Posts etiquetados ‘Peru’


 Por: Elena Chavez Goycochea

Cómo una mujer enfrentada al poder de una gran empresa se ha convertido en un símbolo para los cajamarquinos, y para todos los que luchan por defender el ambiente.

Más de medio millón de personas se movilizaron el domingo 21 de setiembre en el marco de la Cumbre sobre el Clima 2014 organizado por las Naciones Unidas (UN). El mar humano inundó las calles de Nueva York para demandar a los gobiernos acciones urgentes para frenar el cambio climático. En su seno, la delegación peruana llevaba como estandarte la imagen de una mujer, retratada puño en alto, sonriendo bajo el gran ala de su sombrero. Una mujer cajamarquina, llamada Maxima Acuña. Esta es su historia.
DAVID VS. GOLIAT

El 2011 fue para Máxima Acuña el año del inicio de una batalla desigual contra la poderosa minera Yanacocha, que intenta tomar control de sus terrenos, desconociendo, alega Acuña, el certificado en que consta que ella adquirió la propiedad a la comunidad de Sorocucho. Estas tierras, en las que ella vive y trabaja con su familia desde 1994, son aledañas a la Laguna Azul, lugar implicado en el mega proyecto minero Conga. La historia previa es que la empresa quiso comprar y Máxima no quiso vender.

La negativa de Acuña derivó en violencia. En eventos que no han sido satisfactoriamente explicados por las autoridades peruanas, Máxima y su familia han sido atacados por policías de DINOES en varias ocasiones, las más garves en mayo y en agosto de 2011. Hubo quemas, destrozos; operarios ingresaron maquinaria a sus terrenos, sus hijos fueron golpeados. Pero ella no soportó en silencio el abuso. Pronto se generó una cadena solidaria con los ronderos que se oponían al proyecto Conga y se logró que en Lima algunos medios hablaran sobre el ataque que sufrió, captando la atención de la ciudadanía y las organizaciones defensoras de los derechos humanos y el ambiente.

En 2012, la minera acuso a Máxima de “ocupación ilegal/usurpación”, un juez de Celendín dictó tres años de prisión y el pago de 200 soles en compensación a Yanacocha, cuya inversión en Conga rodea los 4.800 millones de dólares. Si bien casi un año después, este veredicto fue anulado, la empresa ha insistido, y hoy se espera que una corte local resuelva la apelación de la última sentencia desfavorable a la familia de Máxima, que les condena a ocho meses de prisión, una reparación civil de 5 500 soles y el abandono de su predio.


EN DEFENSA DE LAS LAGUNAS

Pese al continuo hostigamiento que debe soportar, Máxima no ha cejado, y hasta ha alojado varias temporadas en sus terrenos a los “guardianes del agua”, grupos de ronderos que desde 2012 se turnan vigilando las frías alturas al borde de las lagunas, en previsión de que, aún sin contar con la licencia social, Yanacocha inicie trabajos de ingeniería sobre este acuífero.

Desde entonces esta mujer, que ha sido varias veces arrestada por recibir a activistas y turistas solidarios que van a buscarla hasta su casa, ha hecho suyo el discurso de los miles de cajamarquinos que no toleran el lugar que se les quiere asignar como receptores de “las grandes inversiones” y que ven a la minería como un peligro enorme para la naturaleza:
“Puedo ser pobre…pero sé que nuestros lagos de montaña son nuestro tesoro real. De ellos puedo conseguir agua fresca y limpia para mis hijos, para mi marido y para mis animales… ¿Sin embargo, somos los que debemos sacrificar nuestra agua y nuestra tierra para que la gente de Yanacocha pueda tomar el oro de vuelta a su país? ¿Se supone que sentarse en silencio y dejar que ellos envenenen nuestra tierra y el agua?”

UNA MUJER SÍMBOLO

Lejos de ser únicamente una causa legal, el caso Máxima vs. Yanacocha está en el centro de un problema político que ha sacudido Cajamarca y el Perú en las últimas décadas: la relación entre las grandes inversiones mineras y los derechos de las familias y comunidades campesinas que no desean el desarrollo de actividades extractivas en su entorno.

Máxima y su familia se han resistido, generando a Yanacocha un tremendo problema, ya que no sólo se trata del impedimento material de proceder con las labores de remoción de tierra -la casa de la familia Chaupe-Acuña está dentro del área prevista por el proyecto minero- sino de un ejemplo molesto: una humilde familia peruana que se rebela contra un gran poder, malacostumbrado a operar sin oposición, con el dinero y la autoridad de su lado.

La lucha de Máxima ha inspirado a miles de personas. Asimismo, ha hecho visible un problema que afecta no solo a su familia, sino a todo el Perú: la falta de una ley efectiva que respalde a las familias campesinas frente a los intereses de la gran industria extractiva.

Por esas razones, Máxima Acuña es considerada una de nuestras heroínas ambientales. 


“Inflación mañosa de sus costos habría permitido que Yanacocha haya dejado de pagar, sólo en el año 2013, US$ 136 millones en impuestos”.

Raúl Wiener
Texto publicado en el Semanario Hildebrandt en sus trece, el 17 de octubre de 2014

Yanacocha habría inflado sistemáticamente sus costos contables con la finalidad de reducir su contribución tributaria en el período en el que los precios del oro llegaron a los más altos picos en el mercado internacional. En una investigación que hemos realizado junto con el CPC Juan Torres Polo, que acaba de ser presentada en el Foro Internacional sobre Flujos Financieros Ilícitos, al que acudí con permiso del hospital en el que me encuentro confinado, se concluye que la Empresa Minera Yanacocha, habría dejado de pagar impuestos por el procedimiento de aumentar artificialmente sus costos en un monto que llega por lo menos a US$1,186,787,957, a lo largo de su período de operación, especialmente desde que se inicia el boom de precios internacionales en el año 2006.

El Estudio además ha concluido que la inversión y gastos referidos al proyecto de Conga (inversión nueva), han sido cargados a las operaciones de Yanacocha y contabilizados antes de las utilidades e impuestos, lo que quiere decir que el Estado y la región han estado dejando de percibir una parte de sus impuestos para financiar el controvertido proyecto. El extremo es que en el año 2013, la minera declaró pérdidas por US$562,307,000, sobre ingresos de US$1,487,327,000, y para sustentar este resultado consignó fuera de sus costos llamémosle “normales” un gasto excepcional de US$1,038,548,000 (que afectaba el 70% de los ingresos) bajo el curioso rubro “Deterioro de activos de larga duración”, que no puede ser otra cosa que la depreciación en un solo año de los activos de Conga (ya que Yanacocha no tiene activos nuevos y está en fase de agotamiento de la veta)

Quiere decir que cuando Yanacocha señala pérdidas por US$700,133,000, y deja no solo de pagar impuestos del año sino que se abre un “crédito fiscal” para los siguientes, lo que está diciendo es que está obligando al Estado y a la región a pagar parte de su propio fracaso con dinero de tributos no cobrados. Y que tal cosa tiene que haber sido sabida y consentida, por la SUNAT, está fuera de toda discusión. Descontando los US$1,038,548,000 del resultado final del año, lo que se habría producido es una utilidad de US$476,241,000 y el impuesto habría sido de por lo menos 136 millones de dólares, a repartir entre el Estado y la región. Pero no hubo nada, precisamente en el año electoral, y probablemente el bache se extenderá a los siguientes años.

