Posts etiquetados ‘Celendín’


Por:

Juan Arribasplata

Publicado en NoticiasSer el el 11/09/2014

El secretario de la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC),  Milton Sánchez, denunció que el gobierno y la empresa Minera Yanacocha, teniendo por intención el trasvase de las aguas de la laguna El Perol, para poder hacer reservorios en las inmediaciones del proyecto Conga, han cambiado al director de la Autoridad Administrativa de Agua VI Marañón.

Según las noticias publicadas por la Autoridad Nacional del Agua ANA, el nuevo director designado para asumir este cargo es Carlos Enrique Gastelo Villanueva, quien ha declarado: “Mis expectativas son desarrollar un trabajo integrado, en equipo, con todas las subdirecciones y  los actores involucrados con el recurso hídrico, así como atender ágilmente a los usuarios y continuar promoviendo la nueva cultura del agua, para garantizar el uso eficiente del recurso hídrico”

Sánchez reveló a Noticias SER, que el anterior director se negó a firmar el documento de resolución de trasvase de la laguna El Perol, ni siguió las líneas que pretenden imponer los ministros y por lo que fue separado del cargo que ahora está asumiendo  Gastelo. “Este trasvase no está contemplado en la legislación. Hemos enviado un documento a este señor, indicándole las consecuencias, problemas sociales y costos políticos que podría tener. Vamos a coordinar con los compañeros de Bambamarca para ir a hacer un plantón ante las oficinas de estas autoridades”, dijo.

Sánchez refirió, además, que la segunda modificatoria del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Conga, presentada al Ministerio de Energía y Minas, obedece a un tema estrictamente técnico, pero aún así, se quiere imponer el proyecto Conga. Por eso, han presentado documentos al ANA, para defender la laguna El Perol. Junto a pobladores de Celendín y Bambamarca se han presentado más de 3 mil 500 firmas, para impedir que se imponga el proyecto Conga, que es lo que pretende la modificatoria del EIA de Conga.

Por otro lado, Mirtha Vázquez, secretaria ejecutiva de GRUFIDES,  manifestó, ante un medio local, que para el trasvase de los cuerpos de agua de las lagunas se tiene que informar a la población y, además, ver cuál va a ser el impacto. “Las lagunas cumplen una función ambiental y la AAA tendría que presentar una autorización de los usuarios, y así ver quiénes serán los afectados. No se podría autorizar una actividad de esta naturaleza, si es que antes no se presenta un Estudio de Impacto Ambiental, para ver quién serán los afectados”, explicó.

Sobre la nueva modificatoria del EIA de Conga, dijo que esta está siendo objeto de observación por parte de varios actores. Señaló que la nueva propuesta tendrá que ser estudiada a profundidad, y que en los próximos días estará pronunciándose. “Queremos averiguar qué implica esta modificatoria, qué se está cambiando, porque no tenemos información de parte del Estado, que nos diga lo que esta modificatoria significa para la población. El cambio se haría en desmedro de la población, porque el Estado debería informar qué significan estas modificatorias, y eso va a tener una repercusión sobre la población que esta alrededor”, señaló.

Lea la designación de la nueva AAA.

http://www.ana.gob.pe/sala-de-prensa/noticias/noticias-2014/designaci%C3…


El conflicto por el proyecto minero en Cajamarca puso en el debate público el tema de la importancia del agua.

BBB_20120327_1418

Según el Tyndall Center de Inglaterra, el Perú es el tercer país más vulnerable ante el cambio climático, y “en 40 años tendría el 60% del agua que tiene hoy”, según estima el Ministerio del Ambiente (Minam). Más allá del debate político e ideológico alrededor del proyecto Conga, de la minera Yanacocha, el conflicto social que provocó esta inversión puso en agenda la discusión sobre la importancia del agua, dado que su ejecución suponía la afectación de un sistema de lagunas y bodefales en las provincias de Celendín y Cajamarca. A partir de ello, veremos la importancia de los humedales.

SIN LAGUNAS, PERO CON MÁS AGUA
En defensa del proyecto, Yanacocha señala que la cantidad de agua que se almacenaría en sus reservorios es mayor al de las lagunas Perol, Mala, Azul y Chica. “Las lagunas tienen 1,4 millones de m3. Tres de los cuatro reservorios almacenarán 3,2 millones de m3, exclusivamente para la comunidad”, señaló la corporación en un suplemento difundido en 2011. “Los reservorios se construirán antes que la mina y se llenarán, principalmente, con agua de lluvia y con el agua que se trasladará de las lagunas. De esta manera, los reservorios empezarán a ofrecer agua antes de que la mina empiece a producir”, afirmaron. Dicho de este modo, la cuestión parece reducirse a “cantidad de agua”.
¿Y EL ECOSISTEMA?
Sin embargo, para los críticos del proyecto minas Conga, la empresa Yanacocha no toma en cuenta que esas cuatro lagunas forman parte de un sistema hídrico.

“A partir de esas cuatro lagunas hay todo un ecosistema que funciona con bofedales, manantiales y fuentes de agua, de donde la población a través de una serie de canales los utiliza en función de sus actividades económicas. Esos ecosistemas prestan servicios ambientales que tienen un valor”, afirma José de Echave, investigador de CooperAcción en entrevista a Ideeleradio. De Echave, quien fue viceministro de Gestión Ambiental, criticaba el peritaje internacional al Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de Conga, realizado a pedido del Ejecutivo.

El informe de dicho peritaje, publicado en abril del 2012, indicó que la pérdida de las cuatro lagunas y más de cien hectáreas de bofedales tendría un impacto “poco significativo”. Por el contrario, en un informe alternativo, Robert Moran, hidrólogo y geoquímico norteamericano, señaló que “buena parte del proyecto se encuentra en una zona que está considerada como “ecosistema frágil” por las leyes peruanas”. Con ello, Moran se refiere al Artículo 99 de la Ley General del Ambiente, el cual incluye a bofedales y lagunas altoandinas, como en el caso de Conga, en la categoría de “ecosistemas frágiles”.

