Archivos para 19 enero, 2012






Noticias SER

Enviado el 18/01/2012

Por:
Ronald Ordoñez – Juan Arribasplata

El 27 de diciembre del año pasado en la reunión de trabajo presidida por el premier Óscar Valdés y algunas autoridades de Cajamarca, se trabajó el diseño de los Términos de Referencia (TDRs) para el Peritaje Internacional del Proyecto Conga, los mismos que fueron difundidos inmediatamente. Dicha reunión fue muy criticada por el sector de las organizaciones sociales agrupadas en el Comando Unitario de Lucha y por el propio presidente regional, Gregorio Santos, el que no asistió por considerar que la Mesa de Diálogo no se había instalado.

De acuerdo a esto, desde el Comando Unitario de Lucha (integrado por organizaciones sociales, municipalidades distritales de Huasmín, Sorochuco, Baños del Inca y La Encañada y provinciales de Hualgayoc, Cajamarca y Celendín y el gobierno regional de Cajamarca) se anunció que por no considerar válida esta reunión se alcanzarían al Ejecutivo unos TDRs alternativos trabajados por un conjunto de técnicos y representantes de instituciones y organizaciones regionales.

En ese sentido, desde los últimos días de diciembre y hasta el último fin de semana se han sostenido varias reuniones para elaborar este documento que empezó a ser difundido desde este lunes. Se sabe además, que en el transcurso de los próximos días será remitido al despacho de Óscar Valdés en la PCM.

Diferencias sustanciales

¿Guardan parecido ambos documentos? No, comenzando por la definición de términos. La propuesta del Ejecutivo consiste en la realización de un Peritaje Internacional del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de Conga; sin embargo, desde el Comando Unitario se propone la Revisión del EIA de Conga. Aquí otras diferencias:

Mientras en el TDR trabajado en Lima, se define el objetivo como “Identificar y proponer las medidas que permitan el mejoramiento de las acciones de mitigación de los impactos del proyecto Conga”, en el documento del Comando Unitario se señala: “Cuantificar los impactos del proyecto Conga, a partir de la revisión del EIA y la ejecución de estudios complementarios para determinar su viabilidad”. En otros términos, en el primero el peritaje internacional servirá para enriquecer el EIA de Conga, quedando explícita su viabilidad; por el contrario, en el segundo la revisión determinará si el proyecto va o no va.

Puntos a revisar

En el primer documento se señalan tres tareas específicas. La primera relacionada al análisis de los datos consignados en el EIA respecto al impacto del proyecto en las microcuencas y cuenca baja. La segunda, consistente en la evaluación de las medidas de prevención, mitigación y compensación también consignadas en el EIA y finalmente una tercera tarea que definirá alternativas para asegurar que las medidas anteriores sean efectivas, asimismo, asegurar el incremento de disponibilidad de agua.

En el segundo documento se señala que la revisión debe generar tres productos. El primero, un balance hídrico integral y ecosistémico de las cuencas Chonta, Sendamal, Jadibamba y Llaucano que será afectado por Conga; el segundo que consiste en una Evaluación ambiental de los humedales afectados y el tercer producto que es un estudio de valoración económica ambiental. Este trabajo será guiado por una pauta metodológica definida como: “Determinar los impactos ambientales, económicos y sociales que produciría el proyecto Conga, teniendo en cuenta las preocupaciones de la población afectada directa e indirectamente, con enfoque intercultural”

Similitud

Uno de los puntos en los que existe cierta similitud es el relacionado a los requisitos de los peritos. El Comando Unitario sin embargo  hace una aclaración considerada básica, pues en el primer TDR se señala que el o los expertos deberán tener experiencia o publicaciones relacionadas a la MITIGACIÓN de impactos. Esta palabra ha sido cambiada en el segundo documento por EVALUACIÓN. Asimismo, el Comando Unitario considera que deberá ser un equipo consultor integrado por al menos diez profesionales de diferentes especialidades, el encargado de realizar la revisión.

12 meses en vez de 40 días

A diferencia del primer TDR en el que se señala el plazo del peritaje en 40 días calendario, el segundo considera que la revisión deberá realizarse en 12 meses calendario. De la misma manera, el primer documento especifica que la fuente de información para realizar el peritaje la brindará el Ministerio de Energía y Minas (MINEM); de manera contraria el segundo, donde se señala que existirá una estrecha coordinación y provisión de información no sólo desde el MINEM, sino también del Ministerio del Ambiente, la Autoridad Nacional del Agua, el gobierno regional y gobiernos locales, así como las organizaciones sociales.

