Archivos para 29 julio, 2012

Oro contra agua en Perú

Publicado: 29 julio, 2012 en NOTICIAS
Etiquetas:

La muerte a tiros de cuatro manifestantes no frena las protestas de los habitantes de Cajamarca contra un proyecto minero que apoya el presidente Humala

 Lima 28 JUL 2012  el país

Los sacerdotes Miguel Cabrejos y Gastón Garatea (cuarto y quinto por la derecha) con un grupo de cajamarquinos. / EFE

“Conga no va”. La frase está pintada en muchas fachadas. En decenas de balcones cuelga la bandera nacional con una cinta negra en señal de luto. En Celendín, un distrito pobre del departamento de Cajamarca, en la sierra norte de Perú, comenzó hace dos años la oposición al proyecto Conga, una mina de oro y cobre promovido por una multinacional que perjudicará los recursos naturales en un paraje que los lugareños consideran irrenunciable porque viven de la agricultura y ganadería. La muerte a tiros de cuatro personas llevó al conflicto de Celendín a una nueva fase.

Los disparos del ejército y la policía, el 3 de julio, son el episodio de violencia contra la población más grave desde que empezó la protesta. Siete meses de enfrentamientos, cerrazón política y discusiones técnicas precedieron a la tragedia. Ahora, solo la iglesia parece estar en condiciones de mediar entre el Gobierno de Ollanta Humala, decidido a garantizar una inversión de casi 5.000 millones de dólares en Perú, y una parte de los habitantes de Cajamarca, empeñados en hacer de la defensa del agua la batalla de sus vidas.

El proyecto Conga, de la estadounidense Newmont y la peruana Yanacocha, abarca 3.069 hectáreas al aire libre, y para su construcción es necesario destruir cuatro lagunas, núcleo de un sistema hídrico que, según los detractores del plan, incluye unos 600 manantiales que abastecen a unas 40.000 personas en Celendín, Cajamarca y Bambamarca. Dos lagunas se convertirían en depósito de desechos y otra en un tajo abierto. El área que la minera reconoce como de impacto indirecto es de 16.000 hectáreas. Pero hay otros motivos de rechazo.

“La gran mayoría de los muertos y detenidos ha votado por Humala, nuestro presidente vino aquí [en campaña electoral] y estuvo preguntando si querían el agua o el oro. Luego dijo: ‘Entonces haré respetar la voz del pueblo’. Ahora, la gente está muy dolida, defraudada. ¿Ética en la política?”, remarca Antonio Sáenz.

“¿Qué es más valioso: un documento o la soberanía del pueblo? Las muertes no pueden ser por gusto”, cuestiona el ex guardia civil Maximiliano Aliaga (84), camino a Celendín. Con el “documento” se refiere al estudio de impacto ambiental que justifica el proyecto Conga, aprobado en 2010 por el Gobierno de Alan García, y que ahora Humala respeta, aunque haya pedido modificaciones.

Una campesina ondea una bandera de Perú hoy, miércoles 18 de julio de 2012, en la laguna Namucocha, en Cajamarca (Peru). / EFE

Celendín lleva meses sin alcalde porque el que había está a favor de la mina. De acuerdo a testimonios y vídeos, aquel día un grupo que marchaba contra el proyecto invitó a obreros de la construcción —que protestaban por un impago de la municipalidad— a sumarse. Cuando juntos intentaron ir a por el alcalde, que se encontraba en el municipio, la policía lanzó bombas lacrimógenas y perdigones. El Ejército disparó con rifles Galil: hubo cuatro muertos. Quienes murieron y algunos detenidos no formaban parte de la protesta. Al día siguiente, otra persona murió en Bambamarca también por fuego de la policía.

Uno de los 16 detenidos llega a la parroquia tras pasar dos semanas en prisión. “Me quitaron mi celular, mi casaca, plata; ¿cómo puedo recuperar el teléfono? Necesito los números por trabajo”, pregunta al sacerdote Antonio Sáenz Blanco, nacido en Badajoz (Extremadura). Sin alcalde, el hombre no encuentra una autoridad civil a quien recurrir en Celendín. Cajamarca estaba en paro indefinido desde el 31 de mayo contra el proyecto hasta que de declaró el estado de emergencia el 3 de julio.