LA IMPORTANCIA DE LOS HUMEDALES

Afirma Servindi que “una de las objeciones contra el proyecto minero Conga de la empresa Yanacocha es que éste destruiría, además de cuatro lagunas, los ecosistemas únicos de los humedales de la zona”. “En Cajamarca, no tenemos nevados, nuestra agua nace de las lagunas, de los humedales”,afirma Milton Sanchez, presidente de la Plataforma Interinstitucional Celendina (PIC), colectivo que se opone a Conga.

A partir del debate en torno a este proyecto, podemos presentar algunas consideraciones sobre la importancia de los humedales. ¿Qué sabemos de los humedales? En la última celebración por el Día Mundial de los Humedales, se dio a conocer que en el Perú “los humedales suman alrededor de 8 millones de hectáreas” entre 12.200 lagos y lagunas en los Andes.

Según el Minam, los humedales son importantes porque funcionan como reservorios de la biodiversidad, controlan las inundaciones, contribuyen al abastecimiento de agua, retienen sedimentos y nutrientes, brindan protección contra tormentas, juegan un papel importante en la estabilización de microclimas y retención de carbón, son fuente de una gran diversidad de productos naturales útiles para el hombre, sirven como lugares de recreación y turismo, funcionan como medios de transporte, son centros para la investigación y educación ambiental, y son de gran valor socio-cultural.

Ante ello, cabe preguntarnos: ¿Qué pasará con otras lagunas, bofedales y humedales cuando se proponga ejecutar otros proyectos que impliquen su afectación? Si como advierten los organismos internacionales, el Perú es uno de los países más vulnerables ante el cambio climático, entonces, se debe prestar mayor importancia a la conservación y el cuidado de estas fuentes naturales de agua.

Dato: El 13 de noviembre de 1991, mediante Resolución Legislativa N° 25353, el Perú ratificó la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas (Ramsar).
El objetivo de este tratado es “la conservación y el uso racional de todos los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo”.
[Este post está postulando al premio Historias del Cambio Climático]

Por: Jorge Paucar Albino

Redactor en LaMula.pe


La Dama de la Laguna ríe. Nos ha gastado una broma al par de periodistas que llegamos a buscarla a su puesto de venta de tejidos en la feria del poblado de Santa Rosa, en Huasmín, Cajamarca, a más de 800 kilómetros al norte de Lima:

-Disculpen. ¿Conocen a Máxima Acuña?

-Sí la conozco. Mucho.

Y ha soltado la risa, en complicidad de sus compañeras vendedoras.

Máxima Acuña de Chaupe tiene 44 años pero aparenta menos, quizá por su metro y medio de estatura y el ánimo risueño con que nos saluda. La Dama de la Laguna, como se le conoce internacionalmente por su lucha contra Yanacocha, la minera de oro más grande de Sudamérica, vive en las inmediaciones de La Laguna Azul,en el departamento de Cajamarca, a 3 mil 600 metros sobre el nivel del mar; dentro de la zona del proyecto minero “Conga”, que con una inversión de 4 mil 800 millones de dólares se alza como el más grande del Perú.

                                                          Máxima Acuña

Ha resistido desalojos y amenazas durante años: han quemado su casa, robado sus cosas, matado sus animales, golpeado a su familia y aún así Máxima no piensa moverse de su lugar. “No nos dejan en paz. Yo estoy bien amenazada, perseguida por la empresa minera. Mandan policías, trabajadores. Solamente por defender mi terreno, por no venderle a la minera”, nos diría minutos más tarde.

Pero ahora Máxima Acuña, la Dama de la Laguna Azul, sonríe. Nos invita fruta. “Están flacos”, bromea. Y vuelve a reír.


La disputa entre la familia de Máxima y la minera Yanacocha se centra en una denuncia en la que la empresa acusa a los Chaupe Acuña de ingresar a un terreno perteneciente al proyecto Conga “de manera violenta y sin haber acreditado en el proceso la posesión previa del lugar” en el mes de agosto del 2011.

Ese terreno “perteneciente al proyecto Conga” no es más que el hogar de los Chaupe, una propiedad que, –según los datos de la defensa de la familia- poseen desde en 1994. “Tienen el documento de compraventa, tienen el título de posesión”, indica Mirtha Vásquez, abogada y miembro de la asociación civil Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo Sostenible (Grufides).

La pugna cobra mayor sentido teniendo en cuenta que el lugar donde vive la Dama de la Laguna Azul, un predio de 18 hectáreas llamado ‘Tragadero Grande’, en el Distrito de Sorochuco, resulta estratégico para los manifestantes contra Conga: cada vez que Yanacocha acerca sus maquinarias a la Laguna Azul, Máxima alerta a los comuneros, quienes organizan rondas de vigilancia y movilizaciones.

El pasado 5 de agosto la Justicia peruana condenó en primera instancia a miembros de la familia Chaupe Acuña a dos años y ocho meses de prisión suspendida, además de una reparación civil de 5 mil 500 soles.

[Da clic aquí para consultar la sentencia]

“La empresa presenta como medios probatorios unos títulos de propiedad (…) la cual se identifica por unos límites que no se han podido verificar. Ni siquiera se ha podido verificar si esos títulos corresponden a la zona o no”, indica Vásquez.

Al respecto también se pronunció la Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH), que en un comunicado calificó el fallo como un nuevo atentado contra los derechos de Máxima Acuña y su familia, además de que “deja en evidencia la situación de creciente indefensión de los pueblos afectados por la expansión extractivista en el Perú”.

“Yo estoy bien amenazada, perseguida por la empresa minera (…)”

APRODEH agrega que en mayo pasado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictó medidas cautelares con el objetivo de proteger la vida e integridad de la familia Chaupe y numerosos líderes y lideresas rurales. “Medidas que el Estado peruano no ha cumplido a pesar de haberse vencido el plazo de implementación”, sentencia el documento.

La defensa de la familia ha presentado una apelación, que en estos momentos se encuentra en la Sala Penal de Apelaciones de la Corte de Justicia de Cajamarca. “En los próximos días nos estarán citando para una nueva audiencia para revisión de la causa”, manifiesta Vásquez.