Finalmente, el Comando Unitario considera además en sus TDRs que la revisión del EIA deberá ser supervisado, para tal fin se propone al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente en coordinación con el Ministerio de Ambiente, el gobierno regional y gobiernos locales.

Opinión:

El ex gerente de Recursos Naturales del gobierno regional de Cajamarca, Sergio Sánchez, que participó de la elaboración de los términos de referencia alternativos, señaló: “Nosotros nos hemos estado reuniendo con técnicos del gobierno regional y profesionales de varias organizaciones para proponer unos TDRs alternativos al del primer ministro Oscar Valdés, pues los primeros sólo buscan enriquecer e incorporar temas al EIA, para que de esa manera Conga vaya adelante, lo que no puede ser”, dijo.

Asimismo, explicó la diferencia entre los términos “Peritaje” y “Revisión”: “La revisión es más completa, el peritaje no, pues puede pasar por encima de todos sólo proponiendo medidas para minimizar los impactos. Con la revisión se conocerá exactamente la afectación del proyecto en los humedales, bofedales, ríos, cuencas, así como en la vida de la población ubicada en la zona”, sentenció.


¿En qué anda Conga?

Un mes ha pasado desde aquel episodio en el que el actual Primer Ministro, Oscar Valdés, se retiró sin previo aviso  de la reunión que sostenía con el Presidente Regional, Gregorio Santos. El acta de aquella reunión proponía, tras meses de disputas, una nueva agenda de diálogo sobre el proyecto minero. Desde ese momento, el debate entre las autoridades de la región y el ejecutivo se encuentra paralizado sin visos de mejora.

Tras la firma de los Términos de Referencia (TDR) para el peritaje internacional del proyecto en la mesa de diálogo celebrada en Lima el 27 de diciembre, evento al que no asistió Santos, todo parece dispuesto para la realización de este nuevo estudio ambiental, y, eventualmente, la reanudación del diálogo.

El portal Noticias Ser indica, sin embargo, que la última mesa de diálogo celebrada en Cajamarca dispuesta para debatir los planes de desarrollo de la región, en la que Valdés no estuvo presente, se desarrolló “en medio de un clima de tensión”. Las declaraciones del Primer Ministro, en las que este señalaba que el proyecto reanudará sus actividades en marzo, no fueron, en este sentido, bien acogidas por los participantes.

¿Qué está haciendo el Gobierno Regional?

Jaime Herrera, periodista cajamarquino, informa que el Gobierno Regional se encuentra actualmente buscando la inviabilidad del proyecto, en base a tres aspectos:

1. Santos se prepara paradefender en el Tribunal Constitucional la Ordenanza Regional que declarainviable el proyecto minero.

Emitida el 5 de diciembre de 2011, esta ordenanza, impulsada por el propio Santos, declaraba la conservación, protección e intangibilidad de las cabeceras de cuenca en toda la jurisdicción de la provincia.

El gobierno denunció ante el Tribunal la inconstitucionalidad de la norma, al considerar que Santos se había “extralimitado en sus funciones”.

Diferentes expertos indican que los argumentos del presidente regional carecen de validez jurídica, y que incluso podría enfrentarse a una denuncia judicial en su contra.El fallo del Tribunal será clave en cuanto al futuro del proyecto (y del propio Santos).

2. En alianza con el Colegio de Ingenieros del Perú, La Universidad de Cajamarca y asociaciones civiles como Grufides,el Gobierno Regional se dispone a presentar unos nuevos Términos De Referencia (TDR) para la realización del peritaje internacional, sustancialmente diferentes a los presentados por el ministro Valdés.

Según una interpretación compartida pordiversas fuentes consultadas por LaMula.pe, lo que en realidad pretende Valdés es simplemente “enriquecer” el estudio hidrogeológico realizado por Yanacocha para medir el impacto ambiental del proyecto.

Según otra versión, el líder de la PCM estaría considerando la posibilidad de una salida ‘intermedia’ para el proyecto: que las lagunas afectadas sean dos, en lugar de las cuatro inicialmente previstas.