Cajamarca, la política, Yanacocha
Santos ha afirmado desde la prisión que la votación del 5 de octubre en su región, ha sido un plebiscito sobre Conga. Creemos que se queda corto. El pronunciamiento cajamarquino va más allá y apunta a que la Yanacocha de Newmont-Buenaventura se retire definitivamente de todas sus posesiones mineras en la región. La gente señala causas fundamentales: contaminación y destrucción del paisaje, estafa y maltrato a los campesinos, manipulación de autoridades y medios de comunicación, provocación y represión contra sus críticos, etc.

Con este estudio estamos agregando por lo menos dos razones claras para declarar como indeseable a esta poderosa empresa. En primer lugar por manipular su contabilidad a través de tiempo, mezquinando al país los beneficios del alza internacional de precios y eludiendo obligaciones tributarias por grandes montos que pudieron ser aplicados a la economía nacional y regional. En segundo lugar, por aparentar que el proyecto Conga continuaba con sus propios recursos, en todo caso sus utilidades de Yanacocha después de distribución, cuando estaban siendo cargados a los costos operativos, administrativos y la depreciación de Cajamarca. Es decir estafaban a la nación y a la región en la cara de Humala y con el ditirambo de El Comercio y todos sus columnistas.

No hay sobreganancias
Desde el año 2006 se discute sobre el superboom de los precios de los minerales y entre ellos del oro. En 1993 el precio de una onza troy era de 376 dólares, que se mantiene en un promedio sobre los 300 dólares en todas la primera década, con algunas pequeñas caídas. Entre 2004 y 2005, el precio se sitúa sobre los 400 dólares. Es el 2006 que se salta a 605 y de ahí para arriba, el 2010 se 1,225 dólares la onza, el 2011 a 1,570, el 2012 a 1,670 y el 2013 a 1,411. Respecto al lejano año 93, el precio del 2006 era casi el doble y el de 2012, cinco veces más.

Los candidatos ganadores de los dos procesos electorales presidenciales entre el 2006 y 2011, recibieron el dato de los altos precios y en un razonamiento simple encandilaron a los votantes con la certeza de que ya sabían de donde sacar plata para sus pretendidas reformas: toda la planta está en las sobreganancias de las mineras, la cosas es hacerlas compartirlas. Eso dijo García y no cumplió (en reemplazo inventó un “óbolo voluntario”) y tampoco hizo ninguna reforma. También lo sostuvo Humala y tampoco hizo lo prometido que era todo el meollo de su supuesta nueva relación con las grandes empresas (inventó el “gravamen minero que era otra cosa, que permitía mover pagos de un lado a otro), y tampoco hizo reforma alguna.

En fin, los dos mentirosos deben haberse notificado una vez en Palacio que eso de las sobreganancias era una hipótesis que no se cumplía en la realidad. El caso de Yanacocha, principal minera del oro, beneficiaria de los superprecios de los metales preciosos, y protagonista de conflictos continuos con la población de Cajamarca, había logrado un milagro al revés. Ahí donde se suponía una ecuación altos precios – costos relativamente estables – altas utilidades – altos impuestos y canon, se producía un corto circuito porque a altos precios le seguían altos costos, utilidades relativamente estables e impuestos sin variaciones significativas. En otras palabras no había sobreganancia, por lo menos en los libros de la empresa.

Para estimar el tamaño del fraude el Estudio Wiener-Torres, hace una comparación entre la evolución de los costos de la segunda minera de oro, Barrick Misquichilca, que opera en Ancash y que mantiene condiciones de operación similares a su competidora: tajo abierto, presencia transnacional, veta superexplorada, contratos de estabilidad, etc. De acuerdo con esto si se aplicaran los costos de Barrick a Yanacocha para el período 2006-2013, lo que se obtendría en ocho años sería un adicional de utilidad de US$2,544,601,213. Lo abismal de la diferencia elimina las probables diferencias sobre costos propio, y deja ver con claridad quela minera Cajamarquina que se proclamaba la mina más barata del mundo ha terminado convertida en la más cara y tramposa con la que podíamos habernos encontrado.

El caso Conga
La lucha inmediata es impedir que se ejecute el proyecto Conga. Esto tiene la implicancia de tratar de evitar que un nuevo yacimiento alargue la presencia de Newmont-Buenaventura, que ya se han burlado demasiado de los campesinos y pobladores urbanos, acompañados de sus plumíferos conocidos, para los cuales lo que pasa en Cajamarca es problema de taradez y de no comprensión de los beneficios de desarrollo que brindaría arrasar las lagunas y llenar los cerros de grandes tajos. Basta ver el impacto de Yanacocha en veinte años de operaciones, llevándose una tras otra 32 millones de onzas de oro transformadas en barras que se exportan al exterior.

No hubo impulso al desarrollo, ni elevación del ingreso de la población y los empleos indirectos propiciados por la mina siempre fueron urbanos y minoritarios. Los trabajadores mineros, por su parte, fueron reclutados de fuera de la región. Los precios que se pagaron por las tierras de los campesinos desplazados por la entrada de la mina, risibles y desinformados. Y ahora podríamos estar en condiciones de decir que a todas sus maldades contra el mundo rural cajamarquino, Yanacocha agrega su condición de elusora de impuestos y de fraude contable para pagar menos impuestos.

Cianuro
Un tema en el que el Estudio aún carece de conclusiones definitivas es el de la producción cianuro. Yanacocha es además de productor de oro y plata, el mayor productor de mercurio del país y. Se calcula que en veinte años se han cosechado un millón de kilogramos de este peligroso producto y según todas las fuentes consultadas la cifra sobrepasa olímpicamente las necesidades de la empresa. Esto significa que se vende fuera. Precisamente el famoso derrame de Choropama, se produce cuando camiones de Ransa trasladaban el producto a otros mercados.

El problema que inquieta es que en ninguno de los balances contables y registros de operaciones de Yanacocha figura a quién se vende, a qué precio y bajo qué documentos de traspaso, traslado y otras. ¿Es esta una elusión adicional con el pretexto del bajo monto en juego?, ¿está habilitando Yanacocha minería ilegal que necesita a gritos el mercurio?, ¿nos quiere tontear como siempre? Vaya uno a saber. Lo importante es que queda líneas de investigación abiertas en la pesada historia del oro cajamarquino.