Yanacocha, empresa que tiene más de 22 años de trabajos mineros en Cajamarca, señaló a su vez que seguirá “defendiendo sus derechos acorde a la ley y ante las instancias correspondientes”. Roberto del Águila, Gerente de Comunicaciones de la minera, publicó una carta en el diario El Comercio en donde lamenta que se esté utilizando la imagen de la familia de Máxima para “intentar poner trabas a un proyecto como Conga, que solo traerá beneficios a la comunidades aledañas”.

Tres días después del fallo, un fiscal se acercó al predio en disputa acompañado de un grupo de policías y trabajadores de la minera. Intentaron un desalojo pero la familia resistió. Después de media hora el fiscal, los policías y los trabajadores, se retiraron.

“El juez nos dijo que dejemos el predio, que abandonemos y que si no, la empresa entrará con la fuerza a hacer el desalojo”, agrega la Dama de la Laguna. “Pero yo mantengo mi resistencia en mi propio predio porque realmente me cuesta. No tengo que salir a ninguna parte, no tengo dónde irme. Tengo que estar en mi propio terreno”.

El manejo del proyecto Conga ha sido criticado desde diversos sectores por la irregularidad de la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) durante el Gobierno de Alan García, en el año 2010.

En los siguientes dos años, ya con Ollanta Humala en la presidencia del país, la minera tuvo que paralizar trabajos a consecuencia de masivas movilizaciones de cajamarquinos liderados por el presidente regional, Gregorio Santos; y el ex sacerdote y fundador de Grufides, Marco Arana.

El reclamo de los protestantes era para proteger el medio ambiente y en específico a las cuatro lagunas que desaparecerían a causa del proyecto: la laguna Azul, El Perol, Chica y Mala. La situación provocó modificaciones al Estudio de Impacto Ambiental de las que el resultado, se dijo, ya no sería de cuatros lagunas afectadas sino de “solamente” dos.

Laguna Azul

Entre el tres y cinco de julio del 2012, ocurrieron los enfrentamientos más violentos entre manifestantes y fuerzas del orden: cinco ciudadanos murieron durante estos choques por causas aún no esclarecidas oficialmente, aunque un informe de la prestigiosa organización Human Rights Watch denuncia el uso de armas de fuego contra civiles.

En noviembre de ese mismo año la empresa minera anunció la paralización del proyecto Conga, sin embargo, durante el 2013 continuaron las protestas en su contra tras las denuncias de los pobladores por trabajos de construcción en los reservorios de agua, algo que le generó a Yanacocha una multa de 180 mil dólares por vulnerar la normativa ambiental en Conga.

En junio de este año el Poder Judicial dictaminó prisión preventiva para Gregorio Santos, acusado de presuntos actos de corrupción. Hace apenas un mes, fue aprobado en el Congreso un paquete de medidas que, con el objetivo de reactivar la economía del país, suaviza la regulación a las mineras.


“No se olviden de nosotros ni de Cajamarca. De las muchas personas que viven perseguidas por la empresa”, solicitó Máxima la última vez que hablamos con ella. Señaló además que días después de la sentencia un grupo de alrededor de 5 mil personas se congregó en las inmediaciones de la Laguna El Perol para demostrarle su apoyo. “Los ronderos se comprometieron a estar alerta, a resguardar, a vigilar para que no haya desalojo”, indicó finalmente la Dama de la Laguna.

A continuación, una línea del tiempo más detallada del conflicto por el proyecto minero Conga:

http://www.dipity.com/keia/Conga-cronologia-de-un-conflicto/?mode=fs

Por: Gerardo Cárdenas

Publicado en @numerozero


Una de las historias habla de Máxima Acuña, la

Una de las historias habla de Máxima Acuña, la “Dama de la laguna”, quien lucha por la contaminación en Conga. Foto: Jorge Chávez

En Perú se plasman dos casos: Conga, respecto a la minera Yanacocha; y Pachacaca, relacionado a la fábrica procesadora de cal.

A unos tres meses de celebrarse la Conferencia de las Partes de la ONU (COP20) en Lima, la revista digital Número Zero presenta su reportaje multimedia “Extracción al límite: Latinoamérica pone en entredicho su motor de crecimiento; donde se menciona cinco países: Ecuador, Colombia, México, Perú y Argentina.

El reportaje explora el modelo económico basado en la producción de metales y combustible fósil, característica común al crecimiento de América Latina -con sus matices en cada país-, en el contexto de los conflictos socioambientales que genera.

“Extracción al límite” muestra realidades ignoradas, como las de Pachachaca (Junín) y Conga (Cajamarca), en Perú; el parque Yasuní, en Ecuador; la Sierra Norte de Puebla, en México; Marmato, en Colombia; y Pascua Lama en la frontera norte entre Chile y Argentina.

En el caso de Perú, se habla de dos problemas: Conga y Pachacaca; en el primero se detalla el tema de la minera Yanacocha, contada desde la perspectiva de una pobladora que lucha contra la contaminación en el lugar desde hace tres años.

En el segundo, sobre la comunidad campesina de Pachacaca, en Junín, dónde lospobladores se resisten a la contaminación de una fábrica procesadora de cal.

El reportaje pudo realizarse gracias a la coordinación de un grupo de periodistas peruanos junto a corresponsales en México y Argentina.

“En este contexto, la posición del Gobierno peruano es de una dicotomía que resulta interesante; por un lado, ha anunciado que está dispuesto a “asumir obligaciones” en la lucha frente al cambio climático (…) Sin embargo, al mismo tiempo aprueba medidas de estímulo económico que a todas luces privilegian las actividades extractivas”, se lee en la introducción.

Publicado en Diario La República.