3. Santos convocaría un referendum en el que la población de Cajamarca determine no sólo la aprobación (o no) del proyecto minero, sino que también le otorgaría la facultad de decidir sobre el ordenamiento territorial de la región.

Como lo declaró en su cuenta de Twitter, Santos tiene la firme intención de promover una “Consulta popular regional para legitimar la OR 036 y ratificar la inviabilidad del proyecto expansionista irracional de la [Minera Yanacocha]“.

¿Qué va a hacer la minera?

Mientras tanto, en la misma Conga, las actividades siguen paralizadas. Si bien han desaparecido las amenazas contra su propiedad, este proyecto suma, desde el 29 de noviembre, 50 días suspendido.

El gerente de comunicaciones de Yanacocha, Roberto Del Águila, sostuvo en comunicación con LaMula.pe que, desde que se iniciara el conflicto, la empresa no ha sido invitada a presenciar ni participar en las mesas de diálogo entre las autoridades regionales y el ejecutivo. Esperan, sin embargo, que la realización del peritaje internacional solucione el conflicto.

Se prepara marcha por el agua

Partidos políticos como Tierra y Libertad y MNI, el Frente de Defensa de Cajamarca y la Plataforma Institucional de Celendín, La universidad de Cajamarca, Grufides y asociaciones de ronderos preparan la realización de una Marcha Nacional por la Defensa del Agua que pretende partir de esta región el 1ero de Febrero rumbo a la ciudad de Lima.

En comunicación con LaMula.pe, uno de los organizadores, Marco Arana, líder del partido Tierra y Libertad, declaró que la marcha tiene como objetivo elevar la demanda por una modificación constitucional que declare la intangibilidad de las cabeceras de cuenca, asi comode la elaboración del Plan Nacional de Protección y Gestión de Recursos Hídricos.

La marcha realizará concentraciones en las ciudades de Trujillo, Piura y Chimbote, y tiene previsto llegar a la capital el 10 de Febrero, con el objetivo de participar en el Foro Nacional del Agua. En este evento, se espera la participación como ponente de Pedro Rojo, activista medioambiental español experto en temas de gestión hídrica.

lamula.pe (Esteban Valle-Riestra)


Enviado el 18/01/2012

Aldo Santos*

Los meses de septiembre y octubre del 2011, fueron un tiempo de disputa permanente entre el Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca (FDAC) y el Gobierno Regional presidido por Gregorio Santos. Así, Reinhard Seifert, uno de los principales asesores del FDAC, denunciaba una supuesta “traición” de Santos y Patria Roja a los intereses cajamarquinos, acusando a la gestión de haber generado nexos con las empresas mineras que operan en el departamento; por su parte Santos y su brazo político, Patria Roja, formaban un Frente de Defensa Regional, presidido por Idelso Hernández, un viejo dirigente rondero aliado de Santos.

La estrategia de Patria Roja, que cuestionaba la representatividad del FDAC y su posición contraria a la gestión de Santos, parecía apuntar a generar un ente paralelo que “ahogara” al FDAC y así hegemonizar la representación cajamarquina. En medio de esa disputa el FDAC participó de dos congresos en las provincias de San Marcos y Bambamarca, los cuales fueron centrales para la articulación de los frentes provinciales y el FDAC (cuya legitimidad sólo es reconocida en el ámbito urbano de Cajamarca). Allí surgió un actor clave, Milton Sánchez, dirigente de la Plataforma Interinstitucional de Celendín (PIC), quien venía denunciando con poca suerte y eco, la inviabilidad del proyecto Conga desde hace años atrás.

Las denuncias de Sánchez, un joven dirigente conocido hasta entonces como secretario del Consejo Regional de Juventudes (COREJU), sólo habían sido recogidas por Wilfredo Saavedra en pocas ocasiones, pero estas no eran suficientes para articular un movimiento regional contrario al proyecto Conga. Del mismo modo, en distritos como Hualgayoc – Bambamarca, uno de los núcleos del conflicto en contra de Conga, el proyecto no era percibido como un problema ni amenaza y no formaba parte de la agenda local hasta principios de octubre.

Más aún, si el margen de acción de la PIC que dirigía Sánchez se circunscribía sólo a la provincia de Celendín, el FDAC se hallaba bastante debilitado, al extremo que en la ratificación de Wilfredo Saavedra como presidente, sólo participaron alrededor de 60 personas.