Fuente: Red Latinoamericana Sobre Deuda, Desarrollo y Derechos – LATINDADD - http://www.latindadd.org/2014/10/17/informe-elusion-tributaria-el-caso-yanacocha/



Estudio realizado por Raúl Wiener revela que Yanacocha tuvo un sobreprecio pero no declaró sobreganancia.

La minera Yanacocha eludió 1,186,787,957 dólares desde 1994, utilizando normas legales a su favor para incrementar los gastos contables a fin de aparentar menores utilidades por ese monto, lo cual afecta al desarrollo del Estado central y a la región donde se desarrolla la empresa, según un estudio realizado por el periodista Raúl Wiener .

“Ha habido una estrategia en la empresa para ir incrementando los gastos contables. Lo que están haciendo es eludir. Esto significa que están aparentando estar cumpliendo con la ley, pero están eludiendo impuestos”, declaró nuestro columnista.

Durante su intervención en la conferencia “Dinero oculto, recursos ocultos: financiando el desarrollo con transparencia”, señaló que su estudio analizó el impacto de la distorsión de los costos, llegando a la conclusión que hay diversos factores aleatorios que sirven para inflar el resultado final.

“Los costos indirectos crecen mucho más que los directos. Hay años en que en plena declinación de la producción aumentan las depreciaciones. También hay aumento de royalties, que es la renta transferida a Buenaventura”, sostuvo.

Indicó que hizo un análisis especial a la relación entre las ventas contables o declaradas y comprobó que guardaban consistencia con la aplicación del volumen vendido y el precio internacional.

“Sin embargo, el mismo ejercicio realizado a ventas contra impuestos no guarda correlación. A los precios registrados debió pagarse mucho más impuesto”, refirió.

En el caso de costos externos a Yanacocha, Wiener manifestó que en el año 2013, la minera declaró pérdidas por 562 millones de dólares, y no pagó impuesto a la renta ni hubo canon.

“Ese año los ingresos llegan a 1,487 millones de dólares, y los costos son de 900 millones y los gastos de operación de 250 millones. Esto debería significar una utilidad antes de impuestos sobre los 400 millones, con alrededor de 130 millones de impuestos”, apuntó.

Explicó que Yanacocha, en el año 2013, veinte años después del inicio de sus operaciones y con la producción declinante, declara un rubro de deterioro de activos de larga duración.

“Esta ha sido la forma que usa Yanacocha para absorber los costos que le ha representado Conga y obligar al Estado y a la región a compartirlos”, añadió.

Wiener dijo que su estudio concluye en que con precios altos, Yanacocha no declara utilidades más elevadas y que, por tanto, no mejoran sus impuestos debido a un insólito aumento de costos de producción que corre paralelo al de los precios.

“El tema plantea una seria pregunta a la fiscalización tributaria a saber si en algún momento cuestionó las cifras de la empresa y advirtió su inconsistencia, o si dejó pasar una enorme elusión por muchos millones de dólares. Yanacocha tuvo sobreprecio pero no una sobreganancia”, sostuvo.

OBLIGADA A CONTROLAR
◘ Wiener dijo que la Superintendecia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria está obligada a controlar, y desde hace muchos años debió de investigar cómo es que Yanacocha sigue aumentando costos de esta manera. “Lo tendrían que ver desde hace muchos años, pero no lo han hecho”.




Por Laura Martínez Silva
Septiembre 18, 2014

“Entonces los viajeros recordábamos las nubes de altura, siempre llenas de amenaza [...]”
José María Arguedas

Luego de varios años de conflicto en defensa del medioambiente y en especial del agua, la tensión entre las empresa minera Yanacocha y los pobladores de Cajamarca-Perú se mantiene latente, a la fecha hay cinco fallecidos y cerca de 200 heridos, además de la intensa persecución a dirigentes políticos y defensores de los derechos humanos quienes han sido violentados y detenidos arbitrariamente por la policía, actualmente los pobladores están alerta a cualquier medida que pudiese tomar la empresa minera contra ellos y su mejor defensa está bajo la responsabilidad de los Guardianes de las Lagunas.

Pero ¿Por qué los pobladores de Cajamarca están en contra del Proyecto Minero Conga? El megaproyecto Conga consiste en la extracción de cobre y oro por parte de la Minera Yanacocha (propiedad mayoritaria de la empresa norteamericana Newmont y respaldado por Buenaventura del Perú y el Banco Mundial), está ubicado en las provincias de Celendín, Hualgayoc y Cajamarca.

Esta intervención comprende la explotación de 3.069 hectáreas, sin embargo, el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) no tomó en cuenta a los pueblos tradicionales que viven en esa área, debido a que el proyecto contempla la destrucción de cuatro lagunas El Perol, Mala, Azul y Chica, que son fuente de agua para las comunidades; además de otras lagunas que los pobladores de la zona han identificado y que no han sido visibilizadas. Ello conlleva a la desaparición de las lagunas del Perol y Mala que serían utilizadas para la extracción de minerales.

De manera similar las lagunas Azul y Chica serían utilizadas como depósitos para la vertiente de desechos. El megaproyecto afectaría la cabecera de cuenca que impactaría a 32 comunidades y 210 caseríos, además que haría desaparecer varios ecosistemas siendo afectadas más de 60 000 mil familias dedicadas a las agricultura y a la ganadería, principal actividad de la zona.

El megaproyecto Conga significaría para la empresa Yanacocha un ingreso de 11,6 millones de onzas de oro, 3.1 billones de libras de cobre y, para el Estado, unos 3 000 millones de dólares entre tributos, regalías y canon.Según la empresa Yanacocha el megaproyecto podría generar 1 600 puestos de trabajo directo y 6 000 en su momento más alto, sin embargo, para los campesinos de la zona significaría la destrucción de su forma de vida y subsistencia. Varios testimonios de los pobladores señalan que la empresa Yanacocha viene utilizando maquinaria pesada y explosivos para la construcción de carreteras dentro de su territorio ancestral, que afectará a las lagunas Seca, Negra, Mamacocha Grande, Mamacocha Chica y sus afluentes de agua.Según el EIA la comunidad más afectada sería Jadibamba porque se encontraría de influencia directa del proyecto.

El Estado insiste en la ejecución de este proyecto por los supuestos ingresos que la actividad minera aportará a la empresa y al país, sin importar el costo que puede significar para los pobladores de la zona. La clase política dirigente no entiende que el rechazo por parte de la población cajamarquina no es reciente ni mucho menos una cuestión coyuntural, la Empresa Yanacocha no es nueva en la región de Cajamarca, esta viene explotando desde hace 20 años el yacimiento aurífero más grande en América del Sur, conocida como la Mina Yanacocha.

