramienta para reducir la pobreza e incluso añadió que proyectos como Minas Conga ayudarán a reducir el número de pobres en Cajamarca, y brindarles, agua, luz y desagüe.

No obstante, el titular de la cartera de energía y Minas, olvida que pese a que en Cajamarca opera, desde hace 20 años atrás, una de las empresas más grande a nivel mundial como Yanacocha, ésta región es una de las que tiene los mayores bolsones de pobreza en el país. Según el INEI, en promedio en Cajamarca, 8 de 10 personas son pobres.

Incluso para el ministro el proyecto Minas Conga sigue adelante, porque el retraso que está teniendo es debido al rechazo de la población. “Es una oportunidad para acelerar los trabajos (relacionados al proyecto minero) de construcción de los reservorios, para asegurar el agua para Cajamarca”, dijo.

“Las obras de agua van a continuar por parte de Yanacocha que continuará con la construcción de los reservorios, como por parte del Estado. Newmont ha dicho que va hacer reservorios en los primeros años”, afirmó.

CRECE RECHAZO
Como se recuerda, la encuesta de Ipsos Apoyo, reveló, además, que en las zonas rurales de Cajamarca el rechazo al desarrollo del proyecto Minas Conga alcanza el 83 por ciento de la población

La encuesta también indicó que del 74 por ciento (entre población urbana y rural) rechaza el proyecto deYanacocha, el 34 por ciento no acepta a Conga porque contamina y destruye el medio ambiente; el 23 por ciento porque contamina el agua; el 22 por ciento porque no habrá agua en el futuro; y el 8 por ciento porque contaminará y destruirá las lagunas y los manantiales.



Esta carta la envíe el pasado 7 de agosto a la redacción de un importante diario limeño, La República, cuyo editor de la página de Opinión finalmente la publicó, muy recortada, en la sección Lectores. La pongo pues ahora, íntegra, en conocimiento de mis amigos y de los lectores en general. En algunas circunstancias, expresar los puntos de vista de uno sobre la marcha política del país es una necesidad; en este caso, hablarle con claridad al presidente Humala es, para mí, una obligación moral.