Los celendinos han colgado fotos y vídeos en internet de los efectivos del Ejército que recogían los casquillos de bala para borrar sus huellas. Pero ninguna autoridad ha ofrecido investigar y sancionar a los responsables de las muertes de Celendín y Bambamarca.

Después de los enfrentamientos y la declaratoria del estado de emergencia, monseñor Miguel Cabrejos fue escogido por el Gobierno para facilitar el diálogo, en tanto que el sacerdote Gastón Garatea es el designado por el Gobierno regional de Cajamarca. Han recogido las razones de quienes se oponen al proyecto y las han llevado al presidente y a algunos ministros en dos ocasiones.

Un hombre se baña hoy, miércoles 18 de julio de 2012, en la laguna El Perol, en Cajamarca (Peru). / EFE

Los religiosos se reunieron, además, con representantes de Yanacocha y Newmont, y el 24 de julio con Rose Likins, embajadora de Estados Unidos, debido al origen de Newmont. El presidente Humala espera que los facilitadores “ayuden a restablecer un clima de calma que ayude a todos”, y con el cambio de Gabinete del lunes ha reforzado ese mensaje. Garatea ha indicado que una suspensión del proyecto por un tiempo sería un gesto necesario.

El 18 de julio los sacerdotes recorrieron tres de las lagunas amenazadas por la extracción de oro y cobre, a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar, y fueron recibidos por unos 3.500 ciudadanos de las comunidades circundantes que llegaron en vehículos, a caballo o a pie. Los grupos portaban carteles de diversas organizaciones a las que pertenecen: frentes de defensa, centros poblados, escuelas, usuarios de programas sociales, rondas.

Las rondas son la institución social más importante en Cajamarca, especialmente en Bambamarca, donde surgieron estas organizaciones locales de seguridad a fines de los 70, explica desde Lima el expárroco de esa localidad, Jorge López Vignand, testigo de ese proceso cuando la iglesia peruana se acercó al campesinado, después del Concilio Vaticano Segundo. Las rondas impidieron que el grupo terrorista Sendero Luminoso actuara en esa zona entre 1980 y 2000.

Con megáfono en mano, unos 13 representantes expresaron a Garatea y Cabrejos por qué ven inviable el proyecto, pero también mostraron su indignación por las muertes y por no haber sido escuchados antes por el Gobierno de Humala.

Entre los religiosos de Cajamarca está Marco Arana. Siendo sacerdote denunció en los años 90 delitos ambientales y violaciones de los derechos humanos causados por la minera Yanacocha. Arana fue suspendido por el Arzobispo de Lima en 2009 de sus funciones eclesiales y fundó la organización política Tierra y Libertad. “Si la política progresista de izquierda hubiera asumido la agenda de derechos humanos y derechos ambientales”, explica, “probablemente no hubiera tenido que incurrir en política”. Y agrega que una iglesia peruana más abierta tampoco lo habría obligado a dejar el sacerdocio para “crear una corriente de opinión de democracia y justicia social”.

El activista fue detenido y golpeado por policías el 4 de julio, mientras estaba sentado en la plaza de armas de Cajamarca, ya en vigor del estado de excepción.

Tomado de: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/07/28/actualidad/1343488446_242136.html

 

 


Domingo, 29 de julio de 2012 | 

Un año después de su juramentación, Humala retornó al Congreso, esta vez para su primera rendición de cuentas.
Un año después de su juramentación, Humala retornó al Congreso, esta vez para su primera rendición de cuentas.
Marco Sánchez/

Muchas cosas cambiaron desde hace un año, cuando Ollanta Humala pisó por primera vez el Congreso como gobernante: sus padres lo aplaudían en las galerías, su esposa Nadine Heredia vestía la escarapela roja en todo el cuerpo, su bancada estaba completa y su popularidad andaba al tope.

Su matrimonio con la izquierda era todavía feliz y su primer ministro y amigo Salomón Lerner Ghitis no imaginaba un corto mandato de cinco meses. (Tampoco el analista más audaz calculaba tres jefes de gabinete en un año). El crimen de policías por narcoterroristas sonaba a película del gobierno aprista y Conga solo se traducía como vieja danza tropical.