Durante este tiempo los agricultores perdieron sus medios vitales de existencia, debido a la escasez de agua (la laguna que se utiliza para alimentar a la región es ahora un pozo seco), las tasas de cáncer son extremadamente altas y los peces están muriendo en grandes proporciones debido a la residuos tóxicos que se desvían hacía los ríos. Lo más grave es que Yanacocha también fue responsable de un derrame de mercurio que dejó cerca de 1,200 campesinos envenenados en el distrito de Choropamapa y actualmente siguen sufriendo sus efectos.

No hay que ser un experto para darse cuenta que existe una gran contradicción entre las ganancias que han podido obtener las empresas mineras y los beneficios económicos conseguidos por la población de manera directa, las últimas estadísticas señalan que Cajamarca ha pasado de ser la cuarta región más pobre del país a la segunda más pobre. Con todos estos antecedentes se pretende llevar a cabo el proyecto Conga, aun sabiendo que será tres veces más grande que Yanacocha y el Gobierno sigue dando la espalda a las principales demandas de la región. Dicen que no hay peor gobernante que el que gobierna a espaldas a su pueblo y el presidente Ollanta Humalalo ha dejado claro.

La actual defensa de las lagunas y el área en conflicto se encuentra bajo la responsabilidad de Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC), a través de los Guardianes de las Lagunas, conformada por las Rondas Campesinas, autoridades comunales y frentes de defensa de las comunidades de Huasmín, Sorochuco y Celendín. Quienes vienen dirigiendo la resistencia día a día, enfrentándose a la inclemencia de los 4000 msnm y a las constantes amenazas de las fuerzas del orden. Según información de los Guardianes de las Lagunas, Conga nunca se detuvo, existe maquinaria removiendo tierra en la laguna El Perol, además se ha denunciado ante la Fiscalía de Prevención del Delito las tranqueras que ha puesto Yanacocha en las carreteras sabiendo que estas son de libre tránsito.

Mientras eso se vive en las alturas, en todo el país se llevarán acabo las elecciones regionales y municipales, el clima electoral en Cajamarca se torna tenso porque a diferencia de otras regiones, aquí los ciudadanos no solo votarán por su autoridad regional, sino también definirán si Conga va o no va.

Cajamarca vive su propia tempestad, tiene a su presidente regional Gregorio Santos líder del Movimiento de Afirmación Social (MAS), detenido en Piedras Gordas (Lima) por acusación de delito de corrupción, las últimas encuestas lo señalan como ganador en primera vuelta, contando con un gran respaldo de la población de las principales provincias; en el segundo lugar se encuentra el fujimorista Osías Ramírez, considerado uno de los principales candidatos de las mineras, en tanto Absalón Vásquez, del movimiento Cajamarca Siempre Verde, va en tercer lugar.

En el supuesto que resulte vencedor el candidato del MASen los comicios del 5 de octubre y siga en prisión, quien asumiría la presidencia regional sería Porfirio Medina Vásquez, actual consejero regional y distinguido dirigente de las rondas.De esta manera en los próximos días se definirá el destino del proyecto Conga y con ella la vida de muchas familias.

Aunque muchos políticos y medios de comunicación profesen vivir en una democracia real y participativa ocultando a la población que el sistema político peruano no cumple con las reglas básicas del sistema democrático y que lo que tenemos en Perú no es una democracia sino una dictadura camuflada de partidos políticos de turno que no resuelven los verdaderos problemas de la población; los pueblos de Celendín, Hualgayoc y Cajamarca seguirán resistiendo en defensa del agua y la vida, hasta que el Estado declare la completa inviabilidad del proyecto Conga.


Fuente: SERVINDI

– Cientos de peruanos marchan y anuncian segundo momento de movilización el 10 de diciembre en el marco de la Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático.
- El lunes 22 a las 7 pm se reunirán las redes sociales internacionales para constituir el Comité Internacional de la Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático en el lobyy del Hotel Row, 700 8th Ave. entre la 44 y 45 st.
- Las redes climáticas, ambientales y de pueblos indígenas están cordialmente invitadas a la reunión que convoca la Comisión Política organizadora.

Servindi, 21 de setiembre, 2014.- Decenas de miles de personas se movilizaron hoy domingo 21 de setiembre por las calles de Nueva York en el marco de la Cumbre Climática de las NNUU en lo que ha sido considerada la marcha global más grande de la historia, para demandar acciones urgentes para frenar el cambio climático.

Más de 1,100 organizaciones a nivel global, personalidades, líderes políticos incluyendo el propio Ban Ki Moon, Secretario General de las Naciones Unidas, participaron de la movilización junto a personalidades diversas como Vandana Shiva y el actor Leonardo Di Caprio.

“La demanda es unánime. Si hasta el propio Ban Ki Moon, Secretario General de las Naciones Unidas, ha tenido que salir a marchar a las calles, es porque los gobernantes del mundo no toman con la seriedad requerida esta crisis planetaria” dijo Antolín Huáscar, vocero de la Cumbre de los Pueblos durante la Marcha Climática en Nueva York.

“Las corporaciones han cooptado a los gobiernos y sus decisiones, y los ciudadanos y comunidades del mundo estamos sufriendo ya las consecuencias de su inacción. Los científicos del mundo han advertido que estamos contra el tiempo y que se requiere acción urgente para evitar una catástrofe planetaria” agregó Huáscar.

“Sabemos que el Ministro Pulgar Vidal ha venido a la marcha, pero solo para la foto. Marchar debe ser la expresión de una lucha de largo plazo que exige coherencia y compromiso, que el gobierno peruano no ha expresado” prosiguió Antolín.

“Por el contrario avanza con reformas como el paquetazo ambiental en favor del sector de hidrocarburos y minero, la privatización del agua, agravando la vulnerabilidad los pueblos indígenas y de todos los peruanos al cambio climático”, finalizó.

La delegación peruana estuvo encabezada por las imágenes de los líderes indígenas Edwin Chota, recientemente asesinado en la defensa del bosque amazónico y sus territorios, y Máxima Acuña, lideresa cajamarquina reconocida por la defensa de sus tierras y las lagunas de Conga en Cajamarca, quienes fueron reconocidos como líderes climáticos.

En el marco de la impresionante movilización los voceros de la Cumbre de los Pueblos anunciaron la Marcha Global en Defensa de la Madre Tierra a realizarse el 10 de diciembre en Lima.

“Nueva York es sólo el inicio de un impresionante movimiento que se dirige hacia la COP20 en Lima y de ahí hacia la COP21 en París. Lima será un hito fundamental en el camino hacia un acuerdo climático global” manifestó Rosa Guillén, vocera de la Cumbre de los Pueblos.

“Los ciudadanos exigimos acciones no palabras. Tomamos la posta de la marcha de Nueva York, hacia la Marcha del 10 de diciembre en Lima, como expresión de un movimiento global que se viene fortaleciendo y que exige ser escuchado”, expresó.