Viernes, 29 de agosto de 2014


Dra. Mirtha Vásquez inciando presentación y fundamentación caso Conga ante TC
“Señores del Tribunal Constitucional, venimos aquí para exponer una de las causas más emblemáticas que hay en nuestro país, un proceso de amparo seguido contra la instalación del Proyecto Minero Conga autorizado por el Ministerio de Energía y Minas, y que va a ser ejecutado por la Empresa Minera Yanacocha”.
Éstas fueron las palabras con las que inició la presentación y sustentación del caso la Dra. Mirtha Vásquez ante los Magistrados del Tribunal Constitucional del Perú. A continuación reproducimos la entrevista otorgada por la Dra. Mirtha Vásquez luego de finalizada la Audiencia de este 27.
¿QUÉ HA SUCEDIDO HOY EN LA AUDIENCIA REALIZADA ANTE EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL DEL PERÚ?
Hoy hemos tenido la vista de la causa del caso del Proyecto Minero Conga sobre el cual hemos interpuesto una Acción de Amparo. El día de hoy se buscaba una audiencia en la que los magistrados del Tribunal Constitucional (TC) puedan escuchar a cada una de las partes con sus fundamentos. Creo, como se ha visto el TC ha podido constatar que nosotros hemos argumentado básicamente que estamos defendiendo un derecho fundamental. La empresa Minera (Yanacocha) se ha centrado en reclamar que esta demanda debe ser declarada improcedente por cuestiones de forma más que por revisar el fondo; y la procuraduría del Ministerio de Energía y Minas sorprendentemente ha hecho un raro papel en el que ha tratado de hacer interpretaciones técnicas, afirmaciones que no tienen ningún tipo de sustento como que las aguas no sirven, que las aguas del Proyecto Conga no sirven para el consumo humano ni para consumo de animales. Ha explicado los procesos de la actividad minera, lo cual nos pareció absolutamente fuera de lugar.
 
Creemos y confiamos que este Tribunal va a evaluar objetiva este caso. Hemos podido presentar ante ellos los impactos que se van a producir, impactos que pueden ser irreversibles. Y yo creo que ahora estando la causa al voto esperamos una sentencia que pueda reivindicar las demandas de la población de Cajamarca, que es básicamente que este conflicto sea resuelto por una autoridad del estado, por el estado y que no sacrifiquemos más vidas en pro de defender nuestro medio ambiente. Derecho que le corresponde defender a nuestro estado.
UNO DE LOS MAGISTRADOS DE LA SALA PIDIÓ ACLARAR SI ES QUE EL PROYECTO CONGA ESTÁ PARALIZADO – ESTO EN RELACIÓN A LO QUE CIERTOS SECTORES DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN HAN ESTADO INFORMANDO ANTERIORMENTE. ¿CUÁL FUE LA RESPUESTA POR PARTE DE LA DEFENSA?
Nosotros hemos argumentado como es cierto que a pesar que se dice que el Proyecto Conga está suspendido, finalmente no existe ninguna Resolución formal de parte del estado que declare esa suspensión. Entonces, no existe ninguna Resolución o Documento legal que disponga ello; en realidad el Proyecto en la práctica no está en calidad de suspendido. Por el contrario como hemos explicado el Proyecto se sigue ejecutando, se ha el reservorio de Chailhuagón; y ahora va a procederse a construirse el reservorio El Perol que son parte del Proyecto. Entonces el Proyecto en suma no está suspendido.
Representante de Empresa Minera Yanacocha en la imagen.
A ESTA ACCIÓN QUE SE VA DESARROLLANDO DESDE LA CANTERA, LA VÍA LEGAL ¿QUÉ MENSAJE SE PUEDE DAR A LA POBLACIÓN QUE VA SIGUIENDO EL CASO A NIVEL DE CAJAMARCA, EL PAÍS, LATINOAMÉRICA Y EL MUNDO PARA MOVILIZAR MAYORES ACCIONES DE INFORMACIÓN Y SENSIBILIZACIÓN QUE SUMEN A ESTA VÍA LEGAL?
Decirle a la población que nuevamente pongan las esperanzas en este estado, todavía hay que confiar en nuestro estado y hay que agotar estas vías institucionales, porque creemos que ya muchos costos ya, nos ha dejado la lucha por el medio ambiente, la lucha de hecho con los Guardianes y con la gente puesta como escudos humanos. Vamos a confiar una vez más en el estado y vamos a esperar una respuesta sensata, y que sea el propio estado que determine y reconozca que este Proyecto no debe ir dado los impactos serios e irreversibles que puede repercutir no solo sobre el ambiente, no, en efecto sobre las poblaciones que se sirven de todos los servicios ambientales que esta zona provee.
Registro 27 de agosto 2014 – Tribunal Constitucional del Perú
Fuente: © Vilma Rodríguez Chihuán – Fotografías
Publicado en Chungo y Batán

Luego de la exitosa jornada del Encuentro Internacional de los Guardianes del Agua, realizado en la comunidad hermana de El Tambo, el 6 de agosto los pueblos de Bambamarca, Cajamarca y Celendín nos dirigimos hacia la casa de Máxima Acuña que un día antes, en la provincia de Celendín, la justicia corrupta, la justicia minera, sentenció a Máxima y su familia como usurpadores de los supuestos terrenos de la minera Yanacocha. El juez pedía en su sentencia 2.8 años de cárcel suspendida y una reparación civil a la familia de Maxima por una suma de 5,500 soles a favor de la empresa minera Yanacocha.

Miles de comuneros llegaron a solidarizarse con la familia de Máxima, todos gritando a todo pulmón ¡Máxima hermana, la mina no nos gana! Y es que la lucha contra la minera Yanacocha y su devastador mega proyecto Conga, no es fácil, pero tampoco nos rendiremos. Son ellos o nosotros.

¡Conga no Va!

Dejamos con ustedes un video elaborado por la CNDDHH sobre esta visita a Máxima y a nuestras lagunas amenazadas por el proyecto minero Conga.


Por Meghan Walsh
Traducción de Silvia Campos
August 15, 2014

En una tarde de viernes de junio, la Plaza de Armas en Cajamarca estaría a rebosar de vida. Ahora es invierno, y aunque las densas nubes blancas revolotean bajo en la distancia, el sol en el norte de esta ciudad peruana aprieta caluroso. Las parejas se sientan en los bancos unas frente a otras. Los niños corren en la hierba entre parterres. Hombres trajeados avanzan por el perímetro. Es un día idílico. Pero algo más amenazador no escapa a la vista. En la ladera de la montaña que domina la ciudad se han tallado en la vegetación las palabras Nova Conga. Es una advertencia constante más allá de la plaza, cercada con hoteles internacionales y restaurantes caros. Allí hay otra realidad.