.
UNA CARTA IMPOSTERGABLE
AL PRESIDENTE DEL PERÚ

Señor Presidente:
El 3 de julio pasado, la Policía Nacional y soldados del Ejército Peruano dispararon sus armas de guerra contra simples manifestantes en Celendín, Cajamarca, mi ciudad natal. El tiroteo criminal y selectivo dejó un saldo de cuatro muertos, entre ellos un adolescente, y decenas de heridos. Un quinto cajamarquino fue asesinado el mismo día, en Bambamarca, también a balazos, por la policía. Y un mes después, su gobierno, comandante Humala, ha prorrogado el estado de emergencia, mejor dicho las condiciones para que baños de sangre como estos se repitan impunemente.
Con los hechos del 3 de julio culminó una ola de violencia y agresión sin precedentes, contra la población de Cajamarca, por parte de la policía y la tropa que su gobierno ha enviado a la región para militarizarla e intimidar a los habitantes que se oponen a la devastadora minería que practica Yanacocha en la zona. “¿Por qué nos tratan así?”, imploró una humilde madre cajamarquina en una manifestación, en medio de una lluvia de balazos, culatazos, patadas y puñetes policiales. “¡Porque son perros, pues, conchetumadre!”, ladró con odio y rabia el uniformado que la atacaba. Desde entonces flotan en mi espíritu preguntas que me hubiera gustado hacerle en persona, comandante Humala: ¿Esa es la consideración que le merece a su gobierno la inmensa mayoría de peruanos? ¿Esas son las consignas que el poder ha dado a nuestros soldados y policías para que traten con sus hermanos? ¿Quién les ordenó atacar y matar de ese modo?
A la tragedia se suma una ironía cruel. Un año atrás, esos muertos, heridos y golpeados en su inmensa mayoría habían votado por usted, para que sea Presidente del Perú. Votaron por usted y por la esperanza, por la promesa que usted lanzó, libre y voluntariamente, en plazas y tribunas, de que los defendería, de que impediría que continúe el imperio de la minería salvaje y sus macabras prácticas, que incluyen la intimidación sangrienta, la violencia y la corrupción. Las víctimas han sido, pues, víctimas de quien creían su salvador.
Me hubiera gustado escribirle, señor Presidente, para saludarlo y felicitarlo por el primer año de su gobierno y por el cumplimiento estricto del programa que prometió a sus electores, a nuestro país, pero, ya ve, esto me es imposible. Aunque debo confesarle que abrigaba la esperanza de que en su reciente Mensaje a la Nación no sólo nos explicara las equívocas, erráticas y continuistas políticas que su gobierno aplica desde que llegó al poder, sino también, y sobre todo, que diera una explicación coherente y pidiera perdón a Cajamarca —anunciando sanciones— por los crímenes de Celendín y Bambamarca, hechos bárbaros e inimaginables en cualquier sociedad civilizada. Por eso esperé hasta el último día de julio y aun la primera semana de agosto, a la espera de una saludable rectificación. Nada de esto llegó.
Si usted y su gobierno creen que Cajamarca es un rincón perdido del país al que se puede humillar y despreciar impunemente están cometiendo otra trágica equivocación. Al respecto tal vez debo recordarle que en el pasado ya fuimos ocupados militarmente en dos ocasiones: en 1882, durante la guerra con Chile, y en 1932, después la revolución de Trujillo. En el primer caso, usted, como buen conocedor de nuestra historia, sabe que Cajamarca dio la última batalla victoriosa de los peruanos frente al ejército invasor chileno, que los jóvenes colegiales cajamarquinos, encabezados por Gregorio Pita, José Manuel Quiroz y Enrique Villanueva, dieron su vida en San Pablo en defensa de su tierra, sus ideales y su patria. Nada de eso está olvidado. Y en 1932, arriesgando mucho, los celendinos protegieron a los revolucionarios perseguidos y salvaron la vida, entre otros, del escritor Ciro Alegría, que iba a ser fusilado por los esbirros de la dictadura. Cajamarca sabe pues resistir y tiene de donde inspirarse.
He dudado antes de enviarle esta carta abierta, consciente de que el género epistolar ha perdido vigencia. Las circunstancias peruanas, y en particular las cajamarquinas, por la evidente voluntad de su gobierno de imponer el proyecto minero Conga, ilegal desde su raíz, hacen sin embargo este envío urgente e impostergable. Es obvio que si no hay una rectificación urgente de su gobierno en el actual conflicto, los costos, en todos los planos, para el Perú y Cajamarca, serán elevados y terribles. Le ruego por lo tanto que reflexione al respecto y vuelva a su programa original de gobierno. Es la única salida. Nadie le pide que haga la revolución, sólo que cumpla honestamente su palabra y vuelva a su programa de transformación verdadera que un centenar de escritores e intelectuales avalamos y respaldamos, refrendándolo como garantes. El pueblo peruano le ha dado un mandato sagrado que no debe ser traicionado.
A estas alturas, señor Presidente, no me queda sino pedirle que reflexione sobre lo que implicará para usted y para su gobierno su obstinación por imponer un proyecto que la mayoría de la población de Cajamarca aborrece intensa y documentadamente, no por odio cerril a la modernidad ni al desarrollo como creen algunos maliciosos e interesados, sino porque la experiencia le ha hecho descubrir hasta la saciedad lo que los ecologistas de todo el mundo saben ahora: que el ultraextractivismo minero devasta el planeta y mata la vida. Usted está en el centro de una página decisiva de la Historia del Perú. Usted elige cómo quedará registrado en ella para siempre.
Atentamente,

Alfredo Pita

París, 5 de agosto de 2012.


Estado de emergencia en Cajamarca no se levantará pese a suspensión de Conga

El ministro del Interior también afirmó que “la Policía se mantiene en Cajamarca porque es nuestra obligación garantizar que las actividades retornen a la normalidad”

El ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, indicó hoy que el estado de emergencia en Cajamarca se mantendrá pese a que la empresa Newmont suspendió de manera temporal el proyecto minero Conga, y agregó, que la medida será levantada cuando los dirigentes de las protestas se comprometan a respetar el orden público.

“La Policía se mantiene en Cajamarca porque es nuestra obligación garantizar que las actividades retornen a la normalidad”, manifestó.

Pedraza, además, señaló que el Gobierno no cederá ningún espacio alterrorismo y será “absolutamente inflexible” respecto a su presencia en las entidades del Estado.

El titular del Mininter dijo que, tras conocer que un funcionario de su despacho tenía nexo con la subversión, ha dispuesto la revisión de los perfiles y antecedentes del personal civil que labora en el referido portafolio.

“Lo que está muy claro es que no cederemos ningún espacio, menos aún en el sector Interior, en el que manejamos temas sensibles; no cederemos en ningún aspecto con gente vinculada al terrorismo”, declaró.

NO CONOCÍA ANTECEDENTES DE FUNCIONARIO
Aclaró que se desconocían los antecedentes de Carlos Américo Domínguez Díaz, quien, de acuerdo con medios periodísticos, tiene un proceso abierto en la Sala Nacional de Terrorismo, y que hoy fue separado del ministerio.

“Lo que hemos hecho es dictar el correctivo inmediato, porque seremos absolutamente inflexibles con las personas vinculadas al terrorismo”, manifestó.