En un contexto en el que se discute la urgencia global de abandonar la matriz de combustibles fósiles, resulta -por decir lo menos- contradictorio que el Gobierno de Ollanta Humala opte por acelerar la exploración y explotación de hidrocarburos en el país, declaró Rosa Guillén.

El gobierno se muestra inactivo frente a la creciente deforestación y tala ilegal de madera que ocasionó recientemente la muerte de cuatro indígenas amazónicos.

Además se han deforestado más de 13,000 hectáreas de bosques en Loreto y Ucayali para plantaciones de palma aceitera. Asimismo, faltan estrategias para prevenir el impacto negativo en la seguridad alimentaria de las 10,000 hectáreas de tierra de cultivo afectadas en la provincia de Caylloma en el sur andino por la ausencia de lluvias y bajas temperaturas.

El gobierno de Ollanta Humana tiene un doble discurso y muestra incoherencia plena por lo que existe razones concretas para la movilización social hacia la Cumbre de los Pueblos.

“El liderazgo climático que implica presidir la COP20 debe expresarse en acciones concretas del gobierno peruano tanto en el escenario nacional e internacional”.

“La ausencia de políticas nacionales para la mitigación y adaptación al cambio climático expresa una falta de compromiso real del gobierno peruano, lo que debe rectificarse urgentemente para que la participación del Peru presidiendo la COP20 no sea sólo un evento protocolar, sino un compromiso real hacia la agenda interna”, concluyeron.

La Cumbre de los Pueblos podría albergar en Lima a más de 8 mil activistas y 200 organizaciones de todo el mundo.

Fotos: Jorge Agurto / Servindi. Más imágenes en la cuenta de Facebook de Servindi

Desde Cajamarca nos informan que la Autoridad Administrativa del Agua de Cajamarca habría aprobado el estudio presentado por la Autoridad Local del Agua (ALA), que permitiría iniciar el proceso de desagüe de la laguna El Perol. De esta manera se estaría autorizando el trasvase de aguas de la mencionada laguna al reservorio.

Como se recuerda, el desarrollo del proyecto minero Conga implicaría la desaparición de cuatro lagunas (Perol, Mala, Azul y Chica) y en el estudio de impacto ambiental se propone que éstas sean reemplazadas por reservorios. Cabe señalar que el informe elaborado por el Ministerio del Ambiente, en noviembre de 2011, señaló que la desaparición de las lagunas, implica “un impacto irreversible” para el ecosistema y que “un reservorio artificial no cumple las mismas funciones que una laguna natural”.

De confirmarse la noticia, la tensión en la zona se incrementaría nuevamente. Diversos actores sociales de las provincias de Celendín y Hualgayoc han manifestado su preocupación frente a la amenaza del trasvase de la mencionada laguna y se espera que los guardianes de las lagunas refuercen sus acciones de protección de este valioso ecosistema.

Desde el OCM estaremos atentos a la confirmación de la resolución que autorizaría el trasvase y a las reacciones de la población local.

22/09/2014

 
Fuente:Observatorio de Conflictos Mineros de Peru http://www.conflictosmineros.org.pe/node/98


CNDDHH estuvo informando sobre los impactos de los conflictos sociales en la vida de las mujeres

La Secretaria Ejecutiva de la CNDDHH, Rocío Silva Santisteban, estuvo presente el viernes 12 de setiembre con la misión de expertas de ONU sobre discriminación contra las mujeres para informarles sobre el impacto de los conflictos sociales en las mujeres peruanas, incluyendo los casos de viudas, huérfanas y madres de personas que han muerto. De las 227 personas que han fallecido desde el año 2001, el 5.8% son mujeres, del cual, el 11.3% fueron niñas que murieron en circunstancias bastante confusas, incluyendo una bebita que se ahogo por los gases lacrimógenos de la PNP en una movilización de cocaleros.

Las mujeres que participan en protestas han sido golpeadas e incluso vejadas sexualmente (como en el caso Majaz), muchas de ellas son criminalizadas, pues tienen denuncias por diversos delitos incluyendo extorsión agravada. El caso más conocido es el de Máxima Acuña de Chaupe (uruspación agravada) en el contexto del conflicto en Cajamarca (Caso Conga), aunque a su vez, a Lizeth Vásquez (Cajamarca) quien fuera golpeada brutalmente por la policía durante una manifestación, se le denunció por “resistencia a la autoridad” (esta denuncia fue obviamente archivada). Las amenazas contra las mujeres y sus hijos por parte de los policías y autoridades son continuas en contextos de movilizaciones sociales y, a su vez, las resistencias de muchas dirigencias para que las mujeres participen con liderazgos reconocidos aceptados oficialmente.

Por eso cabe resaltar una de las conclusiones del informe de la misión: “Se ha observado que las industrias extractivas tienen consecuencias sociales y ambientales devastadoras, que resultan en perjuicio de género, dispar, generalizado y extremo hacia las mujeres, quienes sufren el impacto como una forma de violencia contra ellas y su patrimonio cultural. Se les priva de sus tierras y medios de vida, agua potable y producción agrícola, con frecuencia, sus hijas están expuestas a la violación y la prostitución en el Amazonas y la sierra y las mujeres y niñas que se ven obligadas a irse a las ciudades son vulnerables a la explotación sexual y laboral en ellas…”.

 
 


El ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga, afirmó que su cartera trabaja el Reglamento Ambiental deHidrocarburos enfocado en que estas actividades presenten solo una declaratoria ambiental. No hay acuerdo con el Minam.

El ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga, afirmó que su cartera sigue trabajando el Reglamento Ambiental de Hidrocarburos con la idea que la exploración sísmica no debe tener Estudios de Impacto Ambiental (EIA), sino solo una Declaratoria de Impacto Ambiental (DIA).

“Por lo menos nosotros estamos trabajando en esa dirección”, dijo Mayorga quien espera que el mencionado reglamento se pueda aprobar “pronto”.

Sin embargo este tema es el entrampa la aprobación del Reglamento, ya que mientras el Ministerio de Energía y Minas (MEM) está a favor de que se flexibilice el procedimiento ambiental para la exploración sísmica, el Ministerio de Ambiente (Minam), no estaría de acuerdo.

“Tenemos que llegar aun acuerdo con el Ministerio de Ambiente y para ello estamos trabajando”, refirió el ministro.

Mayorga participó en una conferencia de prensa donde suscribió la Resolución Ministerial que “Declara de interés para el Perú la participación del Ministerio de Energía y Minas en la Convención Internacional Prospectors and Developers Associación of Canada (PDAC).


La inadecuada respuesta gubernamental a la población campesina en Perú por los serios impactos de la gran minería preocupa a organizaciones de la sociedad civil. DW habló con uno de sus representantes en Bruselas.