En las calles laterales, fuera de la vista de la Plaza de Armas, los campesinos se alinean a pie de carretera para vender queso, huevos de codorniz y cacerolas. Las mujeres nativas quechuas llevan las tradicionales faldas de franela hasta la rodilla, brillantes carteras estampadas colgadas al torso, y altos sombreros de paja sobre unas largas trenzas negras. Tienen la piel oscura y curtida por estar trabajando toda una vida a pleno sol. Cuando sonríen se les ven pocos dientes.

Aquí, en las montañas de los Andes, en medio de las llanuras altas de hierba, se distinguen dos clases de personas: aquellas que han alcanzado una prosperidad económica gracias a la presencia de oro, y quienes han sentido que los tejidos sociales y ecológicos, que una vez mantuvieron unida a esta comunidad, se están desgastando por la invasión de los intereses corporativos.


Manifestantes marchan hacia el lago Perol en junio contra el proyecto minero Conga. Imagen de Meghan Walsh.

Conga, cuyo mensaje en la montaña condeno abiertamente, es una mina de oro y cobre de 5 mil millones de dólares programada para que dé comienzo en 2016 a 20 años de excavaciones. Conga se acelerará al igual que otra operación minera masiva que reformó la región que está por terminar. Las mismas empresas que hay tras el proyecto Conga (Newmont con sede en Colorado es el principal accionista, seguida por la peruana Buenaventura) también gestionan Minera Yanacocha, un yacimiento que ha dado más de 7 mil millones de dólares del valor del mineral en las últimas dos décadas.

Yanacocha ha sido fuente de tumultos sociales y ambientales a lo largo de su permanencia. Muchos de los lugareños, temerosos de que la historia vuelva a repetirse, han pasado varios años dedicados a ahuyentar a los inversores. Los manifestantes detuvieron los intentos de Yanacocha de anclarse en el pasado, y sus protestas virulentas contra Conga llevaron al presidente peruano a suspender temporalmente la construcción, así que parecía que la oposición podría prevalecer. Pero a medida que pasa el tiempo, es más evidente que el proyecto continuará según lo estipulado. Por tanto la pregunta ahora es: ¿Conga será otra Yanacocha? ¿O ayudará a los cajamarquinos a salir definitivamente de la pobreza?

La minería no tiene el potencial suficiente para reforzar un desarrollo económico en zonas empobrecidas. Pero tal y como escribiera Leonith Hinojosa, una becaria de investigación de la Facultad de Medioambiente y Desarrollo de la Universidad de Manchester, en un debate en Internet organizado por la Universidad de Columbia en torno a si la minería es la clave para la prosperidad en Latinoamérica: “Todo depende de las reglas del juego.”

Mirando al pasado

Cuando Yanacocha abrió las puertas por primera vez a principios de los 90, los vecinos del lugar —la región tiene una población total de unos 1,3 millones— pensaron que representaría una oportunidad para vivir mejor. Como con cualquier proyecto de este calibre, habría un coste ambiental, junto con el desplazamiento forzado de la población rural. Pero también habrían puestos de trabajo, regalías y nuevos negocios. Las personas, en su mayor parte, eran acogedoras. Sin embargo, la desilusión pronto se asentó.


El lago andino de Perol. Acabará agotándose y se usará como vertedero de residuos si dan luz verde al proyecto. Imagen de Meghan Walsh.

“Cajamarca tuvo una oportunidad, y la hemos perdido,” dijo Carlos García, un nativo que ha trabajado como ingeniero minero durante casi una década. Le cambiaron el nombre desde que lo desautorizaron a que hablara conmigo. “Cuando Yanacocha apareció, todo el mundo hizo las cosas mal. Yanacocha no tenía las mejores normas ambientales. El gobierno [de Cajamarca] no estaba preparado, así que echaron a perder las oportunidades.”

En primer lugar, la seducción de empleo resultó ser un espejismo. Yanacocha creó más de 10.000 empleos directos (algunos a tiempo completo y otros sobre una base contractual), pero la mayoría fueron para los extranjeros con estudios. Si bien la pobreza en Cajamarca mejoró durante unos cuantos años, no fue más que en áreas comparables sin recursos naturales lucrativos. La región sigue siendo una de las más pobres del país.

La posterior afluencia de personas, que estaban haciendo mucho más que la población en general, ha hecho subir el coste de vida. Según un informe de 2009 de la Corporación Financiera Internacional, un inversor en ambas filiales, Yanacocha ha creado “demanda excesiva” para los servicios públicos, mientras que sus contribuciones sociales han sido “relativamente insignificantes.” La empresa construyó escuelas, pero sólo para las familias de los empleados, además de imprimir una división de clases.

“Muchos conflictos asociados con la expansión de la minería están vinculados, de hecho, con la distribución de los beneficios,” escribió Hinojosa, la experta panelista para el debate en Columbia.

Luego había que lamentar las calamidades ambientales. El Ministerio de Pesca —y muchas otras fuentes— documentó miles de truchas muertas ya que el agua subterránea estaba contaminada por la escorrentía ácida. La erosión del suelo y los niveles de sedimento en los canales de agua aumentaron, mientras que los arroyos comenzaron a secarse. La minería a cielo abierto necesita cantidades inmensas de agua para primeramente explotar la roca de la tierra y luego separar el mineral, que también precisa de vastas cantidades de cianuro.


La policía en una protesta que duró varios días. Imagen de Meghan Walsh.

Después de que Yanacocha empezara a construir las minas a cielo abierto, próximas a los canales que traían agua a los agricultores rurales, se redujeron a una fracción de su anterior flujo de agua, según un estudio publicado por la Universidad de Wageningen en los Países Bajos. Si las comunidades locales querían Yanacocha para construir la infraestructura que restableciese los niveles de agua, estaban obligados a transferir sus derechos sobre éstos de manera indefinida. Así lo hicieron, y Yanacocha construyó la reserva de San José. Pero tras una serie de desperfectos, la presa nunca llegó a funcionar plenamente.

Entonces en el año 2000, un camión derramó 150 kilos de mercurio en más de 40 km de carretera. La empresa no consiguió notificar a los oficiales y limpiar el desorden, permitiendo que cientos de vecinos del lugar soñaran con la mezcla de oro contenido, el poder recogerlo con sus propias manos y llevárselo a casa como si de un tesoro se tratase. El incidente provocó disturbios.