Ayer, a las 11:25 de la mañana, el Presidente inició su discurso de segundo año de mandato: sus padres, críticos de su gestión, no lo acompañaban. Tampoco sus hermanos.

Su esposa lucía un vestido conservador y su gestión estrenaba al cuarto ministro de Defensa e Interior en doce meses.

“Desde que asumí la función de  Jefe del Estado, he dedicado todas mis energías a trabajar por lograr que los beneficios del crecimiento económico sean extensivos a los sectores más pobres… Hoy luego de un año de gestión, me reafirmo en lo medular de mi propuesta, y confirmo que hemos comenzado a sentar las bases para la gran transformación”, empezó a leer.

Una hora y 57 minutos después, al concluir, mencionaría nuevamente estas dos palabras claves de su campaña en primera vuelta. Solo los suyos lo aplaudieron.

Serio y sereno, ni una gota de sudor como rastro de su caminata desde Palacio de Gobierno. A su derecha, el presidente del Congreso, Víctor Isla, un trajinado y leal nacionalista. A su izquierda… su bancada nacionalista con cinco entusiastas menos.

MÁS INCLUSIÓN

Los ejes del mensaje fueron claros: mayor inclusión social, distribución del crecimiento económico, eficiencia y transparencia en el Estado, nueva política en el manejo de conflictos sociales, reforma constitucional para convertir al agua en un derecho y pedido de facultades al Congreso para combatir el terrorismo y la delincuencia. Y cifras, muchas cifras, para probar que al primer año se cumplió lo ofrecido.
Así, el Presidente recordó la creación del Ministerio de Inclusión Social, y de programas sociales bandera como Cuna Más, Pensión 65 y Beca 18.

“Con estas estrategias esperamos que la pobreza se reduzca al 15% en el 2016”, dijo, y se ganó los primeros aplausos. También al 2016, su gobierno planea cuadriplicar la cobertura de servicios básicos a los más pobres.

Ofertas de electrificación y telefonía rural, paneles solares y masificación del gas natural a regiones altoandinas le ganaron más aplausos.

Quince minutos después, anunció el envío de un proyecto de Ley de Desarrollo Docente con mejoras salariales basadas en la meritocracia. Los gritos de “¡Sí se puede! ¡Sí se puede!” llovieron de las galerías.

CIFRAS, CIFRAS

Más cifras para revelar los avances en salud y atención a poblaciones vulnerables. El 75% de peruanos en zona rural ya están en el Seguro Integral de Salud, más programas (Te Veo Bien, Vuelve a Sonreír) y más buenos deseos: al 2016 se invertirán 4 mil millones de soles en establecimientos de salud, mencionó.

Cuarenta minutos de lectura y un vaso de agua consumido. Al Presidente le agitan las proyecciones, pero lo serena el crecimiento sostenido, con inflación cercana a cero en mayo y junio, meses de la renuncia de ministros por las muertes en Kepashiato y radicalización de protestas en Cajamarca, respectivamente.

A mitad del discurso, el país sigue sano. Tenemos empresas públicas fuertes, reducción de evasión tributaria y un anuncio importante: la reducción a la mitad del proceso de aprobación de proyectos en el SNIP. Que vengan las obras públicas y megaobras como Chavimochic, Olmos y Pasto Grande.

El Jefe del Estado necesita dos vasos de agua adicionales: hay más proyectos en turismo e inclusión económica al 2016 y combate a la informalidad.

OTROS TEMAS

Si alguien en los tres niveles del hemiciclo esperaba nuevas sorpresas, estas no ocurrieron. En seguridad ciudadana, unas líneas para mejorar comisarías y sistemas de comunicaciones, levantar un par de cárceles. Luego llegó su pedido de facultades legislativas para combatir la delincuencia.

En narcotráfico y terrorismo, Humala recordó la captura de “Artemio”  y la pacificación del Alto Huallaga. “Solicitaremos al Congreso nos otorgue facultades para legislar en materia de lucha contra la delincuencia, criminalidad organizada, seguridad ciudadana y defensa nacional”.

Excepto en la bancada oficialista, las caras largas eran comunes en las curules.

Una nueva ley de Lavado de Activos, recuperación de U$ 15 millones de Montesinos, registro de corruptos y otro proyecto de ley al Congreso “para que ningún corrupto vuelva a infiltrarse en el Estado o postule a cargos públicos” hizo saltar al fujimorismo que gritó “¡Tampoco terroristas!”. Cuando el poder no corrompe, desenmascara, decía Rubén Blades.