“Por cada gramo de oro hay que mover una tonelada de roca. Son 600.000 toneladas al día. Las fuentes de agua y los manantiales han desaparecido en Cajamarca. Cuando las manifestaciones en contra del proyecto Conga –la ampliación de la mina Yanacocha- el ejército y la policía fueron pagados por la mina. Estamos presenciando una mercenarización de la Policía”, afirmó Pablo Sánchez, director de Grufides (Grupo de Información e Intervención para el Desarrollo Sostenible).

Cajamarca, un mal augurio

Que Cajamarca, la mitad de cuyo territorio está bajo concesiones mineras, sea la región más pobre y con mayores conflictos de Perú –a pesar de que su economía registra un crecimiento del 6% y de que la pobreza se ha reducido a la mitad en diez años- lanza sombras oscuras para el porvenir de las poblaciones rurales.


Cajamarca, Perú 2012

Tanto la organización alemana Misereor como las belgas Justice et Paix y Centre Avec detectan un incremento en la criminalización de la protesta social. También la falta de espacios de diálogo.

“Después de 20 años de actividad de la empresa Yanacocha y de sus elevados beneficios gracias a la explotación de la mayor mina de oro a cielo abierto de América del Sur -a pesar de las promesas de empleo y prosperidad para la ciudad, Cajamarca es la primera en la lista de ciudades con pobreza extrema en Perú”, afirma Géraldine Duquenne de Justice et Paix.

A esto se suma que el Ministerio de Medio Ambiente y los mecanismos de control autónomo se enfrentan a recortes en su campo de acción. Además las comunidades campesinas indígenas no están protegidas por la Ley de la Consulta Previa, aprobada en Perú en 2011 y que prevé la posibilidad de que una población originaria se oponga a un proyecto extractivo.

Según Susanne Friess de Misereror, las comunidades andinas del Perú nunca se autodenominaron indígenas por temor a la discriminación. La situación en conjunto pinta de negro el porvenir del 30% de la población del país andino que no habita los grandes centros urbanos.

Pero no será “sólo” la población rural la afectada: los pasivos ambientales que provoca la extracción minera, con legislaciones nacionales muy permisivas, se prevén a perpetuidad. Sobre todo en cuanto a la contaminación de las aguas se refiere.

¿No sirven las cláusulas?

En este contexto, tanto el acuerdo de libre comercio firmado con la UE (2012) como el acuerdo de materias primas firmado con Alemania (2013) preocupan, pues son instrumentos políticos para promover la actividad económica, en el Perú claramente orientada a la exportación de materias primas.

Aunque no se fijan volúmenes, el acuerdo de materias primas con Perú reviste mucho atractivo para Alemania, pues “aparte de ser un gran consumidor de recursos mineros a escala global, su sector empresarial siempre ha mostrado mucho interés por proveer servicios a la actividad minera en el Perú”, explica a DW el director de Grufides.

Cabe subrayar que el acuerdo firmado con Alemania tiene una cláusula referente a la observación de los convenios de la OIT –como el de la consulta previa. Y que el firmado con la UE posee mecanismos de observación del cumplimiento de estándares de desarrollo sostenible y de derechos humanos.

No obstante, “esto representa sólo una herramienta, que de ser usada brinda una posibilidad, una ventana de esperanza. La prioridad de los acuerdos”, resalta Sánchez De Francesch, “no es necesariamente su cumplimiento. A ello se suma las limitaciones que existen para aplicar desde Europa controles sobre decisiones que los políticos europeos consideran domésticas o locales”.


Pablo Sánchez De Francesch, director del Grupo de Información e Intervención para el Desarrollo Sostenible

Así las cosas, en la gira que por Europa hace el activista, apoyado por organizaciones europeas, el objetivo es visibilizar la preocupante situación y la perspectiva en el país andino.

“Las naciones de la UE tienen una responsabilidad a través de la compra que hacen las naciones de los minerales en el mundo y también de las inversiones que se realizan”, concluye el activista abogando por mayor trabajo a favor de la transparencia y la trazabilidad de los minerales. Y subrayando que es muy importante que se sepa que en su país en este momento, según el entrevistado, las empresas mineras pagan a la policía.

Fuente: DW Alemania – http://www.dw.de/miner%C3%ADa-en-per%C3%BA-mal-augurio-para-ind%C3%ADgenas-y-campesinos/a-17919052



Aproximadamente 100 efectivos policiales reprimieron brutalmente con bombas lacrimógenas lanzadas al cuerpo de los ciuadadan@s que protestaban en inmediaciones del pueblo de Cerro Verde, dejando varios heridos de gravedad. Un ciudadano se encuentra seriamente herido, dado que la bomba lacrimógena le cayó en la cabeza, el mismo que fue trasladado de urgencia al hospital Honorio Delgado de Arequipa.

Los pobladores hacen un llamado urgente al representante de la Defensoría del Pueblo para que se constituya en el lugar.

Los pobladores del distrito de Uchumayo, desde hace 6 días realizan enérgica protesta porque la minera Cerro Verde de manera abusiva anunció el cierre de su vía principal por un lapso de dos meses. 

Relación de heridos:

Eduardo Chambilla (74)
Elizabeth Arias Flores (30)
Denis Urrubia Abril (37
Juan Salazar Torres (45)
No identificado

También hay 8 detenidos en la comisaría de Tiabaya.

La vía principal está bloqueada con gran cantidad de piedras. A medida que pasan las horas, la población de la ciudad de Arequipa se solidariza con la lucha del distrito de Uchumayo; y en las próximas horas organizaciones y colectivos sociales y culturales se estarían convocando para una vigilia en la plaza de armas de Arequipa.


Fotos R. Yaraví

Publicado en Voces de la Tierra 


Por Meghan Walsh
Traducción de Silvia Campos
August 15, 2014

En una tarde de viernes de junio, la Plaza de Armas en Cajamarca estaría a rebosar de vida. Ahora es invierno, y aunque las densas nubes blancas revolotean bajo en la distancia, el sol en el norte de esta ciudad peruana aprieta caluroso. Las parejas se sientan en los bancos unas frente a otras. Los niños corren en la hierba entre parterres. Hombres trajeados avanzan por el perímetro. Es un día idílico. Pero algo más amenazador no escapa a la vista. En la ladera de la montaña que domina la ciudad se han tallado en la vegetación las palabras Nova Conga. Es una advertencia constante más allá de la plaza, cercada con hoteles internacionales y restaurantes caros. Allí hay otra realidad.

En las calles laterales, fuera de la vista de la Plaza de Armas, los campesinos se alinean a pie de carretera para vender queso, huevos de codorniz y cacerolas. Las mujeres nativas quechuas llevan las tradicionales faldas de franela hasta la rodilla, brillantes carteras estampadas colgadas al torso, y altos sombreros de paja sobre unas largas trenzas negras. Tienen la piel oscura y curtida por estar trabajando toda una vida a pleno sol. Cuando sonríen se les ven pocos dientes.