“Cajamarca ha empeorado desde lo de Yanacocha,” afirmó García. “Ha dividido mucho a la comunidad.”

En realidad Newmont redactó en Diciembre de 2012 una carta a la población admitiendo su culpa: “Queremos reconocer los errores que hemos cometido en nuestro proceder de los hechos y los negocios realizados. Lo más importante, pedimos disculpas por la desconfianza que hemos generado y por no contar con su confianza.”

La guerra por el agua

El Observatorio de Conflictos Mineros de Latinoamérica comunicó que se están llevando a cabo en la región más de 200 disputas sobre misiones mineras. El agua es el núcleo de la mayoría: por los derechos, su acceso y la calidad de ésta. El año pasado, José de Echava, ex- viceministro de medio ambiente de Perú, relató a la Agencia de Prensa de Francia (AFP) que la ferocidad y la frecuencia de los enfrentamientos están aumentando, y más que nada, “todo es por el agua.”

El agua es la principal razón por la que los campesinos, así como el gobierno regional, luchan contra Conga. El proyecto, que ya ha desenterrado unas humedades frágiles, drenará cuatro lagos andinos y los sustituirá por embalses artificiales. Una vez que se use el agua para separar el mineral, será tratada antes de ser distribuida, por lo que también aumentarán las preocupaciones sobre la calidad.

De acuerdo a un estudio externo de la evaluación ambiental de Newmont, del que se encarga el presidente peruano, “la situación del agua mejoraría” – si la empresa cumple con sus promesas. Los autores afirman que la actual calidad bacteriológica del agua no es apta para el consumo humano y que causaría infecciones intestinales, mientras que el agua tratada cumpliría con los estandares más altos. Incluso así, el estudio destacó que los embalses, como estaba previsto, no tendrán suficiente capacidad. Tienen que ser más grandes.

Otro estudio independiente, esta vez por el hidrólogo asentado en Colorado, el Dr. Robert Moran, también sostiene que las instalaciones no podrán purificar el agua tal y como están diseñadas a un nivel lo suficientemente alto para el consumo humano.

Los consultores también aconsejaron a Newmont que aportara más dinero a un fondo social porque tras el cierre de la mina, los municipios locales aún tendrán que apoyarse en el nuevo sistema hídrico y gestionarlo.

“Lo que sugieren es que se controlen todos los recursos hídricos en esta zona,” dijo Moran en una reciente entrevista. “Cuando se vayan, ¿quién se hará cargo de las operaciones? El pueblo subvencionará durante generaciones los costes futuros relacionados con el mantenimiento de la instalación y la acumulación y tratamiento de aguas contaminadas.”

Los manifestantes continúan convocándose regularmente en las cuencas de Conga.

“Estamos aquí para proteger nuestra agua, y luchar por el pueblo” dijo Marina Catrina, de 19 años, durante una protesta que duró tres días el pasado junio y que atrajo a unos 1000 manifestantes. Catrina vive cerca del lago Perol —una de las lagunas que serán drenadas y usadas como vertedero— en una tierra que su familia ha cultivado durante más de un siglo.

El legado de Conga

Como se muestra en la Plaza de Armas, la minería puede significar prosperidad para los países en desarrollo de América Latina. Solo Yanacocha pagó 1,2 billones de dólares en impuestos y derechos nacionales entre 1994 y 2006, según una declaración de la Corporación Financiera Internacional (IFC). La extracción minera representa el 10% del PIB de Perú, y se espera que las inversiones en minería sean de un total de 14 mil millones de dólares este año. Se espera que estas cifras sólo aumenten en un futuro no muy lejano.


Cajamarca. Imagen de Meghan Walsh.

A pesar de los legados del pasado, estas grandes sociedades no tienen los medios para financiar las inversiones sociales, proporcionar puestos de trabajo y actualizar la infraestructura. Pero la realidad ha sido más bien otra: en su lugar, los gobiernos tienden a apoyar a las empresas extranjeras, los líderes a menudo buscan ganancias financieras a corto plazo, y los promotores en general no respaldan el medio ambiente o la calidad de vida de las personas.

En 2008, Newmont presentó un estudio de impacto ambiental del que los expertos extranjeros dijeron que era “un desafío incluso para técnicos cualificados” el poder entenderlo. Sin embargo, el gobierno lo aprobó a toda prisa y sin el consentimiento de los líderes regionales. El ministro de Energía y Minas que lo firmó fue Felipe Ramirez del Pino, un ex-ejecutivo de Newmont. El presidente Ollanta Humala despidió al anterior ministro, que se opuso al estudio, y lo reemplazó por del Pino.

Según Moran, el estudio de impacto ambiental “no representa una ciencia independiente y desinteresada.”

Pero la mayor crítica de Moran es que el estudio no mencionó Yanacocha ni una vez ni usó lo que pasó allí como un vaticinador de lo que es probable que se desarrolle con Conga, a pesar de que los sitios están a sólo unos pocos kilómetros de distancia y tienen la misma estructura ecológica.

“Tenemos más de 20 años de experiencia en el mundo real de Yanacocha,” exclamó Moran. “No tenemos que depender de la especulación. La experiencia debería ser la base de hacer declaraciones futuras y no ha sido así.”

Entonces justo el año pasado, Humala enmendó la “Ley de Consulta Previa.” La legislación requiere sociedades para negociar acuerdos con las tribus indígenas en la cordillera de los Andes, muy rica en minerales, y en el Amazonas antes de desarrollar proyectos sobre sus tierras. Pero ante la insistencia del ministro de minas, el presidente revisó la norma para excluir las comunidades de habla quechua, las cuales se encuentran mayormente en los Andes.


Manifestantes locales. Imagen de Meghan Walsh.

Sin embargo, han habido buenas noticias. A principios de este año, el jefe de la Autoridad Nacional del Agua del país, el Dr. Hugo Jara, anunció que el gobierno tiene previsto invertir un adicional de 394 millones de dólares en los embalses y proyectos de tratamiento de agua para beneficiar a los cajamarquinos. Dijo también que la autoridad garantizará los derechos de agua de las comunidades agrícolas andinas, dándoles mayor ventaja jurídica durante las negociaciones con las empresas mineras. Respecto a las recomendaciones de los expertos extranjeros, Newmont también ha declarado que considerará la reubicación del vertedero de residuos de Perol y ampliará la capacidad de los embalses.

