Cajamarca soporta la escasez y el racionamiento de agua potable

Publicado: 13 enero, 2012 en Uncategorized
Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

Contraste. El 70% de la población que vive en el contorno del centro histórico es el más afectado. Mientras el Frente de Defensa Ambiental culpa a Yanacocha de haber secado el Río Grande, la minera señala que Sedacaj no previó el crecimiento poblacional ni amplió la planta de tratamiento El Milagro.

Elízabeth Prado

La escasez de agua en la ciudad de Cajamarca empezó hace un año, pero fue en julio del 2011 cuando se hizo más intensa y las autoridades de Sedacaj procedieron a iniciar un incómodo racionamiento.

Este hecho ocasionó que un grupo de ciudadanos acudiera hasta la naciente del principal abastecedor de agua para consumo humano, el río Grande, en busca de una explicación.Cuando arribaron al lugar ubicado entre los cerros Quillish y La Quinua, encontraron que este afluente había perdido gran parte de su caudal, estaba casi seco.

No fue la única sorpresa. Metros más abajo advirtieron que cuatro gruesos tubos, propiedad de minera Yanacocha, expulsaban hacia la quebrada aguas ácidas y tratadas que luego iban a parar al cauce del río Grande, el mismo que gracias al aporte de los ríos Porcón y Quengorío recobra en su camino un caudal que es el que finalmente desemboca en la planta de tratamiento de agua El Milagro, reservorio proveedor de agua potable para la capital de la región Cajamarca.

Estos dos hechos, corroborados una semana después, tanto por el Gobierno Regional como por la municipalidad provincial de Cajamarca, reavivaron la discusión sobre la desaparición de los acuíferos que alimentaban al río Grande, y también sobre la posibilidad de que estarían consumiendo agua contaminada; hipótesis que se maneja desde 1999 cuando la Dirección Ejecutiva de Salud Ambiental del ministerio de Salud expresó su preocupación ante Sedacaj por la calidad del agua.

Agua por horas

En mayo del año 2007, la empresa Yanacocha anunció que a pesar de contar con permisos para utilizar 900 litros de agua por segundo, la minera sólo consumía 52 litros por segundo; hecho que contrastaba con el procesamiento de 220 l/s que realiza la planta de tratamiento El Milagro para satisfacer a una población que supera los doscientos mil habitantes.

Lo cierto es que desde hace un año el caudal en las griferías domésticas empezó a bajar, y a partir del mes de julio los cajamarquinos tuvieron que someterse a un racionamiento que afecta grandemente al setenta por ciento de los habitantes, quienes viven en la periferia de la gran ciudad.

Barrios como Mollepampa disponen del bien hídrico desde las 5 hasta las 8 de la mañana, y después de 6 a 7 de la noche. El caso de La Esperanza Baja es distinto, ellos tienen agua hasta la una de la tarde, hora en que se corta el abastecimiento.

Este pequeño privilegio se debe a que cerca de La Esperanza Baja está el reservorio de Sedacaj, la empresa prestadora de servicios de agua potable y alcantarillado de Cajamarca.

En el centro histórico de la ciudad, los hoteles, restaurantes, y muchas de las viviendas han resuelto la escasez con el uso de tanques, bien que es imposible de adquirir en la veintena de barrios similares, entre ellos La Paccha, Samanacruz, La Tumpuna, La Florida, Chontapaccha, Pueblo Nuevo, Lucmacucho, El Estanco.

Al respecto, Reinhard Seifert, asesor técnico del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca, refiere que el Río Grande se ha secado hace años, y que si no fuera por los aportes del Quengorío y del Porcón, la situación en Cajamarca sería aún peor.

“El Río Grande está afectado hace varios años, y para mitigar esta situación la minera Yanacocha colocó en el año 2005 los cuatro tubos que expulsan agua tratada en este río, no es reciente. Por eso es que Sedacaj y Yanacocha firman varios convenios de cooperación para enfrentar la escasez y también para corregir la contaminación de estas aguas”, manifiesta Seifert.

Resultados distintos

Una de las primeras alertas sobre posible contaminación de las aguas que llegan a la planta de tratamiento El Milagro la dio la Universidad Nacional de Cajamarca en 1998. Según la versión de esa entidad, por la grifería de los domicilios salía agua con trazas de cromo, manganeso, cobre, cianuro y hierro.

Desde entonces se hicieron informes técnicos y actas de inspección ejecutados tanto por Sedacaj como por la Dirección Ejecutiva de Salud Ambiental (DESA), aunque con resultados diversos. No había un estudio efectivo que despejara plenamente las dudas sobre contaminación.