Aquí, en las montañas de los Andes, en medio de las llanuras altas de hierba, se distinguen dos clases de personas: aquellas que han alcanzado una prosperidad económica gracias a la presencia de oro, y quienes han sentido que los tejidos sociales y ecológicos, que una vez mantuvieron unida a esta comunidad, se están desgastando por la invasión de los intereses corporativos.


Manifestantes marchan hacia el lago Perol en junio contra el proyecto minero Conga. Imagen de Meghan Walsh.

Conga, cuyo mensaje en la montaña condeno abiertamente, es una mina de oro y cobre de 5 mil millones de dólares programada para que dé comienzo en 2016 a 20 años de excavaciones. Conga se acelerará al igual que otra operación minera masiva que reformó la región que está por terminar. Las mismas empresas que hay tras el proyecto Conga (Newmont con sede en Colorado es el principal accionista, seguida por la peruana Buenaventura) también gestionan Minera Yanacocha, un yacimiento que ha dado más de 7 mil millones de dólares del valor del mineral en las últimas dos décadas.

Yanacocha ha sido fuente de tumultos sociales y ambientales a lo largo de su permanencia. Muchos de los lugareños, temerosos de que la historia vuelva a repetirse, han pasado varios años dedicados a ahuyentar a los inversores. Los manifestantes detuvieron los intentos de Yanacocha de anclarse en el pasado, y sus protestas virulentas contra Conga llevaron al presidente peruano a suspender temporalmente la construcción, así que parecía que la oposición podría prevalecer. Pero a medida que pasa el tiempo, es más evidente que el proyecto continuará según lo estipulado. Por tanto la pregunta ahora es: ¿Conga será otra Yanacocha? ¿O ayudará a los cajamarquinos a salir definitivamente de la pobreza?

La minería no tiene el potencial suficiente para reforzar un desarrollo económico en zonas empobrecidas. Pero tal y como escribiera Leonith Hinojosa, una becaria de investigación de la Facultad de Medioambiente y Desarrollo de la Universidad de Manchester, en un debate en Internet organizado por la Universidad de Columbia en torno a si la minería es la clave para la prosperidad en Latinoamérica: “Todo depende de las reglas del juego.”

Mirando al pasado

Cuando Yanacocha abrió las puertas por primera vez a principios de los 90, los vecinos del lugar —la región tiene una población total de unos 1,3 millones— pensaron que representaría una oportunidad para vivir mejor. Como con cualquier proyecto de este calibre, habría un coste ambiental, junto con el desplazamiento forzado de la población rural. Pero también habrían puestos de trabajo, regalías y nuevos negocios. Las personas, en su mayor parte, eran acogedoras. Sin embargo, la desilusión pronto se asentó.


El lago andino de Perol. Acabará agotándose y se usará como vertedero de residuos si dan luz verde al proyecto. Imagen de Meghan Walsh.

“Cajamarca tuvo una oportunidad, y la hemos perdido,” dijo Carlos García, un nativo que ha trabajado como ingeniero minero durante casi una década. Le cambiaron el nombre desde que lo desautorizaron a que hablara conmigo. “Cuando Yanacocha apareció, todo el mundo hizo las cosas mal. Yanacocha no tenía las mejores normas ambientales. El gobierno [de Cajamarca] no estaba preparado, así que echaron a perder las oportunidades.”

En primer lugar, la seducción de empleo resultó ser un espejismo. Yanacocha creó más de 10.000 empleos directos (algunos a tiempo completo y otros sobre una base contractual), pero la mayoría fueron para los extranjeros con estudios. Si bien la pobreza en Cajamarca mejoró durante unos cuantos años, no fue más que en áreas comparables sin recursos naturales lucrativos. La región sigue siendo una de las más pobres del país.

La posterior afluencia de personas, que estaban haciendo mucho más que la población en general, ha hecho subir el coste de vida. Según un informe de 2009 de la Corporación Financiera Internacional, un inversor en ambas filiales, Yanacocha ha creado “demanda excesiva” para los servicios públicos, mientras que sus contribuciones sociales han sido “relativamente insignificantes.” La empresa construyó escuelas, pero sólo para las familias de los empleados, además de imprimir una división de clases.

“Muchos conflictos asociados con la expansión de la minería están vinculados, de hecho, con la distribución de los beneficios,” escribió Hinojosa, la experta panelista para el debate en Columbia.

Luego había que lamentar las calamidades ambientales. El Ministerio de Pesca —y muchas otras fuentes— documentó miles de truchas muertas ya que el agua subterránea estaba contaminada por la escorrentía ácida. La erosión del suelo y los niveles de sedimento en los canales de agua aumentaron, mientras que los arroyos comenzaron a secarse. La minería a cielo abierto necesita cantidades inmensas de agua para primeramente explotar la roca de la tierra y luego separar el mineral, que también precisa de vastas cantidades de cianuro.


La policía en una protesta que duró varios días. Imagen de Meghan Walsh.

Después de que Yanacocha empezara a construir las minas a cielo abierto, próximas a los canales que traían agua a los agricultores rurales, se redujeron a una fracción de su anterior flujo de agua, según un estudio publicado por la Universidad de Wageningen en los Países Bajos. Si las comunidades locales querían Yanacocha para construir la infraestructura que restableciese los niveles de agua, estaban obligados a transferir sus derechos sobre éstos de manera indefinida. Así lo hicieron, y Yanacocha construyó la reserva de San José. Pero tras una serie de desperfectos, la presa nunca llegó a funcionar plenamente.

Entonces en el año 2000, un camión derramó 150 kilos de mercurio en más de 40 km de carretera. La empresa no consiguió notificar a los oficiales y limpiar el desorden, permitiendo que cientos de vecinos del lugar soñaran con la mezcla de oro contenido, el poder recogerlo con sus propias manos y llevárselo a casa como si de un tesoro se tratase. El incidente provocó disturbios.

“Cajamarca ha empeorado desde lo de Yanacocha,” afirmó García. “Ha dividido mucho a la comunidad.”

En realidad Newmont redactó en Diciembre de 2012 una carta a la población admitiendo su culpa: “Queremos reconocer los errores que hemos cometido en nuestro proceder de los hechos y los negocios realizados. Lo más importante, pedimos disculpas por la desconfianza que hemos generado y por no contar con su confianza.”

La guerra por el agua

El Observatorio de Conflictos Mineros de Latinoamérica comunicó que se están llevando a cabo en la región más de 200 disputas sobre misiones mineras. El agua es el núcleo de la mayoría: por los derechos, su acceso y la calidad de ésta. El año pasado, José de Echava, ex- viceministro de medio ambiente de Perú, relató a la Agencia de Prensa de Francia (AFP) que la ferocidad y la frecuencia de los enfrentamientos están aumentando, y más que nada, “todo es por el agua.”