Aproximadamente el 41% del territorio de Cajamarca ha sido dividido por las concesiones mineras, sin embargo, el 58% de la población se gana la vida con la agricultura. Queda por ver si su medio de vida anterior será capaz de aguantar después del ir y venir de las minas.

Durante una visita el pasado verano, hablé con un empleado del Departamento Regional de Economía de Cajamarca, que dijo que las personas quieren un negocio que pueda prosperar en el tiempo sin afectar negativamente al medio ambiente, como el turismo, la reforestación o la agricultura. Pero las agencias locales ineficientes y no estructuradas no han sido capaces de desarrollar ninguna de estas industrias.

“Cuando llegó Conga, no estábamos haciendo nada,” dijo García. “¿Por qué el pueblo no propuso otra alternativa?.”

Mientras tanto, la ciudad permanece dividida y el número de víctimas de la mina en disputa. Y aquel soleado viernes, a sólo unas manzanas de distancia de la cuidada Plaza de Armas una campesina se encuentra sin un puesto de comida. En cambio, tiende una mano hacia el cambio y un cartel de cartón que dice: “El precio del oro.” The price of gold.




Máxima Acuña y familia en peligro de desalojo por favor firmar ydifundir acción urgente.

PER MAxima 2013

Hoy, 05 de Agosto 2014, a las 10.00 de la mañana el juzgado Unipersonal de Celendin sentenció a Maxima Acuña Chaupe y su familia a 2 años y 8 meses de prisión suspendida, mas reparación de S/.5500 Soles por daños a la empresa Minera Yanacocha. (Ver entrevista abajo con abogada Dr Mirtha Vazques)

Maxima Acuña Chaupe y su familia han sido propietarios del terreno en litigo desde 1994. Ahora temen por su vida, seguridad y futuro recordando el desalojo forzoso de 2011, donde oficiales de la Policia Nacional del Perú, junto con personal de Yanacocha golpearon a la familia y dejaron a Ghilda Chaupe y a Maxima Acuña Chaupe inconscientes.

Maxima Acuña Chaupe y su familia necesitan tu apoyo:

1) Firma esta acción urgente pidiendo a las autoridades Peruanas que garanticen el respeto de derechos humanos de la familia.

2) Tweet @MineraYanacocha respeten el derecho de apelación de #familiaChaupe #Nodesalojo

3) Seguir la pagina de Maxima en Facebook y compartir las acciones por los medios sociales: Maxima Chaupe

Ahora es un momento critico para mostrar nuestro apoyo con Máxima Acuña Chaupe, mujer defensora de la vida, el ambiente y derechos humanos

PARA FIRMAR ENTRA AQUÍ:

http://redulam.org/noticias/maxima-acuna-y-familia-en-peligro-de-desalojo/




Por: Rocio Silva Santisteban M.
Foto: Jorge Chavez Ortiz


Máxima no puede leer esta columna pero ha cambiado, con su ejemplo de dignidad, el sentido de la vida de muchas mujeres que leemos y tenemos formación universitaria. Tampoco es una “excepción en las estadísticas” porque el analfabetismo es una situación usual para muchas mujeres rurales de nuestro país: algo que debería de indignarnos. Máxima mide 1.50 cm, es delgada, tiene los huesos fuertes y la voluntad inquebrantable. Nunca fue a la escuela pero conoce perfectamente los usos medicinales de muchas plantas y con una voz muy queda canta la historia de su terreno y su propia historia. A las 5 de la mañana ordeña las vacas, arrea al ganado, prepara te de berenjena. Máxima Acuña de Chaupe, con cuatro hijos todos mayores de edad y sin llegar a cumplir ella aún los 48 años, ha podido cincelar con su oralidad y su inteligencia una de las resistencias pacíficas más fuertes de toda nuestra historia.

La Dama de la Laguna Azul ha sido avasallada por la empresa de oro más grande de Sudamérica. Y no se ha amilanado: sigue persistente luchando por su terreno en pleno corazón del proyecto Minas Conga. “Dicen que aquí en mi terreno hay oro, y por esa ambición del oro es que me quieren quitar mi terreno a la mala, a la fuerza. Aun hasta matándome…”, ha dicho Máxima Acuña en uno de los numerosos documentales que se han grabado sobre su caso.

El 9 de agosto del 2011 la empresa Yanacocha intentó desalojar a la Familia Chaupe a la fuerza: aproximadamente 200 efectivos de la DINOES ingresaron al terreno, echaron los enseres, los pellejos que fungen de camas y las frazadas para calentarse de la casa de tapial que tenían, y luego quemaron la misma casa. Ellos, los Chaupe, resistieron y los DINOES no se retiraron sino hasta que un culatazo de fusil en la nuca de Gilda Chaupe la desmayó. Gilda permaneció tres horas tendida sobre la grama. Todos pensaron que había fallecido y la policía se retiró de la zona. Felizmente solo estaba desmayada. Jaime cortó ichu de los alrededores y los días siguientes durmieron a la intemperie bajo los matorrales de ichu para abrigarse porque a 4,200 msnm el frío en las noches perfora los huesos. Pero no abandonaron el terreno.

Desde el 2011 los ataques y acosos de la minera no han parado. Los últimos hostigamientos –incluso luego de que la CIDH les otorgara medidas cautelares– se han producido el 21, 22 y 24 de julio, en esta última ocasión un grupo de policías y funcionarios, así como de ronderos, amenazaron a Jaime Chaupe. “Hasta estos momentos, siguen atacándonos. Ellos ven que no se encuentra nadie a esa hora y entran a perturbarnos todos los días. No nos dejan tranquilos. ¡Cómo vamos a vivir!”, dice Gilda Chaupe.