No obstante, desde los actos conmemorativos por la defensa del cerro Quilish, foco de los conflictos antimineros entre 1998 y el 2000, donde el FDAC tuvo un rol bastante activo (1), se comenzó a gestar una suerte de descontento en contra de Minera Yanacocha y su presencia en Cajamarca.

El descontento era motivado por hechos concretos como las restricciones del suministro de agua potable en la ciudad de Cajamarca y la denuncia de Marco Arana sobre contratos secretos entre la prestadora del servicio SEDACAJ y Yanacocha; la visita de supervisión a la cuenca del río Grande, donde se hallaba instalada la tubería de la empresa para descargar o devolver el agua que utiliza en sus operaciones y la sequía casi total de su cauce, entre otras que fueron alimentando un sentimiento de rechazo a la actividad minera, en particular a Yanacocha.

En ese contexto se produce también un primer conflicto entre la empresa y el distrito de La Encañada, el mismo que llegó a extremos violentos como, la quema de camionetas y el bloqueo de vías por parte de los manifestantes. La empresa respondió con una movilización de cerca de ocho mil trabajadores y contratistas, como intentando “medir fuerzas” con los manifestantes de La Encañada que dicho sea de paso, no se oponían a la actividad minera, sino buscaban incrementar el aporte económico de la empresa para su distrito.

Ello generó un escenario propicio para gestar una suerte de reedición de la lucha por el Quillish, revivida en parte por el propio Carlos Santa Cruz, Vicepresidente Senior de Newmont, cuyas declaraciones en Nueva York, señalando que planeaban reiniciar operaciones en el Quillish el 2016, alertaron y enervaron los ánimos de la dirigencia cajamarquina que, como vimos, se encontraba bastante fraccionada, pero inconforme con el actuar de Minera Yanacocha.

Un paro parecía ser cuestión de tiempo, ya el SUTEP había realizado una primera movilización en contra del proyecto Conga días atrás y en un intento hábil de revertir las críticas a su posición sobre la minería y evitar quedar descolocado frente al descontento en contra de Conga, Gregorio Santos convocó a una primera movilización el 9 de noviembre, la misma que recibió la adhesión de diferentes organizaciones. Santos había ganado la iniciativa y se convertía en uno de los líderes de las protestas en contra de Conga. El contexto movilizado y los errores políticos del Gobierno Nacional hicieron el resto del trabajo, legitimando la convocatoria de Wilfredo Saavedra a un paro indefinido.

Las dirigencias comenzaron a reubicarse, el Gobierno Regional, vale decir Patria Roja, el FDAC, la Plataforma Interinstitucional de Celendín y otros frentes como el Frente de Defensa Ambiental de Bambamarca, dirigido por José Milchan, se adhirieron al paro, lo mismo Tierra y Libertad con Marco Arana desde Lima y posteriormente desde Cajamarca, comenzaron a buscar el espacio que les permitiría no quedar descolocados durante el conflicto.

Allí la figura de Saavedra, una figura menor –hasta ese entonces- dentro de la dirigencia cajamarquina y cuya representatividad se reduce a un núcleo urbano reducido, empezó a cobrar notoriedad, en gran parte alimentada por la prensa que encontró en él, ex preso y ex militante del MRTA, al arquetipo ideal del radical instigador de las protestas, evitando así ver la complejidad del conflicto e invisibilizando a otros actores cuya legitimidad es aún mayor.

En ese sentido, hay que ver a Cajamarca también como un espacio de disputa política permanente, donde los diferentes líderes buscan un lugar en el espectro político. Así, pensar que el que moviliza las protestas es un “frente único” o que estas responden a la voluntad individual de un caudillo es un contrasentido que no ayuda a comprender la verdadera dimensión de las mismas, ni los intereses y realidades detrás de éstas. Demás está señalar los constantes errores de Yanacocha, sólo eso explica los extremos vistos las últimas semanas.

La última paralización convocada por el Gobierno Regional -los primeros días de enero-, es un síntoma del declive temporal de las protestas, pero no significa el fin de las mismas. Las fiestas de carnaval, la dedicación de los campesinos a las faenas agrícolas, el desgaste de algunos líderes, le están dando una tregua momentánea al gobierno. Transcurrido febrero sabremos la dimensión de la misma. Por el momento la dirigencia cajamarquina no parece salir de su posición de declarar la inviabilidad del proyecto Conga, con el mismo ímpetu con que el gobierno promueve la marcha del mismo.