Fuente:http://elcomercio.pe


Newmont desmiente su retiro de Conga

Jueves 23 de agosto del 2012 |
Fuente: Perú21
El presidente ejecutivo de la minera, Richard O’Brien, aseguró que el proyecto en Cajamarca se encuentra todavía en sus planes, aunque reiteró que se avanzará de forma “muy medida”.
(Internet)

La empresa Newmont aclaró que no se retirará del proyecto Conga, en Cajamarca, aunque reiteró que las condiciones no son las ideales para su desarrollo, debido a la fuerte oposición antiminera en la región.

“Conga se encuentra todavía en nuestros planes, pero avanzando de forma muy medida. Estamos enfocados en la construcción de reservorios adicionales, en terminar la construcción del campamento, la ingeniería y la adquisición final de los equipos principales”, dijo el presidente ejecutivo, Richard O’Brien.

“Mientras, trabajamos al mismo tiempo en estrecha colaboración con el Gobierno y la comunidad para construir este proyecto de una manera segura, y ambientalmente y socialmente aceptable. Nuestra relación con las comunidades en el Perú es importante para nosotros”, indicó O’Brien.


Fuente: La República

Por: Cecilia Mendoza.  Arequipa.

Tras el anuncio de Newmont, sobre la suspensión de Conga por la ausencia de un ambiente favorable para la ejecución del proyecto minero, el vicepresidente de Desarrollo de Negocios de Buenaventura, Raúl Benavides, aclaró que no se trata de un desistimiento, sino que han decidido realizar primero obras en favor de Cajamarca.

El funcionario de Buenaventura (accionista junto con Newmont de la minera Yanacocha), destacó que tienen previsto construir reservorios de agua para Cajamarca y luego (en el 2014) ver lo del proyecto Conga.

El funcionario señaló que esperan trabajar de la mano con un Comité de Lucha y Desarrollo de Cajamarca, integrado por dirigentes sociales y autoridades, que espera se conforme en algún momento.

“En Cajamarca estamos buscando que haya un comité de lucha y desarrollo, para que juntemos voluntades y esfuerzos para el bienestar de la población”, afirmó.

Benavides resaltó el apoyo que recibe la empresa minera Cerro Verde en Arequipa, de parte de la sociedad civil, a cambio de obras importantes como la planta de tratamiento de agua potable, las cuales estima fomentan la unión.

El representante de Buenaventura avizoró que en los próximos años Yanacocha tendrá que trabajar duro para demostrar que pueden llevar agua para los cajamarquinos. “Ese es el tema principal. Una vez que vean el agua, eso  convencerá a todo el mundo.Cuando uno ve las obras, empieza a generarse la confianza”, afirmó Benavides Ganoza.

Con respecto a las protestas  sociales que continúan en Cajamarca en contra de Conga, Benavides reconoció que estas  ejercen algún daño, pero espera convencer a la población de los beneficios de la mina cuando vean las obras de saneamiento. Asimismo, descartó que reduzcan sus inversiones en el Perú a raíz del conflicto social en Cajamarca, ya que no se sienten amilanados.

“Nosotros (en referencia a la compañía Buenaventura) seguiremos invirtiendo en el Perú, haremos todo lo posible por seguir con entusiasmo, generando proyectos mineros, por articular proyectos de desarrollo, como vías, carreteras, etc. Creemos que esa es nuestra obligación con el país”, apuntó. ß


El primer ministrose mostró complacido por la decisión de la minera Newmont de postergar las obras y pidió que el diálogo se centre en el desarrollo de Cajamarca
Juan Jiménez Mayor

El presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez Mayor, consideró que el tema del proyecto Conga era un impedimento para que se desarrolle el diálogo entre el Ejecutivo y las autoridades de Cajamarca y que este ya fue superado tras el anuncio de Newmont de posponer el inicio de las obras hasta fines del 2013, cuando concluyan las medidas para asegurar el recurso hídrico en la zona.

“Quisiéramos exhortar a las autoridades de Cajamarca para que comencemos un proceso afirmativo de conversaciones para el desarrollo de las actividades normales en la región. Esto implica que sale el impedimento que es la discusión sobre Conga y entremos a un escenario de conversaciones globalmente para ver el desarrollo de todas las actividades”, declaró.

El primer ministro se mostró complacido por la postergación de Conga ya que considera que coincide con la posición del Gobierno de que el agua es primero y la minería va después. Asimismo, insistió en que ahora existen condiciones para el diálogo y manifestó que es necesario revertir la situación de “depresión en la región” tras las protestas y su impacto en la economía regional.

“La población está por el progreso, por el respeto y esperando señales para que volvamos a la normalidad, quiero hablar respetuosamente al pueblo de Cajamarca y decirles que ya es momento de que podamos entrar a un escenario de normalidad“, comentó el titular de la PCM.

http://elcomercio.pe