Hoy el fiscal Ruperto Alcántara, de la Fiscalía General de Celendín, presentará su acusación de manera oral, pero tenemos entendido que ha pedido el desalojo inmediato del predio, una altísima reparación civil a favor de Yanacocha y tres años de prisión efectiva para Máxima Acuña de Chaupe, Jaime Chaupe, Ysidora Chaupe y su esposo, Elías Chávez, como ¡“invasores” del terreno de su propiedad! La empresa no ha podido probar la posesión del terreno previo a la posesión de los Chaupe, por tanto, es imposible que exista una invasión. ¿Será la justicia esta vez justa?

Fuente: La Republica –  http://www.larepublica.pe/columnistas/kolumna-okupa/maxima-05-08-2014


El día de hoy 31 de mayo, se celebró una audiencia más del proceso judicial que la empresa minera Yanacocha ha interpuesto a la humilde familia Chaupe Acuña para hacerse de sus tierras que ellos se niegan a venderlas.

Se hicieron presente los abogados de la empresa minera, el fiscal, que en este caso ha asumido la posición de la todo poderosa Yanacocha, y la Abogada Mirtha Vásquez con la familia Chaupe. Yanacocha presentó sus argumentos y la defensa de la familia presentó una serie de argumentos que destruye y pone en evidencia a los de la empresa. Se describe a continuación por parte de nuestro compañero Geral Lebrum, que  conjuntamente con nuestro paisano Alfredo Pita, reconocido escritor peruano y representante de la PIC en Francia; forman parte de la delegación de observadores internacionales del caso Chaupe contra Minera Yanacocha.

  1. Minera Yanacocha no presenta ningún documento, elemento catastral o prueba que pudiera demostrar que es realmente propietaria del predio, objeto del proceso.
  2. Minera Yanacocha afirma que la familia Chaupe irrumpió en el predio en el 2011 y no habitaba ahí antes. Los vecinos no quisieron atestiguar de la presencia de la familia Chaupe antes del 2011, por temor a las represalias de la minera, sin embargo, los títulos de propiedad de la familia son del 1994.
  3. Minera Yanacocha afirma que la familia Chaupe irrumpió de manera violenta, usando palos, piedras y hasta machete. Sin embargo, la minera no presenta ningún certificado medico, ninguna constatación de heridas comprobadas entre sus empleados.
  4. Minera Yanacocha afirma vigilar su concesión con 3 niveles de seguridad, incluyendo patrullas de agentes y de la empresa y de efectivos de la policía. Entonces ¿cómo explicar que la familia Chaupe hubiese podido instalarse y construir su casa?
  5. Minera Yanacocha asegura que la casa construida por la familia Chaupe es reciente, pero sin demostrarlo. Afirmación que va con la idea que la familia irrumpió en el 2011 siempre sin traer prueba.
  6. Minera Yanacocha desacredita el título de propiedad del 1994 otorgada por la comunidad campesina e indígena de Sorochuco, aseverando que este título no es válido puesto que la familia Chaupe no habitaba en el terreno. Argumento burdo, aunque la familia no habite en el predio (no es el caso aquí), el titulo sigue siendo válido.

La sentencia sobre este proceso se realizará el 5 de agosto próximo. Niguno de los argumentos de la todopoderosa Yanacocha tiene argumentos, así que esperamos ahora la decisión imparcial del juez que tiene a cargo el proceso.


Hoy, (23.07.14) un grupo de prominentes organizaciones no gubernamentales dedicadas a los derechos humanos y los derechos ambientales, presentaron un escrito de amicus curiae (amigo de la corte) ante el Tribunal Constitucional en apoyo a la impugnación del proyecto Minera Yanacocha’s Conga por la ONG Grufides. El caso presenta el argumento que el proyecto Conga violaría el derecho fundamental constitucional a un medio ambiente equilibrado y adecuado. “El proyecto no solo implica violaciones del derecho constitucional peruano, sino también de dos principios fundamentales del derecho internacional ambiental,” dijo Benjamin Hoffman, abogado de EarthRights International (ERI).

ERI fue acompañado por el Centro para el Derecho Internacional Ambiental CIEL), y Earthworks – manifestaron su interés en promover que los sistemas de justicia respeten los principios internacionales de desarrollo sostenible y de precaución ante posibles amenazas ambientales presentadas por actividades extractivas. Estos principios, reconocidos tanto a nivel internacional como a nivel peruano, exigen que el gobierno tome todas las medidas para evitar y mitigar daño ambiental irreversible, aun y cuando existiera incertidumbre sobre el grado del daño al medio ambiente.

Gobiernos toman los primeros pasos para cumplir con estas obligaciones por requerir la sumisión, revisión, y aprobación de un estudio de impacto ambiental (EIA) para cada proyecto. Convenios internacionales, guías y jurisprudencia internacional requieren que la revisión y aprobación de los EIA debe ser cumplido independientemente de la promoción del proyecto y la revisión de su EIA –independencia que fue ausente en el EIA del proyecto Conga.

Con el proyecto Conga, expertos independientes han planteado preocupaciones legítimas en relación con los impactos ambientales que justifican la aplicación de los principios de desarrollo sostenible y de precaución. El proyecto amenaza la destrucción de humedales y lagunas esenciales para la región y puede contaminar aguas subterráneas. “El proyecto de mina cambiaría de manera irreversible la cabecera de cuenca, destrozando el equilibrio hídrico del ecosistema que provee servicios esenciales para la región de Cajamarca,” dijo Carla García Zendejas del CIEL.

El sistema adoptado por el gobierno peruano para la revisión del EIA del proyecto Conga fue insuficiente para cumplir con sus obligaciones internacionales y constitucionales al respecto. El Ministerio de Energía y Minas, como el promotor del proyecto Conga y el árbitro final del EIA del mismo proyecto, creó un conflicto de interés que interfirió con la protección al medio ambiente. El proyecto Conga no se benefició de un sistema independiente para la revisión y aprobación de su EIA, como requerido por los principios internacionales.

Para responder a esta violación de los principios internacionales, el escrito urge al Tribunal Constitucional que se sume a los otros órganos judiciales nacionales que han enfrentado violaciones de los principios internacionales – como en la India, Panamá, Canadá, y Colombia – y que ordene que se abstengan de avanzar el proyecto Conga para evitar el daño ambiental irreversible.