Datos:

1) Y que logró catapultar a Marco Arana como una de las figuras emblemáticas de la lucha en contra de la minería en el Perú.

*El autor agradece los comentarios de Ronald Ordoñez y Juan Arribasplata

 
Fuente: Noticias SER

El destacado economista y ex miembro del Banco Mundial, Peter Koenig, consideró que el proyecto Conga que llevará a cabo la empresa minera Yanacocha en la región de Cajamarca, no es posible debido a que la zona tiene un equilibrio hídrico que con cualquier intervención se destruiría de forma irreparable.

“Conga es parte de un ecosistema que se ha creado durante millones de años, que tiene un equilibrio hídrico que con cualquier intervención humana se destruye de forma irreparable. Aunque se hagan estudios y estudios técnicamente parece que es posible pero no es posible”, declaró Koenig durante un debate realizado en la sede del Partido Socialista denominado ‘Conga No Va’.

A la reunión también asistieron el ex viceministro de Desarrollo Estratégico de Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente, Hugo Cabieses y el miembro del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca, Reinhard Seinfert.

Durante su intervención, Koenig señaló estar en contra de las prácticas de las mineras, al considerarlas una “industria muy sucia”, según su propia experiencia.

“Lo que es claro es que en todos los países del mundo, la minería es una industria muy sucia, una industria extractiva que destroza el medio ambiente y que se debería dejar. (…) Habrá que tener una economía que funcione con recursos renovables. (…) Por ejemplo, el Perú es un país perfectamente ubicado para la agroindustria”, agregó.

Por su parte, el ex viceministro de Ambiente, Hugo Cabieses, informó que en los próximos años la mayoría de inversiones mineras se realizarán en zonas altoandinas, específicamente en las cabeceras de cuenca, es decir, en territorios con características similares al de Conga.

“De los 45 mil millones de dólares que se van a invertir en los próximos 5 años en temas mineros, el 70 por ciento está en las zonas altoandinas, es decir, en las cabeceras de cuenca, de tal manera que, Conga es un botón, es la punta del iceberg”, mencionó.

Por otro lado, Cabieses denunció el carácter sesgado de los Estudios de Impacto Mediambiental, al considerar que escapan al control del Medio Ambiente y responden a los intereses de las empresas implicadas en los mismos.

En este sentido, explicó que “la principal dificultad es que los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) no pasan por el Ministerio del Ambiente sino que cada uno de los sectores define esos estudios. Además, esos estudios son financiados normalmente por las empresas que realizan las inversiones con lo cual estos estudios son favorables a lo que la empresa quiere demostrar y lo que quiere demostrar es que no tienen ningún impacto o su impacto es mínimo. En el caso de Conga realizaron un EIA y la persona encargada de elaborar este estudio después resultó siendo la persona que aprobaba el EIA en el Ministerio de Energía y Minas”.

Finalmente, el representante del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca, Reinhard Seinfert, señaló los problemas reales de la población cajamarquina con respecto a la minería, especialmente relacionados a la falta de agua en la región.

“Estamos viviendo 20 años con una minería destructiva. (…) Esto ha contribuido a la escasez de agua en Cajamarca donde actualmente apenas consumimos con 50 litros de agua por persona al día, todo esto no es teoría es praxis y es una realidad concreta que todos los días los cajamarquinos la palpamos. (…) Definitivamente en cabecera de cuenca donde nacen las aguas no queremos minería”, afirmó.

Minas Conga es un megaproyecto de la empresa Yanacocha que pretende secar la enorme laguna El Perol junto a otras tres, todas ellas ubicadas en una cabecera de cuenca, para extraer oro y cobre.

El proyecto pretende remplazar estas lagunas por tres reservorios, sin embargo, la población de los distritos de La Encañada, Huasmín y Sorochuco, ubicados entre las provincias de Cajamarca y Celendín se han opuesto a esta medida ya que consideran que este proyecto alterará el sistema hídrico de la zona.


Caminando por Cajamarca uno se puede encontrar este tipo de expresiones ciudadanas.