Tal parece que la propia empresa Yanacocha no estaba segura de la calidad de agua que consumía la población, por eso en el año 2005 fueron descubierto unos carteles en los lavabos del centro educativo bilingüe Davy College, donde estudian los hijos de funcionarios mineros, que recomendaban, en español e inglés, no beber de esas griferías.

Uno de los últimos monitoreos que realizaron Sedacaj y la DESA en las cuencas del río Grande y del río Porcón fue en agosto del año 2010.

El resultado arrojó la presencia de Trihalometanos. Esa vez el jefe de la División de Control de Calidad de Sedacaj, ingeniero Alfredo Chávez Álvarez, explicó que aún cuando estaba por debajo del límite máximo permisible, los Trihalometanos eran un riesgo para la calidad del agua potable.

Los Trihalometanos son compuestos químicos que se generan durante el proceso de potabilización del agua por la reacción de la materia orgánica con el cloro utilizado para desinfectar.

Pero el ex miembro del Directorio de Sedacaj, José Romero Rojas, fue más concluyente y señaló que los Trihalometanos son cancerígenos, por lo tanto el agua que bebían los cajamarquinos no era apto para consumo humano.

Esta grave revelación generó una denuncia ante la Fiscalía de Prevención del Delito de Cajamarca por parte del ex gerente general de Sedacaj, Óscar Quevedo Pango, quien en enero del 2011 solicitó identificar a los responsables “que ponen en riesgo el tratamiento del agua”.

Pero otro informe de la misma Sedacaj dirigido al Consejo Provincial de Cajamarca, en marzo del 2011, dijo que los resultados del monitoreo realizado desde el 17 al 28 de febrero,en coordinación con la DESA, determinaron que las aguas crudas no sufrieron variaciones al momento de ingresar a la planta El Milagro, por lo tanto garantizan su consumo.

Sin embargo, no todos los pobladores de la ciudad capital consumen el agua que viene del río Grande y va a la Planta de Tratamiento El Milagro.

En el distrito de Baños del Inca, donde vive la mayoría de funcionarios de Yanacocha, se proveen de las límpidas aguas que discurren desde los manantiales ubicadosen las alturas del cerro Shahullo. En estas nuevas urbanizaciones no falta el agua.

Sobre la escasez que hay en el otro lado de la ciudad, el gerente de Responsabilidad Ambiental y Social de la empresa Yanacocha, Luis Campos Aboado, dice que es superable y que están trabajando con Sedacaj y la municipalidad de Cajamarca para mejorar la captación del recurso hídrico.

“Hay un plan que se está armando. Estamos apoyando para proveer de más agua a la población. El agua que brinda Sedacaj es de buena calidad, ya lo ha dicho Sedacaj, no está contaminada”, enfatizó el funcionario minero.

Alcaldes se reunen hoy con Gregorio Santos y ministro René Cornejo

En horas de la mañana los 127 alcaldes distritales y los 13 provinciales se reunirán con el presidente regional de Cajamarca Gregorio Santos en el hotel Gran Continental de esta ciudad para ejecutar un plan de desarrollo en toda la región Cajamarca.

Por la tarde, el ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento René Cornejo, recibirá al presidente regional y a todos los alcaldes en la sede de la municipalidad provincial de Cajamarca. También estarán presentes los representantes de los colegios profesionales y universidades, así como de comunidades y ronderos de las zonas impactadas por la minería.

El presidente del Consejo de Ministros Óscar Valdés señaló que la mesa de trabajo número 2 proseguirá para atender las necesidades de la población cajamarquina.

Dijo que están considerados la construcción y mantenimiento de carreteras con más de 2,470 millones de soles; la construcción de la presa de Chonta con 372 millones;electrificación rural por 390 millones; modernización y rehabilitación de sistemas de riego; y la ampliación del programa Juntos hasta alcanzar 90,000 familias, con más de 112 millones.

En el sector de agua, saneamiento y vivienda, anunció inversiones ascendentes a 136 millones de nuevos soles.
Sobre la minería, Valdés expresó que en Cajamarca están en juego proyectos por 12 mil millones de dólares; y 50 mil millones en el país.

comentarios
  1. Deysi dice:

    ES GRANDIOSO Q’ SECANDOSE UN RIO, CON AGUA X HORAS, CON UNA POSIBLE Y LATENTE CONTAMINACION ES MAS UN HOLOCAUSTO, NO PROCEDAN COMO VALIENTES Y SE ENFRENTEN AL GOBIERNO Y A L EMPRESA MINERA ?. ME PARECE Q’ APARTE DE TODO ESTO ES COSA DE HONOR,SE ESTAN BURLANDO DE ELLOS DE SU PASIBIDAD.
    A ELLOS NO LES IMPORTA LO Q’ PASE CON LOS PUEBLOS SINO LES IMPORTA SU PROPIA GENTE, DESPIETEN NO SE DUERMAN YA ES HORA.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s