El agua es la principal razón por la que los campesinos, así como el gobierno regional, luchan contra Conga. El proyecto, que ya ha desenterrado unas humedades frágiles, drenará cuatro lagos andinos y los sustituirá por embalses artificiales. Una vez que se use el agua para separar el mineral, será tratada antes de ser distribuida, por lo que también aumentarán las preocupaciones sobre la calidad.

De acuerdo a un estudio externo de la evaluación ambiental de Newmont, del que se encarga el presidente peruano, “la situación del agua mejoraría” – si la empresa cumple con sus promesas. Los autores afirman que la actual calidad bacteriológica del agua no es apta para el consumo humano y que causaría infecciones intestinales, mientras que el agua tratada cumpliría con los estandares más altos. Incluso así, el estudio destacó que los embalses, como estaba previsto, no tendrán suficiente capacidad. Tienen que ser más grandes.

Otro estudio independiente, esta vez por el hidrólogo asentado en Colorado, el Dr. Robert Moran, también sostiene que las instalaciones no podrán purificar el agua tal y como están diseñadas a un nivel lo suficientemente alto para el consumo humano.

Los consultores también aconsejaron a Newmont que aportara más dinero a un fondo social porque tras el cierre de la mina, los municipios locales aún tendrán que apoyarse en el nuevo sistema hídrico y gestionarlo.

“Lo que sugieren es que se controlen todos los recursos hídricos en esta zona,” dijo Moran en una reciente entrevista. “Cuando se vayan, ¿quién se hará cargo de las operaciones? El pueblo subvencionará durante generaciones los costes futuros relacionados con el mantenimiento de la instalación y la acumulación y tratamiento de aguas contaminadas.”

Los manifestantes continúan convocándose regularmente en las cuencas de Conga.

“Estamos aquí para proteger nuestra agua, y luchar por el pueblo” dijo Marina Catrina, de 19 años, durante una protesta que duró tres días el pasado junio y que atrajo a unos 1000 manifestantes. Catrina vive cerca del lago Perol —una de las lagunas que serán drenadas y usadas como vertedero— en una tierra que su familia ha cultivado durante más de un siglo.

El legado de Conga

Como se muestra en la Plaza de Armas, la minería puede significar prosperidad para los países en desarrollo de América Latina. Solo Yanacocha pagó 1,2 billones de dólares en impuestos y derechos nacionales entre 1994 y 2006, según una declaración de la Corporación Financiera Internacional (IFC). La extracción minera representa el 10% del PIB de Perú, y se espera que las inversiones en minería sean de un total de 14 mil millones de dólares este año. Se espera que estas cifras sólo aumenten en un futuro no muy lejano.


Cajamarca. Imagen de Meghan Walsh.

A pesar de los legados del pasado, estas grandes sociedades no tienen los medios para financiar las inversiones sociales, proporcionar puestos de trabajo y actualizar la infraestructura. Pero la realidad ha sido más bien otra: en su lugar, los gobiernos tienden a apoyar a las empresas extranjeras, los líderes a menudo buscan ganancias financieras a corto plazo, y los promotores en general no respaldan el medio ambiente o la calidad de vida de las personas.

En 2008, Newmont presentó un estudio de impacto ambiental del que los expertos extranjeros dijeron que era “un desafío incluso para técnicos cualificados” el poder entenderlo. Sin embargo, el gobierno lo aprobó a toda prisa y sin el consentimiento de los líderes regionales. El ministro de Energía y Minas que lo firmó fue Felipe Ramirez del Pino, un ex-ejecutivo de Newmont. El presidente Ollanta Humala despidió al anterior ministro, que se opuso al estudio, y lo reemplazó por del Pino.

Según Moran, el estudio de impacto ambiental “no representa una ciencia independiente y desinteresada.”

Pero la mayor crítica de Moran es que el estudio no mencionó Yanacocha ni una vez ni usó lo que pasó allí como un vaticinador de lo que es probable que se desarrolle con Conga, a pesar de que los sitios están a sólo unos pocos kilómetros de distancia y tienen la misma estructura ecológica.

“Tenemos más de 20 años de experiencia en el mundo real de Yanacocha,” exclamó Moran. “No tenemos que depender de la especulación. La experiencia debería ser la base de hacer declaraciones futuras y no ha sido así.”

Entonces justo el año pasado, Humala enmendó la “Ley de Consulta Previa.” La legislación requiere sociedades para negociar acuerdos con las tribus indígenas en la cordillera de los Andes, muy rica en minerales, y en el Amazonas antes de desarrollar proyectos sobre sus tierras. Pero ante la insistencia del ministro de minas, el presidente revisó la norma para excluir las comunidades de habla quechua, las cuales se encuentran mayormente en los Andes.


Manifestantes locales. Imagen de Meghan Walsh.

Sin embargo, han habido buenas noticias. A principios de este año, el jefe de la Autoridad Nacional del Agua del país, el Dr. Hugo Jara, anunció que el gobierno tiene previsto invertir un adicional de 394 millones de dólares en los embalses y proyectos de tratamiento de agua para beneficiar a los cajamarquinos. Dijo también que la autoridad garantizará los derechos de agua de las comunidades agrícolas andinas, dándoles mayor ventaja jurídica durante las negociaciones con las empresas mineras. Respecto a las recomendaciones de los expertos extranjeros, Newmont también ha declarado que considerará la reubicación del vertedero de residuos de Perol y ampliará la capacidad de los embalses.

Aproximadamente el 41% del territorio de Cajamarca ha sido dividido por las concesiones mineras, sin embargo, el 58% de la población se gana la vida con la agricultura. Queda por ver si su medio de vida anterior será capaz de aguantar después del ir y venir de las minas.

Durante una visita el pasado verano, hablé con un empleado del Departamento Regional de Economía de Cajamarca, que dijo que las personas quieren un negocio que pueda prosperar en el tiempo sin afectar negativamente al medio ambiente, como el turismo, la reforestación o la agricultura. Pero las agencias locales ineficientes y no estructuradas no han sido capaces de desarrollar ninguna de estas industrias.

“Cuando llegó Conga, no estábamos haciendo nada,” dijo García. “¿Por qué el pueblo no propuso otra alternativa?.”

Mientras tanto, la ciudad permanece dividida y el número de víctimas de la mina en disputa. Y aquel soleado viernes, a sólo unas manzanas de distancia de la cuidada Plaza de Armas una campesina se encuentra sin un puesto de comida. En cambio, tiende una mano hacia el cambio y un cartel de cartón que dice: “El precio del oro.” The price of gold.


Por: Tomatecolectivo
“A más de dos años de la lucha por la defensa del agua y la vida del pueblo hermano de Cajamarca frente al megaproyecto minero Conga, y en el marco de la conmemoración de un año más de la caída de los cinco martíres del agua.En julio del 2014, los pueblos en resistencia hicieron murales colectivos para forjar su memoria, seguir haciendo historia”