CONGA NO ESTÁ

Hace un año, no había Ley de Consulta Previa. Ayer el Presidente recordó su aprobación y comprometió a su gobierno “a superar la cultura de conflictos”.

“Como señalé en el mensaje del 22 de junio, mi gobierno no permitirá el desarrollo de ningún proyecto extractivo que exponga a la población al desabastecimiento de agua o que no tenga los estándares de calidad permitidos para el consumo humano: propongo al Congreso un Proyecto de Reforma Constitucional a fin de reconocer el derecho fundamental al agua”, señaló.

Anunció un sistema nacional de prevención de conflictos, mencionó Quellaveco y Espinar, pero no Conga. Ni los 15 muertos en conflictos sociales.

Las cosas cambiaron. El Presidente ya no invoca a la Constitución de 1979, pero reconoce haber “iniciado el cumplimiento de lo que aquí ofrecí el 28 de julio del año pasado… Esta es la Gran Transformación a la cual convocó a unirse… mi aspiración a una patria inclusiva que abre el camino al progreso social”.

 A la 1:20 p.m. el Presidente se retiró. Atrás dejó el Congreso donde su partido no tiene mayoría, y entre apoyo y críticas a su mensaje incluso desde sus aliados.

“MUCHOS ERRORES”

Pero la jornada presidencial no podía terminar sin autocríticas. Y llegaron al retornar a Palacio, donde por la tarde recibió saludos protocolares. “Hemos cometido muchos errores, estamos aprendiendo y quisiéramos más prisa para las reformas”, dijo.

“El Estado no está diseñado para grandes cambios, hay que hacerlo con mucho cuidado, no queremos crear incertidumbre. Vamos a mantener seriedad en el manejo de la economía”, concluyó.

Y pidió a quienes escucharon su mensaje, analizarlo. Todo un reto.

Humala recorrió el Jr. Junín a pie, en ida y vuelta

A diferencia del año pasado y tras ser invitado por la comisión parlamentaria de anuncio, el presidente Ollanta Humala decidió trasladarse a pie de Palacio de Gobierno al Congreso.

A su paso por el tradicional jirón Junín, en el que lo esperaban damas con ponchos rojos y blancos, fue ovacionado por los vecinos que se apostaron en las ventanas de los edificios aledaños y por sus partidarios que corearon su nombre reiteradamente.

“Ollanta amigo, el pueblo está contigo” y el ya tradicional “Sí, se puede”, fueron las frases que más repitieron los seguidores nacionalistas  mientras alzaban (y reventaban) globos rojiblancos.

Mientras eso ocurría, el mandatario tuvo la deferencia de acercarse a tres damas de la tercera edad, una de las cuales estaba en silla de ruedas. Tras su saludo, la misma le entregó un ramo de flores.

Ese gesto puso en aprietos a los miembros de seguridad, pues provocó que otros simpatizantes pretendieran burlar el cordón de seguridad para poder saludar a Humala Tasso.

Se debe indicar que también lo acompañó el Regimiento de Dragones Mariscal Domingo Nieto, que desde 1904 es la Caballería de Honor del Palacio de Gobierno.

Ya al llegar a la Av. Abancay, la seguridad se incrementó y en medio de empujones –entre los miembros de seguridad, algunos reporteros de medios de comunicación y parte del “comando de campaña presidencial”– Humala llegó al Parlamento.

En la puerta del Parlamento, el mandatario fue recibido por una comisión congresal, encabezada por el legislador Fredy Otárola, para luego ingresar al hemiciclo, donde dio lectura a su segundo Mensaje a la Nación.

Para retornar a Palacio, Humala optó otra vez por caminar, pero esta vez lo hizo acompañado de Nadine Heredia. La oportunidad sirvió para que la primera dama estuviera a la vista de quienes suelen comentar sobre lo que viste y hace.

Fuente:www.larepublica.pe

Mensaje presidencial

Publicado: 29 julio, 2012 en NOTICIAS
Etiquetas:

Tomado de: http://lamula.pe/2012/07/29/lovestory-29-7-2012/elcuy